“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
¿Vuelve el Presidente a hacer política en bicicleta?
 

¿Vuelve el Presidente a hacer política en bicicleta?

Tomado de Progreso Semanal

Mucho se habla y escribe en estos días acerca de las formas y maneras de gobernar del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. “Especialistas” locales e internacionales en esta materia intentan acercarlo a como lo hacía Fidel Castro. En mi modestísima opinión se trata de una muy propia peculiaridad de Díaz-Canel. Un poco de cada cual más su característica personal. Así lo hizo durante sus jefaturas partidistas en las provincias de Villa Clara y Holguín.

Muy por seguro, deseos no le faltan de tomar una bicicleta, en sentido práctico y metafórico, y salir a la calle, termómetro en mano, a tomar temperaturas. Convencido estoy de que a él la gente le será más sincera que como lo fueron con sus predecesores por razones que no será muy difíciles de discurrir.

Tiene el partido comunista una estructura muy bien montada denominada Opinión del Pueblo. Hasta las altas instancias partidista llegan a diario las opiniones de la gente en la calle con un lujo de detalles tan exquisito como lo es la hora y el lugar donde alguien abrió la boca para referirse al día a día, las locuras de Trump o un ponderado elogio al ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica.

Pero ello no le es suficiente a Díaz-Canel. Tal parece que prefiere vivirlo personalmente y no leerlo. De ahí, que de conjunto con su segundo, Salvador Valdés Mesa, se nos hayan convertido en par de “Correcaminos” que pasan el mediodía en La Habana y duermen en Santiago de Cuba a casi mil kilómetros de la capital cubana. El pasado jueves tiraba al aro en una instalación escolar en la indómita región oriental y el viernes estrechaba la mano en La Habana a Ram Nath Kovind, presidente de la India.

Descansa poco el Presidente. Ni se sabe a cuántas convocatorias ha llamado al Consejo de Estado para revisar planes, proyectos, incumplimientos y cuanto detalle se ponga por delante que son trasmitidas con cierta amplitud por la televisión. Si se le pagaran horas extra sería un rico incuestionable porque la riqueza provendría de su propia labor y sobrecumplimiento de sus responsabilidades.

En el plano informativo se aprecian avances cuando aun no se ha efectuado el congreso de los periodistas. Díaz-Canel perece convencido de un tipo de periodismo que todavía no ha llegado a los medios nacionales. Un viejísimo reclamo, por ejemplo, de la necesidad de los denominados voceros parece venir en camino. De momento, ha insistido en que los ministros deben comparecer ante los profesionales de la información.

La corrupción, andante y galopante, fue acuñada por él como “el principal enemigo de la revolución”. Y del dicho al hecho. La batida ha comenzado digamos en la base, en las estructuras más cercanas al pueblo como son los llamados rastros donde acude el necesitado de materiales de construcción o a los mercados agropecuarios. Habrá que esperar cuando le toquen a la puerta o bajen de una oficina a otro tipo de corrupto que no oculta sacos de cemento o trapichea con alimentos, sino con miles, tal vez millones, del erario público.

Y dígase con todo propósito que a raíz del revuelo “etimológico” alrededor de Lis Cuesta Peraza no creo que quienes deben pensar en ello deban darle muchas vueltas al asunto y mucho menos mirar a la vecina Venezuela buscando un similar tan risible como ridículo. A Cuesta Peraza, que condiciones intelectuales tiene, habrá que encontrarle un nuevo trabajo de mayor relevancia social o cultural. De tal modo, para el ámbito local como internacional, será la esposa del Presidente más esa nueva responsabilidad.

Miguel Díaz-Canel podría ganar más partidarios dentro de la isla. No por lo que diga, sino por lo que está haciendo.

 

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba

 
 

13 thoughts on “¿Vuelve el Presidente a hacer política en bicicleta?

  1. muy, pero muy interesante, yo estoy observando en las fotos de todas esas reuniones, las miradas que le dirige Ramirito, fijense en el detalle y vamos a seguirlas… veremos.

  2. Justa valoración. Diaz Canel ha comenzado a un buen ritmo sus acciones. Hace falta una buena carga en Cuba para eliminar los malos métodos que afectan nuestro desarrollo y que es responsable de una buena parte de nuestros males. Apoyo su accionar. Se deben buscar vías para aumentar la productividad y la eficiencia del trabajo, que la gente sienta necesidad de trabajar bien porque con su trabajo obtenedrá beneficios para su vida. Que se pongan a trabajar todas las potencialidades productivas de los cubanos. Acabar la corrupción que nos afecta es uno de los más dificiles, pero no imposible si se logra la participación popular consciente y honrada. SALUDOS!

  3. Sin duda alguna Diaz Canel esta ganando reconocimiento en el pueblo.Lo demuestra la acogida de la gente por donde pasa.Y que no me digan que esas personas van obligadas, esa actitud es expontanea.
    Tiempo al tiempo y veremos si profundiza en los temas clave, sobre todo en lo economico.Espero que asi sea.

  4. Una muchas veces justificada paranoia me indica que esta actitud presidencial es sólo parte de una táctica para producir las necesarias EXPECTATIVAS DE CAMBIO que cada cierto tiempo se tratan de insuflar en la gente, como para ganar tiempo y una presunta aprobación temporal, dado el pensamiento “concreto”, elemental, que es tan común en buena parte del cubano. Hacerse acompañar de la esposa en apariciones públicas también estaría en el “libreto” para impresionar a la platea y, sobre todo, al “gallinero”.
    Esa actitud pública no es mala en sí misma, pero sí demagógica y muy insuficiente ante los cambios radicales que requiere el país.
    Y es verdad que la “Opinión del Pueblo” da una medida al gobierno de cuan insatisfecha está la gente en diferentes temas, pero también les indica qué cambios cosméticos pueden paliar el estado de opinión y la situación sin comprometer las bases del sistema y el statu quo; y creo que de eso se trata.

  5. Yo realmente no tengo ni la mas minima esperanza q DC haga algo distinto, para mi es una vuelta mas a la noria un ahora si vamos a hacer el socialismo, o rectificacion de errores y tendencias negativas, o… en fin una mas; pase x la Habana y si se siente el descontento, “LA COSA ESTA MALA”, y es q el mal viene de mucho mas arriba d donde estan removiendo, el mal a dejado secuelas, mucha gente ni siquiera sabe q esta harta, “q cambian al go y enseguida le cogen la vuelta” el mal esta en arraigado; mucha gente cree q no hay remedio son completamente apaticos, en fin el mal ha corroido el pais; pienso q alguna vez se arreglara pero no sera con el actual gobierno, ni en poco tiempo, la solucion seguro sera pero aun no estamos “EN EL CAMINO CORRECTO” jajajaja

  6. A mi este señor, Canel me cae bien, lo veo sencillo, al menos es lo que aparenta, lástima que no haya podido formar gobierno con su gente, y que no sea él, quien verdaderamente gobierne a Cuba, tendrá muy buenas intenciones pero no lo van a dejar llegar, de buenas intenciones esta lleno el camino al cementerio.

  7. Yo recuerdo un articulo en la prensa cubana de Lazaro Barredo o Barreda, no se el apellido de ese mortal oportunista, donde le echaba descaradamente la culpa al puedblo de todos los fracasos de la revolucion,mas o menos, no lo recuerdo exacto, si recuerdo que puso a parir al pueblo,si en 60 annos inventando, experimentando, no han resuelto nada, dudo que Canel, logre hacer algo, tendra buenas intenciones, pero el no manda en Cuba, los que Mandan no les interesa mover absolutamente nada llevan 60 annos en la inmovilidad absoluta.

  8. Saludos, la Opinion del Pueblo parece que no es creible y por ello tiene que salir a buscar la verdad, lo que le llega no se parece en nada a la realidad que est’a viendo y viviendo, por eso la prensa tiene que ser mas combativa e imparcial, sin censura y sin temor. De paso, no esperemos nada del vicepresidente, nada hizo en Camaguey ni en la CTC.

  9. Diaz Canel cuando fue secretario del PCC en Villa Clara en medio del periodo especial durisimo se daba a querer. Andaba en bicicletas y se metia en las colas de los mercados. Era joven y no lo reconocian. Hay anecdotas que cuentan que para ir a reuniones se ponia a coger botella por donde pasaban los carros de los dirigentes. Despues con toda esa informacion tomaba medidas para ayudar a la gente. Nunca oi a nadie hablando mal de el, lo unico q no le gusto fue q cerrara el parque. Es uno de los lideres de la provincia mas recordados, junto con Humbertico y Lazaro Exposito, que es de su misma escuela. Se extranhan a todos en Villa Clara, pero al menos Diaz Canel es presidente de todos los cubanos.

  10. No se como lo haría en su tierra Villa Clara, pero en Holguín eso de ser cercano, popular, sencillo,…, nada de nada. En sus años de gobierno en Holguín la gente solo recuerda un Quijote de chatarra en una ezquina de la ciudad.

  11. Comparto la opinión de los que opinan que ya debiera ser el “mando único”. Creo que debe buscar los problemas en todos los niveles, no sólo en los niveles inferiores, aunque la corrupción ahí es también indiscutible. Lo de las miradas de Ramiro… bueno, él era de los métodos aquellos, así que supongamos que son miradas de sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *