“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Pañoleta para un bloguero

blog-maquina-de-escribir-750x535

No sé quién es, ni conozco personalmente a Félix Edmundo Díaz. Acabo de enterarme de su existencia, y de su blog -sintomáticamente llamado La Mala Palabra-, por una noticia que ahora mismo, ay, anda recorriendo las redes sociales y los correos electrónicos dentro y fuera de Cuba: la apelación a partirle los dientes al periodista uruguayo Frenando Ravsberg, puesta en un escrito sobre los almendrones y las medidas tomadas por el Consejo de la Administración Provincial de La Habana, como bien se sabe controvertidas dentro de la Isla misma.

Pero a pesar de que no lo conozco, no me gusta que oculte su rostro. Aparece en una foto con unos espejuelos oscuros y una gorra gris que impiden verle los ojos (https://twitter.com/feddefe). Tampoco me gusta que suene como un Dios del Génesis, correspondientemente pertrechado de rayos y centellas, solo que con una proporción rayana en el ridículo: “yo envío un ultimátum a los taxistas y compañía. Esta es mi gran contraoferta”.

De entrada, su texto -si se le puede llamar así-, propone una idea de institucionalidad cuando menos dudosa. Es más, una barrabasada: reactivar el Ministerio de Bienes Malversados, creado en 1959 contra los testaferros de Batista y disuelto dos años después por el propio Gobierno Revolucionario, un planteo que desconoce de manera olímpica la función de los tribunales y de un organismo llamado Contraloría General de la República (2009) en la Cuba de hoy.

Pero el punto central de esta conversación -porque lo quiere ser- no consiste precisamente en discutir sus criterios, atendibles o no, sobre los almendrones, los choferes y las nuevas políticas en curso, sino en preguntarse por qué un abogado, que se supone conozca las leyes, se permite el lujo de ofender e incitar la violencia contra un periodista -cuyos criterios sobre Cuba o Burundi no hay que suscribir necesariamente- y en su lugar omita la argumentación razonada y persuasiva en sentido contrario a la de aludido, más allá de ciertos ideologémas que le brotan como lengua de lava cayendo del Vesubio.

Leyéndolo, la primera pregunta que me viene a la mente es si esos cinco años en un aula de la Facultad de Derecho le sirvieron en verdad para algo. Y si fue así, una segunda: por qué parece ignorar que, de acuerdo con el Código Penal cubano (capítulo II, artículo 320.1), “el que, de propósito, por escrito o de palabra o por medio de dibujos ofenda a otro, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien cuotas”. En este punto lo que le pregunta al uruguayo no deja ninguna duda al respecto: “¿No crees que es hora de que te vayas pal coño de tu madre y empieces a escribir Cartas de USA o Cartas de España?”.

Hay aquí implicado un problema de civilidad. Se esperaría, en efecto, una polémica con el aludido, como ya abundan en distintos foros cubanos, dentro y fuera de la red, pero naturalmente partiendo de la base de que todo absoluto es escolástico. Eso se llama, me parece, humildad y honestidad intelectual. Pero aquí solo figuran ataques a de hominen, un verdadero homenaje a lo que los antiguos romanos denominaban cuneus, lo cual se relaciona con la crisis de valores que recorre a la sociedad cubana, y en particular con una de sus expresiones más rechinantes: el lenguaje.

Una profesora de la Universidad de La Habana lo ha resumido como la “lexicalización del pene” en la vida cotidiana, visible -o más bien oíble- en paradas de guaguas, escuelas y otros espacios sociales. Y ciertamente una movida que no hace sino remitir a un macho biológico marcando su territorio a la manera de Kong, y sobre todo unos códigos que mi abuela, una simple conductora de la Ruta 23, llamaba de carretoneros.

Tal vez un caso de influencia del reguetón -o de cierta parte de él, porque estas alturas ya no es igual a sí mismo- en mentes y corazones para nada solitarios, al punto de llegar a validarse, normalizarse e integrar el sentido común. La labor de educación/resistencia de periodistas, pensadores, escritores y artistas constituye, en todo caso, uno de los posibles antídotos a la avalancha, por incompletos que resulten. Y, por lo antes visto, esta diatriba opera en sentido contrario: no hace sino llevar más lodo al mismo pantano.

En los años 60 el canadiense Marshall McLuhan dictaminó esta verdad: “el medio es el mensaje”. Se impone entonces una pregunta final: por qué la periodista del ICRT Norelys Morales Aguilera -a quien tampoco conozco-, dio cabida en su blog a ese flush que se coloca a sí mismo, y por derecho propio, bastante por debajo de la línea de flotación.

La prensa cubana, que ya adoptó la práctica de recoger las opiniones de sus lectores al final de los artículos, pone como condiciones para publicarlas las siguientes: a) mostrar respeto a los criterios en sus comentarios, b) no ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas, y c) reservarse “el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con la regla de uso”. Cabría evocar a Juan Marinello: “toda gran libertad supone una gran responsabilidad”.

Al final del día, el escrito/panfleto/descarga/diatriba dé este hombre es un caso adicional de lo que un colega calificara una vez de “ciberchancleteo”. “Todavía estoy aprendiendo el oficio de ser revolucionario”, posteó una vez. Así no es, por lo menos en este terreno. Pañoleta de pionero, entonces, para el bloguero de La Mala Palabra.

 
 

31 thoughts on “Pañoleta para un bloguero

  1. Quizá pasaste por alto la obvia extensión de la amenaza, contenida en la línea final del brillante artículo del Feliz Inmundo, contra los ‘destinatarios’, de parte de aquellos a los que, según él, les dicen Cuba. Grupo que parece encabezar. Así que ¡tiembla y corre por tu vida! Atila está al acecho.
    Si bien nobleza obliga, vileza también. Porque llega un momento en que estás tan metido en la mierda que se convierte en tu hábitat y hasta te dices a ti mismo: “mí mismooo: tantas moscas no pueden estar equivocadas”. Creo que de ahí parte la actitud lexical del tal F. Inmundo, que es reflejo de lo que se oye en la calle frecuente, insultante e impunemente; además de sentirse “guapo y apoyáo”.
    Lo que no sé es por qué le adjudicas la pañoleta. Es un gesto perdido. Parafraseando: ése puede llegar a viejo, pero ¿a revolucionario?

  2. Me acuerdo mucho lo que una vecina me contaba sobre una conocida con dos carreras universitarias y sin embargo tan malhablada que daba vergüenza conversar con ella en la calle: “ella paso por la universidad, pero la universidad no paso por ella”. El de Felix, mas allá de los intentos falsamente provocativos, es un ejemplo de lo que se cosecha en un sistema educativo donde se privilegia el conocimiento rápido y masivo y se da muy poca o nula atención a la cultura que este conocimiento debería fomentar. La profesora de este articulo se ha quedado corta, porque la “lexicalizacion” ha ocurrido con todo tipo de órganos genitales masculino, femenino y hasta transgenico! Hoy encuentro mas cultura al mirar la organización de un campo de frijoles o tabaco que en los alrededores de una cualquier Alma Mater. Feliz de haber leído este articulo, necesitamos mas.

  3. Como dice 2: Pañoleta a ese señor..?
    Y que se la quiten, si alguna vez la tuvo, a la ‘periodista’ Norelys Morales Aguilera.
    Sds

  4. Si se suigue arando en este estercolero, es lo que quiere ese pseudoperiodista. Pasen la página. Ya muchos le respondieron a este “periodista” en este blog y en su proipio blog. Si seguimos le estamos dando por la vena del gusto pues lo que quiere es propaganda y protagonismo. No le hagan el juego. Saludos.

  5. Fernando, después de todo ¿existe Félix Edmundo Díaz(FED)? en tal caso ¿Es algún FED el bloguero de La mala Palabra? y por último ¿Quién es FED más allá de ser el bloguero de La mala Palabra?

  6. Hacen muy bien en distanciarse los ‘revolucionarios’ de personajes como este Edmundo. Pero a veces con las palabras mas cultas podemos seguir siendo intolerantes. El meollo del asunto es de que manera un ‘revolucionario’ fidelista puede entender que pueden haber ‘revolucionarios’ antifidelista? De que manera ustedes jóvenes cubanos van a entender que la cuestión no es Batallar contra el que piensa diferente sino dialogar con el que piensa diferente? Lo que sucede es que esta voz brusca e intolerante está en la esencia misma de los ‘revolucionarios’ históricos. Por eso entonces entendemos de que este muchacho, Edmundo, es una de las tantas consecuencias de ‘construir’ una sociedad tan estrecha.

  7. Baracoa, yo creo que, sin dejar de hacer nuestro trabajo informativo, hay que continuar profundizando en el tema de la amenaza porque es un asunto bastante grave en un país que fue uno de los más violentos del continente, con grupos gansteriles y de matones con los cuales tuvo que sentarse a negociar el propio Presidente de la República. Creo además que resulta útil darle voz a los cubanos, revolucionarios o no, que rechazan volver a ese pasado. Estoy convencido de que ellos son mayoría en Cuba aunque no tengan los medios de hacerse oír. Un abrazo

  8. (7)Decir lo de la esencia de los revolucionarios es una barbaridad. El tomar el rábano por las hojas es otra. No creo que Ud. tenga idea de lo que es un Revolucionario, y menos un Fidelista. Ataca y no sabe ya con què argumento. Señora, sus elementos de discusión no solo son obsoletos, destilan bilis, pero què remedio, que le sirva de catarsis hacer esto si se siente mejor su salud, pues mal noi le deseo.

  9. Fernando, sobre el tema de los precios Ariel Terrero publicó lo siguiente http://www.granma.cu/economia-con-tinta/2017-02-24/cuando-el-precio-suena-24-02-2017-00-02-26 Allí escribió “Se haría más integral y sólido el paso reciente mediante la negociación y construcción de consensos con ese grupo de taxistas. De intentarlo, estaría más en línea con la tradición de diálogo de la Revolución —ejemplos abundan en el pasado con los productores campesinos y los trabajadores de otros sectores—”

  10. Hay un hecho que está presente lo mismo en el escrito del tal Félix o de los que escriben con la mejor de las formas: todos plantean el debate desde la posición de conmigo o contra mi, sintiéndose apoyados por el poder.

  11. baracoa la verdad te tomaba por alguien mas inteligente, creo q no es necesario ser tan duro con rosa cuando si bien no creo q la esencia de los revolucionarios sea la intolerancia cierto es que en varias ocaciones el gobierno revolucionario se apoyó en el extremismo y la intolerancia y lo más logico es que le nazcan elementos extremistas e intolerantes.

  12. De acuerdo con Alfredo Prieto: (el panfleto) se relaciona con la crisis de valores que recorre a la sociedad cubana. …no hace sino llevar más lodo al mismo pantano.

  13. No hay enemigo pequeño. Cualquier cretino, y más ahora con la Internet, es un delincuente potencial, como este tarupido que amenaza a Fernando, tipificandi delitos previstos en el código penal cubano. Y dice que es abogado je je

  14. Baracoa tu comentario no me dice nada. Revolucionario es quien quiere cambiar todo el tiempo para mejor, el que no se conforma con lo establecido y ve la vida con luz larga y conciencia social. Los Fidelistas son los que siguen las ideas de Fidel ,obvio. Fidel fue revolucionario, hizo grandes cambios al inicio de la revolución, pero se le fue la mano, e hizo cosas que a la larga solo trajo estancamiento y pobreza generalizada a la sociedad cubana. Termino estancando la expresión personal en aras de convertirnos en una ‘masa’ homogénea sin ningún poder.
    No destilo bilis ni hago catarsis solo tengo muchos deseos de ver a Cuba salir adelante!

  15. (12)Es la forma y el estilo”educado”. No creo ser duro,pero si tajante. Además, le deseo que continue si eso le alivia. Y lo de inteligente? gracias, no me considero con un coeficiente “super”.Un saludo.

  16. Muy bueno el escrito de Ariel, como debe ser.
    por cierto ?lo escribio en Granma tambien o en su blog personal?
    Ya hace rato baracoa viene diciendo que dejen eso ahi…..

  17. Buen comentario, pero por favor, nada de pañoletas para ese personaje, sería faltarle el respeto a nuestros pioneros.

  18. Yo creo que tanto el Sr Inmundo como la Sta Norelvis se montaron en esa guagua por la puerta de atrás convencidos de que les darían el asiento y está muy bien que sigan cogiendo empujones y pisotones . Creyeron que se anotaban un montón de puntos para en la próxima asamblea recibir algún diploma de ” Extremista Destacado del Trimestre ” Espero que a sus superiores no les quede duda de que revolucionarios NO son pero menos duda aun de su calidad humana , de sus valores y que sobretodo NO representan a ningún cubano con dignidad . Saludos .

  19. Rosa, me parece que crees que yo solo vivo sentado en mi computadora esperando que escribas y cuando tardo un poco en aprobar tus comentarios me envías uno acusándome de socialista y censor. Ahora te apruebo el comentario “censurado”, según tu. Me acusarás de capitalista y librepensador. Tranquilidad, yo tengo una vida más allá de Cartas desde Cuba, aunque algunos no lo crean, ja ja ja.

  20. Saludos.
    Excelente articulo. Creo que se confirma lo dicho por Umberto Eco: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”. “Es la invasion de los imbeciles”
    El señor Felix Edmundo Diaz es un ejemplo muy elocuente.

  21. Fernando no te acusé, perdón si no eres socialista. Pero si veo que aparecen nuevos post e incluso otros comentarios por debajo del mío, me deja la duda, porque sí me has censurado otra veces. Y ademas puede ser que yo tenga mi trauma después de haber vivido tantos años en cuba.

  22. Rosa, no me ofende que me digas socialista ni que te inventes cualquier otra filiación política, si crees que es útil etiquetar a los demás. Yo creo que los seres humanos no cabemos en tanta etiqueta, que la vida no es una estantería de ferretería con tornillos de media y tuberías de 3/8. Sinceramente a mi no me interesa tu filiación política, simplemente me interesan tus opiniones, con algunas estoy de acuerdo, con otras no, y con las terceras no tengo opinión formada, como me pasa con todos los demás comentaristas. Un abrazo.

  23. ja, ja, el tal fulano Félix Edmundo Díaz se ha metido en tremendo lio por seguir con demasiada efervescencia las ordenes de sus empleadores (amos). Creo que le van a dar un haloncito de orejas.A que le quitan el internet.

  24. Te dije lo de socialista en ese tono por la manera en que reaccionaste. Yo tampoco creo en etiquetas, solo en valores morales! gracias por publicarme.

  25. Buen articulo, hay que por lo menos, a esa gente como el F inmundo, hacerle entender que su cultura es inadmisible, en la actual era, que su cultura no es mas que una deformacion hija de una era convulsa, que pare todo tipo de cosas.

  26. La pañoleta! Por favor, no ofendan a nuestros pioneros! Abogado esa persona?! Cuando más le regalaron un título vaya a saber dónde! Ese no puso los pies JAMAS en una Facultad de Derecho de una Universidad cubana! Vergüenza ajena es lo que da!

  27. Un cobarde facistóide más, el de “La mala palabra” de los espejuelos oscuros. Un Leopoldo Avila disfrazado digitalmente. Más de lo mismo.

  28. La conclusión importante es la cita de Juan Marinello: “toda gran libertad supone una gran responsabilidad”, y creo que esa es la parte valiosa del debate, ante la terrible lexicalización del pene en la vida y la discusión política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *