“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
Los secretos de la escuela cubana de ballet
 

Los secretos de la escuela cubana de ballet

escuela Cubana de Ballet. Foto: Raquel Pérez Díaz

Foto: Raquel Pérez Díaz

Carlos Acosta fue la estrella del Royal Ballet y el primer negro que obtuvo el papel de “Príncipe” en la compañía británica. Era hijo de un camionero y vivía en un barrio muy humilde pero aun así se convirtió en alumno de Ramona de Saa, la actual directora de la Escuela Cubana de Ballet.

Hoy más de 900 niños estudian en las academias de Cuba, constituyen una gigantesca cantera para la danza nacional y también para algunas de las más destacadas compañías del mundo, en las que han brillado cubanos y cubanas, considerados por los críticos como los rusos del “siglo XXI”.

Dentro de la escuela de ballet, los niños y adolescentes reciben, además de las clases de danza, las que corresponden a su nivel de escolaridad normal. Foto: Raquel Pérez Díaz

Dentro de la escuela de ballet, los niños y adolescentes reciben, además de las clases de danza, las que corresponden a su nivel de escolaridad normal. Foto: Raquel Pérez Díaz

La cuna humilde de Carlos Acosta no es nada excepcional en esta escuela. Una de las chicas que escogimos al azar para entrevistar fue Ofelia Rodríguez, una espigada mulata de 14 años, hija de un trabajador de la construcción, cuyo sueño desde niña es convertirse “en una gran bailarina”.

Ramona de Saa explica que se mantienen del presupuesto del Estado. Los costos son tan altos que resulta imposible autofinanciarse, sobre todo porque en la Escuela no se paga matrícula y se entrega de forma gratuita el material didáctico, las zapatillas, las mallas y hasta los alimentos.

De todas formas la dirección de la escuela se ha propuesto buscar recursos por su cuenta. Unos 40 estudiantes de EEUU, Argentina, México, Uruguay e Italia, pagan por pasar cursos y talleres en un centro que, además de ser prestigioso, resulta muy barato, apenas unos U$D 250 al mes.

También hay intercambios con otros países, recientemente un periódico de Costa Rica afirmaba que “resulta difícil hacer un análisis de la recién puesta en escena de ‘El Lago de los cisnes’ sin caer en la comparación del nivel superior que demuestran los estudiantes preuniversitarios cubanos con el resto del elenco costarricense”.

Explica el periodista que “En Cuba la profesión del bailarín es reconocida y respetada: ningún padre o madre se opone a que sus hijos estudien ballet”, mientras que en Costa Rica “casi ningún padre de familia espera que su hijo sea bailarín, sobre todo porque no tendrá un puesto de trabajo en ninguna institución pública”.

Ramona de Saa, conocida por sus alumnos como ‘Sherry’, antes de ser directora de la escuela de ballet, fue la maestra de figuras tan importantes como Carlos Acosta. Foto: Raquel Pérez Díaz

Ramona de Saa, conocida por sus alumnos como ‘Sherry’, antes de ser directora de la escuela de ballet, fue la maestra de figuras tan importantes como Carlos Acosta. Foto: Raquel Pérez Díaz

Parte del éxito de la escuela ha sido ser capaz de saltar por encima del racismo de quienes creían que los negros no pueden bailarlo, de los machistas que temían ver a sus hijos convirtirse en homosexuales o de los elitistas que lo consideran un espacio exclusivo de la alta sociedad.

Es cierto que el Ballet contó desde 1959 con todo el apoyo del gobierno pero no se hubiera materializado semejante proyecto sin la presencia de voluntades tan fuertes como las de Alicia y Fernando Alonso o sin el amor inconmensurable de Ramona por sus estudiantes.

La cantera de la escuela cubana de ballet no margina a ningún niño por su clase social, Ofelia Talía Rodríguez es la hija de un trabajador de la construcción. Foto: Raquel Pérez Díaz

La cantera de la escuela cubana de ballet no margina a ningún niño por su clase social, Ofelia Talía Rodríguez es la hija de un trabajador de la construcción. Foto: Raquel Pérez Díaz

Cuando converso con esta maestra recuerdo la biografía de Carlos Acosta, donde la describe como una madre que le perdonaba siempre sus diabluras infantiles, le enseñó todo lo que sabía, lo acompañó en sus primeros vuelos y después lo dejó libre para que se elevara hasta la altura de su talento.

El Ballet Nacional de Cuba es mucho más que esos bailarines que vemos flotar sobre el escenario o esas flores que giran interminablemente hasta caer en brazos de un Príncipe. El Ballet es un sistema de engranajes perfectamente estructurado por gente que vive para la magia de la danza.

Lo que vemos es el resultado de tener una cantera de millones de niños seleccionados sin otra medida que el talento. Una carrera que abarca 8 años de enseñanza artística junto a la escolaridad. Y unos maestros que llegan con la experiencia de haber bailado por todo el mundo.

Había que estar loco para pensar, en 1960, que se podía crear una compañía de ballet de primer nivel en una pequeña isla, de economía subdesarrollada y con apenas 6 millones de habitantes. Y mucho más loco para soñar que, en el país del Son y de la Salsa, el público llenaría los teatros para disfrutar de Giselle o de Carmen.

La utopía se hizo realidad y además sobrevivió a la peor crisis económica. La receta cubana tiene 3 ingredientes, el talento natural de los jóvenes, la voluntad del gobierno y la terquedad de quienes nunca se cansaron, una tenacidad que se refleja en los ojos azules de la maestra Ramona de Saa.

Los éxitos de la escuela cubana de ballet no podrían alcanzarse sin la dedicación de generaciones de profesores. Foto: Raquel Pérez Díaz

Los éxitos de la escuela cubana de ballet no podrían alcanzarse sin la dedicación de generaciones de profesores. Foto: Raquel Pérez Díaz

About Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

12 thoughts on “Los secretos de la escuela cubana de ballet

  1. Estimado Fernando muchas gracias por tan bella alegoría al Ballet Cubano. En los 90 era una de las pocas cosas que hacían la vida más pasajera en la Habana.

    No sé hasta qué punto la percepción del periodista de que ningún padre se opone a que su hijo estudie ballet es generalizada en el país. La creencia machista que nuestros hijos se convertirían en homosexuales ha estado muy arraigada. Ballet siempre fue una de las esferas que popularmente se denominaba como “la olla de presión” porque los hombres al igual que los frijoles entraban durísimos y salían “blanditicos”. Ha habido avances con este y otros prejuicios pero creo que aún lo padecemos más de lo que oficialmente se percibe.

  2. … Así lo intuía, el otro dia alguien comentaba que se auto-financiaban completamente. El béisobl alguna vez funcionó así, de ahí los frutos que cosechamos. Hoy apenas vez un sistema engranado que saque los talentos de las masas. Las EIDE y las ESPA se llenaban de los hijos de papá que no querían ir a una secundaria en el campo, y un largo etc. Se que el artículo es del ballet, pero no puedo evitar hacer el comparativo.

  3. Lo de saltar por encima del racismo no dudo q haya sido la política de la escuela cubana de ballet,ahora la realidad era otra cosa. M refiero a lo racista de la prima bailarina absoluta.
    Acosta tuvo q hacerse ver lejos de la compañía cubana ,tuvo q ir a triunfar lejos para hacerse respetar.

  4. la escuela de ballet es un ejemplo de lo mucho y bien que se puede lograr cdo el talento y los sueños por llegar se juntan, cdo independientemente de los obstáculos existen personas con objetivos muy bien definidos, donde los absurdos del burocratismo encuentran freno, ante el talento, o cuando este es capaz de sortear estos obstáculos….los resultados son los que se esperan y se cosechan…..quizás deba seguirse ese ejemplo en otras esferas de nuestra vida económica, que con millonarios recursos, solo muestran resultados ineficientes y justificativos en bloqueo y consignas…acaso el bloqueo no afecta al ballet, a la industria biotecnológica…pero el talento es superior…..loas a esos que lo han logrado, mis respeto y el respeto de todo cubano humilde y honesto…

  5. Es una actividad que funciona efectivamente, con calidad y resultados a la vista, porque en otras areas donde el Estado es quien lidera la actividad no pasa lo mismo?

  6. Coincido con los foristas que piensan que en otras esferas de la sociedad se hubieran podido alcanzar éxitos importantes como en el ballet, el boxeo y la pelota de otros tiempos.

  7. La Madre Tierra Cubana es fértil y pródiga en músicos y bailadores. Con todo, hacer realidad el anhelo de una compañía danzaria de primer orden requirió de muchos años dedicados a una rigurosa disciplina de formación técnica, a un profundo estudio de estilos y de una tenacidad a toda prueba. Eso hicieron los fundadores del Ballet Nacional y ahí está el resultado. Pero el Ballet Nacional, así como otros conjuntos danzarios que nos honran, se fundó también sobre un alto sentido del honor profesional, una postura moral en donde el logro de la plena realización artística habría de resultar siempre mucho más importante que el ganar dinero rápido y fácil. Para los que piensan con el estómago quizás eso no tenga mucha importancia, pero para los que todavía creemos que el ser humano es algo más que un plato de comida, vivir es también recibir esos regalos de disfrute estético que nos llegan de artistas de tan alto vuelo.

  8. Mi padre(hijo d espanoles) m contaba q en su pueblo habia gente muy irresponsable, q gastaba mas d lo q ganaba, y despues venia a pedirle a mi abuela algo para dar d comer a sus hijos, mi abuela madre d una retraila d cubanitos, lavaba para la calle, tenia crias d animales, sembraba…en fin, siempre tenia algo para los hambrientos, y el le requeria-“madre y en Espana no nace gente asi?” y su madre le contestaba si nacen…, pero se mueren.

  9. Excelente y justo artículo . También Danza Nac de Cuba goza de un prestigio muy bien ganado . Una acotación , cuando Carlos Acosta llegó a Londres ya lo acompanaba el aval de una brillante carrera en El BNC donde , gracias a Dios , lo vimos crecer y destacarse con su tremendo talento al igual que José M Carreno o Sarabita , bailarines fuera de liga nacidos todos de esa Escuela orgullo de todos los cubanos amantes del buen arte . No sé a qué se refiere Julio con lo del racismo de AA , en los anos 80s una de las grandes estrellas de La Companía era Andrés Williams , negro prieto , estaba Caridad Martínez también negra , en los 90s reinó Caterín Zuasnabar mulata oscura estrella por anos de Maurice Bellart , Frómeta que bailó mucho con Viengsay es mulato prieto y son muchos , si son buenos no importa el color para brillar en El BNC . Saludos .

  10. Magnífico artículo Fernando, también he disfrutado mucho las presentaciones del BNC.
    Todo lo que mencionas aquí se puede facilmente aplicar a otros sectores, como los deportistas, los profesionales de la medicina, fisica, biólogos, arquitectos, etc. Lo que me duele es que todo esto es fruto de una generación que creció con muchas necesidades materiales, pero creyendo en un mundo mejor. Hoy las cosas son diferentes y a medida que todos los que han hecho esto posible se van retirando sin una política coherente del gobierno para garantizar y promover estas actividades serán muy difícil de mantener. Ya hoy la gente no hace nada “por amor al arte” como todas esas profesoras y profesores que tuvimos hace algunas décadas.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *