“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Narcoseries, retrato de algunos países latinoamericanos

maxresdefault

El mexicano Damián Alcázar, que encarna al capo colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela en la serie “Narcos” de Netflix, considera que más que glorificar al crimen, las llamadas narcoseries representan una “magnífica oportunidad de retratar la cruda realidad latinoamericana”.

En la tercera temporada de la serie que la plataforma de ‘streaming’ más grande del mundo estrena globalmente este viernes, el gran capo de la droga colombiano Pablo Escobar ha muerto, y el cártel de Cali, comandado por Rodríguez Orejuela, se convierte en el enemigo número uno de Estados Unidos.

“Creo que temas como el narcotráfico no tienen por qué evitarse, al contrario, si los llevamos a un proyecto masivo y global como el de Netflix, en otros lugares van a enterarse de que ésta es nuestra realidad”, dice a la AFP el actor de 64 años, ganador de ocho premios Ariel.

“Tienen que darse cuenta (las audiencias) que no pueden voltear a ver para otro lado, porque muchísima gente está muriendo a causa de este mal sueño”, explica Alcázar en referencia a los más de 180.000 muertos en México desde que el Gobierno lanzó un combate militar antidrogas.

En el programa, la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) centra su atención en la organización de Orejuela, que en la vida real fue extraditado en 2004 a EEUU, donde cumple una condena de 30 años.

Pregunta – ¿Cambió su percepción del narcotráfico tras participar en “Narcos”?

ALCÁZAR – Desde hace tiempo, creo que solo la legalización (de las drogas) terminará con este monstruo infame que se come a nuestra gente, a nuestros pobres, nada más a ellos, porque entre soldados y marinos, que son unos cuantos, también están jodidos. Pero los grandes, los de arriba, los que tienen la ganancia, esos no.

Creo que después de hacer la serie dije: “¡Claro, estos hombres (el cártel de Cali) levantaron a Cali!”. Cali no hubiera tenido jamás lo boyante de su economía sin estos señores porque ya parece que al Gobierno le va a interesar el progreso.

P – ¿A qué atribuye la fascinación de las audiencias por temas como la corrupción, el narco y la pobreza?

A – En muchos casos a que hay sociedades que no la sufren, o que no la tienen tan patente como nosotros los latinoamericanos.

La medida no es erradicar programas como “Narcos” o los tan polémicos narcocorridos, sino eliminar la pobreza, esa infame desolación en la que tienen sumidos a miles de mexicanos, sobre todo, en esos lugares del desierto del país, donde no hay nada.

Netflix está tomando esto, y le da la visión de la ficción, muy interesante, como producción casi cinematográfica, por eso es tan atractivo y está tan fuerte.

P – ¿Cómo cree que ha evolucionado el fenómeno del narcotráfico?

A – Es bien interesante, es la historia de este mal sueño que es el narcotráfico y que ahora está replicando acá de manera mucho más terrible que en Colombia, pero muchísimo más, porque somos más y porque tenemos muchísimos más pobres, y porque el país es un desierto absoluto y no hay nada para todos los habitantes de ahí, entonces eso no se lo van a poder quitar de ahí, nunca.

P – ¿Cómo fue la construcción de su personaje para la serie?

A – Orejuela es un hombre pacífico, prefiere corromper y comprar a la gente, y mantiene la paz entre los suyos, no quiere guerra con nadie, mucho menos con el Estado. El cártel (de Cali) es quien pasa a ser el protagonista de la historia.

Era muy interesante ver que un hombre de negocios quiere hacer de este negocio non santo (el narcotráfico) algo bueno para la sociedad, porque él (Gilberto Rodríguez) elevó el nivel económico en Cali, con muchísimos negocios, dándole trabajo a mucha gente.

 
 

4 thoughts on “Narcoseries, retrato de algunos países latinoamericanos

  1. Recomendación interesada del actor que desea vender el producto (la serie).

    En mi criterio la mayoría de los nsrcocorridos que he oído y las series que he visto, al igual que el ector que entrevistan, tratan a los narcotraficantes casi como héroes, que por su valor personal se destacan en un medio adverso y aunque en los dos últimos capítulos mueren o son apresados, el resto de la serie son vistos por parte de la audiencia no como los asesinos que son, sino como “hombres de éxito”, sobre todo entre parte de la juventud de sus países de origen, con la carga negativa que ello tiene.

    Por otra parte, en las series se soslaya generalmente el efecto desvastador que tiene la adicción a las drogas sobre las personas que caen en una dependecia que los lleva en muchos casos a delinquir, además de las terribles consecuencias para los familiares de los adictos tiene esa dependencia.

  2. Vi una sola “narcoserie”, y al segundo capítulo ya estaba identificado con los malos y rechazando a sus perseguidores; y conste que no era un adolescente ni un ignorante de las terribles secuelas de esa actividad.
    Sin embargo, una serie documental que circula en “el paquete”, “La Narcoguerra”, produce todo lo contrario: un fuerte rechazo a los “narcos”, ya que está planteado desde la óptica de quienes persiguen a esos criminales, y documentando hechos reales in situ.
    Así que, sin dejar de mostrar “nuestra realidad”, ponen en su sitio a los criminales.
    De todas formas creo que sólo legalizando la droga puede combatirse el imperio financiero y corruptor que ha producido. Y el primer paso es hacerlo en los USA, que es el mayor mercado para la droga. Aunque humilde y paranoidemente pienso que el gobierno de los USA se beneficia de este tráfico –como del terrorismo-, que forma parte de su particular realpolitik.
    Recordar que un elemento que fortaleció a la mafia en los USA fue la…

  3. Bueno todas esas series de narcotráfico, corrupción, extorsión y de poderosos mafiosos se vería liquidadas si el equipo policial de la serie cubana Tras la huella se enfrenta a ellos, yo veo la serie cubana y me ha conmovido como esos policias y oficiales cumplen su deber,no golpean, son todos amables, respetan todos los derechos de los detenidos,hay más ” colaboradores” a la policía que casas en Cuba, todo lo descubren por instinto y rapidez asombrosa, siempre tienen la razón y claro son valientes y amigables. En esa serie los de arriba son santos muy patriotas porque son rovolucionarios muy comunistas, los malos son los contrarovolucionarios esea los antipatriotas, los malos siempre quieren irse a EUA para escapar de la ” justicia”. Ya casi me tienen convencido de la versión del régimen sobre la policía cubana que son buenos y al servicio al pueblo por series como Tras la huella, guardabosques, UNO, en fin yo propongo enfrentar a los narcos con los policías del regimen cubano .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *