“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Son los cubanos turistas de segunda clase?

Tomado de Juventud Rebelde

Son las seis de la mañana de un domingo con temperatura fresca. Todas son expectativas. Por vez primera nuestra familia, gracias a la invitación de unos amigos, va a un hotel por dos noches. El destino es el Meliá Jardines del Rey, ubicado en la cayería norte de la provincia de Ciego de Ávila.

Llega el ómnibus y el guía dice que él no va, que no hay mucho que contar en ese trayecto. El chofer precisa que no sabe cómo llegar a ese lugar. Al reservar en el Buró de Turismo hubo que pagar por varios asientos vacíos, porque de lo contrario no salía el ómnibus, y también por el servicio de guía, que ahora no tendríamos. Un viaje un poco azaroso, preguntando, fijándonos en los carteles informativos de tránsito…

Ante nuestras protestas, el chofer, que trataba con educación de ayudarnos a superar el primer impacto del viaje, finalmente explicó: “Para los guías turísticos, los cubanos son un viaje de escombros”. Todos nos quedamos perplejos, no entendíamos: “Porque no dan propinas ni nada y a veces se ponen malcriados”, acotó, cuando reconoció que no comprendíamos bien lo primero que había dicho.

El término humillante, casi surrealista, que estigmatiza a nuestros compatriotas, me hizo reflexionar en el sentido de que muchas veces nos privamos o perdemos estas oportunidades de ser mejores seres humanos y más cubanos.

Nadie exige privilegios por ser nativos, pero los servicios siempre se deben a los clientes, procedan del lugar que sea.

Ya en el hotel hubo sus desavenencias también, pues nos colocaron en un bloque que no estaba preparado y que fue activado ante la avalancha de casi 2 000 turistas.

Los cubanos se hacían notar, y el trato hacia aquellos de apariencia foránea se diferenciaba lo mismo en la barra que en el restaurante bufé. Incluso, escuché a una joven criolla protestarle al cantinero ante la demora para atenderla, mientras él se desvivía en sonrisas y floreos con los extranjeros que llegaban después que ella: “se ve que yo no tengo los ojos azules”, le increpó la muchacha.

Aspiro a que algún día en esos lugares donde existen estos desatinos aprendamos a brindar un servicio sin discriminación, para disfrutar todos: unos como clientes y otros como trabajadores.

Para colmo, en la recepción donde se da la bienvenida a los clientes, en los televisores de pantalla plana se ponía un video promocional con el humorista Omar Franco (conocido como Ruperto), quien todo el tiempo se asombraba ante cada oferta, y supongo que los foráneos no entendían ni jota sobre aquel hombre que disfrutaba de las bondades hoteleras con una bolchevique, vestido con ropa inadecuada y espejuelos.

Todo transita por la profesionalidad del personal, que en algunas ocasiones se esmera para complacer al extranjero, y descuida el trato armonioso y cálido con el coterráneo.

No sé cuándo mi familia pueda tener otra vez la oportunidad de volver a un sitio turístico de esta categoría, invitada por alguien con solvencia económica, y en el mejor de los casos, nuestros propios recursos.

Lo cierto es que, después de esta lamentable experiencia, lo haríamos temerosos de que nos traten en nuestra linda Isla como “bichos raros” o, más tristemente como “escombros”, aunque nos digan que son excepciones, que existen lugares donde se le brinda un buen trato al turista nacional.

Cómo es posible que acabemos haciéndonos sentir mal entre nosotros mismos, lacerándonos la autoestima, esa con la que hemos lidiado con tantos demonios, incluyendo los de las subestimaciones de algún arrogante extranjero.

A los cubanos, que a lo largo de siglos nos hemos batido hasta con la vida por la igualdad, no nos interesa para nada imponernos sobre nadie. Pero tampoco nos resignaremos a renunciar a nuestra condición de iguales. Eso debería enseñarse entre quienes tienen en sus manos el destino de una industria que, como locomotora económica, no solo fue concebida para obtener dinero, pues también se aspira que sea espejo de la altura moral y social de Cuba.

 
 

49 thoughts on “¿Son los cubanos turistas de segunda clase?

  1. [OFF TOPIC] Saludos Fernando.. la cuestion es la siguiente.. mi conexion esta debajo de un proxy y este por motivos de seguridad posee la cadena “xxx” eliminada por expresion regular para evitar que se acceda a contenido pornografico

    El asunto es que su articulo expedientes acusticos en su ultimo post la direccion contiene esas mismas letras repetidas y aca no me deja entrar a leerlo.. quizas usted pudiera modificar la direccion del articulo retirando las “xxx” y poniendole algo diferente

    Se lo dejo entre () en la url debajo

    http://cartasdesdecuba.com/expedientes-a-custicos-capitulo-(xxxxx)iv-el-oricha-vengador/

    Saludos

  2. Y eso fue en Ciego de Avila….deja que vayan a Varadero, ahi sí la jugada con el “nacional” si es fuerte !!!

  3. Lo que plantea este articulo es real 100%

    Lleve a mi familia a Varadero,,,,,si yo no estaba presente los trataban como vacas al matadero.

    En esto no se puede culpar al embargo,la mala educacion y falta de modales de parte de los trabajadores y huespedes nacionales deja mucho que desear.

    Las prohibiciones de no poder viajar en los catamaranes de Marinas de Varadero a cualquier turista que haya nacido en Cuba es totalmente absurda y discriminatoria

  4. Este título del artículo no es el adecuado, debiera decir:
    “Somos los cubanos ciudadanos de segunda clase en nuestra propia tierra?
    Solo puedo entender al leer este artículo, que el autor de este artículos sea muyyyy joven o padece de una amnesia selectiva.
    Durante años los cubanos no podíamos entrar en nuestros propios hoteles, éramos parados en la puerta de los mismos por nuestros propios compatriotas.
    También se nos prohibía la entrada a muchas de nuestras playas, algunas continúan en la actualidad de uso exclusivo para los extranjeros.
    Durante años se nos prohibió entrar en tiendas con escaparates llenos de productos a los cuales solo podían entrar los extranjeros.
    Durante años y en la actualidad aún los cubanos no pueden disfrutar de excursiones en barcos que son solo para extranjeros, porque nuestro gobierno no confía en sus ciudadanos aunque se llena la boca en decir que tiene plena confianza en su revolucionario pueblo

  5. (Continuó):Durante años los extranjeros han sido atendidos en clínicas mejores que las que tiene la mayoría de nuestro pueblo.
    Durante años sólo los extranjeros podían tener un teléfono celular.
    Durante años solo los extranjeros podían tener dólares para comprar en nuestra patria y muchos de nuestros compatriotas cumplieron prision por tener esa moneda que después y cuando al gobierno le interesó le permitió tener.
    En fin son tantas las humillaciones y violaciones de nuestra propia Constitución cometidas por ese gobierno el mismo que lleva casi 60 años aferrado al poder, que hacen que nos sintiéramos ciudadanos de segunda clase

  6. Todo comenzo cuando alguien de un plumazo nos convirtio en personas de segunda al prohibir la entrada de cubanos a los hoteles y sacarlos de las playas donde había turismo extranjero.

    Ya es una cultura fomentada de mal trato y mal comportamiento hacia los de segunda. por tristeza es así.

    Lo mas triste fue que de otro plumazo autorizaron cubanos en hoteles pero nadie rindio cuenta nunca por esta violación flagrante de nuestros derechos escritos y reconocidos en la constitución.

  7. Joder Alex (1) vaya mierda de reglas que implementan en es eproxy para filtrar contenido. Imaginate algo que diga “XXX aniversario” o el mismo ejemplo que citas. Eso deberías reportarlo para que lo corrigiesen.

  8. Brandys (9) no estoy muy seguro de esos plumasos. Yo creo que es peor. Que violando constituión y toda ley se asumió prohibir la entrada de cubanos a hoteles, asi sin mas, porque me da la gana.

  9. Pues esa no es la generalidad, tuve la experiencia de estar una semana en el hotel Brisas de Guardalavaca, Holguin, y el trato hacia todos los nacionales que estuvimos allí fue excelente sin distincion de origen y no eramos pocos los cubanos.

  10. Llegará el día en que el gobierno cubano –sea éste u “oeste”- tendrá que reconocer con pelos y señales (no con un vago y generalizador y auto-justificador “SE COMETIERON errores”) los atropellos y actos discriminatorios cometidos contra los ciudadanos cubanos en estos 60 años –y los que falten-, y los HPs responsables principales de éstos, estén vivos o muertos para la fecha. No es ánimo de venganza sino necesidad de justicia. Me refiero a lo enumerado por el amigo yllobre (6) –que es sólo un botón de muestra- y a muuuchas cosas más, entre las cuales se destacan la discriminación en materia financiera y de inversión y la manipulación abierta de la información.
    SOMOS ciudadanos -no sólo turistas- de segunda clase (aunque hay algunos de primera y de tercera), lo cual es percibido tácitamente por muchos que prestan servicios; ellos también son de segunda y lo intuyen y se “desquitan” con el ciudadano que “cae en su poder”, ya que saben, entre otras cosas, que no habrá consecuencias.

  11. Una vez fui a un Todo Incluido en Varadero a llevarle al a un amigo extranjero que había estado en mi casa en La Habana por 10 días. Le dijeron tajantemente que yo sólo podría estar 5 minutos con ellos en el lobby sin consumir nada. El rogó que me dejaran más tiempo y el pagaría lo que yo consumiera. Todo en vano. Por curiosidad pregunté el si podía ver tal norma por escrito. La empleada miró como a un E.T!! Me dijo que era una norma verdad verbal. Pedí ver a un supervisor y me contestó que ella era la persona de más jerarquía en esos momentos. Me miró fijamente como para desentrañar quién era aquel interlocutor tan extraño que osaba hacer preguntas tan atrevidas e incómodas. Siendo ella también “un escombro “, no tardó ni un instante en detectar mi Talón de Aquiles “: Eres cubano, verdad? . Si, le respondí con temor. Y como un relámpago se lanzó una andanada de amenazas: Quieres formar un escándalo aquí? ; quieres crearle un problema al Estado Cubano?, quieres que llame la policia?

  12. Recuerdo una historia q l preguntaban a los ninos q quieres ser cuando seas grande y respondian EXTRANJERO, JAJAJA

  13. Ya le cambiamos el título para que no nos acusen de pornográficos, aunque son las páginas más vistas, ja ja ja.

  14. Continuación:
    Mi amigo que era un ex-escombro de Europa de Este comprendió lo que sucedía y me pidió que me marchara inmediatamente para evitarme problemas. Salí disparado. Al cabo de unos pocos kilómetros un policía en moto (caballito para los cubanos) me detuvo y tomó todos mis datos. Le pregunté por qué me había interceptado, alo que me respondió socarronamente: chequeo de rutina!! Obviamente, si alguna vez intento “crearle un problema al Estado Cubano “, ya hay un antecedente!! Puedo escribir un anecdotario!!

  15. Es cierto que muchas veces nos tratan de segunda categoria por no dar buena propina, comertelo todo en el buffet hasta el colapso, y luego tratar de ser el primero en entrar para el almuerzo, que si hay muchos cubanos en el hotel sabes que lo mejor no va a durar mucho, aparte de los que llevan la “bolsita”, y los turistas mirandonos como bichos raros, no es correcto que nos traten diferente pero muchos de los que trabajan ahi y dejaron un futuro mejor en otra carrera lo hacen por ganar un poco mas, cosa en la que los cubanos de a pie no les podemos ofrecer asi que se enfocan en el que les da buena propina, el dia que solo vayan cubanos al hotel la mayoria de los trabajadores se van a desempolvar sus titulos…

  16. Por otro lado no somos los unicos, los turistas pobres de los demas paises centroamericanos son igualitos cuando tienen una oportunidad de ir a un hotel, yo tengo un amigo que solo quiere ir a los hoteles cuando estan repletos de turistas extranjeros y no lo culpo.

  17. Coincido con Carlos Yllobre en todo.
    Pero tambien los cubanos nos autodiscriminamos y vemos fantasmas y malos tratos donde solo hay reglas y disciplinas.
    He estado en varios hoteles y siempre me han tratado bien y soy cubano de alla.
    Lo otro es esperar un trato de cinco estrellas en un hotel de tres

  18. los trabajadores del turismo tambien deben tener en cuenta que el turismo nacional es el segundo mercado emisor en cuba,segun datos ofrecidos por el mintur en varios medios de prensa muchas veces….asi que sin los cubanos muchos de ellos en la temporada baja tendrian que irse para sus casas sin trabajar,,,ojo con eso…. y los gerentes nacionales y extranjeros tambien deberian cuidar esos aspectos y sancionar a los maltratadores

  19. Por demasiados años los nacionales más que tratados fuimos excluidos, más que atendidos en esa variedad de servicios exclusivos para extranjeros, que incluía desde instalaciones turísticas, servicios de salud y hasta farmacias, fuimos botados como “escombros” de esas instalaciones, cambiar la mentalidad lleva tiempo y sobre todo nuevas mentes. Todavía funciona una serie de club y asociaciones privadas para servicios a esa elite revolucionaria y foránea que lo desee, tenemos el club privado Club Havana, antiguo Havana Yacht Club de la época post revolucionaria, te puedes asociar por una cuota de 1500 CUC anuales o pagando entre 20 o 30 CUC en la puerta te ofrecen sus servicios por un día. O el Hemingway International Yacht Club of Cuba con costos de filiación (registration fee for life) cariñositos, más pagos mensuales diferenciados entre residentes o no residentes. Es todo donde te muevas y a cuanto quieras buscar. Por suerte el malecón sigue siendo público y ahora con wifi .

  20. Nos hemos acostumbrado a no amarnos a nosotros mismos, a no valorarnos, eso es parte del deterioro moral y material a que hemos estado sometidos; pero hay que construir en lo adelante, no podemos quedarnos con lo malo, para eso tenemos que poner de nuestra parte y exigir con amabilidad nuestros derechos. Nunca fue la noche más oscura que antes del amanecer

  21. Esa es una triste realidad por la que hace mucho tiempo estamos padeciendo los turistas cubanos. Cada vez que tengo la oportunidad lo digo. Aunque no creo que al gobierno o los del ministerio del turismo le importe. Yo viajo a mi pais en verano porque alli esta mi familia pero a veces pienso que gastar tu dinero a ir a un hotel o instalacion turistica y no te sientas a gusto con el servicio que te ofrecen no vale la pena ni ir. Ahora entiendo porque muchos prefieren irse a Dominicana o otro destino turistico donde te atienden sin discriminacion.

  22. Es una dura realidad todo lo que cuenta el compañero,pero asi mismo es,yo hace poco visite en Caibarien uno de sus lujosos hoteles y tambien encontramos muchos desastres para con nosotors mismo y eso que fui con un familiar residente en otro país y con todo y eso el mal trato es evidente,en la limpieza en las habitaciones,en la mesa bufet que después de haber pagado una suma. elevadicima de $ por la estancia de 2 días y 2 noches,no es nada bonito que en tu mismo país te traten como si fueras un bicho raro,porque simplemente no puedes dejar una buena propina o algun regalo a los compañeros que trabajan en esa rama.

  23. Quando estive em Cuba fui testemunha deste triste fato;sim, tratam ao compatriota como cidadão de segunda categoria e a nós, estrangeiros nos incomoda este duplo comportamento sem nenhum sentido.O país é de seus cidadãos!Turistas devem ser bem tratados mas não cabe conceder privilégios em detrimento aos nascidos no pais.

  24. Ratifico lo que expresa Carlos yllobre en su comentario. Han sido tantas las violaciones y las restricciones. Con la escusa de no ser esclavos del Imperio, hemos sido esclavos de los que un día se erigieron en nuestros defensores. Ah y sin derecho al pataleo. Ahora se puede llorar sin miedo a que te escuchen… bueno no tan sin miedo. Y Brandis, el que dio el plumazo al que te refieres, ese y muchos plumazos más, tiene nombre y apellido, Fidel Castro. Llegará el momento en que ese asuntico también sea discutido sin temor.

  25. Ese mismo “escombro” se marcha del pais, trabaja donde le paguen lo que verdaderamente vale su trabajo y entonces se dara cuenta que se ha convertido en ciudadano de primera por donde quiera que vaya. Es el sistema que nos han impuesto en la “isla carcel” lo que ha destruido aquello que teniamos, que era imperfecto, pero que estabamos sacando hacia delantw y que estos “camaradas” han destruido y nos conducen al primitivismo social, mental y economico Algun dia despertaremos de esta pesadilla y cada persona sera dueno de su destino, trabajara y cumplira sus suenos.Ya no les quedan errores que cometer a esos que se convirtieron en duenos de nuestra nacion. Apartence que Cuba resurgira de las cenizas!!!

  26. No se trata de cubanos y extranjeros. Nada q ver. Se trata de los q reciben un salario adecuado o digno y los q reciben sólo migajas. Se trata de la tan mencionada pirámide invertida q menciona Raul y cada dia está más afianzado en esa posición.por qué se pretende enfocar el asunto q es meramente económico como algo discriminatorio con el nacional?. Aún siguen creyendo en las fantasías de los estímulos morales y no materiales?.
    Cuando las ganancias sean iguales entre ambos grupos el trato será igual. O no?.
    Los valores son universales. Pero las personas y sus intereses son individuales. Todo esto se mezcla.por otro lado la gerencia está en su zonA de confort y no le afecta en lo individual

  27. Señores es un placer leerlos, y como extranjera les comento, eso pasa en cualquier parte del mundo, a los nacionales se les trata como turistas de cuarta. Bueno no en todo el mundo, eso es muy de los latinos.
    Mientras las propinas sean la fuerza del salario, existirá la preferencia por el turista extranjero.

  28. Cada cual tiene su historia y yo tengo la mía. Fui hace unos años al hotel Internacional de Varadero apenas autorizaron la entrada a esos hoteles y el trato fue exquisito. Vaya no tengo palabras para describirlo de hecho al siguiente año volvi de nuevo y la misma historia feliz. Hasta sentí nostalgia cuando me enteré que lo iban a demoler. Sería un miserable ingrato si digo otra cosa. Mis saludos y respeto a los trabajadores de ese hotel.

  29. Pues siempre ha sido cierto esto. Pero sucede lo mismo en todas partes del mundo. Yo soy cubano y vivo desde hace un tiempo ya en Cancun y trabajo en un hotel acá. La principal queja siempre es que a los mexicanos no los tratan muy buen cuando vienen a los hoteles acá, pues se prefiere al turismo extranjero.
    No se si es una cuestión de rechazo pero lo cierto es que si se trata mejor al visitante extranjero.

  30. El gobierno cubano nunca le ha pedido disculpas al pueblo o a ninguna persona en particular por los errores cometidos, eso para ellos no existe, sólo borrón y cuenta nueva, sin embargo por falta de dignidad personas religiosas hablando en nombre de la denominación que representan les han pedido perdón al gobierno por errores cometidos a pesar de haber sido ellos los afectados incluso hasta con la umac (disculpen por el error en las siglas).

  31. Mejor artículo, imposible, completamente de acuerdo es triste ver como en nuestra propia tierra somos tratados así, yo soy de Holguin y vivo en Canadá y cada vez que voy de visita aprovechó para disfrutar con mi familia en algún hotel todo incluido un fin de semana,y cada vez regreso más decepcionada. Acaso a pesar de pagar el mismo precio nuestro dinero vale menos que el de turistas extranjeros?

  32. A mí eso me pasó muchas veces en Cuba y para eso no fue necesario salir de La Habana. En el casco histórico cuando te confunden con extranjero en la feria, por ejemplo, te tratan como apestado, tal pareciera que tu dinero no valiera lo mismo. Es muy triste ser discriminado en tu propia tierra o peor aún, llegar a otro país y que te traten con mayor educación, aunque también he sentido la discriminación en el extranjero. Es muy lamentable, pero los cubanos cada día perdemos más en valores.
    Muy buen artículo

  33. No seamos ingenuos, el problema no es de turismo y sus mecanismos. El problema es político,administrativo. Los hoteles son semejanza del estado. Cambiemos de una vez este obsoleto,ineficiente e injusto sistema político y todo será diferente

  34. Pues a mi y unos amigos suecos nos sucedió todo lo contrario, el mes de diciembre en el hotel Brisas del Caribe en Varadero.. Eran los cubanos los que dejaban propina, y a quienes se les atendía primero. En la cola para los huevos revueltos, una cola de unos 15 minutos, justo antes de llegar, el cocinero salida amistosamente a una pareja que estaba detrás de nosotros y acto seguido le toma el pedido y sirve antes que a nosotros, claramente yo le hago la observación y el se disculpa que se había confundido. Luego le pedimos unos vasos limpios a un dependiente de la mesa bufé para tomar jugos y me envía a hacer otra cola.. Pero a la pareja de cubanos de al lado le trae lis vasos con jugo y todo! Puedo escribir un artículo lleno de ejemplos como este, donde se demuestra que la propina y el “sociolismo” es lo que cuenta en estos hoteles, pero lo más triste para mi y mis amistades fue la conducta de los cubanos en la mesa sueca,con la acaparando comida y hablando en alta voz,una…

  35. Bueno, después de leer el artículo y todos los comentarios, para no ser repetitivo, diré lo que nadie ha dicho aun y es que al menos esto tiene un lado positivo y es que ya no dicen lo que han venido diciendo durante años y es que los hoteles de Cuba no son para los cubanos, que los cubanos no van a los hoteles. Parece ser que ya, aun siendo tratados como ciudadanos de segunda en algunos casos, ya estamos allí como ciudadanos con plenos derechos y eso es digno de destacar.

  36. Soy tripulante de vuelo y no contratada específicamente por la aerolínea cubana , mi compañía tiene saltos a La Habana y Varadero y se me nota a un km que soy cubana , piel mestiza pelo rizo , que vergüenza he sentido yo e indignación mis compañeros al entrar de ultima con uno de los uniformes de la compañía que resultó ser diferente pero el reglamentario , sin trolley ya que amablemente lo llevaba una compañera ya que me era indispensable ir al lavabo aquel chico de seguridad con como yo gritaba a viva voz ehhhh compañera a donde usted va ? A lo mejor si hubiera tenido ojos azules ? A lo mejor si no tuviera el contoneo al caminar , a lo mejor si mi acento hubiera sido drásticamente cambiado a lo mejor quizás tal vez hubiera pasado discretamente al baño después de 14 horas de trabajo

  37. Bueno estuve en Brisas del Caribe en Varadero no vi diferencias para nada el transporte desde Varadero al Capitolio iba lleno de residentes en Cuba no turistas y eran los que mas se quejaron de todo a pesar de ser residentes en cambio los turistas de segunda la pasamos super y no vimos diferencias.

  38. Pero luego van a las marchas del 1ro de mayo y votan por “todos”en las elecciones. Cada quien tiene lo que quiere.

  39. Venga ya! Manda timbales este artículo! Por qué no menciona la mala educación de muchos compatriotas en todos los ámbitos?
    Hay que ver cómo muchos se comportan como si fuera el patio de su casa y da vergüenza ajena, he visto el típico mal educado que ignoran porque no puede mantener un diálogo y se piensa que todo es suyo, es de admirar la pasiencia del servicio, por otro lado veo al compatriota que sabe respetar y es tratado amablemente.
    El turismo nacional trae a muchos que han perdido los modales o no les han enseñado, y de esos señores, tenemos millones! Estamos rodeados y no es de agua!
    En vez de mirar con recelo de cómo tratan a ese y no a mi, pensar que estas personas vienen de sus países a dejarse el dinero y pagan 5 veces más de lo que paga un compatriota, por un servicio que no llega a la calidad del precio que tiene para ellos, este turismo internacional viene de capitalismo, no de ojos azules ni parafernalias que se inventa la gente en la cabeza… bajar de la nube!

  40. quiero dejar claro: Ravsberg nunca me ha parecido un buen periodista. Este trabajo ni siquiera es de él. Pero debo reconocer que tienen razón. Siempre me busco tremendas broncas con gerentes, camareros y barmans en los hoteles porque no me da la gana que me ninguneen en ningun hotel y menos una persona que, las más de las veces, llegó hasta un nivel medio en la Educación o es un profesional que emigró de lo que estudió para “luchar la vida” en el Turismo.

  41. turista cubano, si lo que hago te parece mal periodismo para que me LEES? no te parece contradictorio?. Un abrazo

  42. Siento mucho esto que sucedio. Pero estuve en mis vacaciones con mi familia en Hotel Pesquero en Holguin, es 5 estrellas y bello. La atension que recibimos fue Maravillosa nos encanto y apenas habian cubanos pero todos los trabajadores TODOS trataban a cubanos y a extranjeros de igual modo. Gracias miles, estan muy preparados en todo y dominan muy bien el ingles. MI FAMILIA Y YO QUEREMOS VOLVER. GRACIASSSS

  43. Hay otros turistas que no dan propina, los alemanes, franceses, algunos latinoamericanos y otros europeos. Lo que pasa es que si se quejan si los oyen, porque sus opiniones negativas puedes dañar el prestigio del Hotel y con ello su ocupación. Los cubanos no estamos acostumbrados a exigir un buen servicio por las vías formales y a quejarnos. Yo lo he hecho en hoteles y han atendido mi queja y me han pedido disculpas ¿por qué? Porque he tenido razón y las medidas on los trabajadores del turismo son estrictas cuando atienden mal a un extranjero y ¿por qué no puede ser así con los cubanos? Estamos pagando un servicio porque al familiar que invira y viene del exterior no le regalan el dinero para que vacaciones en Cuba por tanto hay que cuidarlo. Debemos ocupar el lugar que nos corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *