“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Trabajo autónomo, una salida económica para cientos de miles de cubanos

Renta-Claudio-Pelaez-1-755x490

Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Tomado de OnCuba

“¿Y entonces: sí o no? ¿Te acuerdas de cuando desaparecieron los puestos de fritas?” Esas fueron las preguntas de recibimiento de mi amigo Goyo cuando me interceptó después de las noticias sobre la “suspensión temporal” del otorgamiento de licencias a un grupo de actividades del llamado trabajo por cuenta propia y de las nuevas regulaciones sobre este que serán emitidas en algún momento…

Para quienes –como yo– están del lado optimista de la ecuación, existen numerosas razones por las cuales el sector no estatal en Cuba debe ser mejor regulado y mejor incentivado. Menciono algunas a continuación:

Toda nuestra práctica de construcción socialista nos ha demostrado –y a la vez permitido entender– que son sectores necesarios, de la misma forma en que esa práctica nos ha demostrado que el Estado no puede ocuparse de todo y que, cuando lo hace, genera fallas que tienen más costos que los que se generan en el sector “no estatal”. Hay personas que sostienen que si la práctica demuestra que la teoría es incorrecta, pues entonces lo que hay que hacer es rectificar la práctica. Al final la práctica es el criterio de la verdad.

Su capacidad para generar empleos allí donde muchas veces para el Estado resultaría insostenible económicamente es otra de esas razones que hoy está perfectamente probada.

Más discutida y dependiente de regulaciones adecuadas, el efecto positivo sobre la distribución del ingreso puede sumar a esas razones.

Ese llamado sector cuentapropista también incentiva la competencia y fomenta la innovación. Incluso en nuestro caso, con empleos restringidos a labores de baja calificación en su mayoría, resulta incuestionable su aporte positivo, lo cual es posible apreciar en esa diversidad de buenos restaurantes o de “hostales” 4 y 5 estrellas y en el esfuerzo sostenido de sus propietarios por mantenerse en la “competencia”.

Pero este sector debe ser visto también como un complemento indispensable para el gran sistema industrial estatal si se aprovecha adecuadamente (en el caso del turismo, los productores de aplicaciones de software, ¡la construcción! Creo que está perfectamente demostrado). Un tejido industrial y de servicios con suficiente densidad se hace más complementario y contribuye a la eficiencia del sistema económico en su conjunto.

Untitled-1

Una de las razones más importantes a mi juicio es el hecho de resultar una alternativa real a la emigración de nuestra fuerza de trabajo. Desde hace mucho la dirección política cubana ha afirmado que hoy día una de las principales causas de la emigración es económica. Pues bien, quienes pueden mejorar su situación económica en Cuba, quienes pueden ofrecer empleo con mejores salarios en Cuba, sin duda contribuyen a que el país conserve su más preciada riqueza: su gente, el “sapiens cubanensis”.

No creo que puede dudarse hoy de que el sector no estatal ha contribuido a la prosperidad deseada, directamente generando empleo, pagando salarios y creando nuevos negocios lícitos allí donde para el Estado era imposible o inviable económicamente. Unos ejemplo son esas 22,000 habitaciones en renta privada, que hoy pagan impuestos y se han convertido en una fortaleza para el sistema turístico cubano, en especial en las ciudades. ¿Cuánto le hubieran costado al Estado? ¿Cuánto se hubiera demorado el Estado? Saquemos la cuenta: según la cartera de negocios publicada el año pasado, poner a funcionar una habitación 5 estrellas en un polo turístico cuesta más de 180,000 dólares. Calculemos que las habitaciones privadas no cuesten eso, sino el 10 por ciento, entonces sería 18,000 por habitación, multiplicado por 22,000, los números dan 396 millones de dólares que el Estado no se ha gastado, a lo que habría que sumar todos los otros gastos asociados a ese enorme aparato “auxiliar” casi siempre sobredimensionado, y el ahorro en mantenimiento y en CVPs, en reuniones de chequeo,  etcétera, etcétera, etcétera. Podemos hacer lo mismo con los restaurantes. ¿Cómo imaginar al Poder Popular de un municipio importante de la capital enfrentado a la tarea de construir 100 restaurantes en un año?

De esta suerte, el llamado “trabajo por cuenta propia” libera al Estado de un grupo de actividades para las cuales la gestión estatal no resulta conveniente y alivia la carga fiscal de ese mismo Estado, porque crea empleo y genera salarios que no tienen que ser provistos por el Estado. ¿Cuántos salarios emplea el Estado en una actividad para nada fundamental como “nuestras” cafeterías estatales? ¿Cuánto dinero se invierte desde el Estado y los gobiernos provinciales en pagar salarios y renovar, modernizar, pintar y reparar esas cafeterías y restaurantes? ¿Es ese el uso más eficaz para esos recursos? ¿No sería preferible utilizar ese monto de salarios en pagarle mejor a nuestros maestros de primaria y en reparar, pintar modernizar nuestras escuelas y hospitales? ¿Que es económica, social  y políticamente más afín al socialismo próspero y sostenible por construir?

Pueden enumerarse aún más razones por las cuales ese eufemísticamente llamado sector cuentapropista debe ser ampliado, fomentado e incentivado. Pero, sin duda, para otros, existen también muchas razones por las cuales este sector no debería existir o debería ser constreñido y reducido a la mínima expresión. Menciono algunas de las que mas se han repetido:

Contribuye a concentrar la riqueza y produce por tanto desigualdades no vistas anteriormente en Cuba, acentuando las diferencias sociales.

Genera un sistema de intereses y valores ajenos a los intereses y valores del socialismo que conocimos e intentamos construir durante los años 80.

Existe un tratamiento especialmente dirigido por parte de la administración norteamericana  y pretensiones explícitas y no explícitas de utilizarlo con fines políticos.

Genera fuertes presiones de demanda sobre una economía con déficit sistemático de oferta.

Contribuye a fomentar el robo (ese llamado “desvío de recursos” que nos ha acompañado desde los años 70) en proporciones nunca antes vistas.

Contribuye a fomentar la corrupción (ese otro mal que también nos acompaña desde antes de estas reformas, pero que ahora se hace más visible).

Todavía podrían agregarse muchas más, es cierto. Ese es la otra parte de ese fenómeno. Es cierto que pudiéramos estar años argumentando a favor y en contra de cada una de esas razones, tanto de las positivas como de las negativas. Es cierto también que muchas de las causas que las generan están asociadas a un diseño institucional (reglas del juego) que ya hoy resultan extemporáneas o, más exactamente, arcaicas.

De hecho, una parte importante del debate político que hoy se libra día a día en los medios (oficiales y no oficiales) tiene sus causas –al menos algunas de ellas– en este nuevo sector y en su impacto en toda la vida social, política e ideológica de Cuba.

¡Y sin embargo se mueve! A pesar de todas estas razones e inconvenientes, pareciera que en el proyecto de país a futuro, ese que fue aprobado hace poco por el Partido Comunista de Cuba y después por la Asamblea Nacional, no se podrá prescindir de un sector no estatal (privado y cooperativo), de la misma forma que no podrá renunciarse a conservar un sector estatal poderoso en aquellas ramas estratégicas para el país.

20863846_10209796410775571_1224431144_n

Trabajadores privados en Cuba Infogram.

Cuba transitó ya la experiencia de intentar una economía totalmente estatizada. De 1968 hasta finales de los años 80 fue esa la decisión, en parte sustentada en aquella especial relación con la URSS que nos permitió vivir aquella otra rara sensación de “abundancia” (¡oh el mercado paralelo!) en una economía con serios problemas de productividad y de déficit fiscal y comercio exterior. Incluso entonces, la oferta siempre fue poco “elástica” y la ausencia de un sector de pequeñas empresas era notable. Fue algo realmente paradójico, pues cuando aparentemente mejor estábamos según aquel mercado estatal, la estructura de nuestra economía padecía ya de males prácticamente insalvables, que no se hacían visibles gracias al “suero” de recursos que provenía de la URSS. Son males cuya cura aún no he hemos resuelto.

Es cierto que lo peor no es chocar dos veces con la misma piedra, sino enamorarse ella. A los efectos de la eficiencia global de la economía, un segmento de pequeñas empresas que contribuyan a hacer más denso el tejido empresarial cubano es una necesidad que requiere de poca demostración. La labor es muy difícil, pues requiere, primero que todo, de la aceptación ideo-política, y no solo en las palabras. En algún momento que ojalá sea más temprano que tarde, debe concretarse el propósito de reconocer la existencia de pequeños y medianos empresarios privados en Cuba, porque de hecho ya existen y porque cuando se haga se podrán integrar mejor y ser más funcionales a esa visión de país que también aprobamos.

Lograr regulaciones adecuadas para todos los sectores de la economía, estatal y no estatal, parece no tener alternativas. Regular es un ejercicio de equilibrio entre incentivos positivos y negativos, requiere de consistencia y de coherencia, pero sobre todo de realismo. Emitir una lista con los negocios que no se ejercerán forma privada, permitir a los profesionales cubanos poder abrir sus propios negocios, hacer grandes agrupaciones de negocios y oficios, hacer las adecuaciones fiscales para permitir la acumulación con fines productivos, darles personalidad jurídica, permitirles comprar a precios mayoristas en los mismos almacenes del Estado, crear regulaciones para la importación fines comerciales, hacer obligatorio el uso de cuentas de banco para estas operaciones, crear un registro comercial donde aparezcan obligatoriamente todas esas empresas, permitirles ser miembro de las diferentes secciones de la Cámara de Comercio de Cuba, podrían ser algunas de las regulaciones que fomentaran ese necesario equilibrio.

Hoy tenemos que vivir con lo que seamos capaces de producir, de exportar y de innovar en un país que sigue siendo subdesarrollado, cuya dotación de recursos no es abundante, que debe enfrentar, como pocos, un proceso de cambio climático agudo por su condición insular, que sigue estando bloqueado y cuya población se avejenta y se reduce, además, por el fenómeno migratorio. El Estado que nos hemos dado, tiene el tremendo reto de conservar aquellos pilares de la Revolución (la independencia, la educación, la salud, la equidad) que le ganaron la identificación de la mayoría del pueblo de Cuba. Para ello hacen falta recursos, hacen falta las riquezas que solo pueden producir los cubanos. Temámosle a la riqueza material tanto como a la miseria material y espiritual y recordemos que en lo común del comportamiento humano se necesita ser próspero para ser bueno.

 

 
 

25 thoughts on “Trabajo autónomo, una salida económica para cientos de miles de cubanos

  1. Los que dirigen el País, no lo entienden o no les importa mejorar la vida de los cubanos, el tiempo pasa, la gente va perdiendo cada vez más la fe en el futuro prospero y sostenible que les vienen prometiendo desde hace ya muchos años, pero que limitan a la vez y las puertas a la emigración cada vez están mas cerrada como alternativa, o cambian o los cambian.

  2. Tengo una duda: el autor refiere que cito: “poner a funcionar una habitación 5 estrellas en un polo turístico cuesta más de 180,000 dólares” fin de la cita.
    Esta cifra me parece exagerada, pues implica que construir/operativizar una habitación cuesta varios miles de dólares por metro cuadrado ….me parece que la cifra es exagerada pues los salarios son en pesos.
    el resto del artículo me parece muy bueno

  3. Se ponen dificultades contra las microempresas, cuando en una economía desarrollada las grandes empresas son imprescindibles por aportar las ventajas de la economía de escala.

    Así no entrará Cuba en el desarrollo.

  4. AY Triana, llevo una pila de año viéndote en videos, in vivo, leyéndote….etc. Y siempre me da ánimo tu optimismo, pero luego…
    Chico, que da la impresión que no quieren… o son muuuuuuuy incapaces.
    Ahora llevamos años pagando la deuda…y no hay dinero para importar las materias primas para los pocos medicamento de nuestro sistema (en los tiempos de “gloria” aun los médicos se vuelven locos con solo tres hipertensivos que no cubren toda la variedad de medicamentos). Seguimos pagando la deuda con tanta dedicación que comienzo a preguntarme si tendremos algún dueño de bonos de esa deuda

  5. Menos mal que tanto el “blindaje” de la Constitución –con aquello del ¿socialismo? “irrevocable”, eterno e irrenunciable- como cualquier otra disposición del gobierno puede ser letra muerta en cualquier momento. Basta que se disponga algo diferente por la instancia que corresponda. Digo el pueblo o sus verdaderos representantes. ¿O no contaron con eso? ¿Dónde está el espíritu dialéctico, tan mencionado?
    Sólo es cuestión de tiempo.
    Lo malo es que no se sabe cuánto tiempo.

  6. Artículo serio y realista, que ilustra desde la objetividad con que estudia el problema y el modo directo de plantear los resultados de su análisis.
    Hacer prosperar a la economía cubana exige de proyectos audaces a asumir con valentía y serenidad. No estamos en condiciones de permitir que el miedo, los prejuicios o la pereza lastren o impidan la puesta en marcha de esos proyectos.
    Solo la apertura y funcionamiento de rutas que conduzcan al pueblo cubano a transitar por la prosperidad material y espiritual darán credibilidad a la capacidad cubana de autogobierno. Creo (y espero no estar equivocado) que, a pesar de la mucha emigración, todavía tenemos capital humano suficiente con qué intentarlo.
    Ciertamente, hay riesgos, pero no hay empeño creativo que no los tenga; ese es el desafío que hay que asumir y sortear con sabiduría. Intentar esquivarlos desde la inacción representaría un riesgo aún mayor: perder la partida. Y eso sería catastrófico.

  7. Los llamado de Triana, por moderados, razonados y equilibrados que sean no encuentran oídos receptivos en la burocracia. Es un asunto de poder y de control que el Capitalismo Monopolista de estado no va a permitir, no puede permitir.

  8. De “pintar y arreglar” cafeterias año tras año se nutre el robo municipal. Vean las UBIA y las EPIA como ejemplos de la tonteria financiera-productiva.

  9. confío, rezo, y tengo mucha fe que en el 2018 con un nuevo gobierno, las cosas en cuba cambien para bien, espero que la asamblea nacional acabe de tomar partido real en solucionar los problemas economicos del pais. haria falta sobrevivir a Trump y salir de esa pesadilla, que los gringos nos quiten el bloqueo y no fastidien mas, y que de paso el proximo gobierno cubano sea mas progresista, escuche y trabaje mas con su gente para garantizar, mas q una revolucion, la felicidad de todos los cubanos. esto puede q nos lleve 4 años mas, pero la esperanza es lo ultimo que se pierde. a muchos el cambio deseado puede que nos coja afuera o dentro de la isla, pero seguro lo celebraremos.

  10. La preocupación debe ser:
    Por qué no se han logrado los 2000 millones de inversión extranjera para garantizar el crecimiento?
    Por qué el país no crece al ritmo que tiene que crecer?
    Que hay que hacer para revertir esta situación?
    La economía es el resultado de la política, si no hay resultados las políticas hay que cambiarlas
    No creo en los que dicen estar preocupados por la acumulación de riquezas y ellos y sus hijos viven en las casas que le expropiaron a los burgueses de forma muy diferente al pueblo o hay ricos buenos y ricos malos?
    Es más inmoral el que vive como rico a cuenta del estado que el que acumula riquezas desarrollando una empresa que genera empleos y paga mejor salario que el estado.

  11. Una de las cosas que razono sobre el trabajo por cuenta propia es que nadie se hace rico con el trabajo, a menos que haya robo, malversación o el eufemismo de faltantes y sobrantes. Sobre ese detalle deberían pensar los economistas, porque algo funciona muy mal si un cuentapropista sea cual sea su campo se convierte en millonario o sino en EEUU a cada rato saldría un multimillonario de las masas, cosa que no ocurre y ahí está el ejemplo de la protesta de ocuppied Wall Street en que 99 por ciento de la población salió a la calle contra uno por ciento de los millonarios.

  12. Amigo Liborio (11): en la AN seguramente que hay pila de economistas y otros profesionales de diversas ramas de la economía, la sociología, las ciencias políticas y etc., al menos tan sagaces e informados como JUAN T. y quizá con tanta razón y premura como éste porque las cosas se encarrilen en el país. Sólo que no pinchan ni cortan, y lo saben. Ya me imagino a algunos comentando a sottovoce ‘de pasillo’ con otros de su confianza lo que falta y lo que sobra y lo que se debía hacer. Recordemos que este más de medio millar de ciudadanos no está constituido por unos idiotas que llegaron de Marte ni son privilegiados. Sólo que el origen y la estructura “protocolar” y funcional de ese foro impide la ‘disidencia’, so pena de estar en serios problemas.

  13. No agrego nada nuevo, solo que estoy muy de acuerdo con el artículo. Ajalá podamos cambiar todo lo que tiene que ser cambiado, de lo contrario veré a las futuras generaciones ¨asaltando el Cuartel Moncada de nuevo¨

  14. Arc(15) Con esas ideas nunca vas a progresar en la vida. Se puede alcanzar la prosperidad sin robar. Aunque como funcionan las cosas en Cuba es lógico que hay quien piense así y hay a quien le conviene que la gente piense así. No se puede justificar el hecho de que un carpintero prácticamente no tiene forma legal de comprar madera, de que no existan mercados mayoristas, etc. Para alcanzar el éxito como emprendedor no solo hay que trabajar duro, también hay que trabajar de forma más inteligente. Debes tener buenas ideas, disciplina, ver y aprovechar las oportunidades.

  15. Triana:Como siempre muy buen articulo. Hay que seguir insistiendo, porque como en el triunfo del 1ro de Enero, las condiciones objetivas estan dadas. La reaccion burocratica, no podra seguir oponiendose a los cambios acordados durante mucho mas tiempo.

  16. Muy claro , completamente diferente al panfletismo que abunda en los medios oficiales y a los debates sosos y repetitivos de la ANP. Me canso de oir lo mismo, el tiempo pasa y la gente simplemente esta machucada y cansada…. entretanto no queda de otra que sobrevivir como se pueda.

  17. Mientras por aquí hay gente que construye una prótesis con una impresora 3D en Cuba todavía se están debatiendo cómo “regular”, es decir, exprimir, a un profesor de música… Por cierto, yo he aprendido a tocar guitarra a los 40 vía Youtube… Lo siento por Triana, y sus buenas intenciones, pero todo lo que puede escribir me suena a manual para hombres de las cavernas.

  18. Yo creo que seria muy interesante empezar a recolectar frases que aparecen tanto en los articulos como en los comentarios, tanto en Cartas desde Cuba com en otros sitios. Hay 5 que se me han quedado atascadas en la cabeza:
    1- “los vietnamitas combaten la pobreza, nosotros en cuba combatimos la riqueza”
    Felix b, comentario 11,
    http://cartasdesdecuba.com/lazo-visita-vaquearia-vietnamita-que-multiplico-25-veces-su-rebano-en-4-decadas/
    2- “estamos mas enfocados en prohibir que en producir.”
    Jose R Oro,
    http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/08/12/las-motorinas-que-se-salieron-del-carril/
    3- “No se si es un deporte nacional evitar el desarrollo personal y familiar”
    JC ROsello,
    http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/08/12/las-motorinas-que-se-salieron-del-carril/

    4- “rara sensación de “abundancia” (¡oh el mercado paralelo!) ”
    5- ” lo peor no es chocar dos veces con la misma piedra, sino enamorarse ella”

    Estas 2 ultimas tomadas de este mismo articulo

  19. Como dijo “Pp”… ay !!! que bien me siento despues de leer, ver o hablar sobre cualquier articulo de Triana, éste ultimo genial, sencillamente genial, la pura verdad !!!, pero ??!!..y que ?? Como me dijo”alguien”de la extrema izquierda hace unos años, al principio del mandato de nuestro General Presidente, cuando se incitó a decir las verdades sin miedo en las reuniones de los centros de trabajo, las reuniones de los nucleos del PCC, le comenté que me parecia genial y su respuesta fue: “Y ??, OK, que hablen, Y ???”. Con Triana me parece igual..Y??, quien le hace caso?, será que es tan dificil entender que nuestra economia es nuestro “Talón de Aquiles”? y que tantos años demuestran que nunca ha funcionado y necesita cambios radicales, y que los cubanos no vamos a inventar nada que ya no este inventado….ay Triana!, igual sigue escribiendo. Te necesitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *