Los robos en los hospitales | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los robos en los hospitales

Tomado de Granma

El Hospital Lucía Íñiguez Landín constituye una evidencia sólida del interés estatal por proporcionar al sistema de Salud Pública los recursos financieros y materiales necesarios para asegurar la atención médica a la población.

Este centro, ubicado en la capital provincial, puso en funcionamiento a finales del pasado año un Cuerpo de Guardia que requirió 2 600 000 pesos para llevar a feliz término los procesos de construcción civil, montajes de sistemas y moderno equipamiento.

La nueva área posee cuatro salones quirúrgicos para urgencias, una Unidad de Terapia Intensiva, recepción de traumas y locales destinados a las consultas de Ortopedia, Neurocirugía, Cirugía General, Oftalmología, Otorrinolaringología y Maxilofacial, detalló el director del centro asistencial, doctor Luis Manuel García Niebla.

Otros eslabones de la cadena de  actos constructivos emprendidos allí en los últimos tiempos se aprecian en las salas de hospitalización de las especialidades de Ortopedia, Maxilofacial y Otorrinolaringología, así como en la inauguración reciente de un confortable local para la atención a familiares de pacientes.

Sombras indeseables

Ese conjunto de mejoras estructurales, dijo el galeno, se ven ensombrecidas por indisciplinas sociales y vulgares hechos delictivos que socavan la buena marcha del hospital y conducen al empleo de sumas adicionales de dinero.

Al finalizar el 2016, debieron erogar más de 100 000 pesos no previstos en los gastos, pues hubo que reponer, entre otros medios, llaves y latiguillos de lavamanos, difusores de duchas, luminarias y tomacorrientes, gran parte de ellos sustraídos por personas inescrupulosas, reveló Salvador Copping del Toro, subdirector administrativo.

Cuando Granma visitó el plantel asistencial tras el rastro del nefasto asunto, se contabilizaban los daños causados durante el 2017 por actos de depredación e incorrectas formas de comportamiento de las personas.

Copping del Toro ilustró la situación con el desarrollo de los acontecimientos en las salas destinadas a pacientes con síntomas febriles, intervenidas varias veces por la falta y roturas de llaves de lavamanos, duchas, lámparas y componentes de la red eléctrica, sobre todo tomacorrientes e interruptores. En cada ocasión, aseguró, hubo que reponer el 80 % de esos elementos.

La licenciada en Enfermería, Niuska Gentle Álvarez, jefa de la sala de Urología, confirmó que la situación es compleja.

“Revisas los baños o cualquier otro local y están completos, pero te concentras en atender con rigor a los pacientes y cuando vuelves a pasar, falta algo. Ocurre así en los últimos años.

“Cada vez que ingresa un paciente con su acompañante, recordamos la forma en que deben comportarse, lo cual se recoge también en un folleto impreso que distribuimos siempre que hay disponibles. Los deberes dejan claro el cuidado de los recursos que ponemos a su servicio, el uso del pantry según el horario, y la prohibición de arrojar desechos de alimentos y basura en la red sanitaria, los aleros y patios interiores”.

Las acciones depredadoras también se extienden a los ventanales, sobre todo a los que están en áreas poco concurridas en horario nocturno. El hurto de grandes paños de cristal sugiere acciones premeditadas por los delincuentes, con el empleo de herramientas y el estudio detallado de los sitios y rutas de entrada y salida.

El vertimiento de restos de comida y de otros desechos en los lavamanos y tasas sanitarias causa serios atascamientos en las tuberías. En el último trimestre del pasado año, para resolver casos de este tipo, Alfredo Freeman Rojas, jefe del departamento de Mantenimiento, firmó 150 órdenes de trabajo, a las que se añadieron más de 50 al concluir enero de este año. De las redes afectadas sacaron huesos, trapos, almohadillas sanitarias, papeles y pedazos de nailon, entre otras cosas.

Las obstrucciones de las redes de desagüe originan la suspensión del suministro de agua, que provoca a su vez afectaciones a la higiene personal de los pacientes y el funcionamiento en general del centro. En una sala con ese problema, las enfermeras comentaron al reportero que la situación las obligaba a desinfectar instrumentos y manos con solución salina, un compuesto que tiene otros fines terapéuticos.

Los desechos también son arrojados de modo habitual por las ventanas y más de una vez han inutilizado los desagües de las cubiertas de las plantas bajas, motivo de acumulaciones de agua y posteriores filtraciones al interior de los locales.

Medidas de contención

El hurto de cristales ha cesado debido al empleo con fines de vigilancia de cámaras que hasta hace poco tenían otros propósitos, medida que ayuda a compensar el incompleto estado de la plantilla de custodios.

El doctor Luis Manuel García refirió que continuamente ofertan las plazas vacantes, pero resulta poco el interés de las personas por ocuparlas.

“De las diez áreas que requieren de custodios permanentes, podemos cubrir la mitad. Entre las variantes usadas para contrarrestar la situación, está colocar rejas en varios sitios con el fin de reorientar el flujo de personas”.

El centro adquirió tiempo atrás un grupo de cestos metálicos para recoger restos de alimentos, pero las indisciplinas provocaron su falta en varios de los pantry de las salas, hecho verificado por Granma.

Sin embargo, aun en el momento en que los depósitos estaban en buen estado, la higiene de las salas se vio comprometida porque el hospital no tiene creado un sistema de recogida de ese tipo de desperdicios. Tal es así, que el personal que sirve la comida a los ingresados es el que recoge las sobras por iniciativa propia, a todas luces para alimentar animales.

La dañina abundancia de restos de comida arrojados irresponsablemente en los más variados sitios está relacionada con la autorización para acceder a las salas con alimentos, situación que en los otros centros asistenciales de la capital provincial tiene severas restricciones, pero que en este se ha permitido con el fin de beneficiar a los acompañantes de los pacientes, pues un gran número de personas procede de los municipios.

Todo indica que esa medida flexible y los daños que causa deben evaluarse a fondo. Tal vez es hora de prohibir definitivamente la entrada de alimentos. No quiere decir que los acompañantes de los pacientes quedarán sin opciones.

En el exterior del centro, organizados en quioscos con las condiciones higiénicas necesarias, cuentapropistas ofrecen desde bocaditos y pizzas hasta platos más suculentos.

Algunas personas sugieren que la dirección del hospital estudie la posibilidad de crear un espacio específico fuera de las salas, para que los acompañantes de los pacientes acudan al mismo y consuman los alimentos que adquieren o les traen otras personas, lo cual, lógico está, introduciría el tema de la recogida organizada de los desechos de los comestibles.

Varios pacientes y acompañantes abordados, entre ellos la joven Yenisel de la Rosa, refirieron que igual que de forma general se les relaciona con los hurtos y actos de depredación, los directivos y trabajadores del centro también deben enfocarse en el personal propio, algunos de cuyos miembros pueden haber encontrado una forma de lucrar con las sustracciones descritas.

Hoy los directivos del hospital siguen buscando vías para cambiar el panorama, empeño en el que deben arreciar la organización interna, con énfasis en el completamiento de la plantilla del cuerpo de vigilancia y protección, así como la movilización de todo el personal para combatir los perjudiciales hechos.
Sin embargo, los cambios vendrán definitivamente con la enérgica respuesta popular encaminada a restablecer el cuidado y conservación de los locales y medios del centro. Con esa actitud se impedirá el reciclaje del efecto bumerán sobre el que deberían razonar quienes protagonizan las indisciplinas sociales y los actos de vandalismo, porque al dañar la institución, también son víctimas.

 
 

29 thoughts on “Los robos en los hospitales

  1. Y Granma se entera ahora de esa situación de los Hospitales, que se hace extensivo a los Policlínicos y demás dependencias de salud y que ocurre desde hace muchos años?
    Le zumbaaa el mango, da pena la prensa “revolucionaria”

  2. La comida en los hospitales es muy deficiente, tuve ingresado a mi niño en el pediátrico, entró con fiebre y salió dañado del estómago.. es bueno el fin, los médicos hacen lo que pueden. Pero las condicones higienco sanitarias, de comida y mantenimiento están terribles. Mosquitos en la sala de niños con fiebre, ratones en los falsos techos …….

  3. Sería interesante saber cuánto le cuesta al país el desvío de recursos;siempre se publica lo que cuesta el bloqueo,pero el robo al estado supongo que también sea una sifra importante.

  4. Seguramente que los que autorizan artículos como este de Granma, (no me refiero al periodista) se atienden en las salas especiales del CIMEQ, en el Cira Garcia o en la clínica Palco.
    Donde se atiende Machado Ventura?

  5. Sasan, claro que cuesta, y mucho. Soy Testigo de los millones de dólares que el país invierte anualmente en tecnología y consumibles para uso médico y también de las pérdidas por robo desvío y mal uso. Para que tengas una idea el equipo que sale al fondo en la foto es una máquina de anestesia mindray prácticamente nueva que le puede llegar a costar al país unos $15000 se han dado casos y no aislados donde le roban las mangueras de alta presión que tienen detrás porque las emplean para el gas en sus casas para mangueras de combustible en carros etcétera. Los circuitos de paciente que son las mangueras usadas para la ventilación de los pacientes pueden llegar a costar unos $100 c/u he visto como la venden los merolicos en la calle robadas nuevas por $5 para usar como drenaje de lavadoras Imagínese usted sí le cuesta o no le cuesta al país cada año este tipo de acciones generalizadas en la isla. es culpa de quien controla Y quién roba pero también de quien compra lo robado. Slds.

  6. A pesar del señalamiento crítico de Carlos Yllobre, que pudiera considerarse por la reacción tardía de la prensa; creo que debemos reconocer que se ha hecho público por Granma una situación lamentable y no veo que se pretenda disminuir, sino que se ha dicho de manera clara. Eso es positivo. Hace un tiempo ese tipo de críticas no aparecían. Es lamentable la situación que existe y se explica en el artículo. Creo que lo más importante que puede hacer un medio de prensa es denunciar, como se hace, la situación existente, para ver si se puede estimular la acción colectiva para evitarlo y para condenarlo enérgicamente. Eso que se describe es raterismo e indisciplina. Los que lo hacen no tienen valores cívicos; por mucha necesidad que se tenga de algo esa no es la vía para obtener un bien de ese tipo. Los bienes colectivos deben cuidarse. SALUDOS!

  7. ah, ja,ja,ja….la penultima oracion no tiene precio….los mismos que roban son los que evitaran el robo….el pueblo!….roban porque no hay nada….ni donde comprar latiguillos..y no le echen tanta culpa al pueblo que los mismos administradores quizas hasta dejen robar porque tienen techo de vidrio…aquello no tiene remedio..panfleteros y ridiculos, tuvieron que ir a Holguin para el reportaje?! Noejfacil!.

  8. Que dificil es darnos cuenta que en lo economico Cuba es un sistema capitalista en la version mas salvaje el mercado negro al menos para la gran mayoria al buscar trabajos no por salarios sino por lo que se pueda robar

  9. Era 1 , 2 y 3 los famosos mosqueteros, el pequeño Dartañan siempre va con ellos, tara tan ta ta tan los famosos mosqueteros. Esto no es noticia como no es noticia que un perro muerda a un hombre la noticia seria que un hombre muerda a un perro.

  10. Electromedico
    Lo que usted cuenta es realmente lamentable,me quede muy impresionado,se que pasan cosas pero no pense es cosas como las que usted describe.

  11. Verguenza es lo que me da leer un articulo como este!
    Aunque el articulo no se refiere a mi persona en particular si me alude como cubano y me hace pensar adonde hemos llegado.
    He estado en paises pobres y jamas he visto este pillaje que no solo ocurre en los hospitales si no en las empresas y donde quiera que haya algo que llevarse.
    En la Republica de Cuba antes del 59 la gente era pobre y tampoco lo hacian como decia mi abuelo: pobres pero honrados.
    Pero que respeto puede generarse de un pueblo al que lo han privado de casi todo? lo han enganado, reprimido ,mal pagado ?
    Nadie cree en nada no hay principios ni etica no es el 100% pero si una gran mayoria y en mi opinion ese es el dano mas grande en estos 60 anos nos han robado nuestra capacidad de ser buenas personas

  12. Desde los primeros años de la “Revolución” cuando se despojó a sus legítimos dueños de todas sus propiedades de todo tipo, y cuando en 1967 se declaró lo que se llamó “Ofensiva Revolucionaria” donde todo pasó a manos del estado sin indemnizaciones ni compensaciones ni miramientos por lo que se acabó el conceptob de propiedad se sentaron las bases definitivas para que en Cuba nada fuera de nadie y por lo tanto la palabra “robar” pasó a convertirse en resolver.Ahora que no se quejen ahora que la gente arrasen con todo lo que sea posible arrasar Y quien arregla lo que se desarregló desde el principio de los tiempos…………..

  13. Triste situación la cubana. Este problema es típico de cualquier rama en la vida económica del país. El robo es la norma. No importa provincia, establecimiento u obreros, esta perniciosa situación florece como la hierba en la primavera. En este caso ellos se empeñan en subsanar los problemas pero no las causas. La escasez extrema constante por tres décadas.

    No crear un sistema de recogida de desperdicios, ¿quién no logró ver la necesidad de este? Indiscutiblemente el gobierno es el máximo culpable por crear las condiciones necesarias para el desempeño de la vida diaria o estudios serios contemplando todas las ramificaciones a la hora de construir estos centros. Pueden seguir culpando las indisciplinas, el vandalismo pero sino atacan la raíz del problema este seguirá siendo nuestro presente.

  14. Más que las carencias materiales producidas por la prolongada ineficiencia económica, lo que más preocupa, desalienta e indigna es la cada vez más frecuente actitud irresponsable e inmoral de buena parte de la población, sea ésta vandálica, depredadora o con fines de lucro. Da la idea de una población sin valores cívicos elementales, tanto de aquellos que roban como de los que “receptan” lo robado, y de quienes saben de estos hechos y no hacen nada al respecto.
    Y ahí está el papel nulo de las “autoridades”. Como si hacer la vista gorda o mirar a otro lado forme parte del entramado moral nacional. También quizá porque haya techo de vidrio allí o que, sencillamente, no les importe.
    Ante una falta de “conciencia ciudadana” espontánea se impondría adoptar medidas legales contra estos delitos, lo que no es tan difícil si hubiera voluntad política para eso.
    ¿Será esa otra “asignatura pendiente” del Estado, o se resignaron definitivamente a esta situación?
    En cuanto a la prensa…

  15. Muy doloroso e indignante….pero lo más triste es que esos comportamientos avalados por la práctica cotidiana, progresiva en el tiempo, se convierten en válidos. Siempre hay un ladrón y un receptador, como también hay una sociedad que en su conjunto legitima con su silencio. No nos podemos resignar y para ello tenemos que crear un proyecto sostenible e inclusivo para todos. Tenemos la obligación moral de ponernos a la ofensiva. No es justo vivir en un país en el que desde que te levantas y te cepillas los dientes estás cometiendo un delito. Para eso están los dirigentes que no pueden éticamente seguir siendo pasivos. Si se puede, solo hay que poner en práctica lo que está escrito, no hay secretos ni soluciones mágicas.

  16. Recuerdo años atrás leí en la prensa una entrevista a la doctora Ortiz, la del programa “Escriba y Lea” de la TV, ella decía que al triunfo de la revolución y como política oficial de la misma se asumieron las normas de cortesía y educación formal como costumbres de la burguesía, con lo cual el hombre nuevo no tendría esas características “diabólicas”, ahora tendríamos una educación formal de nuevo tipo, revolucionaria, chapada a al estalinismo.

  17. Recuerdo también ver participado años atrás en una reunión en una sede X del gobierno a nivel nacional, con funcionarios de alto cargo para definir un trabajo técnico de infocomunicaciones, me quedé asombrado la cantidad de palabras obscenas o malas palabras cono quieran llamarles que se pronunciaron por parte de muchos allí, incluyendo mujeres, yo dije para dentro de mí, madre mía… si estos son los que nos dirigen que dejamos para el resto

  18. Años atrás también en una conversación en el trabajo un colega le dijo a otro “gracias a la revolución tu eres ingeniero” (algo que es debatible y es solo una media verdad), el colega “mal agradecido” le respondió, “quizás tengas razón y no hubiera podido estudiar, pero entonces hubiera sido pintor como mi abuelo, que pintando casas se ganaba la vida honradamente, tenía casa propia, transporte, formó una familia de personas honestas y educadas”

  19. hay un dicho que resa que lo que es de todos a la vez es de nadie
    esto lo que da a pensar en que barrio marginal estara ubicado este hospital, ya que no es justificacion pero la pobresa y la necesidad hace que las personas se comporten de esta forma, empezando por los mismos trabajadores que llegan a sustituir las inyecciones con destrosa para vender esos medicamentos despues por la izquierda

  20. ORR (20) magnífica respuesta la de su colega “mal agradecido”. El querer acabar con todos los vestigios de la sociedad anterior llevó a destruir también las cosas positivas que existían. Mi abuelo siendo un chofer de una tienda por departamento también tenía casa propia, automóvil moderno propio y una familia honrada y muy unida. Hoy la mayor parte de los descendientes aunque universitarios y saludables han tenido que hacer su vida en otras naciones por falta de oportunidades de desarrollo personal en nuestro país.
    Ojalá se aprenda de estos momentos de la historia reciente, construir algo nuevo no implica necesariamente destruir lo existente.
    Saludos

  21. un pUeblo sumido en una perenne pobreza que mas puede hacer? y quienes son causantes de tanta miseria felices siendo reelegidos cada vez que hay “elecciones” se siembra lo que se cosecha.

  22. Hola Fernando:
    Volviendo al tema de los materiales de construcción y las posibilidades de importarlos, la aduana me informa que:

    “Los materiales de construcción autorizados para construir se pueden importar dentro del límite de importación que tiene el pasajero pero pagando el arancel que corresponda y ajustándose a las cantidades que establece la Resolución 206 y los valores establecidos en la 207 ambas resoluciones del año 2014.”

    Significa que a pesar de la escasez, la falta de insumos y las necesidades constructivas que hay en Cuba, se puede importar, pagando el arancel de aduana, hasta un máximo de $1000, lo que materiales de construcción se traduce en un máximo de 5 bolsas de cemento (ver CAPÍTULO 16, RESOLUCIÓN No. 206-2014)

    Ridiculo, no?

    La resolución 206 están en este links.
    http://www.aduana.gob.cu/index.php/articulos-cantidad-r-320-11/send/9-viajeros/51-res206-14-agr

    y la 207 aquí
    http://www.aduana.gob.cu/index

  23. Hasta que no fusilen al primer funcionario ladrón aquello no tiene arreglo..la gente carga con lo que puede no tan solo por necesidad, quizás mas por aventurarse a imitar lo que sucede a niveles superiores..y total, si no pasa nada.
    Pense que iba a describir en el articulo lo de los otros robos..aquello que pasan delante de nuestras narices…por ejemplo: desde el año 96 le escribí a Granma porque veía demasiado instrumental quirúrgico en manos de los rellenadores de fosforeras..en mas de 20 años se ha hecho algo al respecto??

  24. Existe una realidad , aunque no justifica el vandalismo ,
    Hace muchisimos años , 1971, trabajaba yo en una empresa agricola estatal en Batabano , La Bertica — era su nombre .
    Entre los obreros agricolas –y es por este detalle que recuerde los hechos – habia un enanito , media unos tres pies de altura y tendria 45 años , Clemente . Ademas de trabajar se dedicaba a sustraer todo tipo de productos agricolas para vender en la bolsa negra . Una vez lo sorprendio el Director y lo despojo de su carga
    Muy enojado llego Clemente y nos dijo
    ” Ya ven , esta gente no me dejan defender””
    Nada ha cambiado desde entonces

  25. Merci, realmente no creo que la pena de muerte sea una solución contra el delito, mira China o EEUU y verás confirmado lo que te digo. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *