“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Titón recorre el mundo de la mano de Mirtha Ibarra

ibarra

Si Tomás Gutiérrez Alea ‘Titón’ viviera, mostraría la Cuba actual como siempre lo hizo, es decir, “criticando lo mal hecho, pero con un gran amor a nuestra realidad y a la revolución”, asegura su viuda, la actriz Mirtha Ibarra, que presenta en Lisboa un documental sobre la figura del cineasta.

Ibarra está en Lisboa como realizadora de “Titón: de La Habana a Guantanamera” (2008), en el que expone la versión más íntima de quien fuera su marido y uno de los cineastas más importantes de Cuba y América Latina.

El cine de ‘Titón’ siempre reflejaba la realidad, recuerda la actriz. “Creo que eso sí estaba muy claro siempre, que había una crítica dura, penetrante, nunca superficial. Él decía que una realidad que no se critica no puede nunca superar sus errores”, apunta.

Con un ritmo incansable, Ibarra, de 71 años, ha aterrizado en la capital lusa para exhibir su trabajo en el festival cinematográfico FESTin, donde la figura de Gutiérrez Alea es objeto de una retrospectiva.

“Me han recibido con todos los honores, muy bien”, asegura la actriz, protagonista de la mítica “Fresa y Chocolate”, dirigida por su marido en 1993, y que huye, entre risas, de la palabra “diva”.

47615_I_Tomás-Gutiérrez-Alea.-Cult

Escena de la película Fresa y Chocolate.

“El cine cubano ha luchado mucho contra el divismo, Titón no soportaba eso. Me siento de una manera mucho más sencilla, actriz. Me gusta que sí hablen de mi trabajo, si ha quedado bien”, aclara.

En esas buenas críticas se inscribe su debut como realizadora, “Titón: de La Habana a Guantanamera”, un largometraje surgido a raíz del epistolario “Titón, volver sobre mis pasos”, que recoge la correspondencia que mantuvo con figuras del mundo del cine, desde Robert Reford a Alfredo Guevara.

A partir de ese libro, que contiene también cartas más íntimas de ‘Titón’ a su familia, Ibarra sintió “la necesidad de completar de alguna manera la faceta de él como cineasta” con la versión que pocos conocían.

“Hice entrevistas a directores, a actores, que un poco hacían una valoración de lo que había significado la pérdida de Titón en la filmografía”, recuerda.

Tomás Gutiérrez Alea (1928-1996) fue uno de directores más prestigiosos del cine de autor en Cuba, con más de 20 largometrajes en su carrera, entre ellos, además de la premiada internacionalmente “Fresa y Chocolate”, “Una pelea cubana contra los demonios” o “Guantanamera”, su último trabajo.

Ibarra considera que fue “el maestro del cine cubano, y no solo cubano”, por la relevancia que tuvo en la filmografía latinoamericana.

Su cine, asegura, es “muy particular, porque es un cine que trata de despertar al espectador”.

“Buscaba que fuera un cine que inquietara al espectador, y que éste saliera para enfrentar su realidad y buscar soluciones, no es un cine de happy end”, argumenta.

Esa y otras lecciones, aprendidas del trabajo que ambos realizaron juntos pero también de 23 años de convivencia, han sido aplicadas por Ibarra para realizar este documental, para el que obtuvo ayuda, entre otros, del Ministerio de Cultura de España.

Mientras presenta el documental y visita Lisboa y la monumental Sintra, una ciudad que le pareció “hecha para un cuento de hadas”, Ibarra busca financiación para adaptar a la gran pantalla su último trabajo en el teatro, “Neurótica anónima”, una tarea difícil, reconoce.

Aunque admite que un actor “siempre está esperando los grandes papeles”, asegura que no tiene un “personaje en específico” que le gustaría interpretar, simplemente aquellos que “tengan grandes conflictos” y le supongan un “desafío”.

La octava edición del festival portugués FESTin, que comenzó el pasado 1 de marzo, concluirá, mañana, miércoles.

 
 

5 thoughts on “Titón recorre el mundo de la mano de Mirtha Ibarra

  1. Afo, mil gracias, ya lo cambiamos. Lo bueno de que los lectores puedan interactuar es que los errores que cometemos los periodistas se pueden corregir rápidamente. Un abrazo

  2. Lastima que Titon no hubiera vivido más años, hubiera podido hacer películas muy interesantes con la realidad cubana de los últimos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *