“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los caminos del antimperialismo

usa-imperialism

Tomado de LJC

Está enrolado en el ejército de Estados Unidos y se prepara para salir a la guerra. Sube a un barco de la marina pero antes de partir un amigo de su padre alcanza a bajarlo. No tiene edad suficiente para alistarse, pero quería luchar. El joven cubano está destinado a convertirse en el más antimperialista de su tiempo. Su nombre es Julio Antonio Mella.

Los caminos del antimperialismo tienen comienzos inesperados. Las primeras palabras del pequeño Tony Guiteras fueron I want to go out, luego sería calificado por la revista Time como “el más antinorteamericano y antimperialista”. Años después otro niño enviaba una carta en inglés al presidente Roosevelt expresando admiración, su nombre era Fidel Castro y sería un líder antimperialista el resto de su vida. La lucha contra la dominación y la desigualdad es hija del pensamiento político, no el consignismo y el adoctrinamiento.

En su momento la Enmienda Platt convirtió la inmensa mayoría de los cubanos en anti injerencistas. Tanto fue así que cuando Estrada Palma apoyó la segunda intervención militar en Cuba, le costó su carrera. Desde entonces proliferaron antimperialistas de corte liberal positivista como Emilio Roig, Ramiro Guerra o Fernando Ortiz. La intelectualidad cubana llegó a ser profundamente antimperialista, incluso aquellos que no eran marxistas.

La generación más influenciada por el capitalismo y los códigos culturales estadounidenses hizo la Revolución, e incluso antes del triunfo veían venir una lucha mayor contra las fuerzas dominantes en el mundo. El antimperialismo era una actitud política natural en amplios sectores sociales, que primero asumieron esta posición y luego leyeron los manuales de marxismo-leninismo. El socialismo autóctono de Mella, Guiteras y Roa, demostró ser el camino correcto. Los mayores errores del movimiento revolucionario cubano, fueron al intentar aplicar en Cuba los métodos provenientes de Moscú, que priorizaba los intereses de la URSS por encima de la lucha antimperialista y la liberación nacional de los pueblos.

La pelea de medio siglo entre Cuba y los sectores dominantes de la política estadounidense, terminó convirtiendo la isla en un símbolo antimperialista, pero no hay combate sin costo. La isla vería nacer y desaparecer aliados políticos sin que ocurriera la anunciada revolución mundial, y los cubanos serían los más sistemáticos en resistir esos embates.

Con la Revolución en el poder, mucho de lo que antes era espontáneo ahora comenzó a ser planificado. Queda pendiente estudiar el efecto que ha tenido la inyección paternalista de antimperialismo en el pueblo, y cuánto esto puede dañar la espontaneidad e iniciativa social. Queda pendiente una mirada profunda sobre el imperialismo que no simplifique el fenómeno en Estados Unidos sino descifre las fuerzas dominantes y las liberadoras en todos los países con intenciones de dominación. No hay países malos, sí malos políticos.

Los caminos del antimperialismo deben conducirse sobre la base del pensamiento, no el entusiasmo ignorante o la disciplina. Cuando triunfó la Revolución se eliminó el nombre de Narciso López en muchas calles de La Habana, se derrumbaron estatuas de presidentes republicanos en la calle G del Vedado y sin embargo, mantuvimos una barriada con el nombre de Lawton, general estadounidense que participó en la intervención militar a la isla, símbolo del imperialismo puesto en práctica.

Mucho habría para decir sobre el tema, el punto es que la vida es más rica que nuestros esquemas, los caminos del antimperialismo también.

 
 

9 thoughts on “Los caminos del antimperialismo

  1. Es curioso como la jerga de Harold Cárdenas es catalogada de centrista, de tercera vía, y en el peor de los casos, de pro-anexionista solapada. También de comunistoide (que lo es), pero no es en esa en la que quiero reparar.
    Llaman la atención esos ejercicios de transparencia, de defensa ante los sectarios, que últimamente el matancero anda publicando. Es válido que se defienda, que quiera decirle al mundo la fuente de sus ingresos (algo que aún deben personajes como Iroel, Ubieta, el tal Omar y demás), que con artículos como estos, el Harold marque distancia de lo más rancio de la incondicionalidad revolucionaria cubana; lo que sí, en mi opinión, le resta, es cuando como parte de su posicionamiento con respecto al gobierno, al país y su historia, el muchacho se ponga igual de inquisidor. Lo mismo dando lecciones de identidad a un titán de la cultura cubana, que hablando de lo que no sabe (de la diferencia entre poesía, literatura, música, y política). El HArold peca de lo que…

  2. “La lucha contra la dominación y la desigualdad es hija del pensamiento político, no el consignismo y el adoctrinamiento”. Es posible que sea cierto, y tal vez por eso hay tantos cubanos en contra del regimen, por la desigualdad y el adoctrinamiento . “No hay países malos, sí malos políticos.” Por tanto es mejor poderlos cambiar cada cierto tiempo antes de tenerlos 59 años.

  3. Con respecto al artículo, no estoy ni a favor ni en contra, sino todo lo contrario. jajajajaja. Vuelvo a pensar que el autor sabe escribir, tiene cultura y conocimientos suficientes para desarrollar un tema de la manera que quiera, de ahí que me quede un mal sabor cuando, como ahora, dice muchas cosas, muchas de ellas verdades, pero como las pone, le sirven a cualquiera, queda bien con todo el mundo. si esa es la idea, Felicidades, lo logró.

  4. a mi me gustaría entender que opina Harold sobre el cambio de nombres a las calles barrios. +Sería mejor eliminar el nombre de General Lee o no haber quitado las de Narciso Lopez?

  5. por otra parte el antiimperialismo me parece una tontería, nadie puede contra los imperios, solo otros mperios más poderosos o el tiempo y el desgaste natural q es regla universal, hay q aprender a convivir con los imperios, mucho peor me parecen los demagogos q usan el antiimperialismo para mantener falsas unidades y cercos ideológicos, cínicamente aliandose a un imperio para opornerse a otro y al final solo sirviendo a los interéses de su casta gobernante.

    uff me pasé espero no me quiten la conexión por escribir estas cosas, pero que quede claro q me refería a mitrídates del ponto aliandose con los partos para defenderse de roma.

  6. aun con miedo
    quiere decir que por lo menos as perdido miedo, el hecho que muchas cosas an cambiado para bien, antes hubiera sido imposible que leyeramos esto foros, no digo ya comentarlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *