“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
Una propuesta ciudadana al problema de las medicinas
 

Una propuesta ciudadana al problema de las medicinas

Foto: Raquel Pérez Díaz

No soy ni remotamente un especialista en la materia, en todo caso lo que conozco sobre el tema tiene su razón de ser en mi carácter de paciente crٕónico en algunos casos y eventual en otros, pero lo cierto es que como doliente que he sido, percibo que lejos de disminuir su incidencia en los hogares de las familias cubanas, esta aumenta cada día. A la reconocida por las autoridades falta de medicamentos para atender a los que padecen de diabetes, a los hipertensos, a los asmáticos, entre otros, circulan informaciones recientes que añaden a esta lista, también entre otros, los antihistamínicos, los analgésicos y los antibióticos.

Los funcionarios designados por las autoridades cubanas para atender y resolver este problema han explicado en reiteradas ocasiones las dificultades a las que se enfrenta el país (comprensibles en unos casos e incomprensibles en otros), para solucionarlo, pero lo cierto es que el problema no se resuelve, está presente en la vida de una buena parte de los ciudadanos que viven en Cuba.

Tampoco es un secreto que son muchas las familias cubanas que de alguna manera lo mitigan a partir de medicamentos provenientes del exterior, bien porque los llevan consigo cuando viajan o porque tienen familiares que residen permanentemente fuera de Cuba y se los hacen llegar por diferentes vías; incluso cabe decir que de esas acciones se benefician además de esas personas de manera directa, sus amigos y vecinos en virtud del espiritu solidario que caracteriza a los cubanos.

Y es en ese sentido, a partir de mi propia experiencia y de esa fuente inagotable de sabiduría que proviene de los que cada día sudan y trabajan por el bien de Cuba, que cabe cuestionar la actual política aduanera que limita a 10 kilos libres del pago de aranceles la importación de medicamentos que pueden realizar quienes ingresan a territorio cubano provenientes del exterior. Muchas de esas personas trabajan fuertemente para llevar o enviar esa cantidad, y creo firmemente que si no lo hacen en cantidades superiores es porque el exceso de 10 kilos requiere el desembolso de cierta cantidad de dinero para el pago de esos aranceles, y no siempre disponen de solvencia económica para hacerlo.

En momentos de crisis, y la falta de medicamentos puede catalogarse sin duda alguna como una crisis, deben aplicarse cuantas medidas contribuyan a minimizar el daño que ellas provocan; sobre todo cuando ese daño afecta directamente a la población en un tema tan sensible como la salud, por lo que sería muy atinado que mientras el gobierno no pueda resolver esta situación se valore la conveniencia de eliminar el límite a la cantidad de medicamentos que un viajero puede introducir en el país libre del pago de aranceles, lo que contribuiría al aumento del volumen de medicamentos que circularían en el país para finalmente llegar, de una manera o de otra, a manos de quien los necesite.

Probablemente existan funcionarios gubernamentales que argumentando diferentes razones, algunas de las cuales pudieran ser válidas, se opondrían a la aplicación de esta medida, pero a esos les recordaría que en las actuales circunstancias lo más importante es que la cubana o el cubano que necesite un medicamento para curarse pueda tenerlo a su alcance; los inconvenientes que se deriven de ello se pueden solucionar en otro momento, la enfermedad hay que curarla en el momento en que se presenta.

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

19 thoughts on “Una propuesta ciudadana al problema de las medicinas

  1. Se debería permitir dada la escacez de medicamento(solución que no se vislumbra inmediatamente) permitir mayor entrada de medicamentos y no gravarlos
    Para los que piensan que puede ser un negocio para algunos, les digo que no se que negocio sería ya que aquí , a veces nuestros parientes y amigos no tienen idea de lo que cuestan
    Para los que piensan que pueden entrar medicamentos cuyo destino no sea claro, que los revisen entonces , eso le daría más trabajo a personas en Cuba, donde muchos necesitan emplearse .
    Por experiencia personal , cada día mi gente me pide más medicinas y menos de otras cosas

  2. La solución del problema no sería liberar de impuestos las importaciones privadas,eso estimularía el mercado negro y los precios,la solución sería entrar en contacto con grandes farmacéuticas que quieran poner farmacias en Cuba,no sé si en los EEUU hay cubanos dueños de farmacias,pero si los hay este sería un buen momento para negociar sin perjuicios políticos.

  3. Buen día Fernando.
    Veo que publicaron el comentario sobre el tema de las medicinas.
    Una observación: Mi segundo apellido es Guache.
    Un saludo afectuoso.

  4. Hasta este momento, el capricho y no la comprensión es lo que ha estado presente en la acción de los gobernantes en Cuba. Otros muchos problemas podrían ser compensados con variantes similares si la clase gobernante no persistiera en continuara abrogándose el papel de querer serlos únicos en encontrar soluciones. Esto es a pesar de que la vida a demostrado con creces que esta actitud mantiene al pueblo pasando necesidades sin razón. Saludos.

  5. SUGERENCIA
    Fernando.
    Por propia voluntad, que ahora no voy a explicar, he decidido no comentar más en el Blog a pesar de que, en la medida de mis posibilidades, continuaré cooperando para que no desaparezca. (Aclaro que no digo que de esta agua no beberé)
    Pero, si existiera la posibilidad, creo que sería muy bueno el que pudieras poner el vínculo de ME GUSTA que hasta páginas gratuitas emplean para poder, sin necesidad de comentarios, aprobar o callar.
    Saludos.
    Mendaro.

  6. Bien por la liberación de aranceles, y que desde dentro también se controle mejor la fabricación y distribución nacional para que se impidan los robos y la venta en la bolsa negra, donde no faltan.

  7. En realidad deberían de revisarse las regulaciones aduanales, ya que hay nuevo presidente y pudieran haber nuevos criterios, algunas no benefician en nada a la poblacion, que sufre de innumerables productos deficitarios, entre ellos las medicinas.

  8. @Mendaro @Fernando
    Precisamente!! 🙂 He estado varias veces por proponerle eso a Fernando. Muchas veces siento la necesidad de aprobar comentarios y desaprobar otros. He estado queriendo hacer tiempo para ofrecerme voluntariamente e incluir un par de modificaciones y plugins al wrodpress, pero no tengo tiempo aún… 🙁
    Pero sería genial contar con esa funcionalidad

  9. Sasan.
    Esa era una de las razones que supuse esgrimirían los funcionarios para oponerse a la propuesta; usted se adelantó.
    Ahora bien, imaginemos una persona que padece de hipertensión arterial y debe tomar dos tabletas diarias de Enalapril, medicamento cuyo costo en la farmacia en que deben situárselo no pasa de 10 pesos, acude a ella para comprarlo, pero allí le dicen que “está en falta” y que no tienen idea de cuando lo situarán, algo perfectamente posible porque las propias autoridades del MINSAP han reconocido no pueden asegurar la fecha en que ese grave problema se resolverá.
    Sabemos las consecuencias que a esa persona le provocaría no tomar el medicamento y que su presión arterial le suba hasta 180/120, la más leve es tener que pasar dos días en un hospital hasta que logren estabilizarla y regresar a su casa para probablemente regresar de nuevo, la más grave es mejor ni mencionarla.
    Es cierto que existen personas que lucran con esta situación, pero evitar que eso suceda no es responsabilidad de la persona hipertensa, sino de las autoridades del MINSAP que por encargo del gobierno de la nación son las llamadas a garantizarle a la población los medicamentos que necesita, con independencia de que todos contribuyan a combatir este mal.
    Por ello no dudo que los hipertensos que deban enfrentarse a las consecuencias de no poder comprar el medicamento en la farmacia no vacilen en comprárselo en 50 pesos a quien se lo venda.
    Quienes lucran de esta manera desaparecerán cuando los medicamentos estén en la farmacia.

  10. Claro, claro, seguro que sí,como si se actuara por lógica en las restricciones aduanales, recuerdn la historia de los alimentos después de los huracanes de 2008? En algúnmomento, alguien decidió qe la situación de la comida en Cuba se había resuelto (????) y vuelta a cobrar la importación.

  11. Hay tantas cosa que se pudieran hacer en Cuba y no se hacen y que beneficiarian mucho a los cubanos. A veces pienso que ese tonto orgullo que de resistirse a todo lo que huela a capitalismo no es más que soberbia, a no querer aceptar que realmente el ultrasocialismo es tan dañino como el ultracapitalismo.

  12. Como cambian los tiempos, el ex-director de la CJI sugiriendo semejante solución conociendo como se manejan las cosas en Cuba.
    Concuerdo con Ud. Doctor Perdomo, pero desde su perspectiva olvida como funciona este país cuando formó parte de su dirección.
    Saludos

  13. polémico tema
    a pocos paises agrada la entrada, de afuera, no ya de medicamentos….tan sikiera de algún organismo vivo o muerto
    ya les digo, es polémico el brete y doloroso
    recuerdo en chile cdo me kitaron hasta el pan del catering del avión k guardé para comer mas tarde, jajajaj….lo perdí
    imaginen los medicamentos sin restriciones…

  14. Gracias Felipe.
    No es mi intención polemizar, por lo pronto en esta ocasión.
    Solo una aclaración: Yo no formaba parte de la dirección del país, y ojo, no es que no quisiera,me hubiera gustado; pero parece no acumulé méritos suficientes.
    Dirigí durante muchos años un discreto bufete de abogados, y si usted concuerda conmigo en que funcionaba bastante bien, es probable que lo hayamos logrado porque pudimos hacer nuestro trabajo como suponíamos que debía hacerse.

  15. Que manera de manipularlo todo, de justificar todo lo que es injustificable en cualquier parte del mundo… Verguenza debería drale escribir una cosa así…

  16. Andrés Perdomo Guache… No es solo responsabilidad de las autoridades del MINSAP, lo periodistas también tienen la responsabilidad de condenar todo tipo de tráfico de medicamentos, en vez de justificarlo como hace usted… La gente que lo hace no puede tener ninguna justificación….

  17. Buenas tardes,
    Hace ya muchos años, más de 30, tuve la necesidad de enviar medicinas a Cuba, yo iba al consulado que había en la ciudad donde yo vivía y ahí pagaba por un permiso para poder hacer el envío que hacía a través de correos. Recuerdo que dicho permiso, que había que adjuntar al paquete de medicinas, me costaba 500 pesetas y podía enviar tres envases de medicamento, de pronto el precio subió y se bajó el número de envases a dos. Y eso que era un permiso por “cuestiones humanitarias” como indicaba el papel.
    Saludos cordiales.

  18. ehhh parece q el sitio se ha ganado una nueva fan, a ver si esta dura porq la mayoria se cansan muy rapido. Por lo pronto el artículo me parece genial. La vida humana está primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *