“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Sigue la Odisea de los migrantes cubanos

emigrantes-cubanos-colombia

Tras escapar de la deportación en Colombia, unos 650 cubanos lograron cruzar la frontera por la zona selvática del Darién y se encuentran ahora en el poblado panameño de La Miel. Los migrantes han sido auxiliados en virtud de la operación “Flujo controlado”, del gobierno panameño, y podrán continuar su viaje pero se enfrentan a una ruta incierta marcada por la decisión de los países de la región de negarles el paso.

Explicó el ministro de Comunicación de Costa Rica Maurice Herrera Ulloa que “66 cubanos han sido devueltos a Panamá. Nuestro mensaje es claro: Costa Rica no los va a recibir. La frontera con Nicaragua sigue absolutamente cerrada y no habrá paso hacia Estados Unidos”.

Herrera dejó claro que su país tampoco facilitará transporte de ningún tipo para estos cubanos y no hará esfuerzos para llevarlos a EEUU, “si llegan a la frontera de Costa Rica serán devueltos de inmediato”, asegura.

El ministro de Seguridad de Panamá, Alexis Betancourt, explicó a este diario que la frontera de su país con Colombia continúa cerrada, pero se permitirá acoger a aquellos que han penetrado por la selva porque “no dejaremos que ninguna persona muera”.

“Son ilegales en Panamá, en Colombia y en todo el corredor centroamericano. Nosotros no dejamos pasar a los que vienen por las entradas normales. En nuestro país no es un delito la migración, pero no deberían estar aquí. Para aquellos que vienen por la selva y corren peligro, brindamos una ayuda humanitaria”, explica.

El ministro informa además de que el flujo de cubanos en esta ocasión es relativamente bajo en comparación con el número que ha sido atendido durante los primeros meses del año. “Queremos dejar claro que recomendamos que no pasen por la selva del Darién, donde existen animales peligrosos, violencia y enfermedades”. “Se está investigando el asunto de los cadáveres que han sido señalados. Podría ser que haya algunos en la bajada de la cordillera, pero los que se han documentado están en la subida, que es un área perteneciente a Colombia”, precisó.

“Aquellos cubanos que encontramos los trasladamos a uno de los tres campamentos que habilitamos”, donde les brindan atención médica, agua y comida. “Posteriormente se les explican las condiciones del campamento, en el cual tienen lugar para bañarse y descansar. Luego se les toma las huellas, se realiza una entrevista y ellos pagan sus propios pasajes hasta la frontera”, explicó.

Ubernel Cruz, uno de los cubanos que se encuentran en el pueblo de La Miel, cuenta que la situación allí “se está poniendo fea”. “La mayoría de estas personas no tienen dinero y los que sí tienen temen entrar en contacto con los coyotes. Nadie sabe con exactitud lo que va a ocurrir con nosotros, aunque organizadamente están dejando partir a 75 por día”.

En la frontera opuesta, del lado costarricense, se encuentra el cubano Yunior Peñate. En el pueblo de Peñas Altas, oculto junto a otros seis migrantes. Según cuenta Peñate, envió a unos amigos en Estados Unidos más de $2,000, fruto de sus siete años de trabajo en Ecuador, con el objetivo de que lo auxiliaran durante el viaje, enviándole dinero por tramos, pero una vez con el dinero en la mano los “amigos” nunca más le han escrito.

Ha sufrido dos asaltos cuando intentaba atravesar Nicaragua. “Tuve que regresar a este sitio (Costa Rica). Nos recogió una familia y gracias a ellos tenemos comida y techo. En agradecimiento trabajamos en todo lo que haga falta aquí. No sabemos cuánto tiempo durará esta situación”, explica.

“Si Costa Rica te encuentra en su territorio te deporta a Panamá, donde tampoco puedes estar. Nicaragua no nos deja pasar. La única opción es cruzar escondido, pero hay mucho miedo”, explica el joven migrante cuyo destino es Estados Unidos.

El bloqueo en las fronteras de Centroamérica para impedir el paso de cubanos, haitianos e inmigrantes transcontinentales está alimentando las redes subterráneas de tráfico humano. Diversos países han pedido a Estados Unidos que elimine los privilegios de los que gozan los migrantes provenientes de Cuba, que son acogidos inmediatamente al pisar suelo norteamericano.

(Síntesis)