“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Los cambios a la Constitución

constitucion-de-la-republica-de-cuba

Tomado de Rebelión

¿Qué es una reforma constitucional? ¿Qué implicaciones prácticas conlleva la realización de una? ¿Qué alcance tendría en el caso cubano?  Estas y otras preguntas similares fueron realizadas el pasado 29 de junio a un grupo de panelistas reunidos en el espacio Último Jueves de la revista Temas en el Centro Cultural Fresa y Chocolate.

Juan Valdés Paz, politólogo, moderó la discusión que durante dos horas se desarrolló entre el panel compuesto por el jurista cubano Julio César Guanche, el cantautor –y también abogado– Israel Rojas, y el periodista Jorge Gómez Barata, y un nutrido público que con una cifra de algo más de 130 participantes, intercambió sus inquietudes y opiniones en torno a los cambios y permanencias que puede y debe experimentar la Constitución cubana.

La primera ronda de preguntas dio inicio a la exposición de Julio César Guanche, quien explicó que solo la Asamblea Nacional del Poder Popular puede hacer la reforma, y que dentro de los pasos establecidos legalmente para poder llevarla a cabo, como ocurrió para la del año 1992, se encuentra la aprobación previa de un Ley de Reforma Electoral –como la de 1990– que paute y rija el proceso de cambios, algo que no ha sucedido hasta ahora en este nuevo contexto en el que se anuncia una nueva reforma constitucional.

Para Jorge Gómez Barata, ningún cambio que ataña a la Constitución puede estar atado a tecnicismos, pues se trata de una institución política. Comentó que la Constitución no son las  Sagradas Escrituras, y recordó a los asistentes que las normas jurídicas están sujetas a circunstancias históricas concretas, y la complejidad del momento que vive la sociedad cubana no puede ser obviada a la hora de pensar, proponer e introducir algún cambio en la Constitución. Así ocurrió al crearla, en 1976, cuando hubo que hacer una ajustada a la realidad del contexto creado por la Revolución, que representó un cambio radical respecto al pensamiento constitucional hasta entonces existente en el país.

Israel Rojas se mostró de acuerdo con lo expuesto por Guanche, pero apuntó que aunque técnicamente el proceso de reforma constitucional no haya comenzado, en la práctica ese debate ya empezó con las amplias discusiones populares desarrolladas a lo largo del país sobre los documentos de la conceptualización del modelo socialista cubano, que representan un avance de lo que más adelante normará y plasmará la reforma constitucional.

La segunda pregunta del moderador se centró en qué reformas constitucionales deben responder a los cambios planteados en el discurso y las propuestas políticas de la Actualización del modelo. Guanche se refirió a la descentralización, que forma parte de la aplicación de la Actualización en Mayabeque y Artemisa, en lo referente a la separación de la administración y el Estado a nivel municipal. Si las próximas elecciones se rigen por lo aprobado en 1992, habrá que esperar al cambio constitucional para que sea posible una nueva Ley Electoral. En su formulación, este mecanismo electoral no toma en cuenta, por ejemplo, la nueva Ley migratoria aprobada en enero de 2013.

Gómez Barata insistió en que la Constitución es un instrumento y un resultado de la cultura política, y que esta debe regular las funciones del Estado del modo más general posible. Además, comentó que algo tiene que distinguir al ejecutivo del legislativo, porque como está en estos momentos no es funcional.

Israel Rojas, por su parte, dijo al público asistente que este nuevo proceso de reforma constitucional habría que verlo como una gran oportunidad para ser más inclusivos, ya que en el pasado hubo sectores de la sociedad no participantes, y que ahora deberían serlo.

Los dos últimos panelistas coincidieron en que los cambios en la sociedad y la problemática cubana son tales que requerirían refundar el orden constitucional, y considerar la alternativa de una asamblea constituyente.

Antes de darle la palabra al público, Rafael Hernández, director de Temas, presentó los resultados de un cuestionario aplicado por el equipo editorial entre los asistentes, así como en la página de Último Jueves en Facebook, que formulaba la misma segunda pregunta: ¿cuáles de los temas políticos suscitados por los debates sobre la Actualización debían considerarse necesariamente para una  reforma constitucional?

 
 

12 thoughts on “Los cambios a la Constitución

  1. Hace 65 años, Fulgencio Batista destrozo con un golpe de estado la Constitucion del 40 e impidio la realizacion de elecciones libres.

    Cuando, ya en ausencia de Fidel, lider mayor, los ciudadanos cubanos/as podran expresar en las urnas la vocacion democratica de la Republica? Cuba no es China.

  2. Y no hablamos siquiera de partidos politicos sino de 4 candidatos escogidos desde la AN para hacer las elecciones directas. Sin esta posibilidad renovadora, no habra renacimiento civico.

  3. Y sin renacimiento civico y empoderamiento ciudadano, la reforma 2030 sera solo una movida tecnocratica.

  4. La Constitución de Cuba se cambia cuando no hay más remedio. En su día en su preámbulo decía:

    APOYADOS

    en el internacionalismo proletario, en la amistad fraternal y la cooperación de la Unión Soviética y otros países socialistas y en la solidaridad de los trabajadores y pueblos de América Latina y el mundo;

    La referencia a la Unión Soviética se eliminó por motivos obvios, una referencia humillante por ser un caso único en el mundo en el que se incluye en una constitución una referencia a una potencia extranjera, lo cual es el colmo de la sumisión.

    Conviene recordar que la constitución de la Unión Soviética no incluía ninguna referencia a Cuba.

  5. La Constitucion actual cubana es una de las mas escuetas del mundo, dejando a la libre interpretacion un monton de cosas que luego asumen otros. FC modificó la Constitucion en la decada/90 practicamente en una semana. Eso no puede pasar jamas. El unico autorizado para modificar o rehacer la ley de leyes es el pueblo soberano. Y mientras este no este EMPODERADO esta será un chiste y una burla.

  6. Gabriel, todas las constituciones se cambian cuando no queda mas remedio. No es algo que se haga todos los años. Un abrazo

  7. habrá que esperar al cambio constitucional para que sea posible una nueva Ley Electoral. En su formulación, este mecanismo electoral no toma en cuenta, por ejemplo, la nueva Ley migratoria aprobada en enero de 2013. que ademas es vieja para estos tiempos que deben estar sujetas a circunstancias históricas y concretas, con la complejidad del momento que vive la sociedad cubana.

  8. Gabriel, pero comienza asi:
    ARTÍCULO 1. Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

    Excepto el detalle del Estado, es igual este parrafo a la del 40. A que libertad politica se refiere?

  9. abelardomena (3), al paso que vamos no podemos esperar otra cosa. Ese empoderamiento cívico lo veo cada día mas lejano.
    Cuba necesita una nueva constitución pero que sea una constitución propuesta desde abajo en democracia, una constitución que se respete de veras, no el relajo que tenemos ahora, que con tantos acápites de la misma que no se cumplen. La constitución es el marco de las leyes que hacen grande a una nación y necesitamos nuevas leyes, de anticorrupción, de inversión (no extranjera, sino inversión a secas), la archi sabida y leída ley de cine, una nueva ley agraria y otra de pesca…, es que son tantas

  10. Yoelkis, la AC de Venezuela esta copiada de la AN de nosotros. Que como esta, no resuelve las necesidades legislativas de un presente complejo.

  11. En nuestro país la autoridad la tiene el Partido. El Gobierno, los Tribunales, la Asamblea Nacional en la práctica responde a su Buró Político.
    Recordemos que basándose en la Constitución el Proyecto Varela propuso cambios y sencillamente se cambió la constitución.
    Entonces:
    ¿Cual es el alcance de la Constitución?
    ¿Cual es la autoridad de las Instituciones?
    ¿Puede ser Cuba un Estado de Derecho?.
    Un país regido por la ideología es excluyente y no puede ser democrático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *