“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los cubanos despiden a Fidel

fidel-castro-ruz-cuba-cubanos-plaza-revolucion

Foto: Saúl Ruiz

Tomado de SWI

Decenas de miles de cubanos rindieron homenaje el lunes a Fidel Castro, quien con su muerte dejó un vacío entre sus partidarios y una sensación de incertidumbre sobre la continuidad de las reformas económicas en la isla, en medio de un acercamiento con Estados Unidos que algunos temen que vaya a enfriarse.

El ex guerrillero marxista que gobernó a Cuba durante casi medio siglo hasta que entregó el cargo a su hermano menor Raúl luego de una enfermedad en 2006, falleció el viernes a los 90 años y las autoridades decretaron nueve días de luto.

El presidente Castro y otros miembros del Gobierno comunista honraron al ex mandatario en una ceremonia privada, en la cual firmaron el libro que los compromete a seguir su legado socialista.

La televisión estatal dijo en la noche del lunes que el acto tuvo lugar en una sala del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, donde descansaban las cenizas del Comandante, quien habría sido cremado el sábado en la mañana.

Cubanos y también muchos turistas hicieron largas filas bajo un fuerte sol para acceder al Memorial “José Martí” en La Habana, en el corazón de la Plaza de la Revolución, escenario de extensos discursos del líder y convertido en el centro de los homenajes póstumos del lunes y martes.

De forma intermitente, grupos coreaban consignas como ¡Fidel descuida, tu pueblo no te olvida!” o las más conocidas como ¡Viva Fidel!, “Patria o Muerte, Venceremos” y “Hasta la victoria siempre”.

Los actos se iniciaron a las 09.00 hora local con el disparo de 21 salvas de artillería simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba, donde comenzó la histórica revolución que acabó derrocando al dictador Fulgencio Batista.

“Fidel has sido patria, ha sido revolución, pero Fidel ha sido sobre todo un hombre que abrió su pecho al pueblo, un gran ser humano”, dijo Ana María Vázquez, quien trabajó con Castro en la oficina del Consejo de Estado.

Las autoridades habilitaron tres salas en el Memorial en las que había imágenes de Castro ataviado con su tradicional uniforme militar verde olivo, botas de combate, gorra, mochila y fusil al hombro. Debajo de cada foto se exhibían condecoraciones y fueron colocadas flores blancas.

Jóvenes, ancianos, enfermeras, soldados y alumnos de escuelas en uniforme pasaban caminando rápidamente y en fila frente a las imágenes del líder. Muchos tomaban fotografías con sus móviles o cámaras.

“No fue perfecto. Nadie lo es. Yo soy fidelista. Fidel era una escuela, una enseñanza”, dijo Roberto Videaux, un jubilado de 72 años que estaba en el acto, al que muchos asistían con pequeñas banderas cubanas en la mano.

Algunas delegaciones y mandatarios comenzaron a llegar para participar en los homenajes, que incluyen un acto masivo el martes por la noche en la Plaza de la Revolución.

Líderes izquierdistas y admiradores de Castro, como Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales de Bolivia, Daniel Ortega de Nicaragua, el salvadoreño Salvador Sánchez y el venezolano Nicolás Maduro tienen planeado llegar en las próximas horas, según las autoridades cubanas.

Bajo Incertidumbre

Cuba atraviesa una época de cambios. El Gobierno de Raúl Castro ha implementado reformas para modernizar su frágil economía, pero con el triunfo en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del republicano Donald Trump, muchos dudan que continúe el acercamiento iniciado hace dos años por el mandatario saliente, Barack Obama.

El tono de Trump el lunes no fue promisorio: amenazó con dar marcha atrás en los acuerdos logrados por Obama y Raúl Castro.

“Si Cuba no está dispuesta a hacer un mejor acuerdo para el pueblo cubano, los cubanoamericanos y los estadounidenses en su conjunto, pondré fin al acuerdo”, tuiteó Trump.

Pero para muchos cubanos eso no es una preocupación, pues se jactan de haber sufrido cinco décadas seguidas de embargo económico impuesto por Estados Unidos, bajo 10 presidentes diferentes.

“A mí no me da miedo ninguno y a ningún cubano. Nosotros hemos vivido 50 años con el bloqueo, no nos va a pasar nada, vamos a seguir viviendo igualito con Trump o sin Trump”, dijo Teresa Armenteros, una torcedora de tabaco de 52 años.

Las cenizas del Comandante, amado por muchos y odiado por otros, serán llevadas desde el miércoles y hasta el sábado a Santiago de Cuba, siguiendo un itinerario que rememora “La Caravana de la Libertad”, el trayecto que hizo con otros revolucionarios en enero de 1959.

La ceremonia de inhumación será el domingo en el cementerio de “Santa Ifigenia”, de Santiago de Cuba, en la región oriental de la isla a unos 870 kilómetros al este de La Habana.

“Tengo esta suerte de poder estar aquí con mis amigos para un poco vivir este día. Es un personaje histórico muy importante”, dijo en la fila para entrar al memorial el turista italiano Enrico Cerrato, de 34 años.

“No estaba la gente con ganas de hacer fiesta, de tomar, ni celebrar. Seguro volvemos en otro momento y será diferente”, agregó el médico, que estaba de visita en la isla por primera vez.

(Reporte adicional de Sarah Marsh)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *