“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Llegan a EEUU los últimos médicos cubanos aceptados como emigrantes

EEUU_MEDICOS_CUBANOS_SPANFLMIH103

Yoandri Pavot pidió justo a tiempo su visa para viajar a Estados Unidos, antes de que se revocara la política estadounidense de recibir a los médicos cubanos que desertaran cuando estaban destinados en un tercer país.

Él y otros médicos cubanos aterrizaron esta semana a Miami amparados por la Cuban Medical Professionals Parole y dijeron sentirse aliviados de llegar a territorio estadounidense, aunque son tiempos de incertidumbre para los inmigrantes durante el gobierno del presidente Donald Trump. También les preocupan sus colegas que no hicieron sus solicitudes a tiempo.

“Todavía no lo creo. Pellízcame. Pellízcame. No puedo creer que estoy aquí”, expresó Pavos, de 35 años, a su arribo el lunes al aeropuerto de Miami con una pequeña bandera de Estados Unidos en su mano. “Tengo la esperanza de que los hermanos que aún no están aquí tengan la misma oportunidad, porque están luchando por la libertad”.

El programa, que comenzó a funcionar en el 2006 bajo el gobierno de George W. Bush, permitía a médicos, enfermeros y otro personal del campo de la salud desertar a Estados Unidos mientras cumplían misiones en el exterior. Pavot dijo que se acogió al programa durante una estadía en Venezuela, donde los cubanos se desempeñaban en condiciones peligrosas. Muchos aseguran que fueron asaltados y agredidos a mano armada.

El gobierno de presidente Barack Obama canceló el 12 de enero el programa y dejó también sin efecto la política de “pies secos, pies mojados” que permitía a todo cubano que pisase tierra estadounidense conseguir la residencia. Las medidas se enmarcaban en las gestiones de Obama para normalizar relaciones con el gobierno comunista de Cuba.

Pero los médicos que se acogieron al programa antes del 12 de enero están siendo admitidos. La última tanda aceptada está llegando a Miami esta semana, según Julio César Alfonso, director de una agrupación sin fines de lucro que ayuda a los médicos cubanos a establecerse en Estados Unidos.

El lunes unos pocos cruzaron las puertas de vidrio de la Aduana y fueron recibidos con vítores y abrazos por familiares que portaban flores y globos. Lloraron y se sacaron fotos.

Alfonso dijo que el lunes llegaron 20 profesionales y que se esperaban más vuelos esta semana.

Hay quienes dicen que la política representa una fuga de cerebros que lleva más de diez años. Quienes impulsan la iniciativa, en cambio, sostienen que los médicos fueron obligados trabajar en el exterior bajo condiciones a menudo penosas y merecen la libertad.

La abolición de la política de “pies secos, pies mojados” fue bien recibida por mucha gente del exilio cubano que acusó a algunos de los recién llegados de abusar de sus privilegios al acogerse a los programas estadounidenses y después regresar a Cuba. Pero esos mismos sectores criticaron la suspensión del programa para médicos y le piden al gobierno de Donald Trump que lo restablezca.

Bajo esa política, profesionales de la medicina podían solicitar permisos de trabajo y un año después pedir la residencia.

Trump no ha dicho qué piensa hacer en relación con Cuba. El secretario de prensa Sean Spicer dijo la semana pasada que el gobierno estaba analizando su postura hacia la isla.

El programa de médicos cubanos enviados en misiones al exterior fue elogiado por la Organización Mundial de la Salud, por la forma en que respondió al brote de ébola en Africa y a desastres naturales como el terremoto del 2010 en Haití.

Pero también tiene detractores feroces.

La representante republicana Ileana Ros-Lehtinen, nacida en Cuba, dijo que los médicos cubanos trabajaban “como esclavos, sin ser remunerados” y que el programa “debilitaba al régimen de Castro al ofrecer una salida a los médicos cubanos que querían liberarse del trabajo forzado”.

Algunos dicen que el gobierno cubano explota a los trabajadores de la salud en el exterior al quedarse con la mayor parte de los sueldos pagados por otros gobiernos y usar ese dinero como fuente de divisas fuertes.

Alfonso dijo que cientos de médicos están varados en Colombia tras desertar de sus misiones en Venezuela y que muchos no tuvieron tiempo de acogerse al programa antes de que fuese suspendido.

“Es realmente triste que Obama haya dejado ese legado para el pueblo cubano, congraciándose con el régimen cubano y acabando con las esperanzas de un grupo de profesionistas que quieren ser libres”, afirmó.

Yerenia Cedeño, médica de familia, dijo que desertó en Venezuela por la violencia y porque le pagaban tan poco que a veces no tenían para comprar comida.

Si bien se acogió al programa antes del 12 de enero, cuando se suspendió el programa pensó que sus posibilidades de llegar a Estados Unidos eran exiguas.

“Siento un inmenso alivio porque cuando vimos que el programa había acabado, perdimos las esperanzas. Cuando nos dieron la visa sentí una gran felicidad”, declaró en el aeropuerto de Miami. “Como quien dice, nos salvamos”.

 
 

9 thoughts on “Llegan a EEUU los últimos médicos cubanos aceptados como emigrantes

  1. Estos post tuyos Fernando podrían tener tantos comentarios como aristas tiene el asunto.Si el médico se ve con los zapatos rotos y el comunista con carro y guayabera de marca de seguro que bienvenido USA,y con la banderita en mano tal como esa Dra.Sinembargo el comunista desde su carro escucha con desprecio está noticia.Es la vida,somos piezas de la política e intereses de grupo.

  2. Yo Comunista de a pie, sin carro. veo bien la oportunidad para el hombre (y la mujer) de tener acceso a una vida mejor (o por lo menos intentarlo) como mismo lo quieren millones de persona en el mundo. pero veo con desprecio que los medicos formados con el dinero del pueblo y destinados para ayudar a personas que nunca tuvieron y ahora no tendrán acceso a la salud se presten a un juego politico a las claras para desacreditar a la revolución aunque sea a costa de joder a miles de personas en los países que estos medicos prestaban ayuda.

  3. Totalmente falso que fueran obligados a trabajar en misiones en el exterior, a estas misiones va el que lo desee, en cuanto a las condiciones en que laboran y la violencia a la que están expuestos es cierto debido a la espiral de este flagelo que azota a Venezuela desde hace muchos años, además de que en mi modesta opinión no se les paga lo que merecen por tan noble labor. Saludos

  4. Infelices. Vamos a ver como se sienten ondeando banderitas de USA. Eso es renegar de su bandera. Se van, hablan 4 mentiras y despues están locos por venir a Cuba a pasear o hasta curarse de algunos males porque allá les sale mas caro. Siempre habrá malagradecidos. recibieron salud, educación, y oportunidad de viajar y trabajar en el extranjero y pagan con lo que el artículo dice, DESERCION.Cuando pase un tiempito vamos a ver como se sienten y como le hacen el juego a las Ross y comparsa. Dios los cría y el “paraiso” los une. Solavaya.

  5. ghsot (2) y baracoa (4) entiendo completamente sus argumentos. Pero solo es recuerdo que MUCHOS los que trabajamos para mejorarle la vida a nuestros coterráneos tienen pésimas condiciones materiales. No le hablo de que un ayudante de enfermero no tiene dinero para ir a un hotel con su familia, No, le hablo de doctores que lo único que hacen es trabajar y ayudar a nuestros hermanos (a lo mejor entre ellos a familiares de ustedes) y no tienen ni un techo decente que brindarle a sus hijos. Lo más triste no es esto lo más triste (y enormemente peligroso para la revolución) es que tampoco ninguno de esos médicos tiene clara la vida para con su trabajo poder salir de esas grabes carencias humanas. Así que me sumo a lo de denunciar las estrategias de los HP gringos, pero sin enjuiciar a ninguno de estos médicos, que lo más seguro es que le debamos tanto.
    Saludos

  6. Los medicos nunca son obligados a trabajar en el exterior. Tampoco lo han sido los profesionales de cualquiera otra rama, de los que muchos miles prestaron su ayuda a otros paises, teniendo condiciones tan dificiles y con menos remuneracion que la que reciben hoy los medicos que prestan servicios fuera de nuestras fronteras.
    Personalmente brindé esa ayuda y me siento orgulloso de ello.
    Como buen cubano quisiera que nuestros trabajadores de la salud vivieran mejor en mi pais; tambien los otros profesionales y todo ciudadano.
    No obstante, estos galenos ponen por encima de todo su interes personal, se prestan a un sucio juego politico, y ahora dicen haber alcanzado la libertad y otras tonterias, alaban al pais que lleva tantos años dañando a nuestro pueblo, a quien agrede al mundo y causa la desigualdad y los veo como judas modernos cambiando su juramento y su carrera por unas monedas.
    Todos queremos mejorar, pero no a este precio.

  7. baracoa hay muchos que son hipócritas y que ondean la bandera que les oriente don dinero ondear. Pero hay otros muchos que no hacen declaraciones, que no ondean ninguna bandera, que les duele tomar esa decisión, que calladitos siempre agradecen a Cuba por su formación, pero que toman la decisión que consideran mejor para su futuro y el de su familia. Algunos se arepienten al paso del tiempo pues terminan con su carrera profesional y nunca más ejercen como prefesionales de la salud. Otros pues les va mejor. No meta a todos en el mismo saco porque en la vida no todo es blanco o negro.

  8. Me alegro un millón de veces por esas personas que acabaron de llegar al lugar donde el freno a tu vida e intereses, te lo pones tu mismo.
    Lo demás es envidia de otros.

  9. Miren uds, a esoss medicos nadie les puso una pistola en la cabeza para salir de mision. Se les presento un contrato y lo firmaron. Tampoco les pusieron la pistola en la cabeza para obligarlos a abandoonarla (no desertar, ya que son medicos, no militares). La vida es un poquito mas complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *