“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Solidaridad vs. Apariencias

donacion-sangre-cuba

Tomado de JR

Con solo 19 años, y estudiando 2do. Año de Medicina, Yoel Hernández Santana (calle B, edificio 32-10, apto. 4, entre 14 y 15, reparto Previsora, Camagüey) es un fervoroso y convencido donante voluntario de sangre. Y sus entregas las hace en el policlínico de su barrio, solo pensando que alguien desconocido será salvado.

Confiesa el joven que nunca falla en su gesto solidario, pues incluso hace recordatorios para que, cada tres meses, le avisen de la donación. Y este mes le tocaba el 11, pero cambiaron el día; por lo cual, de las fechas disponibles para donación, escogió el 26.

Esa mañana fue al local, y estaba cerrado. En la tarde le contó lo sucedido a un amigo que trabaja en el policlínico, y este le informó que habló con la enfermera encargada de donaciones, quien le dijo que no se habían hecho las mismas, porque el policlínico ya había cumplido el plan del mes.

El amigo de Yoel le preguntó a la enfermera que si acaso no era mejor sobrecumplir el plan propuesto para el mes; y ella respondió que no, pues con las que se sobrecumplía, se le asignaban a otro policlínico y no al propio. Y así ellos no podían ganar la emulación.

«Me gustaría saber si las donaciones de sangre se crearon con el objetivo de emular, o fue con el gran fin de mejorar la calidad de vida o incluso salvar la de muchas personas», señala. « ¿Es ético dejar plantados y totalmente desinformados a donantes de sangre voluntarios? No era yo solo. Había varias personas esperando para lo mismo. ¿Los que necesitan transfusión también entran en la emulación?».

Yoel cuenta que el tío de una amiga suya, ingresado en el Hospital Provincial Manuel Ascunce Domenech, el mismo 26 de abril necesitó una transfusión. Y para poder transfundirlo no fue fácil, aunque al final se logró.

El joven manifiesta que, de no haberse resuelto la transfusión, habría que culpar a alguien «que quiere competir en la emulación del mes». Y sería algo sin justificación y explicación, en un país que trata por todos los medios de que cada uno de sus ciudadanos tenga al menos lo esencial para una buena calidad de vida.

«Ya sé —apunta— que en mayo la donación es el 10 o el 11. Y no dejaré de ir a la primera, no vaya a ser que me quede sin donar por la competencia de otros».

(Síntesis)

 
 

6 thoughts on “Solidaridad vs. Apariencias

  1. A mi no me extraña. En Cuba todo se hace par cumplir, sobre cumplir, emular, en saludo a alguna fecha o visita de dirigentes. Q bueno q todo no está perdido y hay personas como este joven q pone altruismo por encima de todo. Y no la sucia política q quieren aplicarle a la juventud en cada paso q pretenden dar. O q le imponen.

  2. Esos casos solamente se ven en Cuba,deberian de sancionarla,de seguro no pasa nada como siempre lo mas probable hay quien le tira la tohalla.Esto es incredible pero cierto

  3. En un contexto algo diferente, pero es el típico pensamiento burocrático de cumplir, de llenar el documento correctamente, de que el papel cuadre sin importar si en la realidad el mundo está virado al revés, me recuerda la película La muerte de un burócrata, donde había que arreglar un documento para que un muerto pudiera ser enterrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *