“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los mercados mayoristas cubanos

Foto: Raquel Pérez Díaz

Tomado de Progreso Semanal

En los 70s, los marineros y pescadores de las entonces grandes flotas que disponía el país, eran prácticamente los únicos que se podían traer a casa ropas, zapatos y algún que otro electrodoméstico de segunda mano que luego vendían en sus barrios de residencia.

Casi medio siglo después, y en especial en estos últimos tres años ya resulta raro encontrar a quien no viaje con el objetivo de revender su mercadería en cualquier rincón de la isla. Hasta los que lo hacen por razones estrictamente familiares tienen la suspicacia de guardar algo en sus maletas con la seguridad de la venta inmediata.

La noticia, aunque no me ha tomado por sorpresa, sí me causó cierta alarma cuando una noche entre amigos y conocidos en razón de un cumpleaños, el único que no lo hacía era quien suscribe. El resto, profesionales, técnicos, amas de casa y hasta militares en retiro, dedicaron casi toda la velada a narrar sus experiencias, éxitos y recomendaciones en sus cometidos mercantiles.

Dos elementos resultan imprescindibles para comenzar un estudio: La relativa facilidad de viajar por las nuevas regulaciones migratorias, y la escasez galopante que se vive en nuestro país añadida a la inconsistencia de artículos de primera necesidad como un simple rollo de papel sanitario o esas almohadillas de uso femenino cada mes.

Especial atención a los no pocos cubanos que han recibido la nacionalidad española, que les permite entrar libremente a cualquier país-mercado de la zona y ya suman unos miles por no mencionar seis números.

Se habló mucho esa noche del balneario de Cancún, en el cercano México, hasta donde se puede viajar por menos 300 dólares en ida y vuelta, recuperar la inversión de un fin de semana y obtener ganancias. Traen de todo. Hasta las cosas más inimaginables como trapos de cocina; y equipos electrodomésticos que compiten con los del mercado estatal con precios bien elevados aunque con garantía comercial.

En Cancún, tal vez como en ningún otro sitio, cubanos residentes allí asumen el alojamiento, la compra, comidas, taxis y hasta el proceso de embarque vía contenedores. Y no hablemos hoy de Miami, donde se venden uniformes escolares para nuestros niños de enseñanza primaria.

Esta modalidad de salir de compras ha llegado al lejano Moscú donde el improvisado viajante importa piezas de recambio para la infinidad de Ladas y Moskovich que ruedan por nuestras carreteras.

Estas operaciones cumplen, generalmente, con los requisitos impuestos por la Aduana General de la República y el Ministerio de Finanzas y Precios. De modo y manera que existe una buena parte de legalidad hasta poder complicarse al topar con la denominada actividad comercial ilícita.

Los aduaneros, lo tienen claro. Su objetivo principal es evitar la entrada de drogas, explosivos, material impreso contrarrevolucionario y otros artículos que los primeros en conocerlos son los propios pasajeros cubanos. Lo demás, en la calle, será labor de la policía.

Una actividad con mucha tela por cortar que en modo alguno es novedosa si prestamos atención a la historia. Tras guardar las debidas distancias, que las hay en cantidad suficiente, no puedo menos que recordar que ante el monopolio comercial impuesto por la metrópoli española, ya el cubano se las ideaba para solucionar sus problemas y los de otros.

Que lance la primera piedra, como dijo Jesús ante los que deseaban castigar a la adúltera, quien no haya acudido a estos principiantes y ojalá temporales comerciantes a puerta de casa.

 
 

13 thoughts on “Los mercados mayoristas cubanos

  1. Muy mal esta nuestra economia si esa es la forma de surtirnos en lo que necesitamos.
    Mira que criticamos a paises como Guatemala ,El Salvador y compania y hoy estamos peor que ellos aunque con 4,2 de mortalidad infantil…

  2. Entonces cual es la demora en abrir a los ferrys ??????

    Si tanta mercancia entra sin pagar mucho en aduanas,por que no permitir a pequenos negocios comprar materia prima en el exterior y fabricar dentro de cuba?
    Cuantas costureras,carpinteros,electricistas etc podrian mejorar sus vidas teniendo la posibilidad de importar lo que les hace falta y asi poner a trabajar a quien quiera empleo.

    En mi opinion,la unica respuesta es que el gobierno quiere que el cubano dependa 100% de las migajas que vienen de arriba,,,,no encuentro ninguna explicacion mas logica.

  3. En mi opinion deberia darle pena a las agencias importadoras cubanas que cubanos hagan dinero de esta manera y no solo les hagan competencia sino que se la ganen de calle, siendo ellos los que manejan todos los recursos para la labor de importación.

  4. Pero los aduaneros han vuelto a años pasados donde te registraban todo y molestaban sin razón aparente. Aunque todo lo que traiga el viajero sea legal insisten en registrar los maletines con excusas muy tontas, ya sea solo por el solo placer joder o por completa ignorancia. En el aeropuerto de Cienfuegos han puesto a un personal que hay que explicarles con lujo de detalles que un adaptador de puerto USB para laptop del tamaño de una cajita de chicle no es una peligrosa antena wifi. O hay que explicar con lujo de detalles que esa cosa rara que tiene una linternita y del tamaño de un plumón es un aparatico de ver oídos, que el limite de potencia de una cocina de inducción es por foco, como viene en la ley de aduana, no por la sumatoria total de potencia de cada foco.
    Ademas de verte claramente con un solo celular y preguntarte cuantos celulares traes.
    Es como si dijeran: tu podrás viajar cabroncito, pero ahora te voy a hacer sufrir.

  5. LENON, Mencinastes una cuestion clave, por que al menos a los “cuentapropistas” no les permiten sus insumos, sus herramientas y ceden en el ferreo monopolio de la importacion, al menos a ellos para facilitarle el pago de los impuestos.

  6. Lo que se narra en esa historia no es nuevo. Todos los países en vías de desarrollo con migración numerosa hace exactamente eso: comerciar con la posibilidad. Se llama transnacionalismo. Es algo común, migrantes colombianos tienen puestos de periódicos y revistas nacionales en Estados Unidos.
    Ahora bien, resulta alarmante que el país no sea capaz de aprovechar esa relación y fuerza. Resulta alarmante que tengamos que vivir del discurso del sacrificio existiendo formas para desarrollarnos. Resulta alarmante que un cubano en el exterior no pueda comprar o importar una moto (no eléctrica) con total normalidad. El gobierno cubano no quiere darse cuenta que los tiempos cambian y que muchos cubanos más allá de querer irse, solo quieren vivir mejor sin preocuparse tanto por el día a día. Comerciar no implica estar contra el sistema.

  7. ¿Cómo es posible que un cubano pagando un boleto aéreo, comida y hospedaje en el extranjero, impuestos de la linea de aviación y en aduana pueda vender más barato, de mejor calidad y diversidad que un gobierno que importa de forma mayorista? Supongo simplemente que la política de precios del estado hacia sus ciudadanos esta pensada para exprimir demasiado. Habría también que ver cómo está la situación de impagos en el exterior.

  8. El gobierno cubano, supongo que agarrado tácitamente del bien común que proporciona el sistema (aunque no se digne a explicar eso ni tantas cosas más), no va a permitir la importación directa y venta libre de productos industriales. Lo que permite es limitado y porque le produce ciertas ganancias; pero, de darse a gran escala, la competencia arruinaría las tiendas estatales creando un problema grave.
    Son las limitaciones del sistema cerrado-centralizado que han impuesto y del que no quieren salir, dado el andamiaje burocrático que les mantiene a salvo y gozando la papeleta.

  9. Diógenes las tiendas estatales se arruinarían precisamente porque este tipo de cosas estatales son un engendro que no tiene sentido.Demostrado está!

  10. Bueno, Antonio (10), hablo de ruina total; no de la consuetudinaria que ha hecho cerrar varias tiendas y contando. Lo peor es que nadie habla ni se ocupa de eso. El tradicional “como si” que les caracteriza se hace hábito y doctrina, junto al no explicar a la gente los qués y para qués. Son las ventajas del absolutismo tropipopulista.
    Esperemos -digo yo- que una hornada de revolucionarios “no alineados” tomen el mando y reaccionen con el sentido común de guardia. Sólo que cuando te acostumbras al jet set y su desinencia no hay dios que te saque de la “ideología” elitista. Las “mieles del poder” que mencionó -quizá en un lapsus linguae o “ideologicae”- quien te dije, reconociendo tácitamente el propósito de los “encartados”, que -al parecer- no era el servicio pùblico sino las mencionadas mieles. Postulaba Freud que toda conducta es sintomática. Y en eso casi estoy de acuerdo.

  11. Si, la pregunta de siempre es cómo esa gente que se compra los pasajes, paga hotel, alimentos, etc, puede vender más barato que el estado?
    El estado puede comprar al por mayor, los costes de transportación por barco, etc. Pero vende más caro y de peor calidad.
    Es una novela de Garcia Marquez.

  12. MG-12 es el 240% sobre los costos, ganacia asegurada, USURA de estado…note las leyes en otros paises donde el monopolio es regulado y las ganacias con topes -inclusive en la oferta y demanda, regulada-, aqui o compras conmigo o no compras y te pongo el 240% + la ¨busqueda¨ cuando se alteran precios y productos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *