Los profes vietnamitas | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los profes vietnamitas

Tomado de Progreso Semanal

No corro el riesgo de equivocarme si aseguro que no hay pueblo que haya despertado tantas simpatías entre los cubanos como el vietnamita. Su lucha contra el invasor estadounidense era seguida día por día. Cualquier joven cubano de aquellos tiempos hasta llevaba en cuenta la cantidad de aviones derribados como si fuese la tabla de posiciones del campeonato nacional de béisbol. Tanta fue la solidaridad y apego a su guerra por la independencia que hasta un año (el 1967) recibió el nombre de Año del Viet-Nam Heroico.

Entonces los niños, adolescentes y jóvenes escuchábamos la radio. Teníamos esa costumbre ya obviada por las actuales generaciones. De la emisora radial COCO, con el programa del Tío Lara y su inseparable pato Pascualito, pasábamos a Radio Progreso para escuchar a aquel gran actor nombrado Juan Carlos Romero (el gallego farmacéutico en San Nicolás del Peladero) en el papel de Nguyen Sun, el guerrillero. Todavía, por mis resquicios cerebrales, inundados ya de pequeñas isquemias, logro reconstruir su banda sonora.

Cierta vez Nguyen Sun logró derribar un helicóptero norteamericano lanzándole una flecha. Aquello nos pareció algo exagerado, pero poco tiempo después fue el diario Juventud Rebelde quien dio la noticia, agregándole que la flecha iba envenenada, el guerrillero estaba oculto en la cima de un árbol, el piloto volaba a baja altura… y con el brazo izquierdo, como algunos mal conducen, por fuera de la ventanilla.

Llegó el denominado Período Especial o crisis derivada de la sepultura de la Unión Soviética. Bien feo el panorama, aunque ciertamente pudo ser peor. Las autoridades comenzaron a perforar cada esquina del vecindario en busca de agua y, donde apareciera, a colocar una bomba de extracción manual. En los planes estaba prevista una gran cacerola para alimentar a la vecindad. Por suerte, nunca aparecieron. Entonces ya los vietnamitas tenían en sus casas de Miramar, pequeñas tiendas donde ofertaban a bajos precios productos de primera necesidad.

Al parecer, el Ministerio de Relaciones Exteriores tomó nota y les hizo llegar con extremo cuidado y delicadeza que tal actividad comercial no era factible. Ellos aceptaron, pero acudieron al arte del enmascaramiento, ardid que entre otras razones les hizo ganar la guerra a los gringos. Usted llegaba a la sala aparentemente desierta y preguntaba si había aceite para cocinar. “Ta ahí”, contestaban y señalaban hacia una esquina. Inquiría por espaguetis y otro tanto, “mira ahí”. Y mucho cuidado no estuviese uno parado encima de un queso.

Te vendían una botella de ron y al mismo tiempo su gobierno nos regalaba toneladas de arroz o de lo que fuera. Una imagen premonitoria.

Nguyen de vuelta

Nguyen ha regresado a la Isla, pero sin apellidarse Sun y mucho menos en su condición de victorioso insurgente en la jungla. Ha venido como secretario general del partido comunista seguido de los apellidos Phu Trong. No hubo una palabra de hazañas bélicas, sino de las económicas, que realizó bajo la sombrilla de la Doi Moi, esa suerte de Perestroika a la vietnamita.

Volvimos a sentir, a revivir emociones, simpatías y una buena dosis de vergüenza. Vietnam nos vuelve a dar lecciones de cómo desarrollar un país y, de paso, como agradecimiento, condonarnos (como pocos) una deuda externa que ningún medio ha dado a conocer en su exacta cuantía.

Ejemplos sobran. Cuatro sementales vacunos regalados en su tiempo por Cuba que hoy por hoy se han multiplicado en miles de cabezas de ganado nada más que en una granja. O eso otro tan trillado y mencionado: les enseñamos a cultivar café y son los segundos exportadores mundiales.

La cobertura a la visita de estado de Nguyen Phu Trong recibió una extensa cobertura en todos los medios nacionales, en especial el diario Granma, que hasta dedicó varios suplementos al acontecimiento. Aun así, es de mucho lamentar que no se diera a conocer la intervención del número uno del partido comunista cuando, en razón de investirlo como Doctor Honoris Causa en Ciencias Políticas en la Universidad de La Habana, se refirió a la necesidad de la economía de mercado. Era como mencionar la soga en casa del ahorcado.

En las redes sociales, enemigos, adversarios, simpatizantes y hasta esos que se colocan justo en la línea divisoria de cualquier tema a debate, se dieron gusto escribiendo sobre Vietnam sin que nadie pusiera en duda su exitoso camino al desarrollo.

Vietnam, tan lejos y tan cerca. Dándonos todavía lecciones de tenacidad, laboriosidad y nuevas maneras de enfrentar las dificultades. Menos cómo bailar salsa, hemos aprendido de ellos que se puede derribar un helicóptero con una flecha de bambú y las maneras que con dos vacas montamos toda una hacienda ganadera.

Mucha razón tenía el Tío Ho cuando anunció que edificarían un Vietnam dos, tres veces más hermoso.

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

20 thoughts on “Los profes vietnamitas

  1. Recuerdo que por alla por los 90’s, Fidel Castro (y creo que Raul) estuvieron alla y creo que algunas de las experiencias que vieron alli las quisieron aplicar en Cuba. Me viene a la mente la reaparicion de los mercados agropecuarios. Si mal no recuerdo, la idea era que todos los actores concurrieran y que en tiempo, los productores con mayor presencia y mas eficientes (presumiblemente granjas estatales, UBPC, EJT) harian que hubiese mas oroductos y bajaran los precios. Casi dos decadas despues se puede ver que aunque inicialmente los precios bajaron ( y el dolar tambien) los precios han vuelto a repuntar y excepto esporadicaa apariciones de actores estatales con limitado surtido y precios algo mas bajo, no son capaces de sostener una oferta sostenida que abarate el precio en general.

  2. Del resto de las experiencias vietnamitas, me parece que no gustaron o todavia las estan analizando. Mientras tanto, Vietnam ha seguido su senda de crecimiento economico y progreso mientras que nuestra economia solo muestra anemicos resultados (aunque sobran justificaciones)

  3. Muy bonito el articulo, falto decir que Rambo (2) en Afganistan, tambien tumbo un helicoptero Ruso con una flecha que tenia una Granada en la punta. Ese fue el que me impacto en mi infancia. Tambien el Phan Blan Dong (pan blandon de la conga santiagera) presidente Vietnamita que visito Santiago y origino la mejor conga junto con Julius Nejerere, el presidente de Tanzania (los Santiagueros decian que Tanzania era la tierra de Tanzan).
    La conga decia:
    Nejerere, Nejerere, venimos a saludarte
    sin saber quien eres!
    Saludos al forum!
    Frank

  4. No es que no aprendamos del ejemplo que ha dado este maravilloso país, es que hay algunos que no quieren aprender.

  5. algun dia en cuba edificaron una cuba al menos una ves mas hermosa ?? lo dudo con ese secretismo y ese temor de los dioses a perder algo de poder o sobre todo de dinero no creo que lleguemos a ese punto, no importa quien sea nuestro nuevo secreto presidente seguira la misma ruta porque esta de presidente porque sigue los mandamientos sino sabe que esta fuera de juego, es una gran verguenza que un pais destruido por una guerra injusta hoy no es ensene a salir de esa eterna crisis economica de la cual no les interesa a nuestros dirigentes salir, hablar de economia de mercado me imagino a muchos en la sala magan le temblaron las piernas, pero seguiran adelante con la mentira y siempre culpando al embargo de todas las ineficiencias.

  6. Que mania de culpar al pueblo, tildandonos de haraganes, y timoratos; cuando los verdaderos culpables han sido sus dirigentes, lease “camarilla en el poder”

  7. Una precision: Nguyen Sun el gerrillero se transmitio por Radio Liberacion, antigua CMQ, no por Radio Progreso.

  8. Me gusto el artículo. aunque todavia no puedo creerme eso que con una flecha se tumbe un elicóptero. Los conocí en la escuela, ique maravilla de personas!. Deberia darnos verguenza que vengan ahora a nuestro pais a darnos lecciones de como hacer las cosas. Hay que tener entereza para con el enemigo que me invadió ayer reconstruir el pais hoy. Y no me hablen de “Bloqueo”, que la Guerra es peor que el “Bloqueo”. Acepten, señores del GC esa derrota pólitica y moral que el pueblo vietnamita con su ejemplo les ha dado.

  9. Buen artículo y me consta que Aurelio es una persona que ama la revolución, pero los “ciegos voluntarios” que tienen el poder en Cuba no están interesados en la experiencia vietnamita , solo les interesan el poder total sobre el pueblo y no importa las penurias décadas tras décadas, aquí todo sabemos y no digo mentira que viven en una burbuja de privilegio

  10. Las de Vietnam y Cuba son historias, circunstancias e idiosincrasias muy diferentes, además de que a los mandantes de acá evidentemente no les importa el bienestar de la gente y el progreso del país, sino mantener a la mayoría sólo con una “cuota de sobrevivencia” que justifique el statu quo, porque saben que liberar las fuerzas productivas conllevaría a una intolerable (para ellos) independencia “política”, con el consecuente desmontaje de mitos y leyendas.
    Aún sin haber estado en Vietnam me atrevo a asegurar que, a pesar de su larga y tremenda historia de heroísmo y sufrimientos, no fatigan como este gobierno la parafernalia patriótica, la glorificación de esos próceres glorificados gloriosa y constantemente y sus “legados”, los “logros de la Revolución” y etcéteras concomitantes. Más bien se dedican a seguir con sentido común lo que es evidente en la práctica económica adecuada y beneficiosa para la sociedad.

  11. En cuanto al “bloqueo” oficial del discurso de Phu Trong –que dijo lo que dijo intencionadamente, por supuesto- mejor ni comentar.

  12. Sobre esa intervención del No. 1 que ha sido tan secreta hablando de economía del mercado. Imagino el temblor de algunos, aun tengo fresco en mi mente cuando estudiaba en la urss en la epoca de la perestroika como recogieron a todos los de 1 a 3ro obligados a retornar y el resto que quedo nos mantuvimos a pepe, luego llegabas y eras declarado gusano rojo por haber recibido la influencia de la perestroika. Pues así las cosas, Viet nam que se fajo a los tiros directamente con el ejercito de USA con miles de muertos usa y millones de viet nam salio adelante y hoy nos da una galleta sin manos hizo su perestroika y ahi está, en cambio nosotros si seguimos por el camino correcto… a la edad de piedra, asi pienso, lo mas triste es que no veo la luz al final del tunel.

  13. se puede encontrar la intervención de Phu Trong en el aula magna….si alguien tiene como acceder a ella, por favor publiquela aquí…con el permiso de FR y el equipo de Cartas desde Cuba….

  14. el articulo no lo lei’. cada vez que alguien me comienza una conversacion con una aseveracion absoluta dejo de escuchar automaticamente. De donde saca este sennor que ningun pueblo despierta tantas simpatias( o desperto’) entre los cubanos como Viet Nam? quizas en su realidad… pero mi hija de 12 annos ni sabe donde queda(habra’,a lo mejor, estudiado el nombre en Geografia o Historia) y es bastante buena en la escuela. los inquebrantables lazos de hermandad con Viet Nam suenan tan artificiales como los que se anudaron con nombres tan raros y exoticos como Burkina Faso, Tanzania…no directamente pero en parte por esos tantos Viet Nam estamos como estamos

  15. (12) Brandys, yo si estoy viendo la luz al final del tunel… espérate, no es una luz, son DOS luces, dame un momento que se esta acercando… CARAJO, ES UN TREN!!!

    Y lo mas probable es que acabemos asi mismo, convertidos en picadillo por esa locomotora llamada Realidad.

  16. Eso se llama poner al pueblo primero. tragarse orgullos, dejar de jugar a la guerrita y poner al pueblo primero…aun espero la mesa redonda de lo que come el cubano de a pie. mas de 50 anos y no hay que comer…no me jodan la vida.

  17. Saludos, no es vergüenza que los tragajdores vietnamitas nos enseñen como hacer las cosas, vergüenza es que nuestros líderes no quieren aprender.

  18. Bueno, siempre hay algo que aprender de los demás… nosotros de sus avances económicos, ellos de nuestros avances en salud pública, y así…

  19. Yo me quede con las ganas de leer la intervencion cuando, en razón de investirlo como Doctor Honoris Causa en Ciencias Políticas en la Universidad de La Habana dio una conferencia magistral y no se publico, cosas que no se pueden comprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *