“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
¿Un día de la mujer y 364 días para el hombre?
 

¿Un día de la mujer y 364 días para el hombre?

No les deseo felicidades a nuestras lectoras, a las mujeres cubanas ni a las de otras naciones. No les deseo que reciban una flor, unas palmaditas en la espalda y un par de discursos bonitos, tal y como ocurre cada año por todo el mundo.

No les deseo que el día de la mujer sirva como premio consuelo, ni que glorifique sus sacrificios o las exalte como madres. No les deseo el dudoso mérito de la abnegada espera ante nuestra lenta evolución ni que nos comprendan y acepten.

Les deseo un día de batalla que se prolongue el año entero, como continuidad de la que llevan dando las mujeres desde siempre, desde que se les puso los grilletes y se decidió que en lo adelante necesitarían “un hombre que las represente”.

No habrá nada que festejar mientras haya mujeres que ganen menos que los hombres por el mismo trabajo, mientras a algunas se les prohíba votar, mientras tengan que trabajar en la calle y asumir después todas las tareas domésticas.

No habrá nada que festejar mientras no puedan divorciarse cuando dejaron de amar, mientras no se les permita ser dueñas de su cuerpo ni siquiera cuando son violadas, mientras mantengamos un lenguaje que les llame “mujeriegos” a los hombres y “putas” a las mujeres.

No, este asunto no se arregla con un día de la mujer. Los hombres debemos empezar reconocer nuestra responsabilidad, la de cada uno de nosotros. Debemos reconocer, sin concesiones, que todos reproducimos esa situación en nuestro entorno.

No hay felicidades que valgan, florecitas ni discursos, todo tiene un tufo muy hipócrita. Lo único honrado en esta fecha sería pedirles perdón y ponernos a trabajar de lleno para construir juntos, ellas y nosotros, un mundo más justo.

 

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en http://bit.ly/SalvemosCartasDesdeCuba.

About Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

16 thoughts on “¿Un día de la mujer y 364 días para el hombre?

  1. Las mujeres, al menos en nuestra isla, están bien empoderadas y gozan de los mismo derechos. Felicidades a todas, por lo que son y mucha más por su eterna fuerza y lucha.
    Felicidades mujer, por hacer de este planeta un mejor lugar.
    PD: Y dejen algo para los hombres si pueden :).

  2. Concuerdo contigo Fernando la violencia de genero y la dicriminacion es horrible en todo el mundo unos al descubierto y otros escondidos, debía existir la igualdad en todos los sentidos.

  3. Bonito mensaje, Fernando. Linda forma de felicitar y agradecer a la mujer por el día de hoy y los demás también. En el caso específico de la mujer cubana, amén de prejuicios y machismos que aún existen, la gran mayoría se siente empoderada y capaz de decidir su propio destino, aunque la sociedad aún no les muestra el respeto ni le ha dado el lugar que se merecen. Perdon, tendríamos que pedirle no solo a las mujeres, sino a los negros, a los homosexuales, a los pobres, a los marginales y a tanta gente discriminada hoy en el mundo entero.

  4. Estimado Fernando, yo les deseos muchas felicidades a todas las mujeres donde quiera que estén. Además les he traído rosas y chocolates a mis compañeras de trabajo. Es hipócrita si no se siente y el resto del año se hace todo lo contrario. Los días de los hombres no son 364, son 365 ó 366.

    Indiscutiblemente este día no resolverá todos los problemas que enfrentan las mujeres. No obstante es un día para alzar la voz creando un revolico que sirva de educación. Debiésemos tenerlo todos los días pero los cambios culturales son los más difíciles de obtener. Cuando el tema se hace público aunque sólo sea por un día ayuda a cambiar la sociedad. Es un avance lento pero en la dirección correcta. Es como el día de las madres o el de la lucha contra el SIDA. No significa que resto del año debamos dormirnos en los laureles todo lo contrario es la chispa que comienza el fuego. Haciendo que la idea de igualdad llegue a los oídos más necesitados. Haciéndolo visible a los más reacios al cambio.

  5. Concuerdo con usted que lo que debiésemos hacer los hombres es trabajar cada día junto a las mujeres para construir un mundo más justo. La educación debe comenzar en la cuna. Hubo un estudio donde los bebes eran vestido con “ropas de sexo opuesto” e inmediatamente los adultos cambiaban su modo de actuar acorde con las ropas. Mostrando que el problema es mucho más interno y subconsciente. Nunca he entendido por que los colores, olores o bicicletas tienen género, o por qué siempre les preguntamos a los niños cuántas novias tienen pero a las niñas le decimos que no pueden tener novios.

    Estoy firmemente convencido que la mujer merece igualdad en todos los aspecto, pero esto es producto de una madre que trabajaba, celebraba el día de la mujer y siempre me enseño que a las mujeres se respetaban y se trataban de iguales.

  6. Leyendo las noticias me he enterado que España se ha levantado exigiendo igualdad para las mujeres. En numerosas ciudades miles de personas se han sumado a la manifestación. Con lemas “Si nosotros paramos, para el mundo”, “La fuerza increíble de las mujeres”, “No estamos solas, faltan las asesinadas”. Además de las marchas han hecho una huelga general apoyada por los sindicatos. Hay mucho camino por andar pero caminado en la dirección correcta.

  7. En mi caso no tengo un día siquiera, en comparación. Todos son de mi mujer, a quien amo y consiento. Porque sé lo que vale y merece. Me asombro ante las noticias de los feminicidios que ocurren por ahí. No concibo cómo a alguien se le puede ocurrir matar a una mujer, o maltratarla, o ningunearla, siendo como son la fuente de la vida, la alegría, la inspiración y las ganas de vivir de uno.

  8. lAS MUJERES EN cUBA “EMPODERADAS”??, cuantas en los cargos importantes? que proporcion constituyen?, (buro politico, CCPCC, primeras secretarias provinciales, etc)

  9. Manifestarse todo el rato, no para que cambien las leyes, pues ya han cambiado, sino para que cambien las mentalidades es una idea peregrina, de dudoso éxito. La suma de las mujeres que día a día trabajan, que toman desiciones libres y defienden sus derechos en los tribunales, es lo que ha generado la igualdad con los hombres que dia a día trabajan, toman desiciones libres y defienden sus derechos en los tribunales. Ni las feministas ni sus defensores pueden atribuirse el mérito de lo conseguido, pero lo hacen, despreciando a las auténticas igualadoras, que no gritan semi-desnudas que hay abusos, sino cuando se topan con un uno en concreto, lo afrontan y solventan; con la razón, la ley y su entorno socio-familiar.

  10. Excelente mensaje… tienen su día, pero no tienen su igualdad de derechos. Queda mucho camino por andar.

  11. Excelente reflexión Fernando. Lo felicito por ese contrapunteo con lo que por lo general se hace un día y… todos los días. SALUDOS!

  12. Sin duda alguna, la obra maestra de Dios fue cuando creo a la mujer, sin ellas no hay vida, sería la vida muy distinta, sin motivación, sin colores. Pero su camino no ha sido fácil, aún la mujer sigue luchando por derechos en muchos aspectos, aunque han demostrado su valor,su inteligencia ,su fuerza, el machismo está en mucho lugares y aspecto de la vida cotidiana, aveces somos machistas sin darnos cuenta, pero las mujeres han demostrado a través de la historia que el mundo es único gracias a ellas, si las que mandarán fueran mujeres, vivieramos un mundo en paz y armonía (aunque en mi casa ya manda mi esposa), nada, siempre deseamos lo mejor a las mujeres ,FELICIDADES.

  13. Fernando y otros:
    No creo que celebrar el Día de la Mujer sea discriminatorio, como no lo es tampoco el Día del Orgullo Gay. En lo que sí estaría de acuerdo es que esos días sirvan de recordatorio y de denuncia de la situación en que se encuentran en casi todo el mundo las mujeres, las demás etnias que no son blancas, las preferencias sexuales que no son hétero. Sé que no es intención de Fernando equiparar la situación de la mujer en Cuba con la de otras regiones, pero al absolutizar el asunto puede que algunos se aprovechen para desconocer lo que se ha hecho en nuestro país por empoderar a la mujer. Es cierto que falta por hacer, pero no hay, como en otros países, políticas oficiales discriminatorias. Saludos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *