“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Las finanzas para la recuperación

cuba-finanzas-680x437

Tomado de Trabajadores

Cuando ocurre un desastre natural como el que Cuba acaba de sufrir con el paso del huracán Irma, el Estado debe movilizar recursos financieros que le permitan sufragar las cuantiosas pérdidas que se producen.

Varias son las vías que permiten enfrentar los gastos de la fase recuperativa, de acuerdo con la Ley del Presupuesto del Estado, y otros mecanismos financieros existentes.

En el presente ejercicio fiscal de 2017, por ejemplo, el presupuesto estatal contempla una reserva para gastos corrientes y de capital de 200 millones de pesos, los cuales están a disposición del Ministerio de Finanzas y Precios, así como los consejos de Administración de las asambleas provinciales del Poder Popular, para sufragar gastos que no hayan podido preverse, como es ahora el caso.

Otra fuente de recursos la constituye la reserva para subsidios a personas naturales por acciones constructivas en sus viviendas, la cual tendrá como destino prioritario a las familias damnificadas, según explicó durante su visita a provincias afectadas la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza.

Es importante precisar que esta reserva en el presupuesto central se planifica sobre la base del 8.5 % del importe recaudado por concepto de impuesto sobre las ventas de materiales de la construcción a precios liberados.

De los ingresos que se captan por este tributo, el 51.5 % se destina a estos subsidios de acuerdo con las decisiones de los gobiernos provinciales, mientras que el monto restante también financia gastos de los presupuestos locales.

Para que se tenga una idea del monto de tales fondos, baste decir que según el informe de liquidación del Presupuesto del 2016, el pasado año se asignaron mil 365 millones de pesos para subsidiar la adquisición de materiales de construcción, en beneficio de más de 28 mil 500 familias.

Con independencia de estas fuentes específicas para paliar contingencias, el Presupuesto del Estado tiene también la posibilidad de ejecutar otras acciones como las transferencias corrientes y directas a los presupuestos locales, e incluso las reasignaciones o redistribución de cifras aprobadas y consignadas para diferentes destinos, dentro del marco de los límites de gastos establecidos por la ley.

No menos importante como otros mecanismos de financiamiento resultan los créditos bancarios, préstamos a los cuales pueden acudir tanto las personas como las entidades en función de recuperar inmuebles y capacidades productivas.

En el caso de las familias damnificadas, esta es una de las vías primarias y más expeditas —de acuerdo con las autoridades—, que se facilita como opción para adquirir diversos materiales y bienes, a partir de la evaluación que realizan los bancos sobre la solvencia económica de las personas beneficiadas.

También resulta una garantía en el caso de las producciones dañadas en la agricultura, la protección que representa el aseguramiento de bienes agrícolas, pecuarios y los patrimoniales agropecuarios, que están entre las principales líneas de productos de la Empresa del Seguros Nacionales (Esen).

Es preciso recordar que esta entidad prevé que en caso de ocurrencia de un siniestro —como ahora el huracán Irma— el asegurado debe avisar a la Aseguradora o al representante de la misma en su localidad, en un plazo de tres días hábiles, a los efectos de disminuir las afectaciones, prevenir daños mayores e iniciar el proceso de inspección y tasación.

Según precisa la Esen en su página web institucional, la aseguradora realizará de forma directa o a través de entidades de servicios auxiliares del seguro, la inspección de los daños y pérdidas en un plazo que no supere los 15 días naturales después de recibido el aviso de la pérdida.

El asegurado —establece la entidad— debe participar en la inspección y tasación de los perjuicios, firmando el acta correspondiente.

La indemnización que realiza la Esen deberá efectuarse en un plazo no mayor de treinta días naturales, contados a partir de la fecha en que obre en su poder toda la información necesaria para el ajuste de la pérdida.

 
 

7 thoughts on “Las finanzas para la recuperación

  1. Una pregunta Francisco Rodríguez, digame cuantas personas tienen asegurada sus viviendas en Cuba a riesgos de catástrofes naturales?
    Es cierto que es interés del propietario en tener un seguro, pero no siendo esta una práctica muy habitual en Cuba, tenemos un gran problema ahora mas grave aun, después del ya existente problema tradicional con la vivienda en Cuba.

  2. en la aduana no van a quitar los aranceles…no pueden dejar de recaudar euros y dolares …. y ahora que hace falta llevar y mandar mas triplican esas ganancias LIMPIAS….

    yo mismo tengo que llevar 4 maletas cuando siempre llevo dos y viajo en dos semanas.

    la aduana va a renunciar a reventarme 800 eurorazos de sobrepeso?…van a renunciar a confiscarme una plancha y la tostadora?…lo dudo pero que mucho muchisimooooo

  3. 4 maletas de 32 kgs son 130 kilos mas o menos…. menos 30 libres (porque te pesan hasta el paraguas)…pues eso…900 euros limpios en sobrepeso a recaudar

    no es facil renunciar a 500 pasajeros diarios en esas condiciones…metan lapiz….

  4. Con el mayor respeto.
    El o la periodista escribió el artículo no toma en cuenta,,entre tantas cosas el inmenso aparato burocrático que hay que atravesar, primero, para tener derecho al subsidio correspondiente, luego de que seas aprobado para dicho subsidio, que hayan condiciones para cobrarlo y finalmente, luego de cobrarlo, que el pais en ese momento tenga los recursos para hacer efectivos dicho cobro En condiciones normales es un problemon todo esto, conozco personas que llevan 5 años o más y todavia no han podido cobrar esa ayuda, imagínense ahora con esto de Irma.
    Una solución rápida y factible sería eliminar un poco el famoso burocrático para agilizar, aquí si no cabe la tan cacareada frase ‘sin prisa pero sin pausa’, pero creo que así no será,el problema es estructural,
    Gracias por permitirme participar.

  5. Paquito amigo, que cantidad exacta de cubanos tiene asegurada su casa? y cuanto paga ESEN por desastres naturales? Tambien las entidades estatales pagan su seguro?

  6. No es sólo la ESEN, ESICUBA juega un papel importantísimo en la recuperación de la economía del país por medio de las pólizas de seguro que respaldan una buena parte de los actores de la economía. Todavía sigue siendo bajísima la penetración en el mercado asegurador cubano, pero si algo va a lograr impulsar la recuperación de la economía del país (por medio de las indemnizaciones a la industria turística), serán justamente las pólizas vigentes desde hace varios años. Allí hay un excelente equipo de profesionales que sin casi nunca ser foco de atención, hacen un trabajo admirable, sobre todo luego de que ocurren este tipo de desastres.
    Vale la pena que se den una vuelta y le dediquen un artículo al tema

  7. Me gustó el artículo, muestra tres vías de acceso a financiamiento en moneda nacional que mucha gente seguro desconoce. No obstante, me gustaría agregar que el dinero vale poco cuando NO HAY cosas que comprar.

    Necesitamos hablar de otras cosas, más inversión extranjera directa, menos trabas burocráticas a la gestión de donaciones, menos trabas al desarrollo del cuentapropismo, que aunque no guste, también atrae financiamiento externo, produce bienes y servicios, genera empleo y en muchos casos tiene incluso potencial para exportar (en particular los servicios profesionales, cuya diversidad supera la imaginación de cualquier burócrata presto a hacer un listado de actividades).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *