“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Sin oportunidad por el momento

el_momento_oportunoTomado de El Toque

La escena se repite una y otra vez en la Isla. Cambian actores y circunstancias, se relajan ciertas tensiones, pero ella vuelve, como un pertinaz martillo. El escenario puede ser la reunión en una empresa, la rendición de cuentas de un delegado a sus electores, los debates editoriales en un medio de prensa… A alguien se le ocurre poner sobre la mesa la idea X, filosa, arriesgada, el clásico dedo en la llaga. Y desde un buró, un micrófono o cualquier otro espacio de poder sale cortante la frase: «Es comprensible eso que usted plantea…pero este no es el momento oportuno».

Y como casi siempre desde ese mismo buró o micrófono se define cuándo comienza o acaba el encuentro, no pasa mucho tiempo después del disparo incómodo para que con cualquier fórmula de cortesía se dé por terminada la cita. Luego, la gente murmura, muchos dicen que sí, que eso era lo que había que decir, pero bueno, qué más da… y se sumergen, nos sumergimos, en las angustias cotidianas, donde comprar un paquete de pollo o remendar un par de zapatos importa más, claro que importa más, que debatir sobre el país que nos debemos.

¿Cuál es el momento oportuno? ¿Cuántos momentos oportunos han pasado de largo porque alguien empoderado decidió que no lo eran?

Seguramente en los años 70, entre los maratónicos cortes de caña y las correcciones ideológicas a los «penetrados del Imperialismo» no eran muy adecuados que digamos. Y la primera parte de los 80, con el beligerante Ronald Reagan en la Casa Blanca, tampoco. Los fines de esa década parecieron ser, y se emprendió la «rectificación de errores y tendencias negativas»; pero pronto aquel impulso se «desmerengó» junto a la mole soviética.

La primera y horrorosa década del dulcemente nombrado Periodo Especial —los años 90—, no podrían haber sido acertados para nada, excepto para sobrevivir. Y estrenando los 2000, los aires de la Batalla de Ideas dejaron muy poco espacio a dardos incisivos y criticones.

En la era del vaquero George Bush (el hijo), ni hablar de determinados temas en la Antilla Mayor. Y en la época de Barack Obama, tampoco. Con Trump… !Horror! Cuando construíamos «el hombre nuevo», porque lo estábamos construyendo. Al darnos cuenta de que esa edificación llevaba siglos, como la utopía, pues precisamente por lo arduo y dilatado de la tarea.

Al inicio de los cursos escolares, porque hay que garantizar que comiencen bien; a la mitad, por las evaluaciones, y al cierre, pues, ya sabemos, por el buen cierre… En estación de sequía, ni intentarlo; y en minutos de huracán, totalmente por gusto…

En fin, que en muchos y delicados asuntos al parecer ni ha asomado la cabeza esa categoría cuasi filosófica —«el momento oportuno»—. Y en otros, ya la gente ni se propone buscarlo, porque está resolviendo las urgencias del día a día.

Y como pasa en la vida individual, en la que uno se da cuenta de que no hay instante preciso para comenzar a ser feliz o a indignarse con lo que nos hace infelices; que no podemos esperar a los 15, ni a los 20, ni a los 40 años para ir gozando y sufriendo lo que la suerte nos ponga en frente; en la existencia de las naciones tampoco se puede aguardar a que los tiempos privilegiados caigan de la nube; porque de seguro esperando y esperando lo que nos cae es tremendo aguacero.

No hay que desconocer que las circunstancias marcan de muchas formas los procesos sociales, la economía, la política; y que en una nación siempre están en juego complejas variables, innumerables piezas de un ajedrez gigante. Pero al menos en nuestra realidad ha ocurrido más de la cuenta que quienes usan a su antojo la fórmula infalible del «momento oportuno», en verdad tratan de perpetuar sus oportunistas momentos a costa de los otros.

 
 

28 thoughts on “Sin oportunidad por el momento

  1. “Cerrado por reparaciones”solía decir el cartel del baño público semanas y semanas y hasta meses.Emtonces a correr a cualquier lado para evacuar las necesidades.Mas este departamento de evacuación de quejas,propuestas,iniciativas y participación ciudadana con sus necesidades está cerrado y la rwparacion,aunque se habla y se habla,nunca llega y como van las cosas no llegara,al menos por ahora.

  2. Se ve que este autor tiene” profundas discrepancias” con todo lo que se ha hecho en la Revolución. Catársico artículo. “Profundo” , tan profundo que no tiene fondo. Da piè para que empiecen a opinar los adeptos. Vamos a ver que opinan.

  3. Baracoa este autor, creo que es periodista de Juventud Rebelde, el periódico de la UJC, así que no creo que tenga tan profundas discrepancias. Un abrazo.

  4. Parecía de otro lado. No obstante, aunque escriba en Granma o participe en la “Mesa Redonda” Mantengo mi opinión. gracias de toas formas por la aclaración. Recíproco el abrazo.

  5. Jesús Arencibias es periodista del Juventud Rebelde, nada más y nada menos que de la sección Acuse de Recibo, conjuntamente con Pepe Alejandro.

  6. Buen artículo, a esa frase “no es el momento oportuno” pudiera agregarse otra aprendida de memoria “no es el lugar oportuno”; los que hacen un uso tan frecuente de ellas deberían pensar que la apatía y el desaliento que generan a fuerza de repetir lo mismo una y otra vez erosionan la credibilidad de la Revolución, al final ¿Quienes salen ganando con esta situación? los que pretenden subvertir el proceso y llevar a Cuba a la senda del capitalismo, que tienen excelentes aliados en los funcionarios que viven dando estas sentencias, la historia no miente, el ejemplo de la URSS y Europa del Este debería servirnos de alerta, advertencias de prestigiosos intelectuales como el Dr Esteban Morales deberían servirnos de alerta

  7. Le faltó mencionar que ahora estamos en la era de los “experimentos”.Experimentos en Mayabeque, experimentos para aumentar independencia de las empresas, experimentos para poner internet en las casas, experimentos de cooperativas, experimentos con la moneda, en fin, el mar.

    Se nos va la vida esperando a que se pongan en práctica los resultados de tantos experimentos. Sin dudas el proyecto cubano que empezó en 1953 originalmente hecho por jóvenes fue envejeciendo con la generación que lo empezó, si miramos la historia al inicio no lo pensaban tanto para realizar cambios drásticos. Hoy necesitamos años para que aprueben cualquier cosa que la gente pida a gritos.

    Saludos

  8. baracoa de acuerdo con usted. Igual creo que el muchacho lo que intenta decir es que los dirigentes no dejen coger el camino fácil cuando dan respuestas, deben tratar de entender el contexto que viven esos muchachos y no concentraste en su discurso de manera literal. Por ejemplo si un dirigente diera una opinión como la suya en una reunión a un muchacho que plantee lo que hizo el que redacto este artículo no lograrían comunicarse y por ende no se retroalimentarían posiciones revolucionarias que debemos cuidar.
    A los jóvenes hay que entenderlos más, los que trabajan para el estado en centros productivos aún están lejos de tener esa vivienda dicta (aunque sea comprada a plazos) y otras necesidades básicas que en los tiempos de mis padres no estaban tan agravadas, ya que esos tiempos eran otros en los que el dinero regia menos la satisfacción de las necesidades básicas humanas.
    Saludos

  9. Para completar la cuadratura del círculo ya mejor decir todo completo en cuanto a los planteamientos:
    “En el lugar,el momento y la forma adecuadas, por los canales establecidos”

  10. Buen articulo; dicen que es d JR el periodista, quisiera equivocarme pero no me parece que se lo publicaran alli, saludos

  11. Es que para nuestros líderes el momento oportuno llegará, sin prisas pero sin pausas, junto con el “hombre nuevo”, el “bienestar de todo un pueblo”, la “unificación monetaria” y el “socialismo próspero y sostenible” jajjajajajaja

  12. Al autor solo le faltó decir “En un proceso revolucionario los primeros 100 años son los más dificiles y más complicados idiológicamente para dar soluciones y tomar medidas. luego las cosas se irán resolviendo sin pausas pero sin prisas!

  13. R Garcia (7) Es verdad los proyectos de desarrollo humano son perfectibles y aun están lejos de satisfacer las necesidades básicas humanas. 750 millones de personas sin acceso a agua ¿qué me dice de eso? Y eso que los gobiernos de esos países se rigen por políticas capitalistas que son mucho más antiguas que las comunistas. Entiendo su preocupación y estoy de acuerdo con que no podemos de tras de muelas triunfalistas y trabajar exigirle a cada uno que cumpla no su papel.
    Difiero con usted en lo hacerlo todo más rápido que lo que permite nuestra sociedad sin quebrantar su unidad. Recuerde que Cuba no es solo la Habana y las políticas nuevas tienen que ser comprendidas y defendidas por la mayoría de los cubanos. También no podemos olvidar que seguimos bajo el HP bloqueo gringo y mercenarios que tienen trabajando para ellos desde acá.
    Saludos

  14. Esto del “momento oportuno” se parece al letrero tradicional permanentemente presente en casi todas las bodegas de antes de 1959: “Hoy no fío, mañana sí”. Me recuerda este artículo también aquella frase impresionante y aplastante con la que se frenaba en seco cualquier planteamiento incómodo en una reunión o asamblea: “Compañero, ¡no es el momento dialéctico!”. ¿Qué humilde trabajador se atrevía a insistir después de aquel parón con visos hegelianos?. Las frases cambian pero el fin es el mismo: acallar, tajantemente, voces que claman por alguna injusticia.
    Buen artículo.
    Saludos

  15. Fernando Ravsberg (9) gratifica escuchar que una persona con mundo como usted vea algo útil en ellas.
    Saludos y gracias por el espacio de debate.

  16. Quizá no resulte casual que nuestro pasatiempo nacional sea la pelota: uno de los pocos deportes donde el tiempo prácticamente no cuenta. Un inning puede durar ocho minutos o dos horas (que serían dos horas de agonía para el que está ‘al campo’, por supuesto, porque seguro que le están haciendo montón de carreras), y un juego ni se diga.
    También está lo relativo al “ampaya” –umpire-, que no gana ni pierde, sino que mantiene inalterable su status y su puesto (aún sufriendo las rechiflas del público), y si el jugador se pone “cómico” con él, lo expulsa y se acabó. Hasta puede parar o suspender el juego si arbitrariamente –que para eso es el árbitro- lo considera necesario.
    Las similitudes con la vida nacional saltan a la vista.
    Para no divagar, volvamos al tiempo, ese recurso absolutamente no-renovable, que se desperdicia a manos llenas.

  17. Claro que es el tiempo del otro, de “la población”, que está ‘al campo’ hace casi 60 años, que esperó y sigue esperando demasiado pacientemente por tiempos mejores. Mientras, el ampaya y su reducido equipo favorito –que lo tiene, aunque comprometa su necesaria imparcialidad- aprovechan su tiempo como quieren y con cuanto tienen. Ese equipo sigue haciéndonos carreras, aunque todas ‘sucias’.

  18. baracoa(2) ni te preocupes que aun tu gobierno revolucionario esta en el poder, tiene sus monopolios (ETECSA, GAVIOTA, TRD…etc), sus descendientes estan asegurados. pierde cuidado que mientras haya imperialismo, resistiremos, al final la culpa es de nosotros, el pueblo. la revolucion toooodooooo lo ha dadooooo (a veces deseo saber a quien se refieren con revolucion, por un momento pense que era el mismo pueblo, pero parece que no)tranquilo, le estamos muyyyyyyyyyyy agradecidos, asi que seguiremos resistiendo, total, la vida es una sola.
    espero tenga usted un excelente modo de vida.

  19. Michel (14) es bueno dejar ya de pensar en capitalismo vs comunismo, no es lo mismo capitalismo Sueco que capitalismo haitiano. Lo que necesitamos es un país inclusivo, con justicia social, libertad para trabajar y desarrollarse según las capacidades de cada cual. Lo que en otros países ha funcionado bien debemos adaptarlo a Cuba pero sin tanta experimentación. El propio Che dijo algo como que había que tomar las técnicas de donde estuvieran más desarrolladas y que pudieran adaptarse a la nueva sociedad, sin temor de contagio de ideología burguesa, siempre que lo se tomaran fueran las normas técnicas como tal.
    (cont…)


  20. Dices que la velocidad de los cambios puede quebrantar la unidad y me parece que es precisamente lo contrario, si en algo la mayoría de los cubanos estamos de acuerdo es en que todo avanza muy lento. Te pongo un simple ejemplo, Raul sustituyó a Fidel en 2006, desde ese momento ya la gente pedía a gritos una reforma migratoria que demoraron 7 años hasta 2013 en aprobar y que pasó? nada, el sol, los planetas y Cuba permanecen en el mismo lugar. Es algo que como máximo en 1 año podían haber hecho.
    Dime de las cooperativas, una forma bien socialista de propiedad sobre los medios de producción y no despegan tampoco, en fin no me extiendo más que Fernando tiene prohibida la carne de jicotea en el foro, jajaja
    Abrazos

  21. El día q se pueda hacer un referéndum ya todas estas teorías como las de Michel, pasarán al basurero de la historia….vivir para ver…

  22. No me preocupo, me ocupo. Vivo bien con lo que he aportado y sigo aportando. tengo todo lo que necesito además de una familia estable, con hijos y nietos universitarios y en Cuba. Les enseñè a amar a su Patria, y Patria no es el interès mezquino de algunos. Es Cuba, y entre cubanos arreglamos esto, con sus errores y problemas, pero hay que arreglarlo aquí dentro, trabajando, aportando y haciendo lo que nuestra conciencia nos dicta.Saludos.

  23. Me pregunto, al leer algunos comentarios acá, si algún día entenderán los “incondicionales” o protoincondicionales que cuando se critica a este ineficiente, lento, neomonárquico e indolente gobierno -por tantas deficiencias y errores y horrores pasados y presentes- NO se defiende necesariamente al neoliberalismo, ni al capitalismo soft siquiera, sino a un socialismo democrático, participativo y justo, en el que las decisiones NO sean impuestas sino producto del consenso nacional y en función de las necesidades reales y perentorias de la gente y ejecutadas con toda la celeridad posible, que es lo que más se acercaría a satisfacer el sentido común.
    Pero al parecer apelan, casi siempre y yéndose por alguna tangente, al maniqueo blanconegrismo, a los subterfugios de “lo que quisiera el enemigo” y a la mención de los “logros”, porque no son capaces de explicar (ni siquiera de explicarse a sí mismos) el montón de irregularidades, ineficiencias y arbitrariedades que se exponen.

  24. Sobre éstas no recuerdo haber visto un comentario de dichos compatriotas que las niegue tajantemente o que, al menos, las justifique. ¿Y entonces?

  25. a vale, muy bonito Baracoa(25), lindas palabras. pues adivina, eso y mucho mas quieren los cubanos, vivir con prosperidad economica, espiritual, en una sociedad de bien y sin tantos lios. para eso hace falta una economia igual de prospera donde no se pierda mas tiempo en boberias y se acabe de hacer lo que hay que hacer y no tantas reuniones basura. porq por mucho que haya hecho la revolucion, hace falta hacer mas, y no quedarse estancado porque el tiempo pasa y si usted vive bien, HAY MUCHOOOOOSSSS CUBANOS, que NO, a pesar de que trabajan y retrabajan y siguen resistiendo, y resisten y pasan muchos trabajos de transporte, se ven afectados por la corrupcion, burocracia, y el no poder salir adelante en su propio pais por grandes caprichos de unos pocos que nada le interesa el bien comun.
    saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *