“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Se acabó la sequía…por ahora

sequia-presas-lluvias-cuba

Tras una prolongada sequía en Cuba ―que rondaba ya los tres años― la mayoría de las presas y las cuencas subterráneas del país han conseguido salir de los números rojos tras un mes de septiembre de abundantes lluvias. Primero fueron las causadas por la incidencia del huracán Irma en gran parte de la Isla, y luego por otros fenómenos meteorológicos menores que han conseguido mantener la solvencia hidrológica, y que incluso han obligado a abrir compuertas, algo que no sucedía desde hace mucho tiempo.

Tras Irma se han sucedido una serie de eventos lluviosos, incluido la tormenta tropical Nate, que han continuado dando precipitaciones.

Un reporte publicado por el diario Juventud Rebelde destaca que desde hace 10 años no se podía presumir de una disponibilidad tan elevada en los embalses, que el pasado miércoles 11 de octubre acumulaban alrededor de 73,6 % de la capacidad total de llenado que tiene el país.

Una de las beneficiadas ha sido la provincia de Santiago de Cuba, donde desde hace varios años la población ya se había acostumbrado a una sequía tal que existían zonas en las cuales el agua se recibía cada 12 o 13 días.

Las 242 presas que administra el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), al cierre de septiembre acumulaban unos 6.446 millones de metros cúbicos de agua, lo que supone el 71 % de su capacidad.

A ello se suma que de las cien cuencas subterráneas principales, 96 estaban ascendiendo, una se mantenía estable y solo tres estaban en descenso.
Sin embargo, aunque a finales de septiembre el agua en las presas superaba la media histórica para esa fecha en 638 millones de metros cúbicos, el citado medio llama a cierta contención en las celebraciones, porque en apenas 20 días empieza el período de pocas lluvias (noviembre-abril).

Para alcanzar un completo optimismo, el citado artículo pide esperar a ver qué tal se comporta el próximo invierno y primavera. Llama a los cubanos a que sean cautos en un gasto de agua que ahora parece sobrar, pero que puede volver a ser imprescindible en los próximos meses.

Y es que, a pesar de las lluvias del último mes en caso toda la Isla, especialistas y directivos del INRH han indicado que todavía hay varias localidades que se mantienen bajo sequía hidrológica, y en cuatro provincias las presas están por debajo del 50 % de llenado.

A lo anterior se suma otro dato citado, entre los meses de enero a septiembre, “el territorio nacional acumula un promedio de 1.138,9 milímetros de precipitación, lo cual, con relación al acumulado histórico de similar período, representa el 107 por ciento”.

Ello supone que las lluvias solo están por encima de la media en un 7 %.

Han sido favorables en las tres regiones (oriente, centro y occidente), pero la mayor cantidad cayó en septiembre.

Las mayores afectaciones que se produjeron en el servicio de acueductos a causa del huracán Irma fueron por falta de fluido eléctrico. Recuérdese que el Sistema Electroenergético Nacional (SEN) cayó a cero. Los daños a la red de abasto fueron mínimos si se comparan con su tamaño y complejidad.

Además de agua, el ciclón dejó buenas lecciones. Una, que nuestros sistemas de acueducto son cada vez más eficientes —y resistentes—. No es casual. Constituye una consecuencia —considera el redactor— de las cuantiosas inversiones que se han realizado en esa infraestructura
durante los últimos años, y de la calidad con que se han hecho esos trabajos.

Las lluvias de septiembre, que han seguido en octubre, también permitieron recuperar, de entonces a ahora, 233 fuentes asociadas a acueductos, con una población vinculada de 755 551 habitantes.

Ello ha significado la recuperación de 56 acueductos que estaban paralizados por sequía total”.

Según las estadísticas del INRH, antes de Irma había en el país 330 fuentes de abasto de agua afectadas por la sequía de forma parcial o total, para una población perjudicada de 847 308 personas. Sin embargo, el 4 de octubre solo estaban afectadas 97 fuentes y 91.757 personas.

 
 

4 thoughts on “Se acabó la sequía…por ahora

  1. El manejo de los recursos hidráulicos ha sido atención desde los inicios de la revolución, y por supuesto a padecido de los mismos problemas y virtudes.
    Cdo escucho a los especialistas hablar de disponibilidad y capacidad de llenado, recuerdo una idea que me decía mi padre “las estadísticas, son como el bikini en la mujer, ocultan lo principal o mas interesante”, pues bien, veamos mis preocupaciones:
    -según el artículo, en Santiago de Cuba se entrega agua cada 12-13 días, eso significa que la población a creado capacidad para reservar agua que supla la ausencia en ese tiempo, ¿no sería más racional estudiar la entrega en ciclos mas cortos, quizás en menos m3 y de esta forma estimular a un uso más racional? Es como que te suministren comida cada 12 días, y el resto,paso hambre ???
    -los datos que se ofrecen no dejan claro, con el nivel de consumo medio actual, cto de disponibilidad habrá en el tiempo de sequía,

  2. Cont:
    – las medidas para disminuir salideros y pérdidas por esto, tanto a nivel doméstico, como industrial, que resultados objetivos están dando. Los recursos que se venden a la población, son extremadamente caros en las TRD y los de moneda nacional, extremadamente malos en calidad y los revendedores tiene hasta los que solo se disponen en las empresas del ramo……
    – los proyectos de construir plantas desalinizadoras. ¿Se están llevando a cabo? , ¿en qué estado están y para cdo estarán disponible?
    -las empresas nacionales, encargadas de fabricar productos para el uso doméstico, en que estado están sus tecnologías y la calidad de sus productos? ¿Qué estrategia han de seguir para elevar los estándar actuales?
    Por lo demás, bienvenida las lluvias!!!!!!!!

  3. Que se implante el riego por goteo en la agricultura. Que abandonen las maquinas gigantes de regadio. O necesitaremos un Irma cada 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *