“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Los reyes y Rajoy este año a Cuba?

Spain's newly re-elected Prime Minister Mariano Rajoy (L) poses with Spain's King Felipe VI during a royal decree ceremony at the Zarzuela Palace in Madrid on October 31, 2016 after Rajoy won a confidence vote in parliament over the weekend. He is expected to name his new cabinet This week after which he will need to submit a budget to parliament for approval after a delay of several months -- a difficult task given that he commands the votes of just 137 of Spain's 350 lawmakers in the lower house. / AFP PHOTO / POOL AND EFE / Chema Moya

Foto: Chema Moya

Tomado de El Boletín

Muy probable que la visita de los reyes o el mismo Mariano Rajoy a Cuba sea en breve ni tan siquiera para cuando este año comience su pataleo final.

Así lo ha dado a conocer recientemente el ministro Alfonso Dastis, quien precisó dos cuestiones de interés. Uno, que aún no se sabía quién iría primero, que él pensaba, dada que se dieran las posibilidades, que viajaran juntos; y dos, que se prepararían las condiciones para sostener encuentros “con la mayor parte del pueblo cubano que sea posible”.

Doña Letizia tendrá ocasión, entre otras actividades de rigor o protocolares, de poner en marcha algunos nuevos pasillos de salsa. En la isla, aún su “profesora” cubana, miembro de la extinta corresponsalía de RTVE, que la conoció simplemente como Letizia Ortiz, colega entonces, durante XII Cumbre Iberoamericana en República Dominicana en noviembre del 2002 y entre envíos a Madrid, le enseñó algunos pasillos de tan pegajosa música.

Felipe VI, entre tanto, deberá seguir el camino de su padre y tomar rumbo a una fábrica de puros donde, con buena suerte, encontrará a las hijas de unas alegres mulatas torcedoras con las que Juan Carlos sostuvo animada y cachonda tertulia, mientras Aznar le llamaba con insistencia para continuar el recorrido. Aquella frase del rey fue privilegio de unos pocos que allí estábamos: “Le he dicho que se espere.” Se lo dijo unas tres veces. La última tenía una severidad que aún se recuerda.

Era entonces el año 1999. De entonces hasta hoy han cambiado algunas cosas en Cuba menos los temas de la salsa y el tabaco.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *