“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

The New York Times cuestiona un retroceso en la política hacia Cuba

turismo-politica-cuba-eeuu

The New York Times considera que una vuelta a la línea dura en la política hacia La Habana es “indefendible” y a la larga “aislará a Estados Unidos, hará daño a sus intereses empresariales y posiblemente impedirá el impulso para una mayor democracia en la Isla”.

En un editorial publicado este lunes, el diario recuerda que durante su campaña por la presidencia, Trump declaró, “vaga pero ominosamente” que si no lograba un mejor trato con el régimen terminaría con el impulsado por su predecesor Barack Obama.

El mandatario en aquel entonces no dio detalles y hasta el momento no ha hecho anuncios al respecto, pero algunas fuentes han adelantado lo que podría perfilarse como su política para revertir la actual relación.

“El objetivo sería, en general, reimponer límites a los viajes y al comercio, supuestamente para castigar al Gobierno despótico de Cuba, ahora dirigido por Raúl Castro…”, señala el medio neoyorquino.

“Entre las medidas que se están considerando están el bloqueo de las transacciones de compañías estadounidenses con empresas vinculadas al ejército cubano”, con control mayoritario de la economía, “y las restricciones a los estadounidenses que viajan a Cuba, que Obama alivió el año pasado antes de su histórica visita a La Habana”, añade.

Para The New York Times, “este enfoque basado en sanciones duras estuvo en vigor durante más de 50 años (…) y nunca produjo lo que los activistas anticastristas esperaban que fuera el resultado, la expulsión del Gobierno comunista a favor de la democracia”.

Insiste en que “el aislamiento de Cuba se ha vuelto cada vez más indefendible”.

“La apertura de Obama a La Habana ha permitido un flujo más libre de personas, bienes e información entre los dos países, a pesar de que aún subsisten diferencias significativas sobre los derechos humanos”, dice.

El diario neoyorquino realizó una intensa campaña por un cambio de política de Washington hacia la Isla durante los meses previos al 17 de diciembre de 2014, cuando Obama y Raúl Castro anunciaron el acuerdo para negociar el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Después ha mantenido criterios favorables a la política de acercamiento de Washington, ha pedido el levantamiento del embargo o ha defendido la derogación de la ya terminada política de “pies secos/pies mojados”.

En el artículo de este lunes, vuelve a defender “el enfoque de Obama” que en su opinión “ha producido acuerdos bilaterales sobre la cooperación sanitaria, la planificación conjunta para mitigar los derrames de petróleo, la coordinación de los esfuerzos de lucha contra el narcotráfico y el intercambio de inteligencia” y además “alentó a los países latinoamericanos a ser más receptivos a los Estados Unidos como socios en la resolución de problemas regionales”.

Pone como ejemplo a la “coalición de gran compromiso que incluye legisladores de ambos partidos, empresas y jóvenes cubanoamericanos” que “está presionando a la Casa Blanca para que construya (la relación con La Habana) sobre la base del compromiso que heredó de Obama”.

Se hizo eco de las estimaciones ofrecidas por este grupo según el cual una vuelta atrás en las actuales políticas “costaría a la economía estadounidense 6.600 millones de dólares y afectaría a más de 12.000 empleos en Estados Unidos”.

The New York Times insiste en que la presión ejercida para un cambio de régimen “ha tenido un impacto mínimo” y opina que “las preocupaciones por los derechos humanos son falsas, dado el efusivo abrazo de (Donald) Trump a líderes autoritarios” como los presidentes Vladimir Putin, de Rusia, y Abdel Fattah el-Sisi, de Egipto, o como los líderes sunitas en Arabia Saudita.

“Al igual que con su decisión de retirarse del acuerdo global sobre el clima, el enfoque de Trump hacia Cuba refleja un deseo cobarde de favorecer a su base política, en este caso republicanos conservadores de Florida que son visceralmente anticastristas. Eso podría ayudarlo a ser reelegido en 2020, pero no ayudaría a nadie más”, señala.

“El fortalecimiento de los lazos con Cuba no puede garantizar las reformas cubanas, pero es la mejor opción”, concluye el diario neoyorquino.

 
 

10 thoughts on “The New York Times cuestiona un retroceso en la política hacia Cuba

  1. ” Dios nos castigo” por hablar mal y ser malagradecidos hubiera dicho mi difunta abuela si en política se hubiera visto envuelta.Cuando El Negron abrió la puerta decían que era para dejarnos pasar y darnos con un palo en la cabeza.Le dijimos horrores,hipocrita,tranposo,bandido y de todo para restarle mérito a los ojos del pueblo.Ahora llega este y sin hipocresía quiere desbaratar lo hecho y están calladitos a ver que pasa, porque con todo lo que hizo El Negron,aunque alto y claro no lo quieren agradecer están temblando por no perder.Y por supuesto yo como cubano no lo quiero perder,pero si lo si alto y claro lo sé agradecer.

  2. El New York Time cuestionando las decisiones del gobierno americano…cuando veremos una prensa en Cuba que cuestione decisiones del gobierno cubano?

  3. A (1): al menos yo no estoy en el “nosotros” ese, primero por sentido común; si el enemigo viene a suavizar o matizar su enemistad, con el motivo que sea, es bueno para el pueblo, aunque no tanto para la pléyade mandante y sus plumíferos, que fueron quienes le dijeron horrores para congraciarse. No le tengo miedo, como dichos mandantes, al diversionismo ideológico, porque estoy claro ideológicamente.
    Segundo: porque si algo tiene la facultad de presionar al gobierno este, me alegra. El pueblo no puede presionarlo de ninguna manera, porque lo tienen todo cuadrado hace 60 años, así que apoyo cualquier piedra en su zapato, como la prensa independiente, por ejemplo.
    Y que este artículo salga en el NY Times “corrobora” la opinión de los gobierneros maniqueos sobre los manipuladores medios del feroz capitalismo. No todo es blanco o negro.

  4. Sigue la puja como en un bazar.Lo que vaya a hacer Trump si es contra Cuba es en contra de su Sec. de Agricultura, de los empleos en USA con los viajes, de los intereses de Texas,Louisiana, Mississippi, Alabama y otros estados agrícolas, del Golfo y de contra, Republicanos.Creo que trump será un burro, pero no un idiota. Ningun multimillonario lo es.

  5. “Se supone que cada uno de nosotros corría el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del presidente de Estados Unidos”, ironiza ahora Fidel Castro. “Tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años, ¿y los que han muerto en los ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?”, Para, acto seguido, dejar claro dónde en su opinión hay que poner el freno a este nuevo capítulo de relaciones bilaterales: “Nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura”. (Por qué fuimos tan recelosos y no aprovechamos más la oportunidad, cada paso que se hubiera avanzado era más difícil retrocederlo ahora, pero no, había que demostrar una vez más que éramos un pueblo heroico)

  6. No me alegra un retroceso ni congelamiento en las relaciones Cuba-EEUU, pero hasta cuando seguirá militarizada la economía cubana al margen del control del Poder Popular que de hecho controlan poco las actividades económicas civiles, tal pareciera que ya no hay confianza en los directivos civiles.

  7. ahora es que me entero de las cosas buenas que hizo obama, ahora que trum amenaza con eliminarlas, antes ertan solo avanses timidos de obama, ahora todos los días salta algo nuevo que hizo para veneficiar a cuba.

  8. Osvaldo (5), ese era uno de los “problemitas” de Fidel: considerar al país como una tropa dispuesta a luchar ‘hasta el último hombre’ por el honor y la gloria, y preferir hundirnos en el mar antes que claudicar, y no como un conglomerado de personas comunes que, como las de cualquier país, quieren simplemente vivir su vida con el mayor confort posible, progresar material y espiritualmente, criar a sus hijos… vivir, en definitiva, que es en pos de lo cual un gobierno debe trabajar.
    Eso tan humano, antiépico, sencillo y comprensible, creo que no estaba en los planes del prócer. Su célebre concepto de revolución lo reafirma, con ese lenguaje y contenido político-religioso.
    No reprocho a nadie una vocación histórico-heroica y que la siga hasta SU fin, pero arrastrar a todo un pueblo a eso parece un pecado grave. ¿O no?

  9. (8) No hizo “cosas buenas”, hizo lo que inteligentemente le convenía a USA. La vía de èl era distinta, el fín era el mismo. Lo dijo.Y lo del pecado de (9)parece que confunde lo qu es pecado. Pecado mortal es apoyar los interese de los que critican destructivamente a la revolución, basados en heridas personales y que estiman que”todo un pueblo” no apoya a nuestro Gobierno. Suposiciones trasnochadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *