“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
Silvio, Doctor Honoris Causa por tercera vez
 

Silvio, Doctor Honoris Causa por cuarta vez

Silvio Rodríguez. De Carlos R

Tomado de Radio Habana Cuba

El destacado compositor e intérprete cubano Silvio Rodríguez recibió este 13 de junio, en La Habana, el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de las Artes (ISA).

Refiere la agencia Prensa Latina (PL) que el rector de esa casa de altos estudios, Alexis Seijo entregó la distinción en ceremonia a la que asistió el ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto.

Seijo ponderó la importancia del título honorífico entregado solo a personalidades de relevante trayectoria en lo académico, cultural o social.

Esta es la tercera ocasión en la que el fundador del Movimiento de la Nueva Trova recibe tan alto reconocimiento, el primero le fue conferido por la Universidad Mayor de San Marcos de Lima, Perú, en 2007.

Luego, la Universidad Veracruzana, México, se lo otorgó tres años después, y en 2011, la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

Recuerda PL que a finales de 1972 fue fundado el Movimiento de la Nueva Trova, corriente estético-musical que marcó a la música popular cubana en los años siguientes.

Nota tamada de: La Jiribilla

La Habana, martes 13 de junio de 2017.

Queridos amigos:

Como vengo de la calle, de la vida, a menudo de lo que tengo deseos de hablar es de lo difícil, de lo complejo, de todas las preguntas que necesariamente nos estamos haciendo los cubanos. En ese sentido no soy muy diferente del muchacho que hace tiempo escribió:

¿Qué silencio aprendido nos preserva la vida?

¿Qué silencio oportuno nos convierte en prudentes?

¿Qué silencio asesino nos llena la barriga?

¿Cuántas veces al día merecemos la muerte?

Pero la vida es rica, diversa, y en nuestro país especialmente generosa, y también invita a felicitar al sistema cubano de enseñanza artística ˗a los gigantes que lo soñaron y lo hicieron posible, a sus trabajadores y a sus educandos˗, a esta Universidad de las Artes que no discrimina a nadie, a todo lo profundamente hermoso que en estos días cumple 55 años.

Yo estoy cumpliendo un poco menos: hace apenas 50 revoluciones de la Tierra alrededor del sol, un martes 13 como hoy, a esta misma hora estaba en los estudios 19 del Focsa ensayando los temas que iba a doblar por la noche en el programa Música y Estrellas.

Guillermo Rosales, un excompañero del semanario Mella, me había llevado a casa de Mario Romeu, y a este músico extraordinario se le había ocurrido orquestarme dos temas y sentarme ante las cámaras de televisión.

Por increíble que parezca, el día anterior me habían dado la baja, luego de más de tres años de servicio militar. Recuerdo que los únicos zapatos que tenía era mis botas rusas, que por supuesto también salieron al aire.

En este medio siglo, creo que más por terquedad que por maña, he logrado aprender algo de mi oficio. También aprendí que los rechazos y las críticas que más duelen son las que vienen del seno familiar, de quienes queremos, del propio país. Igual que los abrazos que más emocionan.

La verdad es que pudiera decir muchas cosas, temo que demasiadas. Le he dado tantas vueltas que pude haber empezado con un verso apócrifo: “Cómo gasto papeles dando gracias”.

Por suerte mi querida esposa me dio un consejo: “Tu lo que haces son canciones, canta una” … Sin embargo, por la hora y por respeto a esta audiencia, omitiré la música y solo voy a recitar las sencillas palabras de una tonada que compuse hace años:

La Escalera

Iba silbando mi trino

por una calle cualquiera,

cuando a un lado del camino

me encontré con la escalera.

 

Era una escala sencilla,

de rústico enmaderado,

desde la calle amarilla

hasta el rojo de un tejado.

 

“¿Qué se verá desde el techo?”,

Dijo la voz de lo extraño.

Y sin meditar el trecho

le puse afán al peldaño.

 

La brisa me acompañaba

en el ascenso y el alma,

y mi camisa volaba

junto al sinsonte y la palma.

 

Mientras más ganaba altura,

la calle me parecía

más pequeña, menos dura,

como de juguetería.

 

Y sucedió de repente

que, después de alimentarme

con la visión diferente,

solo quedaba bajarme.

 

Dejé la altura en su calma,

dejé el cielo en su horizonte.

Siguió batiendo la palma,

siguió volando el sinsonte

 

Me encontré con la escalera

cuando a un lado del camino,

por una calle cualquiera,

iba silbando mi trino.

 

Muchas gracias

 
 

11 thoughts on “Silvio, Doctor Honoris Causa por cuarta vez

  1. Bueno, si no leí mal el artículo, es la cuarta condecoración de ésta índole para el cantautor: tres en el extranjero (Perú 2007, México 2010, y Argentina 2011), y ahora la del patio.
    Por otro lado, ¿cómo encaja la frase de “a esta Universidad de las Artes que no discrimina a nadie” en la definición que afirma que “La universidad es para los revolucionarios”?

  2. Creo que hay un error desde el titulo del artículo. ¿Esta es la tercera o la cuarta vez que Silvio recibe tal reconocimiento?

  3. Solo una duda es el cuarto o el tercero? si mal no entendí, el primero le fue conferido por la Universidad Mayor de San Marcos de Lima, Perú, en 2007.

    Luego, la Universidad Veracruzana, México, se lo otorgó tres años después, y en 2011, la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.
    Gracias y felicidades a Silvio lo merece.

  4. Para mi pueden darle todos los títulos que quieran. En verdad es un poeta genial. Pero como persona prefiero guardarme mis opiniones.

  5. Silvio: Recibimos con mucho agrado que el Instituto Superior de Arte te enalteciera con un Doctorado Honoris Causa.
    No es una exageración decir que no solo se está honrando tu gran obra, al gran artista que eres, sino también a tu vida, al gran hombre que, con tanta lucidez y honestidad, nos alumbras diariamente el camino, ese que de pronto se torna tan largo y tortuoso.
    Los ariguanabense (los de pura cepa) se sienten muy felices por esta alta distinción, el cachito que me toca lo estoy saboreando alegremente y al máximo.
    Se te quiere montón-pila.
    Un requeté-abra-son, de tu hermano de siempre,Rolando Méndez

  6. Ese premio es muy significativo, pero no original. Lo sería si le dieran la condecoración “héroe nacional del trabajo” pues no creo que exista otra persona que trabaje más que Don Silvio en Cuba.
    Otro aspecto del reconocimiento es que, aparte de Silvio y Pablo, en toda la historia de la revolución, quién otro puede señalarse como creador de alguna canción decentemente aceptable? Nadie. Nihil.

  7. Muy merecido!!!
    Con una relevante trayectoria cultural y social.
    Y un ejemplo de lo que es ser consecuente con sus ideas.
    !!!necesitamos muchos Silvios!!!!

  8. Silvio merece eso y más. Está fuera de liga, solo en su categoría en Cuba. La liga en la que está Pablo M. también, que ha hecho canciones regulares y malas con bastante frecuencia.
    A Mike L Palomino me permito recomendarle que vaya a las peñas que hacen por ahí la gente de la trova. Creo que cambiará su criterio acerca de las canciones “decentemente aceptables”, a menos que tuviera la apreciación artística obstruida.

  9. Diógenes:
    Creo que es a ti a quien se le apagó la lámpara, sólo ponte a escuchar la Discoteca Progreso o Así Rebelde y notarás que parecen competencias para oír la canción más fea. Y mientras más joven el intérprete más fea la canción. Aparentemente no ayudó mucho tanta academia y subsidio. El músico tiene que ganarse la vida con lo que oferte, como Oswaldo, Miguel o Sindo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *