“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Sueño con serpientes de mar

Desde que se instaló el cable telefónico submarino varios altos funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones fueron relevados de sus cargos.

Desde que se instaló el cable telefónico submarino varios altos funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones fueron relevados de sus cargos. Foto: Raquel Pérez

Finalmente se decidieron a hablar del cable telefónico submarino, desaparecido de los discursos oficiales y de la prensa nacional desde hace un par de años. Dicen que ya lo están probando pero alertan que no nos hagamos ilusiones porque habrá que seguir esperando.

“En la paz como en la guerra, mantendremos las comunicaciones”, esa es la consigna oficial del Ministerio del ramo pero su labor ha sido siempre tan deficitaria que el humor del cubano adaptó el lema a la realidad, afirmando que “mal tendremos las comunicaciones”.

Pero de todos los fiascos el del cable telefónico submarino es sin lugar a dudas el más sonado. Sin embargo, el escueto comunicado oficial de la telefónica cubana no explica las razones por las cuales la empresa tardó 2 años en poder hacer las pruebas operacionales.

El secretismo durante este larguísimo periodo de gestación ha provocado muchas especulaciones, acrecentadas por los reemplazos 2 ministros de comunicaciones y 2 de sus vices. Podría tratarse de puras coincidencias pero en política estas no abundan.

Los rumores mencionan una estafa millonaria en la que estarían implicados funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones y de la empresa telefónica Etecsa. Al parecer el negocio fue comprar materiales más baratos a costa de reducir la conectividad.

Testigos presenciales me informaron de que varios directivos de la compañía telefónica salieron esposados de sus oficinas y de otros que andarían huyendo por el mundo. Sin embargo, oficialmente insisten en hablar como si no hubiera ocurrido ningún problema.

El ministerio y Etecsa deberían ofrecer una explicación a los ciudadanos porque ese cable costó U$D 68.370.141, lo que implica que cada familia cubana pagó U$D 20, para lograr tener 640 gigabytes, ampliando hasta 3 mil veces la actual conectividad.

El cable telefónico submarino aún está en pruebas después de dos años de su instalación.

Desde agosto de 2012 el cable telefónico submarino estaría operando para llamadas internacionales.

Desde agosto de 2012 el cable telefónico submarino estaría operando para llamadas internacionales. Foto: Raquel Pérez

Ese cable no pertenece a Etecsa porque la empresa telefónica no es dueña ni de sí misma, siendo estatal es propiedad de toda la nación. Sus directivos tienen la obligación de explicar a la ciudadanía en que se gastan el dinero y por qué los proyectos se demoran.

Para la telefónica y el ministerio sería muy sencillo eliminar rumores, basta escribir un nuevo comunicado aclarando que se compraron los materiales debidos, que ninguno de sus funcionarios es sospechosos de corrupción y que el cable tiene los gigabytes prometidos.

Durante 2 años la escasa información solo vino del exterior. En mayo del 2012, el ministro de Ciencia y Tecnología de Venezuela, Jorge Arreaza, informó públicamente que el cable telefónico submarino ya estaba operativo. Sin embargo, el silencio cubano continuó inmutable.

Hace un par de semanas, una compañía estadounidense que supervisa internet, informó que detectaron mayor actividad en Cuba, a una velocidad por debajo de los 400 milisegundos, que solo podía corresponder a una transmisión por cable.

Ante la evidencia Etecsa se confiesa: “Desde el pasado 10 de enero se comenzaron a ejecutar las pruebas de calidad de tráfico de Internet sobre dicho sistema. Las mismas se realizan utilizando tráfico real desde y hacia Cuba, con el fin de normalizar esta vía de comunicación”.

El mensaje contiene una gran sorpresa, el cable submarino “está operativo desde el mes de agosto del 2012, inicialmente cursando tráfico de voz correspondiente a telefonía internacional”. Por lo menos ya se sabe que sirve para hablar por teléfono.

Respecto a internet la empresa nos lanza otra vez a las tinieblas del misterio cuando nos advierte que “no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso”. Es decir que ni siquiera cuando esté operacional habrá amplia conectividad.

Según ETECSA la entrada en funcionamiento del cable telefónico submarino no garantizará un inmediato aumento de la conectividad.

Según ETECSA la entrada en funcionamiento del cable telefónico submarino no garantizará un inmediato aumento de la conectividad. Foto: Raquel Pérez

Al parecer Etecsa quiere hacer las cosas despacio y con mucha calma porque tiene “el propósito de lograr el crecimiento paulatino”. Verdaderamente si su objetivo inicial era avanzar lentamente nadie puede negarles que han tenido bastante éxito.

Ahora aducen que harán falta más “inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones y aumentar los recursos en divisas”. Tras leer esto los cubanos bromean diciendo que piden más dinero porque el del cable no alcanzó para todos los bolsillos.

Ciertamente no parece muy sensato entregarles más recursos financieros de la nación. Lo mínimo que se les puede pedir es que antes expliquen cómo se gastaron los U$D 70 millones y presenten un plan detallado que establezca claramente objetivos, plazos y resultados.

Nadie sabe a ciencia cierta cuando funcionará el cable telefónico submarino

Acerca de Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>