“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Partidarios de Trump contra el Embargo a Cuba

donald-trump-eeuu-cuba-embargoTomado de Café Fuerte

Aquellos que esperan que el presidente Donald Trump continúe el compromiso de su predecesor con Cuba han encontrado algunos aliados inesperados.

Los representantes republicanos Rick Crawford, de Arkansas, Tom Emmer, de Minnesota, y Mark Sanford, de Carolina del Sur -todos fervientes partidarios del nuevo presidente- han presentado este año los proyectos legislativos que cada uno introdujo durante el gobierno de Obama para derrumbar dos pilares del embargo a Cuba: viajes y comercio.

“El Partido Republicano ha estado en el lado equivocado en este asunto durante mucho tiempo”, dijo Emmer a American Quarterly, refiriéndose a las restricciones que Estados Unidos impone a las exportaciones y los viajes a Cuba. “Este es un mercado potencial para mi estado y nuestro país cuando se trata de productos agrícolas que nosotros producimos”.

Más viajes y comercio

Emmer ha patrocinado la Ley de Comercio de Cuba de 2017, que eliminaría diversas barreras al comercio entre los dos países, incluyendo las restricciones de envío directo, remesas y transacciones comerciales.

Crawford, por su parte, presentó una legislación destinada a aumentar los lazos comerciales con la isla. La Ley de Exportaciones Agrícolas de Cuba levantaría las restricciones de crédito a los productores agrícolas que buscan exportar a Cuba, como las transacciones de crédito sobre arroz y aves. El congresista por Arkansas considera que el financiamiento de las exportaciones agrícolas es un motor de conversación que no requiere condiciones previas.

“Estas son simplemente transacciones comerciales que satisfacen necesidades humanas básicas y eso es comida … El pueblo cubano está listo para aceptar el cambio, creo que tienen hambre, literal y figurativamente, por productos alimenticios estadounidenses de calidad”, dijo el congresista a AQ.

Crawford y Emmer enfatizaron que los mercados libres son un valor fundamental de Estados Unidos y señalaron que el aumento del comercio con Cuba representaría tanto una oportunidad para los negocios estadounidenses como una opción para que los ciudadanos estadounidenses construyan y fortalezcan relaciones con el pueblo cubano.

Sin las consecuencias deseadas

Para Sanford, cuya Ley de Libertad para Viajar a Cuba de 2017 levantaría las actuales restricciones de viaje a la isla, eliminar las políticas que no tienen las consecuencias deseadas parece una victoria obvia. “Creo que deberíamos revisar todas las leyes, reglas y regulaciones que no funcionan”, dijo Sanford a AQ, agregando que las restricciones en los viajes contradicen los valores estadounidenses.

“Fundamentalmente, cada uno de nosotros tiene derecho a viajar, es constitucional, va con la libertad americana … Y sin embargo, Cuba es el único país en el mundo para el cual hay regulaciones en los viajes. Usted podría ir a Corea del Norte, Irán, Iraq, Siria; usted podría ir a un montón de puntos conflictivos en todo el mundo. El viaje podría no ir bien, pero podrías ir. Ese no es el caso de Cuba “, dijo Sanford.

A medida que la administración Trump se prepara para una “revisión completa” de la política estadounidense hacia Cuba, los tres congresistas expresaron su optimismo de que podría continuar el levantamiento gradual de las restricciones bajo la nueva administración.

“[El presidente] ha declarado muchas veces -y estoy de acuerdo- que los acuerdos comerciales bilaterales son los mejores acuerdos comerciales porque son más fáciles de manejar, más fáciles de aplicar y más transparentes”, dijo Crawford. “Creo que él verá esto como una oportunidad para participar en el comercio bilateral que es significativo para ambos, pero es un buen negocio para Estados Unidos”.

Flexibilizar las restricciones

Mientras que las encuestas recientes sugieren que la mayoría de los estadounidenses, incluyendo los cubanoamericanos, apoyan el fin del embargo, los tres legisladores expresaron escepticismo de que un levantamiento directo de la prohibición se haría a través del Congreso este año. Pero la creciente flexibilización de las restricciones a los lazos entre Estados Unidos y Cuba probablemente encontraría apoyo bipartidista, dijeron. Los tres sugirieron que el embargo a Cuba estaba causando más daño que beneficios los intereses estadounidenses.

“Yo habría estado más dentro de la mentalidad de un soldado de la Guerra Fría cuando fui elegido y juramentado primera vez en el Congreso”, dijo Emmer a AQ. Pero después de un viaje en 2015 a la isla, donde vio una clase empresarial de rápido crecimiento y un anhelo de lazos más fuertes con Estados Unidos, el congresista dijo que comenzó a cambiar sus puntos de vista, señalando que el embargo ha proporcionado al gobierno cubano un chivo expiatorio para justificar la escasez en lugar de estimular el cambio económico.

Crawford se hizo eco de ese sentimiento. “Es difícil defender esta política cuando ves que nada bueno ha resultado en estos 55 años “, dijo. “Ha servido como nada más que una herramienta de propaganda para el régimen actual en Cuba”.

Ya se trate de comercio, seguridad nacional y regional, libertad de movimiento o de promover los derechos humanos en la isla, Emmer, Crawford y Sanford señalaron que al permanecer al margen, Estados Unidos está perdiendo una oportunidad vital de comprometerse con Cuba en momentos en que el país se prepara para su propia transición en 2018, cuando el presidente Raúl Castro planea retirarse del poder.

Y aunque Emmer dijo que no podía “ponerse en la piel de un patriota cubanoamericano, cuya familia perdió bienes y sufrió abusos brutales por el régimen [de Castro]”, los tres congresistas republicanos pusieron en términos inequívocos que piensan que el Congreso tiene la oportunidad de cambiar la política de Estados Unidos.

En palabras de Sanford, “Fidel Castro murió  y la política de Estados Unidos hacia Cuba debe morir con él”.

 
 

5 thoughts on “Partidarios de Trump contra el Embargo a Cuba

  1. No son bobos. Quieren protagonismo en lo que puede venir, y $$$ sustanciosos en exportación de productos agrícolas, participar mas en turismo y ver(???) las posibilidades de inversiones en inmobiliarias (hoteles, condominios, etc.)Seguro el Mr. Trump posee acciones en algunas de estas cositas o sus amigos millonarios, y tiene que irse delante de Soros y comparsa. Saludos.

  2. Es increíble que los americanos no puedan viajar a Cuba e incluso intentaron imponerlo a los cubanos, pero sabemos de los cerebros que salieron estas violaciones a las libertades americanas.

  3. Creo que es una manera inteligente por qué en nuestro pueblo lo qué hay es hambre y necesidades y ninguna ley política le ha resuelto el problema al pueblo es verdad q nos gobierna una tiranía pero si aparte de eso también es tamos rodeado por fuera a donde vamos a parar a donde estamos la miseria el ahogo y el desesperó por eso estamos regado por el mundo buscando un consuelo

  4. Sea lo que sea, tienen razon en todo lo que plantean. Con esta politica se ha beneficiado mas el gobierno cubano, que los americanos. Al final todo el babeo del bloqueo, lo que jode es al cubano de a pie. Porque los de arriba estan happy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *