“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Las Tunas y la energía solar

Tomado de Cuba Debate

Si usted, amigo lector, de pronto se encuentra en el centro de un parque solar fotovoltaico, como el que existe en Parada 1, en el municipio de Puerto Padre, no escuchará nada. Las células de silicio que conforman los paneles solares que convierten los rayos del Sol en electricidad, hacen su trabajo eficiente y silenciosamente.

Hasta puede llegar a ignorarse por un momento que estamos en presencia de un emplazamiento que a diario entrega energía al Sistema Electroenergético Nacional.

Aún el parque no se encuentra a plena capacidad, pero su comportamiento hasta el momento da buenas sensaciones a los encargados de impulsar el programa de fuentes renovables en Las Tunas.

Ha entregado energía al Sistema, incluso en días nublados. Tan así es que pocos meses después de Parada 1 se levantaron rápidamente otras dos construcciones de este tipo, Manatí y Parada 2, este último el más grande con que contará la provincia, debido a sus 4,4 MW de potencia.

Campos de silicio

En el 2017 se culminarán las obras civiles y tecnológicas de estos dos nuevos parques, que comenzarán a funcionar en el primer trimestre del año próximo.

En contraste con su silencioso vecino, en Parada 2 se vive un ir y venir bullicioso de hombres y máquinas. Aquí se aplica la tecnología de hincado, la cual permite una mayor rapidez en el emplazamiento de los más de 17 mil 600 paneles que conforman sus cuatro hectáreas de superficie.

Fuerzas de las divisiones territoriales del Ministerio de la Construcción y Copextel colaboran junto a la Empresa Eléctrica de Las Tunas en la obra y dan muestras de la cultura que se va ganando en estos lares respecto a tal tipo de proceso.

Roberto Pérez Peña, director de la DIS de parques solares fotovoltaicos en la provincia de Las Tunas, explica que luego de la primera experiencia constructiva se ha avanzado en conocimientos sobre la forma más eficiente de ejecutar estas inversiones y han incorporado a los proyectos varios detalles, entre ellos la colocación de pilarotes de anclaje en los extremos como medida de seguridad extra ante el paso de huracanes, aunque los fabricantes aseguran que pueden aguantar vientos huracanados de hasta categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.

Sobre las características de esta labor abunda Jorge Luis Santana Cordero, director de la DIS parque solar fotovoltaico Manatí, el cual está casi concluido. “A pesar del fango provocado por la lluvia de los últimos días allí nadie se ha detenido. La gente sabe que hay que cumplir con la disciplina técnica como, por ejemplo, la distancia que debe haber entre una fila de paneles y otra para que no se provoquen sombra o la inclinación exacta de las mesas para aprovechar la mayor cantidad posible las horas de sol”, dice.

Y mientras se avanza en el cableado de las instalaciones que permitirán convertir los rayos solares en corriente directa y luego en alterna, muy cerca de esta obra de Manatí ya está el terreno a punto para otro emplazamiento similar que pudiera permitir el autoabastecimiento del consumo eléctrico del norteño municipio.

El paisaje a la entrada de Puerto Padre y Manatí ha comenzado a cambiar. El monólogo de cañaverales y pastizales ahora ha incorporado una nueva voz, la de miles de paneles solares, aparentemente anacrónicos entre la naturaleza, pero que contribuyen a protegerla.

La moda solar que salvará al mundo

La energía generada por el sol está de moda. A nivel global este año tuvo hitos como el viaje alrededor del mundo de un avión y un barco impulsados por los rayos del astro rey, o el hecho de que la instalación de granjas solares alrededor del mundo creciera en un 75 por ciento, lo que la convierte en la principal alternativa para sustituir a los combustibles fósiles en la generación de electricidad.

En ello tiene mucho que ver el abaratamiento de los paneles solares y los compromisos firmados por líderes mundiales en el marco del Protocolo de París. En ese contexto sobresale el liderazgo que ha venido ocupando China, el país con mayor capacidad instalada y donde se gesta gran parte del comercio internacional de esta tecnología. Un ejemplo de ello es que los tres emplazamientos que se vislumbran en Las Tunas cuentan con equipamiento procedente del gigante asiático.

A escala universal, en la última década la inversión en energía solar ha crecido en un 905 por ciento, lo que ha tenido su impacto en el mercado petrolero, reduciendo los precios y los montos de transacción. Ello ha provocado que, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Energía, mientras que la generación de electricidad mediante carbón y petróleo han caído en más de un 30 y un 75 por ciento, respectivamente, la solar ha aumentado a más de un cuatro mil por ciento.

Tal variante tiene entre sus debilidades que solo puede utilizarse de día; sin embargo, los expertos han comenzado a proponer alternativas como el almacenamiento en baterías o la combinación con emplazamientos de energía eólica.

Energía a pleno sol

Los planes de desarrollo de esta fuente renovable en Las Tunas prevén en corto plazo la construcción de 10 parques, tres de los cuales comenzarán a erigirse en el 2018, aunque la cifra puede mostrar una tendencia al aumento. Se espera que en el 2020, solo mediante esta tecnología se generen en Las Tunas 51 MW, poco más de un tercio de la demanda diaria del territorio actualmente.

Ello representaría ahorrar en combustible fósil más de 37 mil toneladas al año y se dejarían de emitir a la atmósfera unas 54 mil 500 toneladas de CO2 en ese período.

Es una política del Estado que se está llevando a cabo en todo el país como parte de las estrategias de desarrollo energético y que abarcan además la instalación de equipos de bombeo fotovoltaico en la actividad agropecuaria y calentadores solares en instituciones de salud, educativas y turísticas. De igual forma, se han beneficiado más de 200 familias con la instalación de módulos fotovoltaicos para zonas intrincadas y sin electrificar.

Estos planes confirman que la energía solar fotovoltaica es una de las de mayor crecimiento en Las Tunas en los últimos calendarios. De acuerdo con el Atlas Solar Global, en la provincia existe un potencial de radiación directa de más de cinco mil 200 kilowat/hora por metro cuadrado diarios, lo que unido a las características de su orografía, eminentemente llana, y la posibilidad de más de 300 días al año con sol, la convierten en un terreno propicio para este tipo de tecnología.

 
 

4 thoughts on “Las Tunas y la energía solar

  1. Cuanta tierra productiva se esta dejando de aprovechar con la nueva política …
    Que conste , No estoy encontra de las energías renovables , pero en cuba , donde no se tiene en cuenta el precio de la tierra en los proyectos , (dicho por Coyula )limita su uso o lo mal aprovecha …
    si hicieran los pilotes más altos al menos pudieran pastorear carneros o sembrar algo bajo la sombra … que me dicen ?

  2. Ojala un día se pueda cubrir con paneles solares al menos el 10% de la tierra cubana que hoy está cubierta por marabú. Aunque coincido en que como tecnología novedosa para Cuba aún le falta mucho por optimizar. Lo que más siento es que a mi criterio estos progresos de las energías renovables en Cuba son circunstanciales y que al igual que la energía electronuclear en cualquier momento ante alguna variación de las circunstancias como descubrir petróleo o algún amigo generoso que lo tenga dejen de ser una prioridad. Ya veremos, ya hemos visto.

  3. yo lo que pregunto es: cuanto costaron esos paneles solares, cual es su vida util, y cuanto costarian esas miles de toneladas de combustible que se dejan de comprar.

    Solo despues saco conclusiones. La energia “verde” suena muy bien como slogan, pero no me da confianza.

  4. No es suficiente, ha dicho: “Se espera que en el 2020, solo mediante esta tecnología se generen en Las Tunas 51 MW, poco más de un tercio de la demanda diaria del territorio actualmente”. Es más bien simbólico ese desarrollo. Lo que deberían hacer es resucitar las salas blancas de fabricación de semiconductores para componentes electrónicos de Pinar del Río y orientarlas a la fabricación de células solares para no tener que importarlas. Pero por el momento el gobierno debería invertir unos cuantos millones de dólares y en un mes montar unos cuantos miles de parques en todo el territorio nacional y conquistar la soberanía energética volando. Pero no la va a hacer por que ellos no son revolucionarios nada y nunca lo han sido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *