“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Una película sobre el VIH/SIDA cubano

giroudTomado de Ciber Cuba

Francia acoge hoy el preestreno de ‘El acompañante’, una película que busca profundizar en la crisis del sida en la Cuba de los años 80.

Su director Pavel Giroud, uno de los cineastas más afamados de la Isla y nominado a un Goya en 2007, explica que lo que más le llena es que el público “se ponga a investigar sobre lo ocurrido” y que mediante su obra la gente “se familiarice con la enfermedad”.

La cinta habla de la amistad entre Dani, un joven que se contagia de sida en una misión militar en África y que a su regreso es encerrado de por vida en un sanatorio, y Horacio, una antigua estrella del boxeo suspendida por dopaje, que será quien le acompañe fuera del centro los días de permiso.

El proyecto, protagonizado por Armando Miguel Gómez y Yotuel Romero, cantante del grupo Orishas, le llevó un año de investigación y le permitió derribar concepciones erróneas sobre el virus VIH en el país.

“Siempre se ha acusado de portar el sida a los homosexuales, pero la particularidad de Cuba es que eran más portadores los soldados heterosexuales que venían de expandir los ideales revolucionarios en África. ¿Cómo la cara del sida iban a ser nuestros héroes? Era una idea que la sociedad machista cubana no aceptaba”, afirma.

La película, que se estrenará en Francia el próximo miércoles, utiliza además el dopaje como crítica al orgullo deportivo cubano, uno de los estandartes de la revolución comunista.

“Al principio, el boxeador, que era un personaje secundario, se había contagiado del VIH por doparse. Al final lo convertí en un acompañante. De este modo, podía mostrar también que excelentes deportistas cubanos no pudieron presentarse a las Olimpiadas por temas políticos que no les incumbían”, subraya el director.

El tema, pese a ser polémico, recibió en las proyecciones de prueba el visto bueno de enfermos y personas “relacionadas con ese universo”: “Incluso muchos agradecieron ver por primera vez una película sobre el VIH, que una persona sana tuviera sexo con una enferma”.

El mayor premio que ha recibido, tal y como admite a EFE, “es no haberles traicionado de forma ética”.

La primera versión del largometraje, antes de darle un giro para centrarla en los personajes, fue, según comenta, excesivamente militante: “¿Por qué ponen presas a las personas por estar enfermas? ¡Es una violación a los derechos humanos!”.

“Me preguntaba cómo podía el gobierno confiar en un hombre para ir a luchar y ponerle un arma en la mano y sin embargo no confía en él cuando está enfermo y por ello lo meten preso”. Esa frase aparece en la película en boca del boxeador y fue muy criticada por “Granma”, el periódico oficial cubano.

La película, no obstante, ha tenido un recorrido “muy bueno” en festivales como los de Miami, Toulouse, Nueva York o Málaga, donde se llevó el premio del público.

Para su proyección en España está negociando con una distribuidora, pero de no conseguir que llegue a las salas más comerciales, barajará presentarla en cines más independientes y de culto.

Para el futuro también tiene en mente cuatro guiones y el rodaje de su próxima cinta: “Se titulará ‘Gusano’, término con el que el Gobierno cubano se refería a las personas que decidían emigrar a EEUU”, avanza un director que también planea una película en la que “dos mujeres dialogan sobre el machismo” del día a día.

“Quiero que pase por manos de alguna guionista. Es un punto de vista totalmente diferente. Uno tiene que conocer los límites de su potencial”, concluye.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *