“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Las crisis y las oportunidades de Cuba

A Cuban wearing a T-shirt with the US flag walks in Havana, on June 15, 2017. / AFP PHOTO / YAMIL LAGE

Foto: Yamil Lage.

Tomado de OnCuba

La imagen de Mr. Trump lanzando rollos de papel sanitario a la población de Puerto Rico y la noticia de que el Departamento de Estado se apropiará (mucho más que indebidamente) de los dineros de muchos cubanos que pagaron por sus derecho a una entrevista para intentar obtener visado norteamericano, hizo que cambiara el tema de mi columna de esta semana, que estaba prácticamente escrita. Fue mi amigo Goyo quien definitivamente me impulsó a hacerlo, con una pregunta aparentemente ingenua: “Ven acá, profe, ¿cómo es eso de la esencia, porque yo creo hay gente que parece que solo vive en ese lugar?”.

Después del 17 de diciembre de 2014 se hizo más abierto y sin dudas más agudo y diverso el debate en Cuba sobre la relación entre nuestro país y Estados Unidos, después de la visita de Obama a Cuba ese debate adquirió colores y tonos muchas veces muy duros.

Para una parte de los que participaron en ese debate Obama apenas si había introducido alguna pequeña variación que en nada cambiaba la “esencia última” de la ya histórica y bien conocida política estadounidense hacia Cuba. Otros la percibieron como la posibilidad de comenzar una especie de luna de miel con aquel gran vecino. Entre ambas posiciones existió y ha existido una gama de otras que combinan y se combinan. Sobraron por esos días calificativos abiertos y encubiertos de uno y otro lado que todavía hoy suenan y resuenan en las discusiones cotidianas en nuestro país.

Lo cierto es que parecía el comienzo del fin de aquella posición obsoleta y retrógrada y evidentemente fue, en los propios labios del presidente de Estados Unidos, el reconocimiento de la derrota de la política mantenida por todas las administraciones anteriores, incluso la suya en su primer mandato.

El otro día escuché a un “experto” del patio decir que no hay diferencias esenciales entre la política de Trump hacia Cuba y la política de Obama (fue lo mismo que escuchó mi amigo Goyo y que provocó su pregunta). Y quizás aquel experto tenga toda la razón del mundo, allá en el fondo de todo, en lo más recóndito del fenómeno, es posible que no hayan diferencia esenciales, pero el camino desde lo aparencial hacia la esencia y viceversa es bien largo y las formas en que la esencia se manifiesta pueden ser muy variadas. Todavía más: esas formas diferentes de manifestación pueden tener y tienen un impacto diferente no solo sobre lo cotidiano, sino también sobre fenómenos de más largo plazo.

Si queremos alguna constatación al respecto solo tenemos que preguntar a nuestro sector turístico si esos centenares de miles de turistas que pueden dejar de llegar a los hoteles cubanos tienen algún significado o no. La misma pregunta la podemos hacer a los que rentan casas y podemos repetirla a las cadenas de tiendas en divisas que hoy viven en buena medida gracias a las remesas, las mismas que pueden verse seriamente afectadas por el ¿gobierno? de Mr. Trump.

59d510078d6c0

Donald Trump lanzando rollos de papel sanitario a la población de Puerto Rico.

Soy de los que están convencidos de que si bien la esencia puede ser la misma, hay diferencias sustanciales entre aquella política iniciada por Obama y esta otra diseñada por Marco Rubio e implementada por su deudor, el presidente de Estados Unidos. Y esas diferencias no esenciales sí cuentan para nuestro país, para nuestro pueblo y para los propósitos de avanzar en nuestras aspiraciones de desarrollo.

Incertidumbre, creo que es el primer objetivo y primer efecto de esa política en las relaciones entre ambos países. Mientras el gobierno de Obama al final de su último mandato transmitió certidumbre sobre su proyección hacia Cuba, Mr. Trump, que se ha convertido en el “manager” de la incertidumbre a escala mundial, arroja sobre esa relación muchos signos de interrogación. Está, a mi juicio, bien pensado. Si Cuba necesita un ambiente de negocios mejor, si parte de ese ambiente está influenciado por sus relaciones con otros países, si de alguna manera las relaciones entre Cuba y Estados Unidos influyen en ese “ambiente”, entonces, generar incertidumbre al respecto es de las mejores maneras de atacar a Cuba y de intentar obstaculizar aquel propósito nuestro.

¿Y cuánto cuesta la incertidumbre? Pues no se sabe, es difícil de calcular y por más bien que se haga, siempre será una cifra muy cuestionable. El costo de la incertidumbre puede estimarse como la suma de las oportunidades perdidas más el de aquellas otras no generadas, y aún quedarían otros factores por incluir en esa ecuación.

La incertidumbre lo afecta todo, afecta al sector turístico estatal y no estatal cubano, pues el comportamiento de uno de sus mercados “naturales” (Estados Unidos) se ha convertido, por virtud de Donald en algo de difícil predicción. Afecta pues la capacidad de arrastre de ese sector hacia el resto de la economía, afecta al sector privado cubano, no solo a aquellos que tienen algún negocio de arriendo de viviendas, autos o restaurantes, sino a todo el sector en su conjunto y genera expectativas a la baja que pueden impactar en la decisiones de inversión de ese sector, inversiones que estimadas moderadamente pueden alcanzar el 35% – 40% de las remesas que se reciben hoy en el país –esto es, entre 240 y 400 y millones de dólares– con un impacto muy negativo sobre la demanda agregada y sobre la capacidad de generación de empleo del sector no estatal (que hoy emplea más del 40% de la fuerza de trabajo empleada en el país).

A quienes piensan que los cambios de Donald Trump en la política hacia Cuba son no esenciales, les exhorta a que atiendan a esas cifras de oportunidades perdidas, no creadas o echadas a perder. A quienes todavía hoy piensan que la lucha de Cuba contra el bloqueo es una tozudez del gobierno cubano, los exhorto también a que sumen a las cifras que año tras año Cuba muestra, estas otras tan difíciles de calcular, pero que cuentan día a día en la vida cotidiana del cubano.

Feria

Cuba buscará atraer inversión extranjera en su próxima feria Habana FIHAV 2017.

¿Y qué hacer entonces? En tanto acciones unilaterales de un gobierno extranjero contra Cuba por parte del gobierno del país más poderoso del mundo, reducir la incertidumbre es, a mi juicio, uno de los mejores antídotos.

En breve Cuba tendrá esa posibilidad. A finales de octubre y comienzos de noviembre se realizará en la Habana FIHAV 2017. Se realizará en condiciones muy diferentes a la del año anterior. El cambio en la relación con Estados Unidos no es el único cambio, pero es de los más trascendentales.

Crear y ofrecer mejores facilidades a los inversionistas y comerciantes extranjeros es una de las maneras de reducir la incertidumbre. En mas de una ocasión las autoridades cubanas al más alto nivel han reconocido que la lentitud y la falta de experticia, junto a mentes anquilosadas en su manera de mirar la inversión extranjera, han estado entre las causas de los bajos volúmenes de inversión extranjera ejecutados en el país, que nos ponen en algunos indicadores relativos a esta asunto por detrás de prácticamente todos los países de la región. Hagámoslo entonces, transformemos radicalmente esos “obstáculos internos” que no han permitido cambiar “esencialmente” nuestro modo de relacionarnos con la inversión extranjera directa.

Pero no descuidemos nuestras fortalezas, dejemos también que nuestras empresas estatales sean verdaderas empresas, pero hagamos también, del sector no estatal, una fortaleza real para nuestras aspiraciones. No los entendamos como compartimientos estancos, porque no lo son. Mirémoslos como complementarios, los unos y los otros.

Trump viene a sumarse a aquellos gobernantes norteamericanos presos de una forma también anquilosada de entender la relación con Cuba. Renunció por ignorancia y por ser deudor de Marcos Rubio al enfoque practicado por la administración Obama. No creo que cambie esa línea de conducta en los próximos tres años, cuando más intentará empeorar esa relación y generar más incertidumbre. Traiciona sus propios argumentos sobre su interés por las empresas norteamericanas, su pasión proteccionista y sus argumentos a favor de crear empleos internamente.

eeuu-cuba-feria-empresas

Habana FIHAV 2017 se realizará en condiciones muy diferentes a la del año anterior por el cambio en la relación con Estados Unidos.

Pero sin dudas tiene un lado positivo. Nos recuerda que son las fortalezas de todos los cubanos, lo que nos permitirá derrotar el tremendo dislate de esta nueva política. Los cubanos estamos entrenados en esa empresa tremenda que es sobrevivir bajo condiciones excepcionales. Aprovechemos pues las oportunidades. Están ahí, pero no esperan.

 
 

16 thoughts on “Las crisis y las oportunidades de Cuba

  1. Por que un año despues que la AN reportara que el mecanismo de inversion extranjera va lento, el ministro Malmierca sigue en su puesto? Es que acaso no vale la pena quitarlo…porque toda la actualizacion se detuvo?

  2. Lo primero que hay que aclarar es si los que gobiernan quieren que este pais se desarrolle, y si es asi que aclaren si ese desarrollo sera sin limites o de acuerdo a sus intereses, si es según ellos conciben el mundo la discusión acaba aquí, nada de lo que se escriba por mas connotado economista que sea

  3. Es increíble , reconozco la inteligencia y preparación del Sr. Juan Triana , pero seguimos cometiendo los mismos errores y alimentando el apartheid cubano , en primer lugar no considero que debamos seguir pidiendo solo inversión extranjera ,porque no hablamos mejor de la inversión , de esta forma también podemos considerar a los miles de cubanos fuera y dentro de cuba que sin dudas le encantaría invertir en su pais , y estoy seguro que sería la mejor y mas segura inversión.
    Sigamos sin llamar a las cosas por su nombre y sigamos querer inventar lo que no se puede inventar , si queremos que nuestro país avance lo único que debemos hacer es dar participación real al pueblo cubano , es decir , a su fuerza productiva , a sus iniciativas , a sus sueños , y la única forma seria por la vida privada.. y no quiero decir que se privatice todo , pero si buena parte de las empresas de sectores no estratégicos del país

  4. Es un error pensar de que las empresas privadas solo se beneficia de sus ganancias el propietario , y la realidad que en una sociedad donde existan leyes y gobiernos que funciones , el mismo/gobierno) se beneficia de un 20 al 30 % de su ganancia , sin dudas seria mucho mas eficiente , se crearía riqueza que es lo que se necesita en Cuba , incentivar la riqueza como forma fundamental de combatir la pobreza .. ni los chinos pudieron inventar algo diferente , y mira que ellos inventan , porgue creen que nosotros inventaremos algo diferente y que funcione??? , así que no sigamos haciendo el juego a lo que no va a funcionar y trabajemos , propongamos , en el sentido de las cosas que si pudieran funcionar para el desarrollo y bienestar del pueblo cubano..todo lo demás es entretenimiento , ya tenemos muchos años en esto.. no se cansan???

  5. Hay que acabar de soltar las fuerzas productivas, de verdad. Que prospere lo que sea eficiente y que se acabe de desechar lo que se sabe de antiguo que no funciona, no se puede seguir jugando a las casitas con los pocos recursos tenemos. Que el Estado juegue su papel y el ciudadano el suyo, libertad por un lado y control que no interfiera ni asfixie por el otro, emprendimiento y rentabilidad, control fiscal, inversiones, gasto público para garantizar educación, salud, cultura, libre acceso a Internet, establecer claramente lo que se prohíbe y de ahí en fuera permitir todo lo demás, superar prejuicios y lecciones mal aprendidas y peor implementadas, es imposible una sociedad próspera sin libertad, donde se regula lo que se puede hacer poniendo una camisa de fuerza a la iniciativa ciudadana y con exceso de centralismo, esa fórmula NO FUNCIONA. Se sabe que lo que resulta es al revés, que se regule lo prohibido y se deje a los ciudadanos desarrollar a plenitud sus potencialidades.

  6. Me parece que el tema de las oportunidades perdidas es el pollo del arroz con pollo aquí. ¿Cuando acabaremos de girar la veleta que tenemos apuntada al Norte como el causante de todos nuestros problemas?. ¿Para cuando un grupo de lineamientos para eliminar el bloqueo interno?
    Ah, verdad que aún no se terminó con el primero. 🙁
    Obama fué un periodo metatestable de la política americana que no se aprovechó y será muy difícil de volver a repetir. Esto de Trump es lo normal de toda la vida. ¿Porqué no enfocarse en las cosas que si se pueden hacer dentro para mejorar la vida del nacional de a pie? ¿Cuántos años mas para eliminar la doble moneda?, ¿Cuánto para liberar las fuerzas productivas?, ¿Cuánto para hacer los cambios constitucionales?, ¿Cuanto para arreglar la agricultura y la construcción?, ¿Cuánto para que un diputado tenga participación real en el parlamento sin voto unánime por estupideces que se le ocurren a otro?, ¿Cuánto para dejar de vivir del cuento?

  7. En mi opinión se trata de un buen consejo de Triana. también opino que, Claudio tiene mucha razón. Es una pena que no se materialice la empresa privada cubana. Abrazos

  8. Es hora de una “revolucion en la revolucion”. El PCC debe acometer lo planeado, O apartarse y dejar que otros mas capaces lo hagan.

  9. Si de incertidumbre se trata esa es la sensación de primer orden de los cubanos, pero no por Donald Trump si no, porque uno nunca sabe qué va a pasar en este país, no se le ocurra hacer proyectos, te acuestas a las 12 de la noche y cuando te levantas a las 6 y 30, enciendes el tv y las noticias de medidas, regulaciones y hasta etcs que tomaron esa misma noche te dejan paralizado.

  10. LA CLAVE ESTA AQUI!! y cito a J. Bermudez
    … “Lo primero que hay que aclarar es si los que gobiernan quieren que este pais se desarrolle, y si es asi que aclaren si ese desarrollo sera sin limites o de acuerdo a sus intereses, si es según ellos conciben el mundo la discusión acaba aquí, nada de lo que se escriba por mas connotado economista que sea” … Es bueno no ser el unico con esa teoria… al menos no me siento solo

  11. Creo que hay que aprovechar lo que Trumpoloco no ha quitado aun. por ejemplo los ferries se aprobaron, pero que solo uno viajó a Cuba. Esa es una via de entrada de recursos materiales muy grande, tienen muchas menos limitaciones en el equipaje, si la Aduana no se pone a hacer de las suyas. Por cierto Fernando, ¿ya los cubanos pudieran venir en ferry?

  12. Por que esperar por lo que piensen quienes gobiernan? No es mas esencial lo que deseamos NOSOTROS?

  13. Además de las sugerencias de Norma, Huelva y otras dispersas en los comentarios (con las que coincido) añadiría que los personeros del gobierno dejen de autoglorificarse tan inescrupulosa y ridículamente y que renuncien al uso del “jarabe político-ideológico” con el que tratan de embutir a la gente día a día y con el que sólo consiguen crear –en los casos en que resulta eficaz, que no son pocos- un ciudadano con esquizofrenia sociopolítica (por decir una cosa diferente a la que piensa), que en el plano espiritual y sociovivencial es lo peor que le puede pasar a una Nación; eso hace más daño que la pobreza y la desesperanza crónicas.

  14. Es interesante cómo El Pueblo lo tiene todo claro y sabe con precisión matemática lo que se debe hacer pero desgraciadamente Los Diputados y Los Dirigentes piensan todo lo contrario , unos nos representan los otros nos gobiernan , no sé pero yo veo un claro divorcio entre lo que necesita y quiere El Pueblo y los que nos representan . Entonces a quién representan en la vida real si nos separa ese conflicto de intereses ? Por qué nuestros Diputados ¨ unanimemente ¨ están de acuerdo en que El Pueblo no debe acumular riquezas , no prosperar y sin embargo El Pueblo desea todo lo contrario ? Olvídense de los peces de colores , con esas ideas de ¨ nuestros tanques pensantes ¨ nunca van a permitir la inversión nacional ni van a liberar las fuerzas productivas , ni PIMES ni etc de modo que ahí siempre estará El Bloqueo Yanki para justificar El Bloqueo interno . Saludos .

  15. Creo que ya es hora que cada pais se ocupe de lo suyo,cd cul enlo de da cual, todos tienen cosaas que reslver, y dar participacion al pueblo, dejar avanzar al esctor privado daandole pocibilidde para su iniciativa,i mismo dar posibilidd de entrada dee coas pr poder llevar si negocio y de et forma se le da una ben leccion l prte opuesta.

  16. Si me vez a mí el domingo tirando rollos de papel sanitario. Los encontré en una tienda donde acababan de sacarlos, lógicamente compré dos pacas y……a tirarle rollos de papel sanitario a toda la familia, me sentí Presidente de los EEUU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *