“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
Se vende sayo
 

Se vende sayo

Tomado de La Joven Cuba

Según varios diccionarios consultados, fraseología es: 1. Conjunto de modos de expresión peculiares de una lengua, grupo, época, actividad o individuo.||2. Conjunto de expresiones intrincadas, pretenciosas o falaces.||3. palabrería.||4. Conjunto de frases hechas, locuciones figuradas, metáforas y comparaciones fijadas, modismos y refranes, existentes en una lengua, en el uso individual o en el de algún grupo.

Lenin analizó lo dañina que resultaba la fraseología en la construcción del socialismo. En su artículo “A propósito de la fraseología revolucionaria”, la define como una simple repetición de consignas sin tomar en consideración las condiciones objetivas de una situación dada y de determinado sesgo de los acontecimientos: “Las consignas son excelentes, brillantes, exaltan los ánimos, pero carecen de fundamento”.[1] (un ejemplo clásico en nuestro medio fue: ¡Y de que van, van!)

Consideraba que la ideología pequeñoburguesa, el oportunismo de izquierda, el dogmatismo y el sectarismo se escondían bajo su manto. Caracterizó al oportunismo de izquierda como revolucionarismo pequeño burgués –o  “bolcheviques que padecen del forúnculo de la llamada fraseología”[2]-, elementos extremistas que encubrían sus posiciones teóricas y políticas, erróneas por completo, con la fraseología revolucionaria, de la que rechazaba el uso del tono amenazador y de exclamaciones efectistas.

En su trabajo “A propósito de las consignas”, argumenta que “cuando la historia da un viraje brusco, hasta los partidos avanzados dejan pasar un tiempo más o menos largo antes de orientarse en la nueva situación creada y repiten consignas que, si ayer eran acertadas, hoy han perdido toda razón de ser tan súbitamente como súbito es el viraje de la historia”.[3]

Asimismo afirmaba: “hay que combatir las frases revolucionarias, es imprescindible y obligatorio luchar contra ellas para que el día de mañana no puedan echarnos en cara esta amarga verdad, la fraseología revolucionaria sobre la guerra revolucionaria hundió la revolución”.[4]

Dado lo perjudiciales que pueden ser, ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones sobre cómo reconocer a un fraseólogo revolucionario:

  • Son hijos de pathos (la teatralidad, el dramatismo) y no de logos, la palabra razonada. De ahí su grandilocuencia.
  • Nada se asemeja más a un fraseólogo revolucionario que otro fraseólogo revolucionario. Parece que estudiaran juntos y prepararan sus deberes juntos. De ahí lo aburridos que pueden ser cuando se unen dos o tres de ellos en paneles de opinión, o actos públicos.
  • Se alimentan de tensiones y crisis… externas. Nuestros fraseólogos disponen de efectivos catalejos, pero no distinguen bien su realidad inmediata.
  • Les encanta distribuir etiquetas a todos aquellos que discrepen de sus ideas: un día centrismo, otro zanjonzismo. En fin, son muy creativos al respecto.
  • Su patetismo les lleva a ver enemigos por todas partes. En realidad, todos aquellos que no piensen como ellos son adversarios peligrosos.
  • Disfrutan de un estatus de privilegio, pueden ser convertidos en especialistas o ensayistas de la noche a la mañana, e incluso ser promovidos rápidamente. Paradójicamente, se pasan buscando la paja en el ojo ajeno y denuncian financiamientos del enemigo incluso cuando no existen.

En tiempos de tensiones y crisis aumenta la cosecha de fraseólogos revolucionarios. Así que tenga cuidado, no se convierta usted en uno de ellos. Pueden resultar contagiosos para aquellos que no posean un pensamiento crítico y el valor de marcar la diferencia.

[1]V.I. Lenin: “A propósito de la fraseología revolucionaria”, Obras Completas, t. XXVII, Editora Política, La Habana, 1963, p. 11.

[2]Ibídem, p. 20.

[3]V.I. Lenin:”A propósito de las consignas” Obras Escogidas, Editorial Progreso, Moscú, 1960, p.200.

[4]V.I. Lenin: “A propósito de la fraseología revolucionaria”, Op. Cit., p. 22.

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

24 thoughts on “Se vende sayo

  1. Y ni una palabra en el artíulo del más grande “Fraseólogo revolucionario” de todos los tiempos, el campeón de los epítetos revolucionarios, el hacedor mas grande que hubo del oportunismo revolucionario. “Honor a quién honor merece”

  2. Hay algunas frases y metáforas que se dijeron una vez y que a partir de ese momento todos los seguidores continuaron utilizando hasta convertirlas en sustantivo definitorios de determinados sectores sociales. La más antigua : Guasano, la persona que estaba en contra del gobierno revolucionario. Escoria: Las personas que se querían ir del país después de lo de la Embajada del Perú. Muchos aprendimos el verdadero significa de esa palabra después de conocer su sentido metafórico. La familia de Elian de Miami eran “parentela”, la de Cuba eran “familiares” los invito a continuar recordando ejemplos

  3. Continuando
    Una congresista norteamericana se convirtió en La Loba Feroz y los periodistas más serios empezaron a llamarla así. Los guerrilleros del Escambrai contra el gobierno revolucionaro eran “Bandidos” o “alzados” no quiere decir que muchos no los fueran, pero así es como había que llamarlos a todos. Los guerrilleros del Escambrai contra Batista eran “Comevacas”.

  4. Y la mejor, los ex-cubanos, para los exiliados, la mafia de Miami, que tiene un centenar de Comites Centrales, y la de la Plaza de la Revolucion (loma de los catalanes) el gobierno democratico de Cuba electo por 0.008 % de los cuasi 12 000 000, de potenciales electors.
    Tenemos para escribir in libro,
    Saludos al forum

  5. Los epítetos en el programa escolar para la enseñanza de la historia, también tiene sus frutos. Cuba, desde finalizada la guerra de independencia y hasta el 59 era una “república mediatizada” o una “pseudorepublica” y los jóvenes piensan que de verdad se llamaba así.
    La fraseología partidista, a cualquier rasgo de gusto hacia la cultura, moda o música de un país capitalista le llamaba “Diversionismo Idiologico” y aunque hoy parezca absurdo daba mucho miedo que te evaluaran así en la escuela. No sólo los Beatles estaban prohibidos, también Nelson Ned, Roberto Carlos, Camilo Sexto y Julio Iglesias (después de la película).

  6. La verdad este articulo me parecio un poco insultante, asi como el titulo luego de ser cambiado, como escrito por los mismos que comentan. Las frases de Lenin me parecen sacadas de contexto, acaso el mismo no usaba muchísimas consignas??, “Todo el poder a los Soviets!, “El comunismo es el poder de los soviets mas la electrificacion del país!” y muchísimas otras. Antes en este sitio veía comentarios de diferentes posiciones, pero últimamente solo tienen comentarios los artículos de denigran al gobierno, empresas e instituciones cubanas. También me gustaría que se diera una breve reseña de cada autor de los artículos,no solo de algunos. Gracias.

  7. Teran, la Joven Cuba es un blog de Izquierda. Es Marxista Leninista. Las frases de Lenin están en el contexto exacto del tema que trata el artículo. No sé porqué te duelen las posiciones críticas. Una de las leyes de la dialéctica es la Unidad y lucha de Contrarios, como base del desarrollo. Cuando escuchamos una sola “posición” vamos de cabeza al estancamiento.

  8. A los que decidieron marchar hacia otros rumbos del planeta, buscando una vida mejor para si y sus semejantes; analizar con sus propios ojos las fortalezas y debilidades de otras sociedades (algo similar a lo que hizo el Che en su momento)..esos..esos…son “desertores”.

  9. Bueno y provocador –en el buen sentido- el artículo. Porque acompañando la fraseología “revolucionaria” está la parafernalia patriotera, que nos sigue acompañando después de 59 años, con sus constantes ditirambos y excesos laudatorios a personajes y hechos del pasado más o menos reciente, efemérides que incluyen –además de las fechas de nacimiento o muerte de buena cantidad de personas- instituciones, escuelas, fábricas, y etc. inauguradas o creadas por Fidel (cuando realmente era casi imposible que alguien más pudiera hacerlo) y hasta las fechas de salida o presentación de un libro o un documento determinado. Y para redondear ese ambiente “patriótico” están las “dedicatorias” de triunfos deportivos y hasta intelectuales, la sempiterna mención de la revolución y sus logros y la casi (o no tan casi) ausencia de mención de errores garrafales cometidos y hechos negativos producidos por el gobierno a lo largo de estos años.
    No creo que haya otro país –quizá Corea del Norte- donde los

  10. los hechos y elementos patrióticos y “revolucionarios”, junto a la mencionada fraseología, tengan una presencia tan persistente, recurrente, enfática y frecuente (me refiero a la mención DIARIA constante) como en el nuestro. Y ahí se incluyen los clichés usados espontánea y generalizadamente por las personas en opiniones dadas a un medio de comunicación. Como si estuvieran presionados por el imperativo de hacerlo así, como para “quedar bien”, aunque nada les obligue a eso.

  11. Fernando, mis respetos y felicitaciones, me has alegrado el día con este artículo. Esta de lujo y ten por seguro que mi muro de Facebook lo tendrá. Saludos

  12. Un artículo muy a propósito. La retórica revolucionaria es invariablemente ampulosa, a la búsqueda siempre de tintes épicos. Como intenta trasmitir mensajes a la mayor cantidad de personas posible (las “masas”) lo hace de modo directo y abreviado, siempre apelando a las emociones y muy poco a la razón y, de ahí, las consignas. Pero es una retórica de táctica, no de estrategia. Busca movilizar para cumplimentar un propósito inmediato, no para trazar proyectos a mediano o largo plazo. Una vez obtenido el propósito dejan de tener valor. Su reiteración las vacía de contenido y seguirlas usando las convierte en teque, machacón, aburrido y ridículo. Degeneran en un fácil recurso verbal, solo usado “para quedar bien” por personas de poca imaginación o que temen salirse del libreto prescrito por el gran gurú. Si se piensa algo diferente hay que apelar al derecho a expresar libremente esas ideas no prescritas, lo cual debiera ser algo perfectamente natural, lícito, inalienable.

  13. El lenguaje retorico y con frases hechas no pertenece a una ideología política. No es correcto culpar de esto a los revolucionarios. Creo que tampoco es un delito hacer una cita oportuna que tenga que ver con el asunto tratado. Al respecto tengo la experiencia de un señalamiento por emplear lo que alguien llamo una “frase usada”, y es posible que por no ser cubano desconociera que su autor era José Marti, fuente de inspiración de nuestro pensamiento.

  14. el lenguaje retorico y la descalificacion es propio de los proyectos decadentes y fustrados,,,sea lo que sea. El marido enganado, insulta a la esposa, si es al reves, lo contrario…etc, etc. Una cosa que se vende como la resolvedera de todas las injusticias, abusos, falta de oportunidades, etc y verse abocado en pocos anos a la tremenda cagastrofe en que la revolucion ha sumido a nuestro Pais, que otra cosa le queda que ningunear, ofender, descalificar, enjuiciar y condenar, por presuncion de culpabilidad, como ha hecho desde que nacio, a los que no puede combatir ni con palabras ni con hechos. No vengan ahora a citar a lenin, el padre de toda esta gran hecatombe del Sigo XX.Las discucion con un comunista terminan rapido :olvidan el argumento y…. o eres ladron, o corrupto, o agente de la CIA, o terrorista, homosexual, lesbiana o apatrida, etc, etc. Esa tecnica unida a la repression y la censura es la clave de la larga duracion !!!

  15. perico (18): Cuba ES la mayor de Las Antillas. Es un hecho geográfico. Aunque la frecuencia con que se usa quizá sí da una impresión de chovinismo bobo.
    Y el tema del artículo no es el uso y abuso de lugares comunes, sino de los cientos de lugares comunes y expresiones laudatorias, eufemísticas o enmascarantes que forman parte de la fraseología “revolucionaria”, bien sea para ensalzar a los próceres o para dar una impresión positiva del “proceso” y de la situación del país. Y eso NO PASA sino en paises como el nuestro.

  16. Y aunque Lenin haya dicho lo que dijo -que sé que lo dijo, porque algo conozco del personaje- no creo que esa fraseología (y la parafernalia patriotera que la acompaña) sea perjudicial para el “socialismo”; al menos para el nuestro. Más bien es un elemento fundamental para imponer cierto respeto, eventualmente temor y cierta “devoción reverencial” -que aunque sea impostada surte su efecto a la larga. ¿O 59 años con los mismos al bate no lo demuestran?

  17. Bueno si quieren saciarse de la verborrea revolucionaria, vean las noticias de los pronunciamientos de la sociedad “civil” cubana que esta en Peru; los epítetos proferidos por estos son copia y pega de todo lo que se está diciendo en este articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *