“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Medio provincial reclama más información en las ayudas a los damnificados

colchones-venden-cuba-huracan

Tomado de RSS

Como sucede casi siempre, la entrega gratuita y venta de productos e insumos para los damnificados por el huracán Irma en Cuba se ha movido entre el reconocimiento y la especulación, de dentro y de fuera. Como no siempre se informa, adecuada y rápidamente, lo segundo a veces supera lo primero, por desgracia.

Quienes han seguido minuto a minuto las informaciones sobre el tema, conoce que, por ejemplo, en Sancti Spíritus varias personas afectadas, sobre todo en Yaguajay, donde el ciclón fue más fuerte, han sido beneficiadas lo mismo con materiales constructivos, alimentos, productos de aseo personal y enseres domésticos.

Unos, los más, se han vendido bajo las diferentes fórmulas de pago establecidos en el país: en efectivo o por crédito, otros han sido bonificados a mitad de precio, tanto materiales constructivos como alimentos y otro grupo se ha donado, o sea, se han entregado sin costo alguno.

Según datos del Grupo de Comercio, se han atendido en tiendas de venta de materiales más de tres mil 600 clientes, casi todos con elementos de techo. Lo que sucede es que esa cifra es aún baja si se le compara con la cantidad de afectaciones en viviendas, que según datos oficiales en la provincia superan las 19 mil.

Se han realizado, según esa propia fuente, ventas de cientos de toneladas de alimentos y se han vendido o donado desde cocinas de inducción hasta colchones a diferentes personas.

Uno de los puntos polémicos por estos días resultó la venta de una lata de carne por composición de núcleo pues al no decirse la procedencia, algunos comenzaron a especular sobre si las donaciones se vendían.

Sucede que en este caso específico, el producto proviene de la reserva estatal, que establece reparticiones como estas en casos excepcionales y por tanto se cobra. Solo que esa información es preciso decirla a la población para evitar tergiversaciones de esencia.

Y lo mismo que hace falta información para este caso particular, se precisa informar sobre las diferencias entre una entrega y otra pues también existen ventas provenientes de los inventarios de las empresas de comercio o las mayoristas, como las sábanas, las toallas y los colchones.

Y no solo es informar en los medios. Hace falta hacerlo más en la propia comunidad donde se hacen las reparticiones para que exista transparencia y sobre todo justicia para que el recurso vaya realmente a quien más lo necesite.

Por eso, además de informar, se precisa mucho más, fiscalizar, controlar de manera sistemática por todos los mecanismos creados en el país desde las empresas, las entidades gubernamentales y partidistas y los órganos jurídicos.

El esfuerzo del estado por llegarle a todos los damnificados ha sido y es enorme, aunque por el volumen de afectaciones unos van primero y otros después, unos tienen que pagar, aunque sea a mitad de precio y otros reciben el beneficio del regalo que implican los donativos.

Como se trata de productos y recursos que se parecen como colchones, toallas y sábanas, por ejemplo, la diferenciación y el control son básicos en tanto solo quien los entrega conoce la procedencia. Y ello, lleva, como se debe estar haciendo, la verificación persona a persona y casa a casa.

Ya se sabe que quien incurra en una violación debe ser penado por ley, tal como lo establece nuestro código, solo que en esos casos, nada hay como la fiscalización y la honestidad para detectar los posibles malhechores que puedan existir y los indolentes también.

Hablamos entre cubanos. Se sabe que en casos como estos puede existir el desvío, la reventa y hasta la venta de los recursos por parte de los damnificados. No sería la primera vez. Ya se ha visto que algunas de las latas de carne se han vendido por inescrupulosos.

Tal como acota una nota publicada esta semana: el desconocimiento o alguna interpretación arbitraria no debe distorsionar el propósito de la norma y la intención del país.

 
 

4 thoughts on “Medio provincial reclama más información en las ayudas a los damnificados

  1. Cuando es “donacion”es “regalado”,no hay que cobrar,son productos que con esfuerzos de otras se entregan para ayudar a los mas necesitados,esas tarifas impuestas por el estado,las veo muy mal.

  2. Carlos Forte: ¿ En qué parte del post habla de tarifas con las cuáles se venden las donaciones?
    ¿Podrías decirme??

  3. Siempre que al periodista se le impida hacer su trabajo, las cosas seguiran igual….

    Nada vale una buena intencion o idea si no se comunica correctamente.

    Eso de seguir el libreto y esperar ordenes de arriba es un problema,,,,para que se tiene un delegado si este no puede hacer declaraciones a la prensa en el momento que un periodista lo llama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *