“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los dulces sueños de Cuba

Para intentar recuperar la industria azucarera Cuba se asocia con una empresa brasileña para que le administre un central

Para intentar recuperar la industria azucarera Cuba se asocia con una empresa brasileña para que le administre un central

La noticia de que los brasileños están administrando el central azucarero “5 de septiembre”, en la provincia de Cienfuegos, parece estar removiendo muchos sentimientos e intereses entre los cubanos de uno y otro lado del estrecho de la Florida.

Tras las nacionalizaciones de los años 60, es la primera vez que una empresa extranjera administra una de estas fábricas de azúcar, industria que, durante gran parte de la historia de Cuba, fue la locomotora de la economía y hoy se ha convertido en su vagón de cola.

A pesar de que la propiedad seguirá siendo cubana, el asunto dentro de isla incomoda a quienes ven los cambios como amenazas ideológicas y alertan constantemente del peligro de una vuelta a un pasado que, según ellos, implicaría perder la soberanía nacional.

Les sobraron oportunidades de hacer las cosas mejor pero a pesar de eso debe ser muy frustrante para los directivos agrícolas cubanos que exista “una cláusula en el contrato que entrega a los extranjeros autonomía de gestión e impide interferencias en la administración”.

Los brasileños pueden triplicar la producción del “5 de septiembre” gracias a una inversión de U$D 120 millones, a la modernización tecnológica y a que los nuevos directivos se saltarán todas las trabas de una burocracia que mantiene maniatada al resto de la agricultura.

Los magnates cubanoamericanos producen hoy azúcar en República Dominicana, país en el que abundan denuncias sobre cómo se alcanza la eficiencia

Los magnates cubanoamericanos producen hoy azúcar en República Dominicana, país en el que abundan denuncias sobre cómo se alcanza la eficiencia

Los dirigentes cubanos del sector llevan décadas prometiendo mejorar los resultados de las zafras y repitiendo de forma mecánica autocríticas por la improvisación, la desorganización, la ineficiencia y la indisciplina, sin que al siguiente año aumente la cosecha.

El fracaso del modelo agrario estalinista fue evidente. En los años 70, Fidel Castro le recomienda al líder del Partido Comunista francés, George Marchais, que nunca nacionalice el campo porque si lo hace desaparecerán sus quesos, sus vinos y el foigrass. (1)

A Cuba para proteger el ¨patio trasero¨

En el exterior también se ponen nerviosos los que un día fueron los dueños de los centrales y de casi toda Cuba. Repiten orgullosos que ellos producían millones de toneladas de azúcar sin necesidad de recurrir a administraciones extranjeras.

El magnate azucarero cubanoamericano, Alfonso Fanjul, olvidó su anticastrismo y se apresuró a visitar Cuba para tantear las posibilidades de hacer negocios. La prensa estadounidense dice que quieren evitar que los brasileños se cuelen en el “patio trasero” de su familia. (2)

Es verdad que antes de 1959 la industria azucarera fue muy productiva pero solo endulzó la vida de algunos cubanos. “Los trabajadores agrícolas vivían en condiciones infrahumanas, así cualquiera es eficiente”, me dice un economista y me recomienda ver una encuesta de 1957. (3)

Según la Juventud Católica Universitaria, más del 40% del campesinado cubano era analfabeto, el 99% residía en bohíos de guano, tablas y piso de tierra, más del 90% carecía de agua y electricidad, el 80% ni siquiera contaban con un baño y solo el 8% tenía acceso a la Salud Pública.

A pesar de aquel pasado, Fanjul dijo a The Washington Post: “¿Tengo debilidad por Cuba? Pues claro, es mi país”. Sin embargo, no se deja dominar por la ternura y pone condiciones, “sobre todo que la inversión tenga rentabilidad y que tenga garantizada su seguridad”. (4)

Hace un tiempo el canciller cubano, Bruno Rodríguez dijo en EEUU: “yo no sé a cuántos (emigrados) cubanos ustedes conocen que podrían invertir en Cuba 200, 300, 500, 1.000 millones de dólares, que es la inversión que demanda Cuba”. Parece que ya apareció el primero.

“En 1957 el 40% del campesinado cubano era analfabeto, el 99% residía en bohíos, el 90% carecía de agua y electricidad, el 80% no tenía baño y solo el 8% accedía a la Salud Pública. ”

Pero no resultará fácil convencer a los campesinos de que acepten regresar al viejo sistema de producción, el mismo que hoy padecen los macheteros en República Dominicana, donde se han trasladado algunos de estos magnates azucareros cubanos.

La agricultura en Cuba es una asignatura pendiente y las respuestas difícilmente se hallarán en las disparatadas “resoluciones y circulares” de una burocracia que sería capaz de arruinar la ganadería en la Argentina y la producción de quesos en Francia.

Sin embargo, tampoco se resolverá regresando a un pasado en el que la industria azucarera cosechaba eficiencia sembrando miseria.

(1)   100 horas con Fidel, Ignacio Ramonet

(2)   http://www.elmundo.es/internacional/2014/02/04/52f01fbfe2704efc2e8b458c.html

(3)   http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cuba/cips/caudales06/fscommand/51T13.pdf

(4)   http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/03/actualidad/1391449872_553837.html

About Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

7 thoughts on “Los dulces sueños de Cuba

  1. Buen articulo. Me gusta el profesionalismo por el balance que muestra y el señalar las fuentes originales de la información. Alfonso Fanjul está recibiendo reproches por sus declaraciones. Lo comparo con lo que a ti te pasa. De un lado y del otro te llegan comentarios críticos. Muchos olvidan la realidad: Alfi es un capitalista y tu un periodista. Cada uno va a lo suyo.
    Por mucho edulcorante que se le intente dar al asunto, incluso con el titulo (seria más adecuado: La amarga pesadilla de Cuba) la realidad muestra el enorme fracaso de la ideología impuesta por Fidel. Que tengan que venir los brasileños a rescatar la industria azucarera, o como al final será, los exiliados cubanos, no deja margen para muchas objeciones.
    Cuando dices: “Pero no resultará fácil convencer a los campesinos de que acepten regresar al viejo sistema de producción, el mismo que hoy padecen los macheteros en República Dominicana, donde se han trasladado algunos de estos magnates azucareros cubanos”. Esta…

  2. Estimado Miguel, creo que los magnates cubanoamericanos harían lo mismo que hicieron antes de 1959 porque es lo que hacen con los macheteros en República Dominicana hoy. Relmante conozco el campo cubano y sus limitaciones pero te aseguro que entre los campesinos no hay analfabetismo y todos tienen cobertura médica. Solo por eso viven mejor que como los tenian los magnates del azucar antes de 1959. Pongo la foto de un libro, es de un sacerdote católico no de un comunista, sería bueno que lo leyeras para que veas el paraiso que es cortar caña en República Dominicana.

    Miguel, esta noticia es del Miami Herald y habla sobre el estilo de los Fanjul, Angel Pérez es un cubanoamericano que por 15 años trabajó en un ingenio azucarero del Condado de Palm Beach, parte del imperio empresarial Florida Crystals de la prominente familia Fanjul de Cuba.

    Pérez dice que sus supervisores lo consideraban empleado modelo hasta que salió electo como representante sindical el año pasado y empezó a presentar quejas sobre las condiciones de trabajo de los empleados.

    Fue entonces que, según Pérez, los supervisores lo empezaron a “hostigar”, culminando el mes pasado en una agria confrontación con un gerente en el central donde trabajaba. Durante el episodio, Pérez fue arrestado por la policía.

  3. Gracias, Fernando, por tu artículo y tu respuesta al comentario sobre los macheteros en Dominicana. En fin, amigo, no supimos hacerlo todo bien y habrá que aprender. Ya yo estoy viejo, y lejos, donde quizás mi salud le dé trastornos a otros en vez de a Cuba, quizás sea esa mi gran alegría, no sé, yo hice y sigo haciendo lo que pude y puedo hacer por esos “dulces sueños cubanos”. Fui un niño pobre del campo cubano…, con todo eso que dice el informe católico de 1957. ¿Te imaginas qué significa la Revolución para mí? Bueno, sí, lo sabes, entonces, no te cuento y sigue escribiendo cuanto quieras y yo te seguiré disfrutando cuando aparezcas tan iluminado como hoy. Un fuerte abrazo

  4. Recuerdo mucho las historias sobre el tiempo muerto, porque después que acababa la zafra, había que esperar la próxima para volver a ganar algo, además de que los dueños de centrales tenían tiendas en los bateyes y algunas veces pagaban con bonos para comprar en sus propias tiendas. Cierto que la agricultura es hoy una asignatura pendiente, pero ahora tiene que tratar de dar comida y nutrir a 11 millones por igual, no es que antes fuera tantísima la producción es también que pocos compraban, que lo recuerden aquellos guajiros que regresaban de noche a casa sin haber vendido nada. Importante una vida más próspera para todos, no para unos pocos a costa del sudor del resto. Triste historia la de los Fanjul en el Oriente…

  5. Y por que no aplican a otras areas economicas cubanas esta experiencia del 5 de Septiembre? Da igual si administran brasileros o suizos, lo importante es que funcione respetando las leyes laborales del pais. Y que los obreros no se duerman en sus derechos ni se dejen sobornar. Espero que la nueva ley e inversiones permita el desembarco de grandes empresas extranjeras que den servicio a los cubanos. A ver si se acaba la escasez agonica de tanto tiempo, y de tantas cosas!

  6. el día que en Cuba dejen invertir a los cubanoamericanos que se han hecho todo lo posible por hacernos la vida imposible, ese será el día en que yo me vaya

  7. Carlos, te puedo vender maletas de segunda mano…..como tienes internet, y ya estás haciendo planes de salida, supongo que puedas pagarlas bien…..además, para que país te irías? supongo que a alguno en que los cubanoamericanos no tengan inversiones?.. te daría alergia al llegar al aeropuerto….has hecho un comentario tan fascista como a los que rechazas…A Fanjul, tu ministro de relaciones exteriores le dió la mano y lo recibió en el MINREX…dicen que la mente es como un paracaídas…si no se abre, pereces….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *