“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Trump “no va a ser una tragedia ni un caos ni un desastre para Cuba”

donald-trump-cubaTomado de Xinhua

La elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos no debe implicar una “hecatombe” para Cuba ni una “reversión” del proceso de normalización de los vínculos bilaterales entre ambos países iniciado el 17 de diciembre de 2014, afirmó el analista político caribeño, Jesús Arboleya.

En entrevista con Xinhua, el profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de Cuba (ISRI), opinó que el triunfo del candidato republicano no tiene que ser “necesariamente malo” para La Habana, a pesar de sus recientes pronunciamientos sobre el tema, contradictorios con los primeros planteamientos en su campaña.

Según Arboleya, esos comentarios relacionados con exigir al gobierno cubano un “acuerdo fuerte” que responda a los intereses de Washington, estaban encaminados más a la búsqueda de votos en la Florida, estado donde venció por un punto a su contrincante demócrata Hillary Clinton, que a sus verdaderas intenciones.

“No está en su filosofía ni en sus antecedentes respecto a anteriores declaraciones y la exploración de negocios que hizo hace unos años en la isla, y van en contra de sectores republicanos conservadores, particularmente los agricultores, que están muy interesados en el mercado cubano”, dijo.

El también Doctor en Ciencias Históricas señaló que en una primera etapa de gobierno, La Habana no será una prioridad para Trump, pues deberá dedicarse a resolver cuestiones internas y externas más urgentes.

“Por lo tanto, eso puede significar que todo seguirá avanzando como hasta ahora en el sentido de que los acuerdos que están en discusión se puedan continuar discutiendo; los empresarios interesados en invertir aquí, continúen explorando sus posibilidades y se concreten algunos negocios; las personas que quieran visitar el país, podrán continuar haciéndolo”, apuntó.

Mientras que con el paso del tiempo, Trump si lo desea, manifestó el analista internacional, estará en mejores condiciones de solucionar algunos de los más serios obstáculos que frenan el progreso de las relaciones bilaterales.

“Por la composición en que quedó el Congreso, con mayoría republicana en ambas cámaras, para Hillary era imposible levantar el bloqueo contra Cuba por lo menos en los próximos años; sin embargo, si Trump se lo propone y es capaz de organizar su partido, ese es un proceso que pudiera marchar a una mayor velocidad”, dijo Arboleya.

El historiador advirtió que no se deben apresurar conclusiones, pues en la política norteamericana inciden innumerables factores e intereses, así como presiones de todas partes.

“Pronostico que esto no va a ser una tragedia ni un caos ni un desastre para Cuba. Lo que se impone es observar cómo se conduce esta administración de Trump, porque en realidad dependemos de lo que se decida y tenemos que estar preparados para adaptarnos y responder oportunamente a cualquiera de las variables que se presenten”, afirmó.

A juicio del experto, lo que caracteriza a Trump es la incertidumbre, pues se trata de un personaje hasta ahora desconocido como figura política, muy controversial por sus comentarios y reflejo de las contradicciones internas de la actual sociedad norteamericana.

De acuerdo con el catedrático cubano, el magnate inmobiliario llegó a la presidencia como resultado de un hecho inédito, enfrentándose incluso al establishment y a los poderosos sectores financieros y el tradicional lobby judío.

“Trump triunfa alterando una serie de premisas que parecían que no podían ser violentadas en las elecciones norteamericanas. Lo hizo incluso en contra de su propio partido que lo vio como la peor de las amenazas. Fue una elección insólita que la única explicación que tiene son los problemas endógenos de la sociedad”, planteó.

Arboleya también se refirió a otros aspectos como la preponderancia del dinero y el apoyo de los medios de comunicación, como determinantes para el éxito, pues Trump disponía de menos recursos para su campaña que Clinton y la mayoría de medios de prensa estaban abiertamente en su contra.

Por lo tanto, se presentan para el nuevo gobernante desafíos por superar en cuanto a política interna, pues cuenta con el rechazo de amplios sectores sociales y empresariales que ven en su mandato una regresión.

Los mismos que además, alertó el experto, se sienten decepcionados si se toma en consideración que Hillary Clinton obtuvo más votos populares, pero el controversial sistema democrático estadounidense le dio la victoria a Trump.

No obstante, subrayó el profesor del ISRI, hasta el momento en política exterior, el actual dignatario no debe ser considerado un radical ni neoconservador, representante de grupos que basan su poder en el desarrollo del complejo militar-industrial y se benefician al promover guerras.

“Creo que si Trump cumple con lo anunciado, será más positivo para el mundo que lo que hubiera sido Clinton, quien es considerada un halcón. Problemas como el Medio Oriente no hubieran tenido solución debido a su dependencia del lobby judío; ni las relaciones con Rusia. Sin embargo en el caso de Trump, aparecen inicialmente mejores posibilidades”, indicó.

Respecto a América Latina, Arboleya recordó que el nuevo presidente de Estados Unidos, no ha expuesto una política definida aún, mientras que la anunciada por Clinton no era “particularmente buena” para el futuro del continente.

“Lo único que queda es observar, esperar la composición del gobierno, ver cómo va a arreglar ese entuerto porque llega al poder sin un equipo experimentado para gobernar y tendrá que recurrir a otras fuerzas que nadie sabe cuáles son. Ver cuál es su conducta respecto a todos estos temas en los próximos meses”, expresó el experto.

El pasado 8 de noviembre el candidato republicano, Donald Trump, venció a su oponente, Hillary Clinton, para convertirse en el presidente número 45 de Estados Unidos, quien asumirá oficialmente su cargo el próximo 20 de enero.

 
 

13 thoughts on “Trump “no va a ser una tragedia ni un caos ni un desastre para Cuba”

  1. En desacuerdo con el articulo, ya anuncio que en sus primeros 100 dias desarticulara todas las ordenes ejecutivas de Obama no se aclara si entre ellas estan las ultimas disposiciones de Obama con respecto a Cuba, pero es muy possible; y el hecho de que el senado y el congreso hayan quedado con mayoria republican constituye un peligro aun mayor

  2. El es hombre de negocios, pronto veremos una “Trump tower” en La Habana, un “Trump Hotel” en Varadero y un campo Trump de golf en cualquier lugar de Cuba…
    Ni la caperucita Hillary es tan buena ni el lobo Trump es tan malo.

  3. El problema es que los que mandan en el Partido Republicano no son “trumpistas” mas bien hicieron todo lo posible para que perdiera, quiero ver cuando se instale el Congreso y se discutan los proyectos de Trump, con Cuba nadie puede decir que pasara solo el tiempo lo dira, esperemos.

  4. Alejandro (1), cero puntos, no será así, realmente no sabemos exactamente cómo será, pero por lo que se promulga no debe ser peor que con Obama o Clinton.

  5. A Trump le pasa lo que en su día con Fidel Castro los dos son personas impredecibles, arrogantes, prepotentes, y cualquier cosa se puede esperarr.

  6. Ahora resulta que la administración Trump es más alagüeña que lo que hubiera sida la de Clinton, lo que de cierta manera es presumirla mejor que que la de Obama. Siendo Arboleya profesor del ISRI me queda claro que Obama era una piedra en el zapato.

  7. No creo que Obama fuera una piedra en el zapato. pero la Hillary era por mucho más prepotente, cínica e hija de con..con respecto a lo internacional: ya había anunciado que iba a aumentar la agresion contra Al Assad, rio cuando mataron y empalaron a Gaddaffi /y fue ella la que convenció a Obama de meterse en Libia / y estaba en contra del bloqueo pero para jodernos con el “soft power”.
    Con todo, alguien que sabe mucho más que todos los que aqui opinamos sobre este tema, como Michael Moore, ha dicho dos cosas y una de ellas ya se cumplió: Trump es el presidente. La otra que dijo HOY es que quizás no complete su mandato. Los republicanos querrán reemplazarlo por su vice…

  8. Claro que no. Trump esta para hacer dinero, así que quien se dedique a bienes raíces, aquí llego su cuarto de hora, la habana no da na’, al contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *