“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¡Meta en cintura a esa periodista!

hipocresc3adaTomado de La Esquina de Liliht

No la conozco. Ella, parece, tampoco me conoce. Le pregunto por un asunto formal de la manera informal que soy. Con respeto, pero lo nombro como se habla de la madre, con desenfado, con familiaridad.

Ella replica. Yo me excuso. No me acostumbro al trato de los funcionarios, como tampoco a las absurdas nomenclaturas de sus informes, a decir que hay una cifra de esto o aquello, o que llegó un nivel de algo que se necesita…, pero igual me excuso. Empatía le dicen, tratar con las fuentes le dicen… y sigo preguntando.

Le hablo de opiniones que corren en la calle y me mira con saña. Dice que no ha oído nada y no le replico. Trato de ponerme en sus zapatos, pero sus zapatos no tienen cara de meterse en el fango, no tienen cara de caminar las zonas de afectadas oyendo anécdotas, aclarando dudas, sintiendo.

Son las cuatro de la tarde en un sitio donde recientemente ocurrió una catástrofe y una funcionaria me mira de arriba a abajo, incómoda porque ante la duda, ante las habladurías, ante las campañas hijas de la mala intención o el desconocimiento, yo prefiera preguntar.

Lo noto, pero pregunto, insisto: un periodista es la pregunta que es capaz de hacer, la respuesta que logra.

Me responde. Preciso detalles. Intento una conversacion banal, y es infructuosa. Tengo fama de molesta y no me importa. En esta profesión caer demasiado bien, en serio, que alguien que te da palmaditas en público te estime así mismo en privado, solo es sinónimo de dos cosas, la primera demasiado improbable, la segunda, muy sospechosa.

Así que me resigno a ser mal querida, despreciada. Y pregunto. Insisto. Ella dirá más tarde que sería bueno que alguien me meta en cintura.

Yo, si alguien me preguntara, pediría gente con los zapatos en el piso, preferentemente manchados de polvo, de fango, de camino…, gente que entienda el latir de la calle, gente con más alma y menos poses. Yo los conozco, andan por ahí, así que son posibles.

Quién sabe, va y si un día de estos nos complacen…

 
 

8 thoughts on “¡Meta en cintura a esa periodista!

  1. Creo que una vez que los periodistas nuestros se den cuenta de la importancia del rol de ellos en nuestra sociedad muchas cosas saldran a la luz, seran imposibles ocultarlas, huir a las respuestas, a las explicaciones que merece nuestro pueblo, a partir de ese momento los perros comenzaran a ladrar.

  2. Nunca he visto a un periodista cubano entrevistar a un funcionario y hacer las preguntas incisivas que hacian los periodistas extranjeros a funcionarios cubanos.

  3. Hace muchos años que nuestro país dejó de tener verdaderos periodistas, todos los que se califican como tales son “intelectuales orgánicos” como los calificó Che Guevara, asalariados de la prensa estatal,controlados por la censura.

  4. Hay que vivir en Cuba para entender muchas cosas..hay mucho que perder si dices la palabra equivocada y la escucha la persona equivocada para muchos de nosotros en mejor tratar de vivir sin entrar en estos asuntos
    y si, podemos decir cuanto queramos sobre quien queramos hasta que a alguien no le guste….que podemos hacer si cuando vemos una injusticia,una absurda medida,una mentira publica, falta de respeto a las leyes
    y lo decimos,combatimos,señalamos simplemente no somos escuchados o hasta coaccionados….nada que hacer…vivir lo mejor posible adaptandose a todo es por esto que nada o casi nada cambiará

  5. No se trata de preguntarse: “Quién sabe, va y si un día de estos nos complacen…”, se trata de exigir, del modo que sea, que cumplan con sus deberes con el pueblo. Me gusta tu vivencia, Lilibeth, y tu perseverancia, pero con todo respeto, disgusta el modo en que con la última oración das la impresión de que hay que esperar hasta que el orisha de los burócratas decida ponernos en un camino favorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *