“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los cruceros navegan hacia Cuba, como si nada fuera a cambiar en Washington

crucero-cuba-llegada-usa-3Tomado de Diario Las Américas

En medio de la marejada política que significó en Cuba la victoria del republicano Donald Trump y su amenaza de revertir la política de deshielo, las compañías de cruceros estadounidenses están apostando por la isla como destino turístico.

El Gobierno de Estados Unidos aprobó a las líneas de crucero Royal Caribbean, Pearl Seas Cruises y Norwegian Cruise Line para realizar viajes a Cuba en 2017.

El hielo lo rompió en mayo el barco Adonia de Fathom, filial de la empresa estadounidense Carnival, que levó anclas desde el puerto de Miami y arribó a La Habana con unos 700 pasajeros a bordo.

El viaje fue histórico porque significó el primer crucero que recorrió la ruta entre Estados Unidos y Cuba en medio siglo, dejando atrás una página de la guerra fría.

Pero también el viaje significó que el Gobierno cubano levantó las restricciones para los viajes marítimos de los cubanos que había impuesto décadas atrás para evitar los secuestros de embarcaciones con destino a la Florida.

A pesar de la posibilidad de viajar no está prevista una gran afluencia de cubanos debido a los bajos salarios en isla y a que los precios de los camarotes se reservan entre 2.000 y 7.000 dólares por persona, pero sí de cubanoamericanos que quieran volver de vacaciones a su país de origen.

La experiencia de Fathom fue pionera pero recientemente la compañía anunció que pronto terminará esos viajes. Otras empresas como Royal Caribbean, Pearl Seas Cruises y Norwegian Cruise ocuparán su espacio a pesar de las amenazas de Trump de revertir la política de deshielo impulsada por Barack Obama.

“Por el momento hay informaciones contradictorias sobre que hará Trump, pero él es un hombre de negocios y la situación ya es imparable”, aseguró a dpa Gianni Onorato, consejero delegado de MSC Cruceros.

En junio de 2015 la empresa italiana MSC Cruceros propuso a las autoridades cubanas el proyecto de recalar en puertos cubanos y en diciembre zarpó el primer buque desde la rada habanera.

El crucero MSC Opera con capacidad para dos mil personas tan solo tardó seis meses en poder navegar por agua cubanas, un tiempo récord que a otras empresas como la española Balearia le está costando más tiempo de espera.

El accionista de referencia de la compañía Balearia es Abel Matutes, ex ministro español de Exteriores durante el Gobierno de José María Anzar que impulsó la Posición Común europea en 1996 la cual condicionó las relaciones con la isla al avance en materia de derechos humanos.

La denominada Posición Común fue derogada esta semana en Bruselas y en su lugar se firmó un Acuerdo de Cooperación bilateral.

En este nuevo escenario las empresas españolas ya no son prioritarias para La Habana y mientras las estadounidenses comienzan a buscar como posicionarse.

Actualmente, los ciudadanos estadounidenses no pueden visitar la isla como turistas por restricciones de Washington a sus ciudadanos por lo que suelen viajar acogiéndose a 12 permisos especiales como los viajes culturales, religiosos o académicos.

Pero la administración de Obama ha flexibilizado los trámites y la cifra de visitantes de Estados Unidos a Cuba creció un 83,9 por ciento en el primer semestre de 2016, de acuerdo con datos del ministerio de Turismo cubano.

La gran pregunta es si la economía cubana es capaz de responder logísticamente a tanta afluencia de cruceristas. Durante el primer semestre de este año, Cuba recibió a 53.748 viajeros de cruceros, 40.751 más que en igual periodo de 2015.

“Por mi experiencia de trabajo en Cuba aquí las cosas se hacen bien, pero estas cosas necesitan tiempo, hay que tener paciencia”, afirmó a dpa Onorato.

Con la perspectiva del incremento de esta modalidad turística, las autoridades cubanas prevén un proyecto que transformará la actual Bahía de La Habana con el acondicionamiento de la terminal de cruceros y el diseño de una infraestructura logística y recreativa.

Las autoridades cubanas esperan cerrar el 2016 con la llegada de 3,8 millones de turistas al país, después de romper el récord con la recepción de más de 3,5 millones de visitantes en 2015.

 
 

5 thoughts on “Los cruceros navegan hacia Cuba, como si nada fuera a cambiar en Washington

  1. Julio Cesar(3), y quién es el mayor perjudicado prolongando la esperera?
    No es difícil responder, sobre todo si tenemos en cuenta que a Cuba le sobra el tiempo y tiene una economia más que saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *