“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Las redes sociales empiezan a aburrir?

14730731532595Tomado de El Mundo

Las redes sociales han perdido su encanto y no es una exageración. Su consumo ha caído por primera vez tras diez años de un crecimiento enorme.

Un dato para empezar: en 2015, los españoles gastaron nueve minutos menos a la semana en las principales redes sociales, comparado con el año anterior. En un mercado que se alimenta, en gran parte, del tiempo que le dedicamos, esa disminución marca un punto de inflexión en una forma hasta ahora hipnótica de consumo. Algo está pasando con nuestra vida social virtual y en Estados Unidos ya le han puesto nombre: social media fatigue (agotamiento social). En castellano: las redes empiezan a cansarnos. Al menos tal y como las conocemos.

Facebook sigue siendo el rey, pero no se salva de la caída. Cada semana, los españoles le dedican un promedio de 4 horas y 23 minutos. Eso ya es ocho minutos menos que en el 2014, según el estudio anual de redes sociales del IAB Spain, la asociación que representa al sector de la publicidad en medios digitales.

Aunque parezca poco, si multiplicamos eso por los 15 millones de usuarios que hay en el país, la plataforma de Mark Zuckerberg está perdiendo dos millones de horas cada semana. Y en internet, tiempo es sinónimo de ingresos. La caída de Twitter es bastante más notoria: baja 37 minutos y se queda con 2 horas y 32 minutos por semana.

¿A qué se debe esta caída? «La intensidad con que se usaban las redes en sus inicios se ha controlado», concluye el informe VII Observatorio de Redes Sociales elaborado por The Cocktail Analysis y Arena en diciembre de 2015. Es decir, ya hemos superado la emoción de la primera vez.

«Los usuarios ya no les otorgan un rol central en su vida, aunque uno de cada cuatro las reconoce como imprescindibles», explica Felipe Romero, CEO de The Cocktail Analysis. Algo similar ocurre a nivel global. El consumo de Facebook, que ya supera los 1.600 millones de usuarios, cayó un 8% en nueve países (Alemania, Australia, Brasil, España, Estados Unidos, India, Reino Unido y Sudáfrica), según un análisis que el medidor de tráfico SimilarWeb hizo en dispositivos Android.

Hay dos razones que explican esta tendencia. «Primero, lo social puro se está enfriando», señala Romero. Esto quiere decir que convertir el muro en nuestro diario personal, husmear perfiles ajenos, compartir las fotos de la última fiesta o ampliar el número de amigos virtuales ya no mola tanto como antes.

 
 

7 thoughts on “¿Las redes sociales empiezan a aburrir?

  1. Las redes sociales empezaron a partir de 2004, 2005 y 2006 con un vertiginoso crecimiento, 10 años después ya empiezan a aburrir, y en Cuba acaban de empezar, WhatsApp no se conoce todavía. Hace más de 57 años Cuba era un país donde todos los inventos de su época recalaban entre los primeros del mundo, hoy empiezan en el país cuando ya aburren en todos lados!

  2. Mucho ‘mas de lo mismo’…..llega un momento en que cada cual sabe o imagina lo que van a decir los otros participantes sobre casi cualquier tema…por muy interesante o importante q este sea…

  3. Una afirmación del tipo “las redes sociales han perdido su encanto” denota -una vez más- las descontextualización de muchos artículos encontrados en la red. ¿O realmente alguien puede sostener q, ajeno al escenario nacional y las características del quehacer sociocultural, puede analizarse una “red social” como un producto “en sí” y no en relación con el entorno q se trate?! Habría q seguir estudiando…

  4. Carlos el problema es que tu quieres que esto sea el Coliseo todo los días. Ese es el problema de la inclinación de la gente hacia un foro u otro, son pocos los que se quedan de asiduos en foros donde la mayoría tiene un punto de vista diferente. A la larga, eso crea que cada foro tenga su público bien resguardado de opiniones contrarias, y muy poco debate. Ahora el debate es de un foro contra otro

  5. Dice la autora:

    Según la encuesta, un 10% de los españoles se obliga a no entrar en sus perfiles para desengancharse.

    No me parece que les aburra si se obligan a no entrar para poder desengancharse, creo que están bien enganchados y lo que quieren es eliminar esa dependencia. Cuando a uno le aburre algo sencillamente no lo hace, sobre todo cuando se trata de entretenimiento.

    Realmente todos los extremos son malos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *