“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Wendy Guerra y la identidad cubana

maxresdefault

Para la escritora Wendy Guerra probablemente todos los cubanos tengan en la sangre un poco de Fidel Castro, “para mal y para bien”, o al menos es una pregunta que se hace en una entrevista que publica la edición digital de Aristegui Noticias.

Dice que la relación complicada entre los cubanos y su Gobierno “es algo que está dentro” de ella y “sale en la literatura, donde no se puede mentir”, porque esta es como “un análisis de sangre”.

Recuerda su primer premio por medio de la Universidad de La Habana, con el poemario Platea oscura, cuando tenía catorce años.

“Entonces dijeron que mi madre me escribía los poemas; cuando ella murió pensaban que mis libros los escribía García Márquez o Eliseo Alberto. Tuve muchos problemas de credibilidad en el exilio, en especial en México”, señala.

“Pensaban que a mí me había entrenado la Seguridad del Estado. Son procesos o recursos mentales enredados que sólo funcionan en la cabeza del cubano, quien ha vivido bajo este sistema tan cerrado. Para que no me hicieran daño estos ataques los usé al hablar de Cleo”, la protagonista de Domingo de revolución, explica

Guerra añade que el personaje de la empleada doméstica tiene que ver con su “relación con Cuba”.

“No sé si me salva o me hunde, pero el precio que pagó Cleo y yo misma, es quedarnos a defender cosas que están en tu sangre y no son foráneas. Es la política de mi vida”, defiende.

En opinión de la autora de Todos se van y Posar desnuda en La Habana “uno se parece a su país y entre más lo niegas, más te pareces”.

“Si niego mi parentesco con Cuba, niego una verdad tal como Cuba niega muchas de sus verdades tácitas. Comparto con mi tierra el aspecto indómito, solitario e independiente. Me parezco en lo malo y en lo bueno”, añade.

“Creo que ahora Cuba se desmarca más de sus hijos y empieza a tener reacciones más anómalas. Cada vez hablamos menos del sistema que nuestros padres y abuelos quisieron fundar. Cuba se empieza a parecer a sí misma y nosotros comenzamos a emigrar o a  escribir este tipo de libros. La utopía y la izquierda nos abandonaron”, declara.

Por último insiste en que Fidel Castro está inoculado en las estructuras de la literatura y que “la revolución cubana es un hecho y es difícil escapar”.

Wendy Guerra tiene publicados cuatro libros de poesía y cinco novelas, la más reciente la que ha sido tema de la entrevista, publicada el año pasado por la editorial Anagrama.

Alumna de los talleres de guión de Gabriel García Márquez en Cuba, ha recibido el premio Bruguera en España y la Orden de las Artes y las Letras en Francia, entre otros.

 
 

9 thoughts on “Wendy Guerra y la identidad cubana

  1. Me alegro mucho por ella que fue mi amor platonico en los ochenta , era maravilloso como mi corazon latia solo viendola en la television
    Siempre persibi en ella algo especial , diria sobre natural , a pesar de mi desilucion cuando tubve la oportunidad de verla personalmente en el 95 en santago de cuba , fue como un cubo de agua , en ese momento le exprece lo que sentia por ella o mejor dicho le dije lo tanto que la admiraba y que era su fan # 1 manteniendo la distancia y ella se sonrrio y luego comento con uno de sus acompańantes lo sucedido, ambos se rieron
    mi pobre corazon se partio en dos ,me peso no haberle dicho directo que era mi amor tal vez no se hubiera mofado , quizas se hubiera ofendido enves de mofarce
    Pudo ser que ella ya se sentia estrella y era adsurdo prestarle atencion a un simple y bulgar santiaguero
    Pero ahora siento un especial orgullo que ella sea una mujer cubana exitosa y le deseo lo mejor del mundo

  2. “sale en la literatura, donde no se puede mentir”
    Pues mira que conozco cubanos que escriben y mienten al mismo tiempo.
    “La utopía y la izquierda nos abandonaron”
    No Wendy, son los que se cansan de una lucha eterna los que abandonan la utopía y la izquierda. Aunque lo de la izquierda es lo de menos. Lo importante es la Utopía. Y el fantasma que recorre el mundo.

  3. Es verdad Fidel Castro esta inoculado en la sangre de los cubanos, todos hemos sufrido de leucemia. Saludos.

  4. S8i la Sra. Guerra hubiera escrito una novela sobre las penas de cómp un guajirito analfabeto y carente de servicios mèdicos pudo triunfar y hacerse de una carrera, y ser hoy un científico, gracias a su esfuerzo y a las oportunidades que le dió la Revolución, dificilmente sería galardonada con esas condecoraciones y títulos. Solo es necesario navegar por las enrevesadas vías de su prosa y su visión desarraigada de “su Cuba” para darse uno cuenta de que ni es su Cuba ni puede novelar las penurias de de alguien, generalizándolas. Solo le falta el Príncipe de Asturias o el Nobel. Felicidades porque se ganó un puesto entre los “objetivos intelectuales” de su època. García Márquez la haría trizas.

  5. La vi y aprecié su talento juvenil, aunque no conozco lo que ha escrito. Puede que sea hoy una gran cosa en la literatura, pero esa muela outsider no me gustó. En primer término porque Fidel es parte de nosotros y no al revés. Es una parte nuestra suceptible a crítica y condena.
    Celebro sus premios y trataré de leerla… aunque conozco ligeramente el mecanismo de los premios y sé cómo es la cosa.

  6. Aunque llevo muchas décadas en EEUU, disfrutó mucho todo lo que escribe Wendy Guerra. Tiene una forma peculiar de despertar sentimientos que dejan inquietud, pero nos hace pensar.

  7. (1) Fabio, y menos mal que no le escribiste una nota de amor, porque con tantas faltas de ortografía todavía se estaría riendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *