“Vivir del cuento” entre Miami y Cuba

El bloqueo de la señal es tan eficaz que no conozco a nadie en Cuba que haya logrado sintonizar alguna vez TV Martí

El bloqueo de la señal es tan eficaz que no conozco a nadie en Cuba que haya logrado sintonizar alguna vez TV Martí

La semana pasada se inició en la isla una campaña para bajar los precios de Internet y de inmediato Radio y TV Martí –medios del gobierno de EEUU que trasmiten propaganda hacia Cuba- anunciaron que utilizarían las redes para enviar sus mensajes.

Dicen que los extremos se tocan y se retroalimentan. La noticia debe de haber puesto muy alegres a quienes, dentro de la isla, buscaban argumentos para frenar la apertura de Internet. Ahora ya pueden negarse apelando legítima defensa.

Radio y TV Martí aseguran que más de 3 millones de personas ven sus programas dentro de la isla, sin sonrojarse afirman que los sigue 1 de cada 4 cubanos. Sus cálculos parecen los de Vivir del cuento, me refiero al más popular programa humorístico nacional.

Yo debo de tener muy mala suerte porque no conozco a nadie que vea Tv Martí. Incluso quienes me han confesado que son consumidores de otras publicaciones del exilio anticastrista, aseguran que nunca han tenido acceso a los programas de esa televisora.

Hasta el opositor Amador Blanco, de la provincia de las Villas, afirmó al periódico El Nuevo Herald de Miami que “nosotros no hemos visto nunca la televisión Martí. Si alguien le dice que se ve, es falso. La audiencia de Radio Martí también es mínima”.

El verdadero protagonista en Cuba

En Cuba el “paquete” semanal de programas televisivos distribuidos por particulares es quien tiene la mayor audiencia

En Cuba el “paquete” semanal de programas televisivos distribuidos por particulares es quien tiene la mayor audiencia

Lo que la gente en Cuba espera realmente cada semana es la nueva edición del “paquete”, una recopilación de películas, series, páginas de internet y documentales que se elabora con materiales bajados de la red o de las antenas satelitales de TV.

El paquete es una iniciativa de los cuentapropistas, los materiales se bajan clandestinamente en aquellos lugares donde hay buen ancho de banda y también en los que copian la programación de las televisoras estadounidenses para emitirla por los canales locales.

Se lo venden a los “paqueteros” y estos conforman un material al que le incluyen videoclips caseros de músicos nacionales y publicidad de los negocios privados que están surgiendo en Cuba. Más tarde lo revenden a cientos de miles de familias cubanas por 1 o 2 dólares.

El fenómeno es tan potente que el gobierno estudia la posibilidad de elaborar una versión “oficial”, controlando los contenidos. Mientras el periódico de la disidencia interna, “14 y ½”, intenta colarse en los “paquetes” para tener difusión informativa.

Pero será difícil que algún “paquetero” acepte incrustar el medio opositor en su edición porque todos saben que en Cuba mezclar los negocios con la disidencia no es rentable, más aún cuando la procedencia de sus insumos es de dudosa legalidad.

Las paradojas de Cuba

A los políticos de uno y otro lado les cuesta entender y aceptar el éxito del “paquete”. Una razón podría ser que no está diseñado siguiendo patrones ideológicos sino teniendo en cuenta los gustos y las necesidades de la gente.

El radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos Cuba, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría

El radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos Cuba, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría

Es una paradoja que un solo “paquetero”, con una inversión de un par de miles de dólares tenga más difusión que Radio y TV Martí, donde trabajan un centenar de empleados y reciben del gobierno de los EEUU un presupuesto anual de U$D 26,3 millones.

Para justificar semejante gasto necesitan maquillar las magras cifras de audiencia, mientras buscan desesperadamente otras vías de aumentar su influencia, aprovechando cualquier apertura que haya en Cuba llámese teléfonos móviles, internet o redes sociales.

En tanto, en la isla ya se inició una campaña contra quienes desarrollan de forma independiente actividades de Internet. Hay hasta programas de TV que muestran la captura de una red de “peligrosos” informáticos que cometieron el delito de trabajar por cuenta propia.

Así el radicalismo de unos nutre el de los otros. Y, en medio de ellos, una nación a la que no dejan avanzar al ritmo que podría. Como explica la editora de Cubadebate, Rosa Miriam Elizalde, “en un mundo que va a alta velocidad, no podemos seguir con coches de caballo”.

Compártelo en FacebookLinkedInGoogle+TwitterEmail

Sobre Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

12 comentarios en ““Vivir del cuento” entre Miami y Cuba

  1. parafraseando a Serrat, no conozco a nadie que tengo un socio cuyos vecinos hayan visto, alguna vez, TV Martí

  2. Muy buen artículo. Retrata verdaderamente la situción actual de Cuba y desenmascara a los Tiranosaurios Rex de Izquierda y de Derecha como una misma falsa moneda con dos caras. Cuando ellos dejen de oxigenarse mutuamente para seguir con la ” COMPARSA PACHANGUERA” que tienen hoy sobre el destino de este sufrido país, ahí va a extir un cambio real para Cuba y para los que quieren y la respetan de verdad.

  3. Muchos pero muchos en Cuba estan encantados de vivir del cuento, reciben un dinerito de los que trabajamos sin parar en este duro mundo capitalista y ellos en el paraiso cubano sin pegar un chicharo (hablando en cubano), ven toda la misma tv de Miami, y no saben lo que es un invierno, me recuerda a los que aqui se han adaptado tanto al welfare que no hay quien los ponga a trabajar y viven de nuestros impuestos. El gobierno cubano por supuesto encantado con esta simbiosis, no importa que la economia cubana sea un desastre, al final de cuentas, no hay gente muriendose de hambre y no hay manifestaciones en las calles asi que todo de maravillas. Los unicos perdedores en este nuevo orden somos los jodidos que vivimos en este desalmado mundo capitalista que tenemos que seguir ronpiendonos el lomo para poder mandarle los dolarcitos a la familia para que no se pongan bravos con nosotros y puedan seguir viviendo del cuento.

  4. Al final tu también te prestas a manipular Fernando, “insumos (…) de dudosa legalidad”? no jodas, los medios opositores no están en el paquete por una simple razón: miedo!
    Ah, y yo también puedo decir que todavía no me he encontrado con un cubano en el exterior (o que viva en Cuba y tenga acceso a Internet) que no lea medios “anticastristas” como Diarío de Cuba o Café Fuerte.

  5. Volvemos al mismo punto…
    le estan cuidando el billete a usa (el feroz imperio) vs exigir al “presidente” (monarquia) por el bienestar que debe proporcionar a su pais.
    Eso tiene un solo nombre… cortina de humo.
    Saludos!

  6. Dejense de boberias lo que dice aca esta muy bien con razon, no busquen fantasmas. Yo tampoco e visto ni conozco a nadie que haya visto esa Tv y tampoco quiciera verla si es que eso pone a la gente negativa como los de los anteriores comentarios.

  7. Mientras esa vaca de la doble moral en ambas orillas de leche, pues le van a seguir exprimiendo la ubre. Es in insulto a la inteligencia. Saludos.

  8. La realidad es que caudo empezó Radio Martí, muchisima gente la escuchaba. Yo me recuerdo andar por La Habana y escuchar en las casas la musiquita de inicio de la estación. Y mucha gente escuchaba la radionovela Esmeralda. El que ahora no se escuche ni se vean Raio y TV Marti se debe a que la dictadura cuba les tuvo tanto miedo, que se gastó (y se gasta) millones en ubicar antenas para emitir interferencia e impedir que se escuchen. Así que lo que Fernando parece dar a entender es inexacto, pues no es que la gente no quiera escuchar esas estaciones.

  9. Armando, lo que yo digo es que TV y Radio Martí mienten cuando dicen que tienen 3 millones de seguidores dentro de la isla. Tú mismo en tu comentario reconoces que ahora no se escucha ni se ven en Cuba. Podemos discrepar en las razones por las que no tienen audiencia pero estamos de acuerdo en lo esencial, en que sus estadísticas son falsas. Un abrazo

  10. Daniel, pues te diré, que ya conoces a un cubano que vive en el extranjero y no lee esas mierdas. Y además te aseguro que conozco a muchísimos.

  11. Y para JOttawa, que triste es hablar así de la familia. Nadie te obliga a mandarle ese dinero y si lo haces, callate la boca, que eso dice nada bueno de ti.

  12. JOtawa, porque no le hablas asi de frente a tu familia ? Digo, si les mandas dinero.
    Mira mijo, mucha gente en Cuba ni tiene familia en Miami, y mucho menos reciben dinero de allá.
    Y respecto al paquete, no todos lo ven. Ah que hay que estudiar el fenómeno. Coincido con Ravsberg. Lo otro es que es un acto de piratería audovisual, delito penado por las leyes internacionales..pero bueno, ya eso es otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>