“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Perderemos otra vez Cuba?

España_Cuba_relaciones

Aunque Fidel Castro no tenía ya poderes ejecutivos desde 2006, nadie duda de que su desaparición física acelerará los cambios en Cuba. Es el gran momento de los cubanos pero también lo es para las inversiones extranjeras que entiendan el país y su proceso de transición. Nadie mejor situado que España para un desembarco ordenado y respetuoso. El problema es que España no está, aunque se la espera. El Gobierno de Rajoy se limitó a enviar al rey Juan Carlos a las exequias, por cierto, más discretas que las de Hugo Chávez en Venezuela.

Curioso resulta que la otra representación política procedente de España era una delegación de la CUP independentista catalana y Arnaldo Otegi, que no pudo llegar porque los estadounidenses no permitieron que sobrevolara su país camino de La Habana. El currículo de militante de ETA y después de mentor de Batasuna no prescribe en algunos archivos. Todo eso sumado transmitió una impresión más bien pobre: a España no le interesa Cuba, ex colonia perdida en 1898, junto con Filipinas, generando una larga década de pesimismo en el país.

“Es un asunto en el que España tiene que manifestar su audacia y su capacidad de política exterior porque nuestro país no puede renunciar a Cuba sin más; lo que pasa es que aquí la política exterior cuenta muy poco”, declaró Antonio Garrigues Walker en la escuela de negocios Next IBS. “Para mí, España es, después de Gran Bretaña, el país que debería tener más derechos y posibilidades de ejercer una política exterior con Estados Unidos”, añadió Garrigues.

Hombre bicultural, como indican sus apellidos, y patrono de honor de la Fundación España- Estados Unidos, Garrigues Walker estima que “Trump, que llegaba con imagen revolucionaria y radical, ya se ha dado cuenta de que el poder educa y modera mucho. Y, por tanto, no podrá hacer ni la mitad de lo que ha dicho”.

Puede ser la hora de España en Cuba pero, tan cierto es que se perdió aquel territorio como que no parece haber demasiado interés por recuperarlo comercial y económicamente. Los dirigentes de segundo nivel en el Gobierno de La Habana preguntan a los españoles que entran en la isla si desembarcarán para tomar posiciones. “Preferimos que la modernización venga de la mano de España que de Estados Unidos”, confesaba hace tres semanas una responsable de área ministerial a unos profesores de la Universidad de Córdoba que llevan algunos años de cooperación.

El problema de fondo es que los gobiernos españoles desde Felipe González, o se desentendieron de la política exterior, o simplemente se alinearon con todas las consecuencias: José María Aznar a lo que dijera Bush y José Luis Rodríguez Zapatero a cualquier cosa al revés de lo que hizo Aznar. No es un secreto que Rajoy no se apasiona por la vida internacional -más allá de su relación con Angela Merkel, que, visto lo visto, casi hay que rogar a Dios que nos la conserve- y su ministro de Exteriores, García Margallo, pareció más interesado por los asuntos catalanes y gibraltareños que por revitalizar la presencia de España en el mundo. Desde que Javier Solana dejó la Secretaría General de la OTAN no hemos dado ni una: se consiguió situar a Rodrigo Rato al frente del Fondo Monetario Internacional y se marchó a los tres años justos con prisas por enriquecerse, como después se vio.
Cesó José Manuel González Páramo en el Banco Europeo pero no se pudo encontrar el sustituto adecuado. Más recientemente la agencia de noticias económica Bloomberg tituló que “España quiere colocar al ministro de los papeles de Panamá como director del Banco Mundial”, en alusión a Soria, por no seguir con la lista de despropósitos.

Que el Gobierno de Rajoy en esta legislatura haya comenzado a dialogar y a alcanzar acuerdos con socialistas y Ciudadanos es una buena noticia. Algo se mueve positivamente porque el bloqueo no conduce más que a la parálisis. Pero sería deseable que también se ocupara de materias como la exterior y no dejará de aprovechar oportunidades. Cuba es sólo un ejemplo gráfico con resonancias emocionales.

 
 

11 thoughts on “¿Perderemos otra vez Cuba?

  1. Prefiero a los rusos, no son tan racanos, ni tienen tanta mentalidad de únicamente aprovechar ventajas, su colaboración siempre sera mas sincera, aun en un mundo donde nadie hace negocios para perder.

  2. Están a vueltas con la representación que España mandó al funeral de Fidel Castro.

    Pues Juan Carlos I fue una representación más que suficiente para el funeral de un exjefe de gobierno. A un nivel infinitamente superior a la representación que mandó Cuba al funeral de Adolfo Suárez.

    Por cierto, las inversiones españolas en Cuba serán las que decidan los empresarios españoles según la legislación cubana. Lo digo por si alguien piensa que en España el gobierno decide que inversiones se hacen en el extranjero.

  3. Había una guarachita que decía”pobrecito Chacumbele, el mismito se mató”. Parece que España quiere jugar el papel de Chacumbele, y Rajoy ni sabe lo que quiere hacer y lo que le preocupa, ocupa a los catalanes. La Balkanización está a la orden del día. Hasta los USA la van a sufrir en su pellejo.Ver California.Ah, y Texas.Saludos.

  4. Cuba es la España del caribe, como España es nuestra Cuba en Europa. Eso lo saben hasta los rusos. Así que no se preocupen mas.
    No hay nada mas lindo que visitar Asturias y conocer a los aldeanos escuchar sus historias de cuando cuba era un paraíso.

  5. España es un país mezquino, mezquino desde que los Reyes Católicos expulsaron a los árabes y a los judíos del país. Los pocos intentos de modernización y de hacer una sociedad más justa fueron aplastadas por los oligarcas y los curas. Los franceses pudieron traer un poco de modernidad y de luces pero preferimos un ¡Vivan las caenas! En el 36 la historia se repite con la comprensión de Estados Unidos e Inglaterra y Francia. Hoy en día somos un país con una desigualdad en pleno progreso y seguimos con la cerviz doblada ante el poderoso, de modo que las inversiones en Cuba serán o no dependiendo de lo que nos manden de afuera.

  6. El asunto no es que sea la hora de España en Cuba, sino la hora de Cuba para que los cubanos vivamos mejor. Con todo respeto, el enfoque del artículo me da un olorcillo a “complejo de metrópoli”. Por otro lado, la sugerencia de que Fidel “trancaba” la inversión europea en Cuba desconoce la posición común de la UE que estuvo vigente hasta hoy y que se aliaba con el bloqueo americano. Mi opinión es que desde el punto de vista de Cuba, la lentitud en las inversiones extrangeras no está en la voluntad de ningun líder en particular, sino en la burocracia, el voluntarismo y la desidia entronizada en la administración del país. Es un problema sistémico que hay que solucionar.

  7. Javier 5. Cuando hablas de tener la cerviz doblada lo dices por ti verdad? Yo ni creo que ni Cuba ni su gente esté asi como tu dices. Mas bien orgullosos de lo contrario. De no haberse doblegado ante España o USA nunca. Aparte de eso, claro que las inversiones extranjeras hay que analizarlas bien. A mi lo que me gustaria es que eso fuera mas rapido.

  8. ..bueno, no creo para nada que Cuba necesite ningun “desembarco” ni de españa ni nadie, necesitamos seguir evolucionando a la par de la sociedad moderna y necesitamos cambion que esten conformes con las nuevas circunstancias, ese es el reto ahora, pero con la expertativa que van armando con articulos como este no creo que se ayude a tener y lograr un concenso medido como lo requiere la situacion extrema que vive nuestro pais, no es necesario explicar los daños que ocaciona el bloqueo de los EU ni el aislamiento a que es sometida Cuba por razones politicas, nuestro reto como cubanos es buscar soluciones osadas y que puedan funcionar en las condiciones existentes, creo que existen nichos que pueden todavia ser explotados, habra que discutir y dicernir, lo que si esta claro es que nadie nos va a regalar nada y si vienen los españoles, los chinos, rusos o americanos es para hacer negocios y ganar dinero, hayque negociar y tener vicion, lo otro es empeñarce y convertir a Cuba en un pais de centroamerica (su contexto geografico) con el lote de narcotrafico, miseria y para colmo los mas perjudicados seran los emigrantes cubanos en EU que perderan unos privilegios que solo ellos tienen,, en cuanto a españa entiendo que se refiere a los tipos que han salido ganando con la crisis y no a los millones que estan cerrandoce la cintura porque perdieron la casa o estan empeñados hasta los huesos, o los cientos de miles que han tenido que emigrar (sin privilegios) para poder vivir porque ya no tienen prestaciones, etc etc.. en fin, no creo quesea tan facil pero que se puede hacer es renunciar a lo que uno tiene y aceptar “invaciones” que no van a resolver nada, mejor negociar “inverciones” que solucionen problemas y sientes las bases para un desarrollo que ademas pueda ser sostenible..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *