“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Qué dicen los cubanos sobre la economía?

economia-cuba-reformas-habanaTomado de Progreso Semanal

Los informes presentados por el ministro de Economía y la ministra de Finanzas, así como el discurso del presidente Raúl Castro Ruz en la octava legislatura de la Asamblea Nacional realizada el pasado 27 de diciembre, han impactado en la ciudadanía. ¿Motivo? La economía ha caído en picada de un 4 % del PIB en 2015 a un -0,9 en el año que ya finalizó. Cuba entró en recesión.

El equipo de Progreso Semanal salió a las calles en busca de las opiniones de aquellos ciudadanos dispuestos a responder preguntas elementales sobre el impacto en ellos de dichos informes y discurso. ¿Cómo ven el año que comienza? ¿Qué puntos le han movido su atención? ¿Cómo avizoran el año que recién se estrena? No se trata de una encuesta —que es cosa muy seria y técnica—, vale por un simple registro inicial en personas de diferentes edades, niveles de educación y de ocupación laboral.

“Yo no entendí muchas cosas, pero sí lo importante y es que la situación viene muy dura y difícil. Nada, que no salimos de una pa’ entrar en otra. Así no se puede vivir”, dijo Laudelina, empleada en una oficina estatal mientras caminaba por el bulevar de la calle Obispo, Habana Vieja, para comprar una pizza en un timbiriche (pequeñísimo negocio privado) cercano a su centro laboral.

La calle Obispo es un enjambre de gentes: turistas con sus cámaras, vendedores, “guías de turistas por cuenta propia” (categoría que no existe legalmente). En una esquina venden churros. Ahí encontré a Raciel, mecánico automotriz aguardando por su paquetico de churros.

“No me sorprendió, lo estamos viviendo cada día desde hace rato. Hoy no hay esto, mañana lo otro”, responde y prosigue: “mire hay que caminar toda La Habana para conseguir lo mismo papel higiénico que algún medicamento… nada es estable y los precios del carajo… no hay quien aguante porque el dinero no alcanza”, agregó.

En la plazoleta frente al famoso Floridita, un señor bastante mayor, pregona “maní, maní” que vende en unos cucuruchos de papel. Compramos un par y le preguntamos. “A los 79 años lo he vivido todo y pasado también de todo y si hay que pasar más trabajo, lo pasamos. Soy revolucionario, muy, muy, disgustado, pero revolucionario”, dijo y prosiguió con su pregón.

Por su parte, Orlando, transportista por cuenta propia (botero o taxista privado) que cubre la ruta entre Marianao y Centro Habana, manifiesta que “estoy de acuerdo en que aprobaran la ley sobre el uso de la imagen de Fidel”. Ahí corta el diálogo diciendo “no me pregunten de otras cosas porque, vaya, no quiero hablar más”. Está molesto. ¿Por las preguntas? Él sabrá.

La Rampa es el centro del Vedado y quizás, desde hace años el punto más movido de la capital. En la esquina de J y 23 está el parque del Quijote, con su bella estatua. A la sombra del caballero de la triste figura, Gilberto Fandiño, 73 años, jubilado, lee el periódico Granma. Me siento a su lado y lanzo la pregunta.

“Para mí la cosa está clara, mientras no resolvamos con los americanos lo del bloqueo, estaremos así y ellos lo saben, son unos cabrones y ahora viene este loco de presidente”, opina y me observa para añadir “Mi preocupación es que mi retiro no alcanza y la paso bastante dura y ahora se va a poner peor… No sé cómo voy a vivir”. Retoma a la lectura del periódico dando así por terminada su opinión.

“Perdone la palabra, pero no hay otra, estoy cabrón”, responde Herminio, 52 años, que se define como constructor, mientras espera por una guagua (ómnibus) y su malestar lo remite a que “desde el año 2000, Fidel dijo que había que cambiar todo lo que fuera necesario”. Da una cachada al cigarrillo y continúa diciéndonos que “hace 16 años de eso y ¿hemos cambiado todo, todito lo que hace falta cambiar? No”. Expulsa el humo y continúa: “ahora, cuando se nos fue el Comandante, firmamos esas palabras, yo lo hice porque estoy de acuerdo, si no cambiamos nada bueno pasará. ¿Cambiarán?”.

De nuevo en La Rampa, pero ahora en la cola de la heladería Coppelia, un joven usa espejuelos y carga una mochila en su espalda: “Lo que vi en la TV era previsible”, comenta Jorge, que así dice llamarse. Afirma cursar el tercer año de economía.

“Me duele que usen la palabra decrecer cuando en verdad entramos en recesión”, precisa. “La situación es grave, no tenemos moneda dura, sí adeudos, se nos cayeron buenos socios, y poco que exportar, por lo que es lógico reducir importaciones lo cual equivaldrá a carencias de productos con sus consecuencias…” Se detiene y me observa para añadir que “no hay que culpar de todo a Estados Unidos porque, ¿cuándo acabaremos de liberar las fuerzas productivas, un llamado tantas veces repetido? ¿O de aplicar medidas pendientes? ¿A qué le tememos?”.

A su lado una joven, que también se define como estudiante de economía, mueve la cabeza, frunce los labios y cuando los abre “mire, ya lo había dicho Malmierca (se refiere a Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera), ahora lo repitió Raúl cuando criticó las demoras innecesarias para hacer contratos con inversionistas extranjeros…, si necesitamos urgentemente de inversión extranjera ¿a qué se deben los meses y meses de demora para dar una respuesta a los inversores, sea cual sea? Ellos no van a esperar por nosotros”, argumenta.

“Si se debe a los burócratas pues entonces sobran… hay que botarlos, quizás así nos falte menos a nosotros y caminaremos más rápido porque mi vida es corta, esto está parado… y para qué hablar de expectativas personales… que me digan cuáles porque me voy a reír”. Cierra su comentario enlazando su mano al amigo y avanzan en la cola.

Viste camisa azul claro de mangas largas, pantalón beige y lleva un portafolio en la mano. Su destino es el ministerio de Justicia, también ubicado en la Rampa. Dice ser abogado y acepta opinar sobre un aspecto “de los tantos que me llamó la atención”, señala. Creí que iba por la ruta del Derecho. Me equivoqué.

“Yo no entiendo, dicen que la agricultura creció un poco, pero falla el sector industrial que puede procesarlos y así reducimos importaciones”, señala Heriberto, como se identifica. “La ministra de la alimentación explica que la industria es obsoleta, equipos rotos, etc., etc.; pero eso no es de ahora viene de hace años… Si el sector agropecuario y su industrialización son la clave para la seguridad alimentaria son fundamentales… Demasiadas excusas y un país no vive de excusas y justificaciones, muchas de ellas discutibles”, afirma. Cuando le agradecí su tiempo me detuvo para añadir: “si el problema estriba que en los niveles de decisión no cambian de mentalidad, pues tendrán que cambiar a estas personas”.

Progreso Semanal no se quedó parado en la capital buscando reacciones. Desde Las Tunas, en el oriente, también las encontramos.

“El nombre de Fidel solo estará en la piedra de sus cenizas”, dijo Juan Manuel Seara, un electricista de 60 años, mientras participaba en la ya tradicional feria de fin de año que celebra esa ciudad capital, denotando así uno de los asuntos que más acaparó la atención: el que se haya llevado a ley la última voluntad del Líder Histórico de la Revolución.

“Cinco años es mucho para un experimento del que depende tener un sistema de dirección mucho más eficiente”, dijo Alberto Suárez, tunero, profesor universitario refiriéndose al tiempo que ya dura la experiencia de la separación entre las funciones gubernamentales y administrativas en las nuevas provincias de Artemisa y Mayabeque. “Que Raúl haya admitido que ese asunto no fue atendido como debía no es cualquier problema, más cuando se acerca el traspaso del poder de la generación histórica a los nuevos cuadros”, agregó. “Si los prejuicios hacia la inversión extranjera no están en la máxima dirección del país ¿dónde están entonces?”, se preguntó Suárez.

En Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país, varios de sus habitantes también opinan sobre el panorama con que arribamos a este nuevo año.

Gabriel, 80, jubilado, jefe de un núcleo del Partido Comunista de Cuba (PCC) se emociona recordando el discurso de Raúl cuando este “dijo que hay que seguir las ideas de Fidel. Eso fue lo que me llamó la atención”. Entonces le tiembla la voz y solloza. Repuesto dice que “hay que quitar el tabú” al tema de la inversión extranjera “y hacer contratos pero eso no es de hoy para mañana, hay que ver qué fabrican. O sea, hay que ver qué es lo que hace falta fabricar para Cuba”, agrega. Gabriel no se detiene en este punto y lo amplía señalando que las inversiones nos benefician ya que “somos un país productor de gente preparada, pero no podemos darle trabajo. La gente se va. Salen de aquí hasta peloteros buenos. Se van porque aquí no ganan, tienen que abandonar su país”, finaliza con un perceptible lamento en su voz.

Para Juan José, ex profesor de física, 55 años anticomunista confeso y retirado por enfermedad, responder es fácil: “No lo vi. Y por tanto no sé lo que dijo. Esa es mi opinión. Y no lo vi porque estaba en otra cosa”

“Yo estaba acostada en mi cuarto y no le puse mucha atención, hablaba sobre Fidel, me pareció más de lo mismo, y cuando comenzó a hablar de la inversión extranjera le puse atención”, expresa Roxana, una joven de 33 años, investigadora de una disciplina de Ciencias Sociales. “Si eso (abrirse a la inversión extranjera) lo dices tú, no vale, pero si lo dicen ellos entonces es que va”. Se detiene para meditar y prosigue afirmando que “hay prejuicios con la inversión extranjera y con pila de cosas más. Eso es lo que opino. Mientras tanto uno se come esta tranca que se come todos los días”.

“No asere”, no oí el discurso de Raúl, responde Juan Carlos, un joven de 23 años reparador de equipos en un hospital de la ciudad. “No me interesa la política” y tampoco dice haber escuchado comentarios por la calle porque “la gente está pa’ otra cosa”

Para Dainet Castañeda, 30 años, profesora de la Universidad de Oriente, Raúl “quiso transmitir confianza al exterior. A la inversión extranjera. Atraer esa inversión. Quedan un año y un par de meses para que haya en Cuba un nuevo presidente. Y es necesario que los acreedores tengan confianza en lo que va a ser este país, y expresar seguridad en la continuidad. Se sabe que los acontecimientos políticos impactan en los económicos. Y hay que comenzar a aprender a no lidiar con liderazgos carismáticos. El de Fidel y Raúl son liderazgos carismáticos, transmiten confianza. Pero el próximo líder no será carismático. Pero habrá una continuidad del espíritu de ese líder carismático que fue Fidel”.

Desde tan diversas posiciones, consideramos que estas indagaciones con sus respuestas bien analizadas brindan elementos para próximos trabajos de mayor calado. Después de todo, la gente sí estaba escuchando.

 
 

25 thoughts on “¿Qué dicen los cubanos sobre la economía?

  1. Yo observo gran influencia de la propaganda oficial(unica existente para la gran mayoria), pero tambien se trasmite una gran desepcion y apatia, y desde luego desconfianza en los entrevistadores, ni uno solo, ni siquiera el secretario planidero, trasmite esperanzas, entonces es logico esperar, que nadie mencione la verdadera solucion; el cambio de los que llevaron al pueblo a esos extremos, hasta el anciano que mienta la super cacareada excusa del bloqueo admite que no tiene idea de como va a poder vivir, esta clara la lectura para mi de esas entrevistas, saludos

  2. Hace algunos años alguien me dijo que era posible tener una idea bastante cercana a la realidad de como andaba la economia por el tamaño de las colillas de cigarro que se veian en la calle, si las colillas eran chiquitas la economia andaba mal y si eran grandes andaba bien. Pienso que ese ¨procedimiento¨ de valoracion del estado de la economia no esta lejano de la realidad. Viendo en los ultimos dias del pasado año lo nutrido de las colas para comprar productos en las ferias agropecuarias, de donde salian con carretillas cargadas de carne y viandas, y en las tiendas y kioscos de TRD, donde muchos cargaban con cajas de pollo, de cerveza y refrescos y botellas de ron, me pregunto ¿esta de verdad tan mal la economia o eso es un espejismo?

  3. tamakun recuerde que en fin de año la gente se gasta la plata a pululu… y después se las arregla como pueda…
    De verdad le parece que es manera de medir?
    Lo otro es que a la feria se va a ver a los que tienen plata… los pobres no van a la feria o si van, entonces no cargan una caja de pollos. Yo tengo un salario “bueno” y me compré unas chuletas, nada de cajas de pollo ni puercos enteros…. saludos

  4. La cverdad, decia la cancion, tiene el color de las lentes con la que se mira. Con la economia es lo mismo. De vera se puede afirmar que Cuba tenga una sola economia o las muchas que la vida real te pone de frente? La economia estatal, la de las cifras y porcentajes, no es la misma para un dueno de paladar, un cuentapropista, ni un arrendador de vivianda, ni mucho meno para todos aquellos que “resuelven”. Sin embargo la incapacidad de una economia centralizada de respsonder a las demandas de los ciudadanos, si afecta a todo el mundo. Creo que todos los cubanos de a pie esten de acuerdo en que con la ideologia – cualquiera – ni se frie, ni se hace batido, ni se hierve. Solo ingordan los que la venden.

  5. En España siguen estando los bares llenos y los restaurantes trabajan, lo cual no quiere decir que no haya una crisis enorme y una desocupación descomunal. Un abrazo

  6. El problema, Tamakun, es que la gente sale cargada de las tiendas con la certeza de que todo lo que compran hoy, faltara mañana

  7. El probelma economico de Cuba es uno de los tantos problemas sistemicos que tiene el pais. Obviamente hay factores externos que influyen, pero hay problemas de raiz aun sin resolver por mas de 50 años.

  8. “…liderazgos carismáticos..? es que en el pueblo no hay muchos Camilos? es que tendremos que tener gobernantes tiesos estilo chinos? Es que se hizo la Revolucion acaso como si fuese el politburo ruso? Sin lideres carismaticos esto no caminara. No se puede depender de aparatos burocraticos sordos y mudos.

  9. He leído durante algún tiempo casi todos los artículos y posts de este blog y, salvo algunas pocas excepciones, he constatado una actitud general de sincera preocupación por los destinos del país y una crítica amarga, pero constructiva y responsable, hacia los males que lo golpean, y en la gran mayoría de los casos desde una posición de apoyo al socialismo y a la Revolución, aunque claro que no al gobierno.
    Es evidente que hay una oligarquía actuante en Cuba. Es ese grupo de mandantes que no reconoce interlocutor válido en el pueblo -al que desprecia y subestima sistemáticamente, de oficio- y que hace y deshace y lucra amparado por el silencio cómplice de los medios oficiales y la realidad virtual edulcorada y consignera que éstos tratan de mantener cada día. Y así no se puede. Si ante la intervención de Raúl alguno de los 600 y tantos diputados a la AN -depositaria de la soberanía nacional- no se paró y pidió un informe serio y exhaustivo acerca de quienes concretamente retrasan u obstaculizan lo de la inversión extranjera y lo demás, con pelos y señales, ¿de qué estamos hablando?
    Si no se efectúa una razzia contra los funcionarios que viven muy por encima de sus ingresos, con un nivel de vida ofensivo ante la pobreza de la población ¿de qué estamos hablando? ¿Volveremos al “SE cometieron errores” de siempre?
    Y eso ahora, cuando lo que parece que viene es un tsunami del que sólo se salvarán Noé y sus relacionados, en su arca sagrada.

  10. Dicen que nunca es más negra la noche como cuando esta cerca el alba. La preocupación es grande, pero tenemos confianza en las capacidades de los cubanos. Por más de 50 años se ha instruido al Pueblo; tenemos miles de profesionales; no hay muchos pueblos que tengan la capacidad de resistencia del nuestro. Del debate más franco y abierto saldrán las soluciones. Tengo confianza en que lo haremos. Eso sí, Cuba debe mantener su independencia y su soberanía. SALUDOS!

  11. En los días libres de este fin de año he leído diferentes artículos que todos giran sobre la situación real de la economía Cubana y el anunciado decrecimiento. Muestro inicialmente 3 opiniones de conocidos especialistas del tema económico.
    José Luis Rodríguez, escrito “La economía cubana 2016-2017. Valoración preliminar (I)” en Cubadebate señala, “el país debió enfrentar en el 2016 enormes desafíos para evitar que circunstancias externas, ajenas a nuestros esfuerzos, terminaran imponiéndose, haciéndonos retroceder en el camino de la creación de condiciones para un desarrollo sostenible.” Y acto seguido muestras cifras de las principales actividades económicas de del país en las que solo el turismo asegura ofrece resultados positivos.
    Pedro Monreal, escrito “El crecimiento económico en Cuba: ¿fallo de lanzamiento? en cubaposible.net señala, “La “actualización” no ha sido capaz de producir el nivel de crecimiento económico que se necesita para colocar a Cuba en la senda del desarrollo. Los recientes datos oficiales de decrecimiento del PIB en -0,9 por ciento en 2016, y el pronóstico de crecimiento de 2 por ciento para 2017 [2], indican que cuando finalice el séptimo año de la “actualización” (2017), la tasa de crecimiento promedio anual del PIB solamente habría sido de 2,15 por ciento y que el crecimiento no habría alcanzado el 5 por ciento en ningún año de esa etapa.”
    Dr. C Juan Triana Cordoví, escrito ¿Puede crecer un 2 por ciento la economía cubana en 2017? en Oncuba el autor señala “A pesar de que una parte de las condiciones y características de la economía nacional que provocaron ese decrecimiento no han cambiado sustancialmente, el gobierno cubano se ha planteado crecer un 2 por ciento en el año 2017.”
    A contra pelo de todo esto tenemos al Ing. Iroel Sánchez en un escrito en Granma donde certifica “Y los «ajustes» tan deseados por los hipócritas no llegarán porque, en palabras de Raúl ante el 7mo. Congreso del Partido: «Las decisiones en la economía no pueden, en ningún caso, significar una ruptura con los ideales de igualdad y justicia de la Revolución y mucho menos resquebrajar la unidad de la mayoría del pueblo en torno al Partido. Tampoco se permitirá que como consecuencia de esas medidas se genere inestabilidad e incertidumbre en la población cubana».”

    Como dice un refrán, “el sentido común es el arte de resolver los problemas, no de plantearlos” y viendo que constantemente olvidamos que en la economía Cubana por años ha existido esa falta de sentido común y además siguen insistiendo que la solución está en la “Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista” ese “plan nacional de desarrollo hasta el 2030 tiene un eje estratégico definido para el desarrollo humano, la equidad y la justicia cuyo primer objetivo es preservar las políticas universales de acceso a la salud, educación, cultura, deporte, la seguridad y asistencia social y los Lineamientos del VII Congreso refrendan todas estas ideas.”. Honestamente señores, ese pueblo Cubano ampliamente entrenado para las malas noticias y la sobrevivencia pudiese confiar en ideas y conceptos a 15 años luz que el gobierno le propone, cuando el año que está corriendo sigue siendo una gran incógnita. El futuro se hace caminando día a día por ello el agotamiento del sistema que por todas partes se observa es más que comprensible e inocultable.

  12. Totalmente de acuerdo con Julio y Diógenes. En este país el discurso va por un lado y la realidad por otro. La gente se ha acostumbrado a no tomar en cuenta lo que el gobierno y nuestro líderes dicen y a salir a “lucharse” la vida a como dé lugar. Triste destino este, cuando casi todo lo que escuchas carece de sentido y no hay pa’ donde virarse. No hay mejor ejemplo que el propio concepto de REVOLUCION, pura verborrea política que ninguno cumple ni ha cumplido jamás. Ahora, prohibimos el culto a “FIDEL” mediante ley, pero no le hemos dejado descansar en paz, pues día tras día mencionamos su nombre y alabamos “conquistas” y hazañas hasta el agobio, cual si fuera el DIOS TODO PODEROSO.

  13. La “actualizacion”, el “perfeccionamiento”, la “rectificacion de errores y tendencias negativas”, cambian los nombres, pero la esencia se mantiene, la venta de la esperanza, y ganar tiempo en el poder, mientras el pueblo cada vez peor

  14. somos complices de todo los malo que nos sucede, y las cosas por si sola no cambiarán si nosotros mismo, el pueblo, los que trabajan, los que se sacrifican, los que mas aportan a la economia, no hacemos nada para mejora nuestro futuro. si, yo quiero no un lider carismatico, sino un grupo de personas que puedan compartir el gobierno y gobernar de forma transparente, inteligente, agil, haciendo cumplir lo que dicte la gran mayoria del pueblo. concentrar el poder en una sola persona y su grupito selecto generacional es malo, aprendamos de una vez, que hasta el mejor de los mejores se puede corromper, asi que hace falta un consenso entre todos los cubanos para que quienes deciden actuen de acuerdo a la opinion de quienes trabajan constantemente. si quienes gobiernan lo hacen mal, pues sobran, asi de facil, otros deben aprender de los errores y hacerlo mejor, intentarlo no cuesta nada. no mas justificaciones, si la inversion extranjera se demora es porq quienes deciden, aunq digan lo contrario, le temen al cambio, y les importa bien poco pues su economia no depende de la economia del pais y ya tienen casi todo o todo resuelto. ok, si ya viven bien, por lo menos dejen vivir a los demas. saludos

  15. Al amigo Eduardo Ortega: imaginemos por un momento que nuestra soberana república, con su respectiva autodeterminación y su orgullosa independencia, se viera privada de las remesas que mandan del extranjero los que emigraron, regularmente execrados por tanto tiempo. ¿Adónde iría a parar la economía cotidiana del cubano? Sin tiendas con CUC, casi sin paladares y casas de alojamiento, sin lo que representa para el gobierno ese ingreso… y un sinfín de consecuencias aguas abajo. Porque parece que se olvida que eso permite que una considerable cantidad de gente pueda vivir una vida más o menos pasable. ¿Contempló el gobierno esa variable cuando hizo y hace planes? ¿Habrá que incluir este tema en un debate franco y abierto?

  16. Buenos, a que cubanos, a los que vivimos fuera de Cuba,nada aquello cada vez va para atrás, sólo los enchufados al poder viven cada vez mejor, los cubanos que son los ciegos que no quieren ver y los doble cara que opinan que ya pronto estaremos mejor y por culpa de bloqueo yanki no somos una potencia socio-economica y que para el próximo congreso del PCC todo se resolverá, o los pocos cubanos que se atreven decirle a cualquiera que aquello está j….., pero bueno leemos el granma y nos calmamos porque todos los planes se sobre cumplieron, recuerda que los cubanos somos todos que nacimos en Cuba pero no somos todos cubanos para esa dictadura.

  17. En mi opinion esta es solo una arista mas de un problema sistemico de Cuba cuya raiz se encuentra en nuestro metodo de eleccion a los dirigentes. Mientras exista una Comision Nacional de Candidatura que por un pase de magia te transforme un pais con menos del 10% de militantes del PCC en una Asamblea Nacional con mas del 90% de sus integrantes del PCC va a seguir pasando lo mismo. Con razon decia Fernando: popular tal vez pero poder ninguno. Para mi este es la semilla del problema. Mientras siga asi los dirigentes de este pais no van a sentirse nunca presionados por el pueblo, solo por los dirigentes del Partido en los cuales el pueblo no decide absolutamente nada.

  18. Discrepo de los anteriores comentarios sobre el discurso y el impacto del mismo:

    Prefiero el -0.9% de Raúl, a aquellos crecimientos de hasta 7% que anunciaron en el pasado, no recuerdo bien, y había más problemas. Creo el reconocimiento parcial de la responsabilidad en la escasa IED es un paso de avance muy importante.

    Creo la medición de la economía cubana es hoy mucho más objetiva que antes. No es que antes estuviéramos creciendo o mejor, lo que era más grande era la “guayaba”.

    Ciertamente hay escasez de muchos productos, pero seamos objetivos: También han bajado los precios de algunos alimentos, sobre todo vegetales. Un tomate hace un tiempo estaba a 15 pesos la libra.
    Ayer los compré a 2.10, antes de fin de año a 2.50. En otros lugares a 4.00.

    Los almendrones cuatriplicaron el pasaje al escasear el diésel en el mercado negro, lo recuerdan? porque duplicaban el precio y dividían el tramo. hoy, nuevamente los precios están casi similares.

    ETECSA anunció nuevas rebajas, y en algunas entidades han mejorado los sistemas de pago.

    Lo anterior es un granito de arena en una playa llena de problemas, no pretendo tapar el sol con un dedo. Simplemente, el que nuestro presidente actual dé discursos más realistas que el anterior, no quiere decir que las cosas estén peor. Es que nos estamos acercando a conocer como están las cosas más verazmente. Por ejemplo:

    Antes no hablaban de pagar la deuda externa, se decía que era inmoral y ya.
    Por eso nadie nos prestaba un peso.
    ¿No recuerdan aquellos largos discursos demostrando que la deuda externa y préstamos del FMI eran impagables?
    Se hizo hasta un jueguito de mesa, versión marxista del MONOPOLY, el “deuda eterna”

    En esa dirección solo íbamos a una parte:
    a un final dramático y terrible. Lo digo con todo patriotismo pero con la madurez que tengo hoy.

    Raúl desde que asumió comenzó a renegociar la deuda externa con el Club de París.

    Ha logrado que los principales acreedores condonen miles de millones, y está pagando el resto. Esto, la nueva ley de inversiones, y en parte el deshielo con los USA, ha permitido un mayor interés de los inversionistas extranjeros. Eso es muy positivo, pero ciertamente no inmediato.

    La deuda externa sigue siendo inmoral, pero más inmoral es destruir todo el modelo por una tozudez o capricho.

    Fidel era un magnífico orador. Sus charlas rebosaban optimismo, ocurrencias, y al final la gente no tenía jabón, no tenía electricidad, podía ganar el equivalente a dos dólares cuando estuvo a 140, e iba a trabajar, hacía guardia, etc. Por fe.
    Eso tenía un alcance y fecha de caducidad.
    Y tuvo un efecto, sobrevivió el país.
    Pero vivir es una cosa y sobrevivir otra.

    Mas a Raúl le ha tocado otro rol. Recibió un país con una deuda enorme, una credibilidad financiera 100% nula. En un mundo capitalista, y según varias fuentes, al capitalismo le quedan entre 200 y 300 años todavía, si no empieza la 3ª GM.

    Raúl está hablando de algunas de las cosas de las que no se hablaba. Está aprobando cosas que hacían falta ya hace 20 años, o 10 años o 5 años. Pero lo está haciendo.

    Sí coincido con los anteriores, que resulta inmoral ver cada año a las mismas personas decir lo mismo o similar, mientras personalmente no carecen de nada.
    Digo, asumo que no carezcan de nada, porque si no, son grandes masoquistas!!!

    Si hay problemas con la inversión extranjera, ¿dónde están la cabezas rodando de los responsables? Y así con todo lo demás. Este año se incrementará la presión social sobre el gobierno cubano.
    Y eso es muy pero muy positivo. La presión social es un factor fundamental de avance.

    En cuanto a Trump, eso es otro tema.
    La candela más grande, es la interna.
    Pero no piensen que estamos mal ahora.
    Desde 1990, estamos más o menos igual.

    Los tímidos o no avances materiales, se contrapesan con la pérdida de valores y fe en la sociedad y en el país. Es lo mismo.

    No ha habido un período de prosperidad remarcable desde 1990 hasta el 2016, aunque el país haya ido adaptándose a los nuevos tiempos y retornando en parte a sus rasgos originales de país latinoamericano subdesarrollado tropical insular.

  19. Mabuya, me ha entrado curiosidad al leer tu comentario pues en el afirmas. “Este año se incrementará la presión social sobre el gobierno cubano.
    Y eso es muy pero muy positivo. La presión social es un factor fundamental de avance.” Y en la ultima oracion no podria estar mas de acuerdo. Por eso te pido me digas en las medida de tu tiempo de q mecanismos sabes q se crearan o de que forma conoces q se aumentara la presion social pues creo q de momento ese es el principal obstaculo para el desarrollo de nuestro pais. Gracias por adelantado

  20. Diógenes, supongo que Ud conoce que las remesas no son la principal fuente de financiamiento de Cuba. Ayudan a la economía y son importantes para una parte de la población, pero no para toda. Aunque el Bloqueo no es la principal causa de nuestros males, supongo Ud está al tanto del enorme daño que le hace a la economía cubana. Sabe Ud que, entre otras muchas limitaciones económicas, Cuba no puede utilizar el dólar norteamericano en sus transacciones económicas a pesar de lo prometido por Obama? Nuestro país está en una difícil situación, en la cual la dirección de la economía ha tenido una importante responsabilidad, pero el Gobierno de EEUU ha intentado (sin éxito) frustrar la Revolución al crear desesperación y hambre en nuestra población. Es un crimen contra todo un pueblo. La soberanía y la independencia que hoy tiene Cuba ha sido fruto del trabajo, sacrificio y la sangre de muchos cubanos; es nuestra más elemental obligación conservarla y no vender nuestra condición de país que lucha por el bienestar de su pueblo por un plato de lentejas. Conoce Ud que los valores de mortalidad infantil que ha alcanzado Cuba en el 2016? Mucho tenemos que trabajar para mejorar la economía, pero siempre conservando nuestra independencia. SALUDOS!

  21. mabuya por mi que no hablen tanto, menos palabra y mas acción. y si les resulta dificil, pues sobran. ya basta de justificaciones y de pasar trabajos y grandes sacrificios para no ver la luz al final del tunel. generaciones sacrificadas para que???

  22. Eduardo Ortega, somos unos de los pocos paises que confunden desarrollar su economia con vender soberania.
    el cubano desea seguir viviendo en una Cuba soberana y mantener las conquistas logradas, tanto así que cuando quiere desarrollarla, no lo dejan, cosa irónica esta.
    bueno digame usted q es vender soberania??? porque eso hacemos cuando preferimos que un obrero extranjero cobre mas que un cubano en nuestra islita (no caeré de nuevo en lo de los obreros de la India) cuando es mejor que venga a invertir un francés antes que un cubano con capital. y puedo seguirle poniendo muchos mas ejemplos.

  23. El problema en la Cuba actual es el liderazgo. Fidel lo tuvo y Raúl lo tiene, en menor medida, en estructura gubernamental y sociedad porque las FAR con todo el “poder” militar empresarial responde a ello y la sociedad reconoce la valentia de luchar por algo mejor. Si por ciencia ficcion pudieramos revivir a Maceo a Gomez y a Martí y el muchos héroes de los más conocidos la sociedad cubana criada en el conocimiento de su historia los seguiría. Después de Fidel y Raul solo algunos comandantes (Ramiro Valdés y un par más) 3 o 4 generales más o menos conocidos y ancianos tienen liderazgo hacia dentro de sus estructuras, su region de procedencia o por haber hecho por ella (como el Che por Santa Clara, Camilo en Yaguajay, Almeida y Raul en Santiago) Desde 2018 seremos un gobierno con un civil como presidente y una FAR subordinada a él. No tendrá liderazgo y lo obtendrá a base de medidas que todos quieren.

  24. Que hacer si hace solo unos meses el presidente cubano dijo que los que pensaban que ibamos muy lento con la inversión extrangera les faltaba información y ahora dice que hay que apurarse con el tema. En que quedamos nos falta información o teníamos razón?

  25. No hablo de macroeconomía ni de fuente principal de ingresos, sólo de la cotidianidad del cubano y de una existencia más o menos potable. De esas remesas (creo que algo sobre los $3400 MM) derivan un conjunto de negocios estatales -TRDs y todas las tiendas en CUC- y de actividades que no sólo benefician a quienes las reciben sino que también generan una considerable cantidad de empleos y de venta de productos y prestación de servicios particulares, aguas abajo, nada despreciable. Quizá, como el amigo Ortega, agradezco profundamente a Fidel haber encabezado la Revolución y haber sabido desafiar a los USA con valentía e inteligencia, ya que “entre esos tipos y yo hay algo personal” como dijera Serrat, y no sólo por el absurdo y criminal bloqueo. Lo que no quiere decir que no vea cuánto dependemos de potenciales decisiones de ese enemigo y cuánto puede verse comprometida nuestra soberanía (que es independencia de acción, básicamente)
    Quiero a mi país y lo quiero socialista, porque sé que el neoliberalismo (que es su alternativa en los tiempos que corren) sería un desastre para mi pueblo, sus condiciones socioeconómicas y su cultura -que no están nada bien, pero que pueden perfectamente empeorar. Y me duele que quienes gobernaron no previeron esta situación, calamitosa casi, de la que no podemos salir porque hay un monstruo burocrático mandante al que no le conviene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *