“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Pánfilo critica las reglas para la atención al turista cubano

Tomado de El Nuevo Herald

El cómico cubano Luis Silva, creador del famoso personaje “Pánfilo” de la televisión estatal que jugó dominó con Barack Obama, criticó las “directivas discriminatorias con los cubanos”, en apoyo a una publicación de la prensa oficial sobre “maltratos” sufridos por cubanos en hoteles.

Silva -popular por el humor crítico de su programa “Vivir del Cuento”, uno de los más vistos y en el que participó Obama durante su visita a la isla- usó su página de Facebook para comentar un artículo del diario oficial Juventud Rebelde que narra las malas experiencias de un periodista local en los cayos del norte.

En el texto, titulado “Viaje de escombros”, el reportero asegura que este es el calificativo dado por los trabajadores cubanos del turismo a sus compatriotas, con menor poder adquisitivo y menos propensos a dar propinas que los visitantes extranjeros.

A pesar de no aparecer en la versión impresa del diario y solo online -en uno de los países más desconectados del mundo-, el artículo ha generado polémica en los últimos días en las redes sociales.

La principal crítica es la diferenciación de los servicios por nacionalidades en uno de los principales sectores económicos del país, que el año pasado recibió 4,7 millones de turistas extranjeros.

“Entre cubanos, ¿qué valor nos damos? Ninguno. Así funciona el país desde hace años. Así que lo que cuenta este artículo es bobería al lado de todas las cosas que pueden hacer los extranjeros y no los cubanos”, comienza Silva su publicación, que suma más de 3.500 reacciones, 500 comentarios y ha sido compartida más de 900 veces en Facebook.

El humorista asegura que “el propio Ministerio de Turismo tiene directivas discriminatorias con los cubanos”, en referencia a la medida que prohíbe a los pobladores de la isla abordar embarcaciones recreativas.

“Podemos hospedarnos en un hotel, pero no podemos coger un catamarán con motor, no puedes hacer uso de medios náuticos motorizados. ¿Por qué? (…) Así está escrito. Lo he leído en las ofertas de (la agencia de viajes estatal) Cubanacán para cubanos”, insiste.

Según Silva, “si una entidad importante del Estado es capaz de crear esas diferencias, ¿qué importa que un simple guía de turismo considere ‘escombros’ a los cubanos?”.

“Somos potenciales terroristas, que a lo mejor nos da por robarnos el catamarán para ir al (supermercado) Walmart de Hialeah (Miami, EE.UU.) a comprar”, comenta mordaz en referencia al origen de la prohibición, instaurada para evitar el robo de embarcaciones por parte de cubanos que querían huir a la Florida.

Hoy los cubanos sí pueden entrar y salir del país en cruceros y buques mercantes, aunque solo los residentes en el exterior pueden hacerlo en embarcaciones de recreo como yates.

El humorista concluye que “las diferencias entre cubanos y extranjeros las ha creado el propio país”, donde hace unos años debías ser extranjero para acceder a una línea de teléfono móvil o comprar en tiendas mejor surtidas que las destinadas a los locales.

El turismo se convirtió en el motor impulsor de la economía cubana a partir de la década de 1990, tras el colapso de la antigua Unión Soviética.

Sin embargo, desde el principio hubo separaciones claras entre extranjeros y los cubanos, que tenían prohibida la entrada a los hoteles y a otras instalaciones reservadas a los turistas.

Solo en 2008 fue levantada esa restricción, dentro de las reformas del actual presidente Raúl Castro, que también permitieron a los cubanos comprar por primera vez líneas móviles y ordenadores.

En los últimos años, la apertura económica impulsada por Castro y la ampliación del sector privado, ha permitido que algunos nacionales puedan alojarse en hoteles, aunque la mayoría de las ofertas continúen siendo prohibitivas para el cubano medio, cuyo salario no llega a los 30 dólares mensuales.

 
 

23 thoughts on “Pánfilo critica las reglas para la atención al turista cubano

  1. Esperemos que no lo vayan a eliminar o a limitar por esas opiniones, que son las de una gran cantidad de gente acá. Aunque, ciertamente, no creo que Pánfilo o ese programa sean tan incisivos en sus críticas. Sólo que son asuntos que saltan tanto a la vista que, aunque hieran los “sentimientos” de los mandantes, éstos tienen que asumirlos.
    La solución a estos humillantes asuntos debe formularla una Asamblea Nacional con poder de decisión… y eso lo veo muy lejos.
    De todas formas vale el intento de Luis Silva y compañia.

  2. La razón de ser de la prohibición a los cubanos de utilizar embarcaciones motorizadas era el combo de ley de ajuste + politica pies secods/pies mojados.

    La segunda desapareció, la primera languidece bajo la ausencia de la segunda, pero hasta dónde sé, la proihibicion se mantiene en pie, a pesar de que en papel, según la gaceta oficial, fue leventada hace como 1 año, (desafortunadamente no recuerdo el # de resolución).

    Me recuerda al cuento “El Banquito” de Eduardo Galeano.

    http://fragmentandoporciones.blogspot.ca/2005/03/la-burocracia-el-banquito.html

  3. Los nuevos ricos se quejan de que son discriminados en los hoteles, los extranjeros se quejan de que son discriminados porque los servicios que para los cubanos son en pesos cubanos para ellos son en CUC, o se 25 veces más caros… Cosa que no pasa en casi ningún país…

  4. lOS CUBANOS NO TENEMOS SENTIDO DE PERTENENCIA AUN.
    ROBAmos , DESTRuimos EN LOS HOTELES,EN LAS ESCUELAS,EN LOS HOSPITALES, EN LAS GUAGUAS.
    Sin educacion social y sin control estatal
    no llegaremos a ninguna parte.
    El Estado debe establecer drasticas medidas para los delicuentes, altas multas, granjas para que trabajan duro…

  5. Me leí “El banquito”, genial!!
    También leí el texto de JR y la publicación de Pánfilo (LS). Creo que es lo mismo que piensan unos cuantos millones de cubanos. Muchos que leen y dan su opinión, otros que leen y asienten con la cabeza y los que no pueden leerlo, pero lo hablan en la bodega.
    ¿Y qué se puede hacer?

  6. Nadie sabe que se puede hacer para cambiar esto (donde está el general o el coronel). Pero este abril van a ir a las urnas a votar por cualquiera, aunque no lo conozca y le van a dar a ese el derecho que lo represente donde se aprueban las normas, aunque esta vez al menos se hayan cuestionado si son los más idóneos o quien los seleccionó.

  7. Cuando leí el artículo pensé que era un periodísta que exponía una experiencia de un tercero. Ahora según entiendo es el periodísta quien expone su propia experiencia. Bueno imagínense, el peridísta tiene al menos la posibilidad de escribir en un medio de alcance nacional y desahogarse un poco (si pasa el filtro) pero el ciudadano común ni eso. A tragar !!!

  8. Magdiel(3), el periodista, colega tuyo quizás, que dio origen al artículo en Juventud Rebelde, es acaso un “nuevo rico”? , lo dudo mucho. Es simplemente un cubano que fue discriminado por ser cubano. A un extranjero tuve que explicarle una vez por qué el precio de las guaguas de Viazul y lo entendió perfectamente. Cómo se le explica a este periodista la discriminación de la cual fue objeto de modo que lo entienda?

  9. Y donde queda la cultura del saber, del cuidado?
    No he sido discriminado, ni entiendo eso de cubanos y extranjeros o extranjeros y cubanos, es un problema de actitud.
    Pero, lo que más indigna es que no todos estamos a la altura de una educación y cultura del cuidado…ver las formas, los estereotipos de quienes vamos a un hotel y no sabemos comportarnos…pluralizo para entendernos….la manera de ir al buffet, la manera de estar en la piscina o playa sin gritar cuando otros descansan…REITERO CULTURA DEL CUIDADO CUBANOS….así ganamos todos.

  10. Las ideologias termina mal, no sirven, las ideologias tienen una relacion muy incompleta, o enferma o mala con el pueblo. Las ideologias no asumen al pueblo. Por eso, fijense en el siglo pasado, en que terminaron las ideologias? En dictaduras siempre, siempre. Piensan por el pueblo. No dejan pensar al pueblo. O como decia aquel agudo critico de las ideologias cuando le dijeron : “Si pero esta gente tienen buena voluntad y queiren hacer cosas por el pueblo” y el respondio: Si, si , todo por el pueblo pero nada con el pueblo.

    Papa Francisco (Paraguay 2011)

  11. @Magdiel, por que utilizas el termino “los nuevos ricos” para referirte a aquellos cubanos que visitan los hoteles. Acaso es necesario ser rico para poder visitar alguno? Acaso tener algunos cientos de dolares y destinarlos a vacacionar en un hotel te hace rico? Acaso hay algo de marlo en ser rico? WTF con ustedes los comunistas y la riqueza. Vete a vivir a una cueva, porque con esa perspectiva, tener una casa frente al que vive en un bohio en los campos de pinar de rio te convierte en terrateniente…

  12. Claro, el artículo aparece en la edición digital de J.R.,así tiene garantizado una muy limitada lectura. Además los dos, Panfilo y el periodista, juegan con la cadena,pero dejan al mono tranquilo. Todos allá saben sus límites. Y es lógico cuidando sus empleos,así y todo cada uno de ellos ya debe tener su dossier asegurado estilo Repubica Democrática Alemana, antigua RDA.

  13. Iandy (10) 100% de acuerdo. Yo he estado varias veces con mi familia en hoteles en Varadero y Cayo Santamaria y no hemos sido discriminados por ser cubanos. Si debo decir que fui testigo de la reaccion desproporcionadamente grosera y prepotente de unos cubanos (desafortunadamente, debo decir, residentes en Miami) que estaban consumiendo alimentos en la guagua que nos transportaba. El chofer les llamo la atencion en muy buena forma pero parece que estos Sres se creian intocables. En fin, que hay de todo como en la vina del Senor.

  14. Pero es que la gente se queja demasiado.
    Ahora el cubano tiene más derechos que nunca antes en los últimos 58 años. Ya los dejan entrar en los hoteles y centros turísticos. Ya pueden comprar en las tiendas de divisas. Ya no los condenan por tener divisas en su poder. Cuando emigran no pierden su casa, y además la pueden vender y/o comprarse otra, ya pueden comprarse legalmente un Lada viejo, ya pueden entrar y salir del país, ya pueden montar un timbiriche legalmente, ya el chícharo está por la libre, ya pueden conectarse a Facebook en los parques, ya no está prohibido a los hombres llevar el pelo largo, ya no está prohibido oir música extranjerizante, ya no tienen prohibido comunicarse con los parientes que desertaron. Pero nos seguimos quejando. ¡Es un vicio Nacional!

  15. Me entristece mucho ver a cubanos que maltratan a otros cubanos. Porque nos olvidamos de que Cuba son los cubanos y quién maltrata a los cubanos maltrata a Cuba.

    Justamente el verdadero patriotismo no consiste en morir en una guerra sino en tratar bien a tus compatriotas, tengan la opinión que tengan.

  16. ¿Qué me dicen del comportamiento de algunos los cubanos en los Hoteles? Quieren llevarselo todo, en los hoteles de manilla hasta acopian bebidas, se comportan indecentemente muchas veces me averguenzo de ser cuabno cuando veo estas conductas.Ello no significa que tengamos tantas limitaciones pero en verdad dejan algunos cubanos mucho que desear, por supuesto no son los de a pie eso no podemos ir son parte de la nueva clase de ricos.

  17. sofia (5): me parece un poco del estilo gulag estalinista eso de las “granjas para que trabajen duro”. No justifico –y mucho menos apruebo- conductas antisociales, pero primero hay que buscar las CAUSAS de esas conductas y atacar esas causas, que deben estar en el entramado social que se ha creado en el país y en la relación ciudadano-Estado que, en mi opinión, es disfuncional y llena de arbitrariedades, carencias, irrespeto y “verdades” tratadas de implantar por repetición. Será una larga y complicada tarea enmendar eso, si es que se emprende en algún momento.
    El cuento del banquito es ejemplo de las consecuencias de la mencionada relación, en la que no hay feedback ni se pueden modificar “desde abajo” las cosas.

  18. @Juan Perez, la gente se queja porque es su derecho. Y todas esas prohibiciones que han eliminado no eran solo para quejarse, eran como para revelarse. Porque no eran prohibiciones heredadas del regimen anterior, eran no mas que caprichos del nuevo dictador. Asi que Juan Perez, cuando menos a quejarse, y si no le gusta y pretende que las nuevas generaciones andemos como la suya de corderos, pues quejese usted tambien, pero silencio no habra mas.

  19. Juan Pérez (15) Todas esas prohibiciones fueron un insulto a la dignidad ciudadana del pueblo cubano. Lo que Ud. menciona son solo algunas de las muchas arbitrariedades cometidas por los que han detentado alguna posición de poder en algún momento y han abusado de ese poder. Sí, es cierto que hay personas con comportamiento público inaceptable pero eso no se arregla prohibiendo su presencia en sitios públicos: se enmienda con educación, esa educación de la que mucho se habla pero que cada vez perdemos más. Airear a campo abierto todo lo que nos disminuya como personas es un derecho; el silencio ante el ultraje nos hundiría más en la iniquidad.

  20. Caballeros , no por gusto los Castros y secuases llevan 60 años dueños de Cuba y del pensar de su pueblo, el cuento del banquito no me parece que encaja en esta ocacion, ya Fidel castro ruz, sabía lo que había que hacer para llegar a donde hemos llegado, claro la caída del campo sociolista y de la URSS, afectó, pero Fidel fue un genio diabolico y siempre se salió con la suya,Raúl cojió las riendas cuando ya todo camina solito, el pueblo se acostumbró, los apoya,siempre hay que hacer sacrificios, carne de res, mariscos, mejores hoteles, gasolina, transporte, diversiones,”leyes” diferentes al cubano de a pie, en fin aunque se preguntase y se sabiese, ya dios Fidel Castro lo impuso así y no se discute. Nada va ha cambiar, los cubanos dentro de la isla le gusta estar como están y eso gracias a la robolucion y la suciedad de los “politicos” en Miami y de algunos en el congreso.

  21. que triste la vida del cubano, como mismo dice luis silva, la discriminacion del cubano esta en nuestra sangre, ese y otros antivalores que en el dia de hoy son normales en cuba, hace decadas encontraron terreno fertil en los actos de repudio contra el que pensaba diferente, tuviera una creencia religiosa, preferencia sexual diferente o aspiraciones de un proyecto de vida diferente, y la culpa de todo, vamos a decir que la tiene pepito

  22. Además, Juan Pérez (15), la gente olvida que el Estado-gobierno la libró de la onerosa carga de decidir por sí mismo qué oír, qué leer, qué pensar –resolviéndole uno de los problemas existenciales más álgidos que hay; le dio el papel de revolucionario espontáneo, sin que tuviera vocación; le auspició escenarios donde convertirse en glorioso héroe internacionalista, además de la posibilidad de hacer una revolución socialista en las mismas narices del Imperio y dirigido por próceres infalibles, longevos y casi divinos… en fin, que ese vicio de quejarse es un subproducto detestable de la educación que el Estado le ha proporcionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *