“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Prósperos y sostenibles?

cooperativas-cuba-adamios

Tomado de OnCuba

La buena noticia de esta semana que pasó es que en el primer semestre de 2017 se ha logrado detener el deterioro en la dinámica del PIB. El crecimiento de 1,1 por ciento es, sin duda, una buena noticia. No obstante, el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas, alertaba que el segundo semestre, tiene otras características; entre otras cosas, por la estacionalidad de nuestra economía. También resulta positivo saber que Cuba ha pagado compromisos por más de 2 306 millones dólares y ha firmado acuerdos de inversión por 1 346 millones de dólares.

Hace mucho más de un mes me preguntaron: ¿Cómo podría definir un socialismo cubano próspero y sostenible desde la economía? En especial atendiendo a que el presidente Raúl Castro ha afirmado que la economía es una asignatura pendiente.

Hoy se ha logrado en el primer semestre detener el deterioro del comportamiento del PIB, pero aún no se consigue detener el deterioro de la economía vista en su conjunto, entre otras razones por la permanencia de fallas estructurales de larga data y también por el surgimiento de otras nuevas, las cuales contribuyen a que el camino de la prosperidad y de la sostenibilidad sigua siendo difícil y remontarlo depende cada vez más de nuestra capacidad para reinventarnos día a día.

A continuación reproduzco mi respuesta a aquella pregunta, recordando que tiene casi dos meses de formulada.

Hay una respuesta rápida, muy sintética: Mientras la economía sea “una asignatura pendiente” el socialismo no será sostenible.

Mientras nuestros niveles de productividad estén tan alejados de los niveles de la media internacional, nuestro socialismo no será sostenible. Mientras el ingreso que perciben nuestros trabajadores esté tan alejado de los que perciben sus pares de otros países, el socialismo no será sostenible. Mientras nuestra ciencia, la innovación y el desarrollo no se integren de forma “natural” a los procesos productivos y de servicios, el socialismo no será sostenible. Mientras la equidad no se base en el aporte individual y la contribución social de cada cual, el socialismo no será sostenible. Mientras cada ciudadano no perciba o sienta que puede alcanzar sus expectativas de prosperidad con y a partir de su trabajo, el socialismo no será sostenible.

Una respuesta un poco más larga puede incluir lo siguiente:

1. El socialismo que queremos debe ser ante todo inclusivo, por lo tanto, democrático en el sentido estricto del término. Sin ello no podremos ser prósperos y menos aún sostenibles.

2. La prosperidad tiene dos dimensiones: una objetiva, tangible, que se puede expresar en conceptos e indicadores cuya mejor y más sintética expresión es hoy por hoy el Índice de Desarrollo Humano. Cuba califica entre los países de alto desarrollo humano con toda razón. Pero la prosperidad tiene otra dimensión, muy subjetiva, asociada a las expectativas de las personas sobre el futuro que desean.

Una buena parte de los cubanos no se sienten hoy prósperos y no porque sean “mal agradecidos” o porque no quieren reconocer los logros sociales de la Revolución, todo lo contrario. Son esos logros los que han producido mayores expectativas y son estas las que se perciben como no cumplidas o como que no se cumplirán. Las expectativas se hacen mayores en la misma medida en que mejora el estándar de vida de las personas. Que todos lo hijos de una familia cubana alcancen el grado 12 y alguno de ellos logren estudiar y recibirse de una carrera universitaria no es hoy un “síntoma de prosperidad” decisivo para una buena parte de la población cubana, sino que es percibido como algo “natural”.

Las expectativas crecen con el crecimiento individual de las personas y con el crecimiento colectivo de la sociedad y se hacen cada vez más sofisticadas. Ese es el gran reto de la prosperidad. Pero también la prosperidad tiene una dimensión territorial, la expectativas de prosperidad de un ciudadano común en Yateras son bien distintas a las de otro en Miramar. Incluso en la capital hay grandes diferencias en la percepción de la prosperidad entre los habitantes de un barrio y otro.

En los años 80 una percepción generalizada de alcanzar la prosperidad individual era alcanzar una carrera universitaria, llegar a ser funcionario público, tener un auto asignado (gasolina “ad libitum” incluida) lograr un apartamento de microbrigada y poder hacer al menos un viaje al extranjero (países socialistas) en algún momento del año. En los años 90 esa percepción cambió y otras expectativas surgieron, por ejemplo, trabajar en una firma, disponer de dólares o CUC, poder manejar un auto con chapa HK. En la actualidad una de las percepciones de la prosperidad incorpora tener un negocio propio, una casa “buena”, ingresos en CUC, familia con buena posición en algún país fuera de Cuba y poder viajar a “los países”. Claro que hay prósperos y más prósperos. Pero lo cierto es que hay todo un imaginario de prosperidades deseadas y también existe toda una investigación hecha por profesores e investigadores al respecto que sería muy bueno divulgar y debatir.

Lo paradójico es que todas esas percepciones dan por sentado que aquellas otras aspiraciones ya alcanzadas, salud y educación accesible y libre, cobertura total de estos servicios en el país, derecho constitucional al empleo, a las vacaciones pagadas, a ser propietario de una vivienda, etcétera, no desaparecerán, como si fueran el regalo de Dios y no el resultado de muchísimo sacrificio colectivo e individual. En muy pocas de esas visiones de prosperidad se acepta o se presupone que esos “servicios” desaparecerán o serán convertidos en servicios “no públicos”.

He puesto estos ejemplos solo para ilustrar cuánto de subjetivo y de condicionalidad tiene el concepto y lo difícil de alcanzar una definición sintética de este.

De todas formas, si tuviera que definir este asunto diría que una sociedad próspera es aquella que se ubica dentro del grupo de países de muy alto y /o alto nivel de desarrollo humano y donde sus miembros logran satisfacer al menos un por ciento elevado de sus expectativas de mejora y de sus aspiraciones de sus estándares de vida a partir de su trabajo y con su aporte a la sociedad. Y para aclarar el punto, trabajo no solo circunscrito a estar empleado en el sector estatal, trabajo y trabajar es también desarrollar negocios y proyectos fuera del sector estatal que sean funcionales a nuestros propósitos y contribuyan a generar empleo, a consolidar la capacidad productiva nacional y nos hagan menos dependiente económicamente de otros países, cualesquiera que sean estos.

3. La sostenibilidad tiene muchas dimensiones: medioambiental, política, social, económica… Todas se relacionan y retroalimentan. Para ser sostenible en términos medioambientales creo que los más importante es que nuestro crecimiento y nuestro desarrollo se base cada vez más en recursos renovables y en una utilización cada vez más eficiente de nuestro capital humano.

Hoy existe el programa Vida del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente que puede ser una elemento decisivo en la búsqueda de la sostenibilidad ambiental. Pero no basta, se debe integrar la proyección industrial y agrícola futuras a ese concepto de sostenibilidad de forma decidida. El nuevo diseño de industrialización futura debe de ser pensado desde el concepto de economías de bajo carbono y de consumo responsable.

La sostenibilidad política está y estará asociada a la participación real y democrática en la dirección y conducción de la sociedad, a la consolidación y defensa de nuestra independencia y a la reducción en todo lo posible de la dependencia unilateral de un país, ya sea económica, política o militar. Creo que el último Trumpshow en Miami confirma lo anterior.

La inclusividad de las políticas –de todas– es decisiva en la sostenibilidad social. Se dice muy fácil pero lograr políticas inclusivas es quizás uno de los ejercicios más complejos que cualquier gobierno debe enfrentar y pocos logran resolver adecuadamente.

De la económica ya hemos hablado, pero si no alcanzamos a cambiar nuestra matriz productiva y de comercio exterior, a insertarnos de manera dinámica en el comercio mundial, a cambiar la matriz energética de forma radical, será muy difícil ser sostenible. ¿Por qué solo un 24 por ciento de energía renovable para 2030? ¿Acaso se va a acabar el sol o nos falta tierra para producir más caña y cogenerar en más de 19 fábricas de azúcar? ¿Por qué nuestra producción de calentadores solares de agua es tan baja? ¿Por qué hay tantos impedimentos para producir más alcohol y cambiar el parque de vehículos hacia otros combustibles? Internalizar los adelantos tecnológicos mundiales en el tiempo adecuado (Internet, internet, internet, pero no solo internet; también autos eléctricos, o que combinen diferentes fuentes) y crear y satisfacer las expectativas de mejora económica de nuestros ciudadanos, lo que implica también mejoras en la equidad, sin eso, no creo podamos ser sostenibles económicamente.

Quisiera terminar reiterando algo que casi siempre digo. Desde la academia es relativamente fácil responder estas preguntas, lo que resulta difícil es generar estas políticas, aplicarlas y darles seguimiento.

Hoy Cuba enfrenta presiones fiscales no resueltas y que pueden incrementarse, restricciones de balanza de pago que hacen muy difícil los equilibrios externos, distorsiones cambiarias que penalizan a los exportadores y desincentivan a los inversionistas extranjeros, regulaciones extemporáneas que elevan los costos de transacción de cualquier operación, déficit significativo en infraestructura y otras más que dificultan esa tarea grande de cambiar todo lo que haya que cambiar. Hoy debe incorporarse otra vez con signo negativo la variable “política estadounidense hacia Cuba”, algo sobre lo cual poco podemos influenciar pero que hemos sabido resistir y salir airosos.

Transformar la realidad concreta es siempre mucho más difícil que imaginarse la transformación. No solo por el componente material de la transformación, sino por aquel otro, invisible, pero omnipresente asociado a las restricciones mentales, a las resistencias y a sus causas. Ese es quizás el mayor de todos los obstáculos que tenemos hoy para alcanzar la prosperidad.

 
 

17 thoughts on “¿Prósperos y sostenibles?

  1. Creo haberlo entendido y lo encuentro excelente . Resulta contradictorio entender el término ” Próspero ” cuando ha quedado evidenciado que nustro Parlamento está más que concentrado en que El Pueblo no acumule riquezas , nuestros principales líderes se desvelan si un cubano logra tener más de un restuarante o viajan x cantidad de veces pero no les importa que ahora mismo se están perdiendo miles y miles de tonelas de mango ( Ver todavía fresco post de FR sobre ” El optimismo de los Diputados con la Agricultura ” ) La megacorrupción estatal pretenden detenerla disminuyendo las posibilidades de los cuentapropistas para adquirir lo que se desvía y no al revés como debería ser y lo peor de todo es que a pesar de que les conocemos todas sus ” mataduras ” con esos mismos bueyes tenemos que seguir arando puesto que las elecciones del 2018 serán más de los mismo . A mi juicio , todos esos porqués que hace JT seguirán sin respuestas a corto plazo . Saludos .

  2. Como siempre, es muy estimulante leer a Triana. Su tino y su transparencia convocan a la lectura. Quizás nuestra prensa debiera aprovechar más su experiencia y sabiduría sabiéndole critico y preocupado por el destino de la Nación.

  3. El Dr. Triana sabe perfectamente que esos problemas de los que habla no tienen solucion dentro de una politica de centraliacion economica. Es facil hablar del factor subjetivo y de las resistencias, pero la otra cara es entender las consecuencias que enfrentan aquellos que quieren cambiar esa mentalidad. Tenemos una burocracia poderosa, pero tambien tenemos una base economica que ahoga y asfixia la creatividad. No se puede prosperar con un pie en el acelerador y otro en el freno. Hablamos de los problemas en la agricultura pero no eliminamos Acopio. Hablamos de las restricciones energeticas pero todavia seguimos aferrados al petroleo. La economia no avana ni avanara mientras el sistema aplaste la iniciativa del cuentapropista y no le facilite la materia prima para que pueda crecer su produccion o sus servicios. No hay salida, y continuaremos dando vueltas a la noria hasta el infinito.

  4. Dicho con técnica y maquillado, SOCIALISMO PROSPERO Y SOSTENIBLE no es posible sin un SOCIALISMO DEMOCRATICO Y PARTICIPATIVO, como dijo Olof Palme:
    “Los derechos de la democracia no están reservados para un grupo selecto de la sociedad, que son los derechos de todas las personas”.
    Sin una liberación de las fuerzas productivas con una justa redistribución de la riqueza, no habrá prosperidad, lo preocupante no es que existan ricos, lo preocupante es que existan pobres.
    Y este gobierno anquilosado al poder, vacilante y temeroso con la posibilidad de perder ese poder, NUNCA permitirá lo que predica, bueno si, será prospero para los que “lamen las mieles del poder” los que acumulan riquezas y son los futuros ricos empresarios del mañana, con guayabera encima del uniforme verde olivo.

  5. Se puede ser buen economista y no comunicador. Triana es ambas cosas. Gracias por ayudarme a mantener los pies en la tierra, gracias por ayudarme a no dejarme llevar por entusiasmos superficiales. Creo que seguimos con tímidos pasitos laterales. Será que estamos condenados a caminar en zig zag?

  6. Carlos yllobre, usted esta en lo cierto con lo que dice. Hasta cuando tendremos seguir escuchando tanta perorata y tantos planteamientos burocráticos del gobierno. Ninguno de los que forman parte de la élite que gobierna vive a la altura del cubano de a pie. Es vergonzoso tener que seguir escuchando tanta basura, es una falta de respeto al obrero que se mata para buscar un plato de comida para su familia. Hablan de igualdad y una sociedad justa sin diferencias de clase ni ricos, y aquí todos sabemos que en Cuba los ricos son ellos. los ex militares retirados, hoy empresarios que se han mantenido a flote y practicando la doble moral durante estos casi 60 años.

  7. Yo creo que falta ahí la casi certeza, sea con razón o no, que tienen nuestros jóvenes de la falta de un futuro.

  8. A Triana lo van a tildar de “centrista”, me alegro mucho que este hablando de socialismo democrático y haciendo precisiones de lo que sería un socialismo sostenible. Es parte de la oleada de intelectuales provenientes del entorno oficialista que se decantan sin prisa pero sin pausa del estatalsocialismo.

  9. ¿Cómo se podría hacer que Triana sea Ministro? Creo que hace falta alguien como él… En más de un ministerio, pero por algo se empieza

  10. El socialismo prospero y sostenible no existe el socialismo como sistema limita y amordaza la iniciativa y la ambicion del individuo que es la fuerza de la prosperidad.
    Los tan cacareados socialismos nordicos tienen una base productiva y creadora de riquezas que es capitalista y que luego ellos distribuyen
    Nada todo lo que pasa en Cuba esta bien calculado por la elite es solo dar tiempo y estirar el chicle

  11. Buen escrito, sintetico y convincente aunque habria que decir de donde vienen los problemas. Casi 6 decadas de caprichos y veleidades buscando pura imagen; un protagonismo politico internacional que a un pequeno pais como Cuba no le corresponde. El papel de David contra Goliath en cualquier lugar y en lo que no te toca es atractivo pero la guerra constante desgasta y entorpece el progreso. Errores uno sobre otros, diversos procesos de “rectificacion”, evadiendo lo fundamental, acumularon la deuda que ahora ahoga al pais. Saludos.

  12. Este debería ser el lenguaje usado en el Granma, Mesa Redonda, Asamblea Nacional, etc. Mientras todos los que tienen poder no estén en esta frecuencia Cuba seguirá en las mismas. Saludos

  13. También resulta positivo saber que Cuba ha pagado compromisos por más de 2 306 millones dólares y ha firmado acuerdos de inversión por 1 346 millones de dólares.

    En esta ecuación falta cuantos créditos a corto, mediano y largo plazo a asumido? Estmaos “moviendo” la deuda en el tiempo para las futuras generaciones?

  14. “Mientras nuestros niveles de productividad estén tan alejados de los niveles de la media internacional, nuestro socialismo no será sostenible. Mientras el ingreso que perciben nuestros trabajadores esté tan alejado de los que perciben sus pares de otros países, el socialismo no será sostenible. Mientras nuestra ciencia, la innovación y el desarrollo no se integren de forma “natural” a los procesos productivos y de servicios, el socialismo no será sostenible. Mientras la equidad no se base en el aporte individual y la contribución social de cada cual, el socialismo no será sostenible. Mientras cada ciudadano no perciba o sienta que puede alcanzar sus expectativas de prosperidad con y a partir de su trabajo, el socialismo no será sostenible.”…Juan Triana

    En desacuerdo con Juna Triana. Ante todo esto, este socialismo…más que sostenible lo que no será es socialismo.

  15. Muy interesante el analisis sobre la vision de la perspectiva de los cubanos para cada decada a partir de lo logrado por la revoluciòn y plantea tambien lo paradójico es que todas esas percepciones dan por sentado que aquellas otras aspiraciones ya alcanzadas, salud y educación accesible y libre, cobertura total de estos servicios en el país, derecho constitucional al empleo, a las vacaciones pagadas, a ser propietario de una vivienda, etcétera, no desaparecerán, como si fueran el regalo de Dios y no el resultado de muchísimo sacrificio colectivo e individual. Por eso pienso que todo se resuelve dentro y con la revolucion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *