“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Libreta de racionamiento desde la justicia a la injusticia

libreta-de-abastecimiento-cuba-bodega

Tomado de El Estado como tal

La eliminación de la libreta de abastecimiento parece haber sido un tema discutido durante un reciente evento dedicado a la economía cubana. No se trata de un tema nuevo. Vale recordar que la posible supresión de “la libreta” fue el asunto que provocó la mayor cantidad de intervenciones de los participantes en el debate de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en 2010 y 2011. Ver “Raúl Castro: Libreta de abastecimiento no se quitará de golpe”, Juventud Rebelde, 16 de abril de 2011, http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2011-04-16/raul-castro-libreta-de-abastecimiento-no-se-quitara-de-golpe/)

La información detallada sobre lo debatido en la edición 27 de la Reunión Anual de la Asociación de Estudios de la Economía Cubana (Association for the Study of the Cuban Economy, ASCE), efectuada en Miami entre el 27 y el 29 de julio, todavía no está disponible, pero la prensa ha reportado las opiniones expresadas por varios especialistas. Ver “Economistas aseguran que libreta cubana de abastecimiento ‘es un fósil’”, 29 de julio de 2017 http://cuba.eurodermspa.info/latest-news/economistas-aseguran-que-libreta-cubana-de-abastecimiento-es-un-fosil/

Los criterios se resumieron en tres puntos: “la libreta” es un mecanismo “obsoleto”, es un subsidio resultante de la existencia de salarios estatales inadecuados, y no será suprimida en el corto plazo, principalmente porque sería una acción impopular.

La discusión no se limita al plano económico ni se restringe a los foros académicos. Es un problema político relevante. Fue un tema abordado en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (abril de 2011), donde se caracterizó como “una de las principales medidas que se aplicarán con el objetivo de erradicar las profundas distorsiones existentes en el funcionamiento de la economía y la sociedad en su conjunto”, aclarándose que una medida de ese tipo no puede hacerse de golpe, sin crearse previamente una serie de condiciones. Ver “Raúl Castro: Libreta de abastecimiento no se quitará de golpe”, Juventud Rebelde, 16 de abril de 2011, http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2011-04-16/raul-castro-libreta-de-abastecimiento-no-se-quitara-de-golpe/

Seis años después, “la libreta” sigue vigente, ofreciendo una canasta familiar normada que beneficia a la totalidad de los hogares cubanos mediante el aseguramiento de un conjunto de alimentos básicos a precios altamente subsidiados. A pesar de sus conocidas insuficiencias, “la libreta” continúa siendo un mecanismo crucial para la vida de millones de cubanos y funciona como un factor de estabilidad social y política del país, lo que a su vez le confiere una función positiva en la seguridad nacional.

Sin embargo, dos preguntas son pertinentes:

¿Representa “la libreta” de acceso universal el mecanismo más efectivo para la utilización de los casi 4 mil millones de pesos que el presupuesto nacional destina anualmente al subsidio de los precios de la canasta de alimentos normados?

¿Pudiera mejorarse la alimentación de las familias necesitadas con la misma cantidad de recursos que hoy se destinan a ese subsidio?

Abordar el tema desde una perspectiva económica estrecha pudiera convertir cualquier propuesta de “solución” en una caja de Pandora, con potenciales consecuencias imprevistas y desastrosas. Esto es algo que parece ser ampliamente reconocido. El problema entonces radica en poder avanzar hacia los detalles de propuestas que, abarcando múltiples dimensiones, permitiesen avanzar hacia una posible solución.

No obstante, antes de llegar a esa fase de la discusión es imprescindible tratar de identificar, con la mayor precisión posible, cuál es el punto de partida. A riesgo de omitir involuntariamente algunos aspectos, las principales circunstancias que deberían tomarse en cuenta para comenzar a pensar en una posible transformación pudieran ser las siguientes: los hogares cubanos, la nutrición, y el presupuesto nacional.

Los hogares cubanos

En Cuba existen 3,853,236 hogares que constituyen la unidad alrededor de la cual se estructura el subsidio de precios que reciben los ciudadanos mediante “la libreta”. No existe una coincidencia exacta entre esta cifra de hogares que proviene de un ejercicio censal y la cantidad de “núcleos” que cuentan con una “libreta”, que provienen de un proceso administrativo, pero se asume que la diferencia no es significativa.

Como no se dispone de información precisa acerca de los “núcleos”, se adopta entonces aquí la cifra de hogares. Ver ONEI, “Proyección de Hogares según edad del jefe y tamaño del hogar.  Cuba y provincias, 2015- 2030 (ejercicio  experimental)” http://www.one.cu/publicaciones/cepde/proyeccion_hogares_cubanos_2015_2030/0_PROYECCION_HOGARES_PUBLICACION.pdf

Esos hogares reflejan familias cubanas que han experimentado cambios y que los continuarán teniendo. Entre ellos:

  • El aumento relativo de la llamada “jefatura femenina” en los hogares, con un salto desde el 22,8% registrado en 1981 hasta el 44,9% de 2012.
  • Apenas en uno de cada tres hogares hay un niño/a menor de 15 años.
  • En cuatro de cada diez hogares vive un adulto mayor.
  • El 17,7% de los hogares tiene un jefe mayor de 70 años de edad. Esa proporción crecerá a un 25,5% para 2030, y los hogares a cargo de personas entre 15 y 54 años disminuirán.
  • Los hogares son relativamente poco numerosos. El 88,1% de los hogares cubanos tienen entre uno y cuatro miembros.
  • Para 2030 aumentarán los hogares de uno y de dos miembros, y se reducirán los otros.

Ver “¿Cuánto ha cambiado la familia cubana?”, Juventud Rebelde, 19 de febrero de 2017, http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2017-02-19/cuanto-ha-cambiado-la-familia-cubana/

La nutrición

El objetivo directo de la “libreta” es contribuir a asegurar un nivel adecuado de nutrición a la población. La “libreta” no garantiza completamente ese nivel nutricional, el cual requiere efectuar gastos adicionales por parte de las familias y de otros mecanismos del estado (por ejemplo, subsidios adicionales para la alimentación de determinados grupos sociales), pero “la libreta” impide que exista un problema de desnutrición crónica en el país, tal y como ha sido reconocido reiteradamente por organismos como la FAO y la UNICEF.

Los datos más recientes de la FAO ubican la cifra media calórica de Cuba entre las más elevadas de América Latina, próxima a los niveles de naciones como Brasil, Argentina, y México, y con una tendencia creciente. Ver FAO http://www.fao.org/fileadmin/templates/ess/documents/food_security_statistics/FoodConsumptionNutrients_es.xls

A diferencia del énfasis en el dato calórico de los análisis utilizados hasta los años noventa, los análisis alimentarios contemporáneos tienen más en cuenta el equilibrio nutricional. Como se conoce, el cierre de comedores obreros y la disminución de los alimentos básicos subsidiados de “la libreta” han reducido la participación del Estado en la cobertura de la ingestión calórica de la población y esto ha afectado a los hogares de bajos ingresos que dependen en mayor medida de los subsidios de precios proporcionados por el Estado. Esta situación se refleja en desigualdades nutricionales.

Sin embargo, existen estudios que –sin ser concluyentes pues se basan en un número pequeño de observaciones- presentan resultados interesantes que deberían ser profundizados mediante análisis suplementarios, y que serían cruciales para poder informar adecuadamente la toma de decisiones en un tema como la posible modificación del sistema de “la libreta”. En ese sentido, los resultados más llamativos son:

  • A pesar de que se observaron discrepancias notables entre la cifra promedio de ingestión calórica (3 533 kcal en 2014-2016) y las cifras de familias de bajos ingresos (inferiores a 1500 kcal), sin embargo, en lo relativo a las proporciones de los macronutrientes, la composición alimentaria de las familias estudiadas es variada y está bien equilibrada. Esas proporciones se ubican dentro de los parámetros aceptables de macronutrientes recomendados internacionalmente (entre un 10-30 % de proteínas, un 45-65 % de glúcidos y entre un 20-35 % de lípidos).
  • Se observó que una familia estudiada, con un poder de compra alimentario menor que otra, tenía un consumo energético mayor, y que, a pesar de existir una menor variabilidad de platos cocinados, no se registró un gran desequilibrio en las proporciones de macronutrientes.
  • Se observó “un aporte de glúcidos elevado, un aporte de lípidos más débil y un aporte proteínico en el nivel inferior de lo aceptable. Entre los glúcidos figura el azúcar, producto muy consumido en una isla productora, y los hidratos de carbono, que dan una mayor sensación de saciedad. Aunque estas cifras de equilibrio son importantes, hay que anotar que dejan una parte de incertidumbre en un equilibrio nutricional real como los que presentamos, ya que pueden diferir en una situación de fuerte déficit calórico, como es el caso de las familias estudiadas”.

Un dato interesante, relacionado con el punto anterior (cambios en la familia) es que la necesidad nutricional de hogares crecientemente expuestos al envejecimiento demográfico tiende a ser diferente al tipo de nutrición que necesita el hogar promedio para el cual fue originalmente diseñada “la libreta”.

Ver Margalida Mulet Pascual, “Alimentación y análisis nutricional en La Habana bajo el prisma de la etnocontabilidad : el caso comparativo de las familias Vázquez y López”, Cahiers des Amériques latines, No. 84, 2017 : Cuba : les temporalités et tensions du changement. https://cal.revues.org/4547#entries

El presupuesto nacional

El plan del presupuesto nacional para 2017 incluye gastos en subsidios por 3 mil 740 millones de pesos para cubrir la diferencia del precio minorista de los productos de la canasta de alimentos normados. Esto equivale a un promedio de 970,6 pesos anuales por hogar. Ver, “Servicios sociales concentran mayor parte del Presupuesto del Estado”, Cubadebate, 17 de febrero de 2017 http://mesaredonda.cubadebate.cu/mesa-redonda/2017/02/17/servicios-sociales-concentran-mayor-parte-del-presupuesto-del-estado/

Está fuera de discusión el hecho de que no todos los hogares cubanos pueden ser catalogados como hogares con familias “necesitadas” (ese es el término formal que se utiliza para caracterizar a las familias que reciben otro tipo de subsidios en Cuba). Es decir, que la posible supresión de “la libreta” para los hogares que no clasificasen como familias “necesitadas” pudiera tener tres efectos posibles:

  • Reducción de los recursos totales del presupuesto que se dedican al subsidio, con posible destino a otros gastos o para reducir el déficit, a la vez que se pudiera mantener el actual nivel promedio de subsidio de 970,6 pesos anuales para los hogares con familias “necesitadas”.
  • Multiplicar el efecto social del gasto del subsidio, manteniendo su nivel total en el gasto presupuestario y aumentando la asignación para el subsidio de cada familia “necesitada”. Por ejemplo, si en vez de subsidiar a los más de los 3 millones 853 mil hogares actuales, se pasara a subsidiar 3 millones de hogares, el subsidio para cada hogar pudiera incrementarse en 28,5%. Si se subsidiasen 2,5 millones de hogares, el subsidio para cada hogar se incrementaría en 54%, y si se subsidiasen 2 millones de hogares, el subsidio para cada hogar aumentaría en un 92,6%. Permitiría colocar los recursos escasos con los que cuenta el país en los puntos donde verdaderamente se necesitan y donde el gasto estatal tendría un efecto social más positivo, incluyendo la atenuación de las desigualdades sociales por la vía de una redistribución presupuestaria más sagaz.
  • Combinación de una reducción del gasto total en subsidios con un incremento del subsidio para cada hogar con familia “necesitada”.

Obviamente, la posibilidad de lo anterior depende de la factibilidad de poder establecer un criterio de elegibilidad bien fundamentado que permita reducir el número de hogares que se beneficiarían de “la libreta”, sin que ello cause un malestar social extendido.

Sobre este punto volveremos en los próximos días.

 
 

26 thoughts on “Libreta de racionamiento desde la justicia a la injusticia

  1. A modo de prueba, podría comenzarse por invitar a la renuncia voluntaria y formal del uso de la libreta por parte de quienes ya, en la práctica, no la usan o necesitan. En ese grupo hay una cantidad indeterminada de familias a favor de las que, sin embargo, el Estado sigue presupuestando el gasto de asignarle recursos subsidiados que no utilizan.

  2. Se sabe que NADIE puede subsistir con lo que ‘le toca’ por la libreta, así que “…el aseguramiento de un conjunto de alimentos básicos a precios altamente subsidiados” no creo que sea algo significativo para mantenerla. Puede crearse un mecanismo más fácil, económico y racional para eso.
    Hablar de las causas de la permanencia de la libreta me haría caer en la espiral de la crítica mordaz y especulativa, así que me abstengo.
    Pero hay un tema no abordado en el post (muy informativo, por cierto), que es el aparataje necesario para mantener funcionando ese “documento”. Me refiero a la OFICODA y a la cantidad de “bodegas” –tan pintorescas ellas- que existen sólo para eso, con un considerable número de directivos y trabajadores que quedaría sin empleo.
    De todas formas la “libreta” es algo que distingue a nuestro distinguido país, y que puede considerarse un record Guiness .

  3. Un simple cambio como quitar la libreta, dejaría en las calles a muchas personas (trabajadores de la Oficada). La Unificación Monetaria, dejaría a muchas empresas en la quiebra. La legalización de la empresa privada hará a muchas personas más ricas. Es la vida.

  4. Se habla de Quitar la libreta:
    Lo malo es que la libreta sigue siendo necesaria para muchisimas familias Cubanas.
    La buena noticia es que Cuba tarda tanto en implementar cualquier cambio que todavia quedan unas cuantas generaciones que podran hacer uso de la libreta.

  5. ¿Cómo vas a determinar en qué hogar no se necesita la Libreta? ¿Por los salarios ingresados en los hogares? Pero es que todos sabemos que los salarios actuales no permiten alimentarte, reconociéndose por todos como insuficientes. Con ellos no pudieras adquirir en TRD ni 1 lt de leche diario por familia, sin gastar para más nada. Creo (sin estudio serio) que las familias que no necesitan la libreta obtienen los recursos por otras vías, sea por ayudas familiares, “inventos” y “la lucha diaria”, y eso no es fácil de cuantificar o utilizar como argumento para quitarles la libreta. También están los cuentapropistas, socios de cooperativas, trabajadores con “gratificaciones” y otros con ingresos legales suficientes para comprar alimentos en TRD, y no sufrir tanto la ausencia de la libreta, pero no creo que ni de lejos sea la mayor parte de la masa trabajadora. El salario medio de 740 pesos (Granma en junio) no dice mucho de la posibilidad de eliminar la libreta, a nadie.

  6. Además de los problemas económicos, o políticos inherentes a la toma de una decisión difícil, el otro problema es la magnitud de la economía sumergida, donde no existen datos precisos para evaluar posibles consecuencias de una decisión.

  7. En otros países lo que se determina es el ingreso, si está por debajo del límite de la pobreza, etc., para otorgar subsidios monetarios u otros. Pero volvemos a que el ingreso es insuficiente y determinaría que habría que subsidiar a casi todo el mundo, lo que es equivalente a la libreta. Analicen los subsidios otorgados para acciones constructivas; lo complicado que ha sido normarlos y cómo se han debido otorgar a familias donde incluso hay varios trabajando y recibiendo salarios. Pero es que en nuestro país (singular como pocos) volvemos a que los salarios no significan nada, o casi nada, que no es lo mismo pero es igual.

  8. Primero, el término “subsidio” no me gusta. Esos “subsidios” salen de las riquezas que este pueblo crea. Segundo, quizás haya mucha gente dispuesta a entregar la libreta de abastecimiento, y por ahí podría empezar la cosa, siempre y cuando la política sea repartir esos productos entre los que vayan quedando con libreta. Como entre todos esos productos lo más caro de conseguir es la leche que además es diaria, entonces a las personas que entreguen las libretas habría que dejarle la opción de la leche. Tercero, de todos modos, es inaudito q a estas alturas del campeonato todavía mucha gente tenga q depender de la libreta y porque definitivamente es así, en las condiciones actuales no se puede eliminar la libreta.

  9. Bueno, si 540 000 TCP renuncian a la libreta, ya tienes un aumento del subsidio para los mas necesitados. Pero mas alla: el arroz de la libreta es mucho mas malo que el vendido a 4MN x libra. Es decir, discriminas una parte de los ciudadanos con productos de segunda. Es justo?

  10. Ahh y felicidades a Pedro por su analisis. Como siempre, preciso, sin teques ni otras tonterias. Economia de verdad!

  11. Bueno, tienes 540M TCP y los trabajadores que reciben mas de 200 MN mensuales, que podrian renunciar al subsidio. Podria ser un movimiento de solidaridad interno, si es bien conducido. Pero me temo la comunicacion no es el fuerte de nuestro gobierno.

  12. En todas partes socialmente se subsidian personas nunca productos, los subsidios a productos se utilizan solo como estimulos economicos, saludos

  13. Hola Bernardo , yo estoy de acuerdo con ud pero hay dos puntillos que me detienen :
    1 – La regular inestabilidad de las ofertas de los productos en venta libre , por ej este ano las papas no estuvieron ( legalmente ) liberadas . En cambio los productos asignados sí son estables y en el mismo lugar . Pienso que la gente tema que al entregarla después tenga que ” Andar La Habana ” para hallar lo que necesita .
    2 – Al menos los cuentapropistas siempre estamos con La Espada de Damocles esperando el día que ” Quien tú sabes ” nos diga que el TCP hasta ahí llegó y a esa hora a correr al OFICODA que sí será eterno , estable y fiel , lo ha demosrado , para recuperar la amada libreta de Pánfilo .
    Qué hacer ? Todos tenemos un vecino viejo y jubilado que pasa las de Caín para sostenerse o un familiar menos afortunado , bueno pues se la damos ! En préstamo ! para que se beneficie mientras ” El palo va y viene ” . Saludos .

  14. Por otro lado sería muy cómodo para el Estado que le sigamos acomodando la vida , ya sé que me repito más que el Bolero de Ravel pero y si calculamos todo el dinero que se pudo emplear en mejorarle la vida a los menos favorecidos si El Gobierno hubiera controlado sus bienes y no se ” perdieran ” las decenas de millones que protagonizaron las Empresas de La Habana ? Y si le hubieran prestado la debida atención a la cocecha de mangos y tomates ( que sepamos ) y si las cocechas en general no se perdieran en un 50 % entonces el Estado , quizás , le podría mejorar sustancialmente la vida a todos . La variante de la renuncia de la Libreta sólo serviría para facilitarle la vida a nuestros dirigentes regalándoles una preocupación menos y el pueblo seguiría en las mismas , lo dicho , el que crea que no la necesita busque en su cuadra y encontrará una abuela que vive de milagro y désela , así tendremos claro el destino del sacrificio . Saludos .

  15. un analicis a media como todos, y le ha faltado la 1/2 más importante,en nuestro país la inmensa mayoria de las personas gana menos de 20 dolares mensuales, y politicas como el bloquear el salario de personas que trabajan en hoteles de lujos o en el Mariel no es precisamente una ayuda. Los TPC eran una vía(no es que ganen tanto tampoco) pero parece que ellos también son bloqueados internamente y lo seran cada vez más, y las inversiones extrangeras la misma historia y lo peor es que de nada servira que dejen entrar empresas foraneas si al final van a intervenir el salario que se paguen estas empresas a los trabajadores. En fin se habla del sintoma pero no de la posible enfermedad, asi hay libreta pa rato…

  16. Cualquier cambio que implique un cambio significativo o la eliminacion de la libreta. va a traer una reaccion impredescible dificilisima de controlar. Qué no se le ocurra a nadie una locura de ese tipo, ni Raul ni Mandrake el mago pues cuando se abra la brecha y los espiritus salgan de la botella, no habra Dios quien los haga entrar de nuevo.

  17. Eso es un disparate. La sitúacion de la alimentación cada día es peor como para cometer ese error de quitar o sugerir que la gente entregue la libreta.

  18. Gracias por los comentarios. He publicado hoy -3 de agosto- un nuevo texto sobre el tema: “Repensando “la libreta” de abastecimiento en Cuba: criterio de elegibilidad e impactos”, en mi blog elestadocomotal

  19. Despaigne, a quien admiro y respeto mucho! me pregunto Necesita libreta? Esta pregunta tiene una respuesta obvia. segun los impuestos que paga un TCP se puede saber quien la necesita y quien no, no pueden estar todos en el mismo saco. Ahora, tomar decisiones inteligentes no es lo que mas se estila, de aqui los patras y palante que nos caracteriza., Luego seria bueno que los decisores se sentaran a pensar seriamente en quien necesita la libreta y quien no. Y despues, la burocracia de las OFICODas y los companeros bodegueros, podrian pasar a otras funciones y los alimentos que dejen de dar a quien no los necesita servirian para los mas necesitados f

  20. Hola Beatriz , es una tarea muy fácil : Todo el que trabaja para el Estado la necesita , los jubilados todos , la vista va directo a los TCP , anjá , pero le recuerdo que no todos los TCP son duenos de paladares o boteros o arrendadores , de hecho , una inmensa mayoría de arrendadores sólo tiene una o dos habitaciones de renta y de ahí sale el presupuesto para todo el familión , las grandes casas de hoy en día en La Hab Vieja o son ” de los quién tú sabes ” o de duenos cubanos de Miami a través de testaferos . Los que rellenan fosforeras y recogen MP también son TCP . Hay muchos miles de cubanos con mas dinero que los TCP porque reciben remesas cuantiosas . Para quitar la libreta hay una fórmula perfecta : Producir , Bajarle el precio a los productos ( 240 % de IVA ) Pagar salarios y jubilaciones dignas y entonces que cojan la libreta como MP para papel sanitario . Por qué nadie preg si los altos oficiales militares la necesitan o no ? Y por qué no dan ellos el ejemplo ? Saludos .

  21. Pedro Monreal con todo respeto pero me parece que decir que el salario medio estatal es de más de 700 pesos es muy poco serio, es que no creo que llegue ni a los 500

  22. Despues de casi 60 anos que sigan repartiendo la miseria deberia darles verguenza, por incapaces. Comentar sobre este tema nos llevaria ala conclusion de que el sistema no sirve y que ya es hora de que se vayan los ineptos y den paso a una democracia para que en el pais se pueda vivir no subsistir.

  23. La librera intenta ser un sistema igualitario de distribución en un país que intenta serlo. Todos sabemos que no es así, los dirigentes y el ejército con sus tiendas especiales y sus asignaciones de privilegio desvirtuan el concepto. Hace más 30 años que me gradué de la Universidad, más o menos un par de años después que el autor y recuerdo haber participado en un proyecto de investigación para eliminar la libreta!!!

  24. excelente análisis! y la verdad no sé por qué nos parece tan difícil hacer la distinción de quienes deben tener y no tener libreta, hay muchos mecanismos para poder decidir y bien que hace falta porque como mismo hay desvíos y desfalcos en las empresas, también los hay con los suministros de la libreta y también hay muchas personas que revenden el subsidio y también muchos negocios que pueden comprar lo poco que se vende por la libre y así disminuyen costos (arroz, frijoles y azúcar por ejemplo) así que dejémos de ser tan conformistas o nunca vamos a progresar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *