“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Violó Trump el Embargo a Cuba?

donal-trumpo-embargo-eeuu-cubaTomado de NW Noticias

Una compañía controlada por Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, llevó a cabo negocios en secreto en la Cuba comunista durante el gobierno de Fidel Castro pese a las estrictas prohibiciones comerciales estadounidenses que hacían esto ilegal, revelan entrevistas con exejecutivos de Trump, registros internos de la compañía y documentos de la corte.

Los documentos muestran que la compañía de Trump gastó un mínimo de 68,000 dólares en su incursión de 1998 en Cuba en un momento en que el gasto corporativo de incluso un centavo en el país caribeño estaba prohibido sin la aprobación del gobierno de EE.UU.

Sin embargo, la compañía no gastó el dinero directamente. En cambio, con el conocimiento de Trump, ejecutivos canalizaron el dinero que iría Cuba a través de una empresa de consultoría estadounidense llamada Seven Arrows Investment and Development Corp. Una vez que los consultores de negocios viajaron a la isla e incurrieron en los gastos para la empresa, Seven Arrows instruyó a los oficiales superiores junto a la empresa de Trump entonces llamada Trump Hotels & Resorts Casino- en cómo hacer que esto pareciera legal.

El pago de los Hoteles Trump llegó justo antes de que el magnate de los negocios de Nueva York lanzara su primera campaña para la Casa Blanca, en busca de la nominación del partido de la reforma. En su primer día de campaña, viajó a Miami, donde habló con un grupo de cubano-americanos, un bloque de votantes críticos en el estado clave. Trump se comprometió a mantener el embargo y a nunca gastar su dinero o el de sus empresas en Cuba hasta que Fidel Castro fuera removido del poder.

Trump no reveló que, siete meses antes, Hoteles Trump ya había reembolsado a sus consultores el dinero que gastaron en su viaje de negocios secreto a La Habana.

En ese momento, los estadounidenses que viajaban a Cuba tenían que recibir un permiso específico del gobierno de EE.UU, el cual fue concedido sólo para un número muy limitado de propósitos, tales como los esfuerzos humanitarios. Ni un estadounidense ni una empresa con sede en los Estados Unidos podían gastar el dinero en Cuba; en cambio, una organización benéfica extranjera o entidad patrocinadora similar necesitaba pagar todos los gastos, incluidos los viajes. Sin obtener una licencia de la Oficina Federal de Control de Activos Extranjeros (OFAC) antes de que los consultores fueran a Cuba, la tarea de Hoteles Trump habría sido una violación de la ley federal, dicen expertos en comercio.

Funcionarios de la campaña de Trump y la Organización Trump no respondieron a los correos electrónicos en busca de comentarios sobre el viaje a Cuba, además de la documentación acerca de la empresa o sobre una entrevista con Trump. Richard Fields, que era entonces el principal responsable de Seven Arrows, no devolvió las llamadas en busca de comentarios.

Tras la publicación de este artículo, Kellyanne Conway, directora de campaña de Trump, fue cuestionada al respecto en el programa de televisión The View. Ella respondió: “ellos pagaron el dinero, según tengo entendido, en 1998”. Pero llegó a decir que Trump no había invertido en la nación caribeña. En esa declaración, Conway ha reconocido que Trump violó la ley. Pagar dinero para el viaje de negocios y reuniones en Cuba – independientemente de que resultara en un acuerdo de inversión o en un trato de casino- podría directamente violar la ley.

Un exejecutivo de Trump que habló bajo condición de anonimato dijo que la compañía no obtuvo una licencia del gobierno antes del viaje. Documentos internos muestran que los ejecutivos involucrados en el proyecto Cuba todavía estaban discutiendo la necesidad de aprobación del gobierno federal después de que el viaje había tenido lugar.

Funcionarios de la OFAC dicen que no hay constancia de que la agencia concediera dicha licencia a las empresas o personas implicadas, aunque advirtieron que algunos documentos de la época han sido destruidos. Sin embargo, un funcionario de la OFAC, que accedió a discutir los procedimientos de aprobación bajo anonimato, dijo que la probabilidad de que la oficina concediera una licencia para trabajo en nombre de un casino americano es “esencialmente de cero.”

“Él es un asesino”

Antes del viaje a Cuba, varias empresas europeas se acercaron a Trump para invertir potencialmente juntos en la isla a través de Hoteles Trump, de acuerdo con el exejecutivo de Trump. En ese momento, un grupo bipartidista de senadores, tres ex ecretarios de Estado y otros ex funcionarios instaron al entonces presidente Bill Clinton para revisar la política de Estados Unidos sobre Cuba, con la esperanza de finalmente poner fin al bloqueo.

El objetivo del viaje a Cuba, de acuerdo con el exejecutivo de Trump, era dar a la empresa de Trump un punto de apoyo que debería llevar a Washington a aflojar o a levantar las restricciones comerciales. Mientras que en Cuba, los representantes de Trump se reunieron con funcionarios del gobierno, banqueros y otros líderes de negocios para explorar posibles oportunidades para la empresa de casinos. El ex ejecutivo dijo que Trump había participado en las discusiones sobre el viaje a Cuba y sabía que habían tenido lugar.

El hecho de que Seven Arrows gastara el dinero y luego recibiera un reembolso de Hoteles Trump no mitiga cualquier posible responsabilidad corporativa por violar el embargo a Cuba. “El dinero que la compañía de Trump pagó al consultor es dinero en el que un nacional cubano tiene un interés y se gastó en un entendimiento de que sería reembolsado”, dijo Richard Matheny, presidente del grupo de regulación de la seguridad nacional y el comercio exterior Goodwin, basada en una descripción de los eventos por la revista Newsweek. “Eso sería ilegal. Si la OFAC descubrió esto y encontró que no había evidencia de mala conducta intencional, ellos podrían haber hecho una referencia al Departamento de Justicia”.

Poco después de que Hoteles Trump hizo el reembolso a Seven Arrows, las dos compañías se separaron. En cuestión de meses, Trump formó un comité exploratorio presidencial. Pronto se decidió buscar la nominación del partido de la reforma, que fue fundado por el multimillonario Ross Perot después de su fallido intento de llegar a la Casa Blanca en 1992.

Trump lanzó su campaña presidencial en Miami en noviembre de 1999. Allí, en un almuerzo ofrecido por la Fundación Nacional Cubano Americana, una organización de exiliados cubanos, proclamó que quería mantener el embargo estadounidense y no gastar dinero en Cuba, siempre y cuando Fidel Castro se mantuviera en el poder. En ese momento, revelar que su compañía acababa de pasar dinero en un viaje de Cuba, o incluso reconocer un interés en aflojar el embargo, habría arruinado las posibilidades de Trump en Florida, un estado electoral crítico en el que un gran número de cubano-estadounidenses permanecen virulentamente opuestos al régimen.

“Como saben, y las personas en esta sala lo saben mejor que nadie, poner dinero e invertirlo en Cuba en estos momentos no va al pueblo de Cuba”, Trump dijo a la multitud. “Se va a Fidel Castro. Él es un asesino. Es un asesino. Es un tipo malo en todos los sentidos, y, francamente, el embargo debe mantenerse por ninguna otra razón que, si sigue de pie, él se vendrá abajo “.

Su cotización se ha colapsado

En el momento en que Trump dio el discurso, 36 años habían pasado desde que el Departamento del Tesoro en la administración Kennedy impuso el embargo. Las reglas prohibían a cualquier persona o compañía estadounidense, incluso las que tenían operaciones en otros países extranjeros, participar en transacciones financieras con cualquier persona o entidad en Cuba. Las excepciones solitarias: los esfuerzos humanitarios y exportaciones de telecomunicaciones.

El impacto del embargo se intensificó en 1991, cuando el colapso de la Unión Soviética puso fin a sus subsidios al petróleo a la isla y provocó un amplio colapso económico. En 1993, Cuba enfrentó escasez extrema, y Castro se vio obligado a empezar a imprimir dinero únicamente para cubrir los déficits públicos. Tres años más tarde, el Congreso de EE.UU. aprobó la Ley Helms-Burton, que codificó el embargo en ley y se agravó el declive económico de Cuba. Con muchas opciones financieras cerradas, Cuba intentó encontrar la inversión en el extranjero para modernizar su industria del turismo y otros negocios.

Los primeros signos de que la política estadounidense podía estar cambiando se produjeron en marzo de 1998, cuando el presidente Clinton anunció varios cambios importantes. Entre ellos: la reanudación de los vuelos chárter entre Estados Unidos y Cuba para los estadounidenses autorizados, la racionalización de los procedimientos para la exportación de equipos médicos y permitiendo que los cubanos en los EE.UU. enviarán pequeñas cantidades de dinero a sus familiares en la isla. Sin embargo, los estadounidenses y las empresas estadounidenses todavía no podían legalmente gastar su propio dinero en Cuba.

Ese otoño, mientras los críticos presionaban a Clinton para aflojar el embargo, Hoteles Trump vio una oportunidad. Al igual que el régimen comunista, la compañía estaba luchando, después de haber acumulado pérdidas durante años. Sólo en 1998, Hoteles Trump perdieron 39.7 millones, según documentos financieros de la compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores. El precio de sus acciones se había derrumbado, cayendo casi un 80 por ciento desde un máximo ese año de 12 dólar por acción a un mínimo de sólo 2.75. (Después de múltiples quiebras, Trump cortó sus lazos con la empresa; esta ahora se llama Trump Entertainment Resorts y es una filial de Icahn Enterprises, dirigido por el reconocido financista Carl Icahn.)

La compañía estaba desesperada por encontrar socios para nuevos negocios que ofrecían la oportunidad de aumentar los beneficios, de acuerdo con otro exejecutivo de Trump que habló bajo condición de anonimato. La compañía de hoteles y casinos asignó a Seven Arrows, que había estado trabajando con Trump durante varios años, para desarrollar este tipo de oportunidades, entre ellos el de Cuba.El 8 de febrero de 1999, meses después de que los consultores viajaran a la isla, Seven Arrows presentó una factura a hoteles Trump por los 68,551.88 dólares que había “incurrido con anterioridad y que incluye un viaje a Cuba, en nombre de Trump Hotels & Casino Resorts Inc.”

El documento de 1999 también deja en claro que los ejecutivos todavía estaban discutiendo los requisitos legales para tal viaje después de que los consultores ya habían regresado de Cuba. El gobierno no proporciona licencias después de los hechos.

“Bajo la ley actual de viajes de la clase que el señor Fields llevó a Cuba deben ser sancionados no sólo por la Casa Blanca ya que son técnicamente en nombre de una organización benéfica”, dice la factura presentada a Hoteles Trump dice. “La que se utiliza con mayor frecuencia es Carinas Cuba.”

Las instrucciones contienen dos errores. En primer lugar, mientras que la OFAC es parte de la rama ejecutiva, la propia Casa Blanca no proporciona licencias para las relaciones comerciales en Cuba. En segundo lugar, el nombre correcto de la caridad es Cáritas Cuba, un grupo formado en 1991 por la Iglesia Católica, que proporciona servicios para los ancianos, los niños y otras poblaciones vulnerables en la nación caribeña. Caritas Cuba no respondió a los mensajes de correo electrónico acerca de los contactos que pudo haber tenido con Hoteles Trump, Seven Arrows o cualesquiera otras personas asociadas con ellos.

La factura de Seven Arrows fue presentada a John Burke, que era entonces el tesorero de la empresa Hoteles Trump. En una demanda sobre una cuestión jurídica diferente, Burke declaró que Hoteles Trump pagó la factura en su totalidad, aunque negó reconocer el documento.

Totalmente falso

La incursión a Cuba era una de las dos asignaciones dadas a Seven Arrows en ese momento, la segundo ya se ha convertido en un problema en la oferta del candidato republicano a la presidencia. Hoteles Trump también pagó a la empresa de consultoría para ayudar a desarrollar un acuerdo con la tribu Seminole de la Florida para asociarse en un casino allí. Sabiendo que la Legislatura de la Florida y el gobernador se oponían a los casinos en el estado, Trump autorizó desarrollar una estrategia para ganarse a los políticos para lograr que las leyes cambiaran en un esfuerzo llamado el “Proyecto de juegos de azar.” La firma de abogados Greenberg Traurig fue retenida para montar la estrategia . Una copia del plan preparado por los abogados mostró la estrategia en cuestión implicaba la contratación de varios consultores, cabilderos y firmas de relaciones de medios de comunicación para persuadir al gobernador y a la legislatura para que permitieran los casinos en el estado. La clave para el éxito posible? Contribuciones de campaña.

El plan establece que “las ramas ejecutiva y legislativa del gobierno de Florida son impulsadas por muchas influencias, las más significativas de los cuales está en las donaciones de campaña.” Para la Legislatura, se recomendó aportar a las “cuentas de liderazgo” mantenidas por los partidos políticos estatales, en lugar de las de legisladores individuales, porque “aquí es donde las grandes cantidades de dinero van y donde se negocia la influencia real.” Los registros muestran a Seven Arrows haber incurrido en 38,996.32 dólares sobre su labor en el proyecto, mucho menos de lo que gastó para el esfuerzo Cuba.

Aparte de engañar a los cubano-americanos, los registros de las iniciativas de 1998 muestran que Trump mintió a los votantes sobre sus esfuerzos en Florida durante ese período. En el segundo debate presidencial republicano de septiembre de 2015 uno de los rivales de Trump, Jeb Bush, dijo que el multimillonario había tratado de comprarlo con favores y contribuciones cuando era gobernador de la Florida, en un esfuerzo para legalizar el juego de casino en el estado. “Totalmente falso”, respondió Trump. “Lo habría conseguido.”

Los documentos obtenidos por Newsweek no indican por qué los 39,000 dólares gastados en la primer asignación de Seven Arrows- para un acuerdo de casino con la tribu Seminole- era mucho menor que los 68,000 dólares gastados en el esfuerzo de Cuba. El exejecutivo de Trump no pudo ofrecer ninguna explicación sobre la disparidad.

A pesar de que ha sido durante mucho tiempo ilegal que las corporaciones gasten dinero en Cuba sin la debida autorización, no hay ninguna posibilidad de que Trump, la empresa o cualquiera de sus ejecutivos sean perseguidos. El plazo de prescripción se agotó hace mucho tiempo, y los analistas legales dicen que la división de aplicación de la OFAC es muy escasa, por lo que las posibilidades de una investigación eran escasas, incluso en el momento.

Y quizás ese fue el cálculo detrás de la decisión de la compañía para burlar la ley: el bajo riesgo de quedar atrapados en comparación con la alta recompensa con los aliados cubanos si los EE.UU. aflojaba o reducía el embargo. El único inconveniente: ¿Qué pasaría si los partidarios cubanoamericanos de Trump se hubieran enterado?

 
 

7 thoughts on “¿Violó Trump el Embargo a Cuba?

  1. Esta noticia me alegra dos veces: la primera por romper el bloqueo y pasarse esa asquerosa ley por el forro. La segunda porque si se lleva bien puede hacer perder votos a semejante engendro fascistoide.

  2. Claro que sí, J. Senior. Y también se les puede acusar de ser horteras por hacer negocios con un tipo que se tiñe el cabello de rubio y se peina p´alante, y de odiar a los mexicanos por que el fascista quiere hacerles un muro y … en fin, de lo que más te complazca. En cualquier caso al fascistoide ese quien es posible que le haga perder las elecciones ¡fíjate que paradoja! sea el exilio más extremista y de derechas de Miami.¿No es para estar alegre por todo?

  3. Pienso que si es posible que haya enviado a su gente ha explorar negocios en Cuba. Pero no el solo, hay muchos mas, Fanjul ha hecho lo mismo, otras empresas igual, me consta. Alli se compra mucho equipamiento USA, “nadie” sabe como se compra, pero el equipamiento esta en Cuba. Pero en las campañas politicas parece que vale todo.

  4. El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, prometió hoy en un mitin en Miami que si resulta elegido revertiría la apertura de Estados Unidos hacia Cuba, a menos que se produzcan “libertades religiosas y políticas” en la isla.ese tipo no le importa ni religion ni politica solo el poder, es un megalomano y ya los cubanos sabemos que es eso, cada uno sabemos que debemos hacer para evitar esa tragedia para la humanidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *