“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Llegan las energías renovables al tabaco

Tomado de Granma

Con el propósito de evitar el uso de combustible, algo que hasta ahora ha encarecido notablemente la producción de tabaco Virginia, en tierras del municipio pinareño de Consolación del Sur se instalan cámaras de curación (secado) de las hojas que funcionan con fuentes renovables de energía.

Es la primera vez que en el país se emplea este tipo de tecnología, que en lugar de diésel trabajará a partir de la biomasa generada en aserríos y molinos de arroz.

En total serán 20 cámaras ubicadas en función del proyecto para la producción de ese tipo de tabaco que se implementa en Vueltabajo, con la misión de aportar materia prima a una fábrica de cigarrillos que se construye en la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Las nuevas cámaras permitirán el ahorro de decenas de miles de litros de diésel en cada campaña. Foto: Ronald Suárez Rivas.

Armando Caridad Ferro, jefe del proyecto, explicó a Granma que fuerzas de varias entidades del sistema de la agricultura en Pinar del Río acometen el montaje de las estructuras, asesoradas por especialistas de la firma española que suministró la tecnología.

Según el funcionario, las primeras diez cámaras deberán estar listas a mediados de febrero, y el resto lo hará a principios de marzo.

«En la campaña pasada, en las cámaras tradicionales el consumo de combustible promedio durante el proceso de curación, fue de 0,6 litros de diésel por cada kilogramo de tabaco seco», señala Ferro.

De ahí que los nuevos emplazamientos permitirán en cada cosecha un ahorro de decenas de miles de litros de tan costoso recurso.

A diferencia del tabaco negro (utilizado en el torcido), que se seca generalmente de manera natural, el Virginia (conocido también como tabaco rubio y destinado a la producción de cigarrillos suaves), requiere de este tipo de instalaciones para eliminar la humedad, fijar el color y las cantidades necesarias de azúcares y nitrógeno.

Las mismas funcionarán con vapor generado en una casa de calderas a partir de aserrín, cáscaras de arroz, madera astillada, aunque en situaciones excepcionales podrán emplear también gas licuado y diésel.

«Ya tenemos almacenada una buena cantidad de biomasa, procedente de la Empresa Agroindustrial de Granos Los Palacios, y se realizan gestiones para cargar el aserrín que generan varios aserríos, y que hoy constituye un desecho sin ninguna utilidad», afirma Ferro.

El proyecto de tabaco Virginia abarca en la actualidad 150 hectáreas en el municipio de Consolación del Sur, y prevé llegar a 400 en las próximas campañas. Además, deberá sumar nuevas áreas en los territorios de Pinar del Río y San Luis.

 
 

6 thoughts on “Llegan las energías renovables al tabaco

  1. El cultivo del tabaco llegará a desaparecer en el mundo porque van desapareciendo los fumadores, y si no hay fumadores se acaba el negocio.

  2. Pues sí. Intentamos hacer sostenible la producción de cigarrillos, que es altamente dañina y por ende insostenible 🙂
    Lo positivo: Introducción de nuevas tecnologías, el ahorro de combustibles fósiles y la reducción de emisiones contaminantes al ambiente en una industria que funcionará por varios años aún.
    Enhorabuena!

  3. Juan (1) no estoy seguro que vaya a desaparecer pronto el mal hábto de fumar. Con la moda de los cigarrillos electrónicos se vé todavía mas lejos.

  4. Segun la FAO la quema de madera y residuos de cosechas no es tan limpio como lo que algunas personas pueden pensar.

    http://www.fao.org/docrep/009/a0789s/a0789s09.htm

    Entonces estamos avanzando o atrasándonos? Seria interesante saber si esos residuos y aserrín no podrian ser usados para crear fertilizantes para nuestras tierras que tambien estan sobre explotadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *