“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La salud, locomotora de la economía cubana

En la actualidad los médicos de Cuba trabajan en 60 países.

En la actualidad los médicos de Cuba trabajan en 60 países. Foto: Raquel Pérez

Los 40 000 colaboradores de la salud cubanos que trabajan en 60 países se han convertido en la principal fuente de ingresos de Cuba. Aportan unos U$D 5 mil millones al año, cifra que supera ampliamente al turismo, las remesas familiares o el níquel.

Según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, actualmente el contingente de cooperantes incluye a 15 mil médicos, 2300 oftalmólogos, 15 mil licenciados, 5000 técnicos de la salud y 800 personas de servicio.

El trabajo de los que prestan servicio en Venezuela permite que Cuba reciba a cambio 100 mil barriles diarios de petróleo. Pero hay también cooperantes en otros países de la región, unos 4000 en África, más de 500 en Asia y Oceanía y 40 en Europa.

El atractivo de los médicos cubanos para muchos países del Tercer Mundo es que están dispuestos a trabajar en lugares que los nacionales evitan, como los barrios marginales o en las zonas rurales de difícil acceso, donde el poder adquisitivo de las personas es mínimo.

75 mil médicos

En 1959 Cuba contaba con apenas 6000 médicos, la mitad de los cuales emigraron. La crisis sanitaria que se derivó le planteó al nuevo gobierno la necesidad de formar galenos de forma masiva. Medio siglo después tienen 75 mil, uno cada 160 habitantes.

Se logró convirtiendo a todos los médicos en profesores, abriendo facultades de medicina en todo el país y priorizando el acceso de estudiantes a este sector. Todo facilitado por la gratuidad de una enseñanza en la que no se paga ni siquiera los libros.

Pero pesar de la escasez de médicos, en 1963 salió la primera misión de cooperantes de la salud a Argelia para apoyar a los guerrilleros que acababan de lograr la independencia. Eran los primeros de los 130 mil colaboradores que han trabajado en 108 países.

En un comienzo, los servicios médicos cubanos en el exterior fueron, en su mayoría, gratuitos. Es a partir del intercambio con Venezuela que Cuba empezó a recibir beneficios y el gobierno de Raúl Castro extendió esa política a todo el mundo.

El tema es uno de los muchos que han dividido a Cuba y EEUU, al punto de que Washington tiene un programa que facilita las visas para los médicos cubanos que estén trabajando en un tercer país. Esto explica que La Habana sea tan parca a la hora de informar sobre sus acuerdos con cada nación.

Según fuentes oficiosas, en Venezuela se pagaban los servicios por consulta y la más barata costaba, en el 2008, unos U$D 8. Aseguran que en el hospital cubano de Qatar los precios son altísimos mientras que Sudáfrica pagaría unos U$D 7000 mensuales por cada galeno.

Los médicos de Cuba están dispuestos a trabajar en las zonas más pobres o apartadas.

Los médicos de Cuba están dispuestos a trabajar en las zonas más pobres o apartadas. Foto: Raquel Pérez

Los incentivos

La gran fuente de voluntarios entre los médicos se debe a motivaciones de orden profesional, humano y también económico porque los salarios de los cooperantes son muchísimo más altos que los de los que trabajan dentro de Cuba.

El Ministerio de Salud Pública eludió hablar del tema con nosotros y varios médicos nos aseguraron que necesitan su autorización para conceder entrevistas. Finalmente dos doctoras aceptaron conversar de forma anónima.

No es extraño que entrevistáramos dos médicas porque el 64% de los cooperantes cubanos de la salud son mujeres. “Alicia” estuvo 7 años en Venezuela y, a pesar de estar ya jubilada, nos dice que “si me propusieran regresar aceptaría sin pensarlo”.

“Me motivó la atención de diabéticos porque padezco esa enfermedad, empecé en la Misión Milagro con la gente que perdía la visión por esa causa”, nos cuenta la doctora y agrega que “también buscaba una mejora económica porque el salario no me alcanzaba”.

“Yo llegué a Venezuela ganando 400 bolívares pero nos fueron subiendo y antes de regresar ganaba 1400”, nos cuenta y agrega que, mientras dura el voluntariado, “en Cuba te ponen más dinero en tu cuenta bancaria y nos dan una tarjeta para comprar en algunas tiendas de divisas con un 30% de descuento”.

Recuerda que “trabajé con el pie diabético, atendimos y dimos seguimiento a más de 500 casos y solo hubo que amputar a 10. Fue una experiencia maravillosa, son cosas que uno nunca olvida, eran gente pobre pero todavía algunos me llaman a Cuba”.

¿A Brasil?

“Juana” tiene 35 años y es Médico de la Familia en Cuba, recién graduada dejó a su esposo e hija durante 4 años para trabajar en Venezuela. Sus motivaciones fueron desarrollarse profesionalmente, conocer mundo y resolver su situación económica.

“Estaba recién graduada y no tenía absolutamente nada, gracias a la misión amueblé toda la casa”. Ahora tiene la posibilidad de volver viajar, “el Ministerio hizo un llamado para trabajar en Brasil en unas condiciones mucho mejores que las de Venezuela”.

Recientemente Brasilia intentó contratar 6000 galenos cubanos pero el colegio médico protestó. Aducen que están mal preparados, a pesar de que la OMS ubica al sistema de salud de Cuba en el puesto 39 a nivel mundial mientras que Brasil ocupa el lugar 125.

Cuba tiene médicos trabajando en los 5 continentes.

Aun con 15 mil médicos en el extranjero, Cuba cuenta con un galeno cada 200 habitantes una cifra superior a cualquier otro país de la región.

Aun con 15 mil médicos en el extranjero, Cuba cuenta con un galeno cada 200 habitantes una cifra superior a cualquier otro país de la región. Foto: Raquel Pérez

En los 5 continentes

Cuba logró formar tantos galenos como para que Fidel Castro creara las casas del Médico de la Familia, repartidas por todos los barrios y pueblos como primer escalón de atención antes del policlínico y del hospital.

Este es el programa más afectado por la salida de médicos al exterior. El cierre de algunas de estas casas de salud molesta a la población porque los aleja del galeno, provoca una mayor concentración de pacientes y aumenta los tiempos de espera.
Sin embargo, han logrado mantener los principales indicadores sanitarios, como la mortalidad infantil por debajo de los 5 por cada mil, la esperanza de vida cercana a los 80 años y también los programas de contención del VIH SIDA.
La mayoría de los ciudadanos conocen los beneficios que implica para si mismos la cooperación sanitaria. “Si no fuera por el trabajo de los médicos en Venezuela seguiríamos con los apagones de 8 horas diarias”, me explica Pablo, obrero de un taller.

De todas formas, acostumbrados a tener el medico a un par de cuadras de la casa, la mayoría protesta a pesar de que en Cuba quedan 60 mil galenos, 1 por cada 200 habitantes, una mejor relación que en muchos países desarrollados.

La quinta parte de los médicos de Cuba cumplen misión en otros países.

About Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

2 thoughts on “La salud, locomotora de la economía cubana

  1. De lo que no se habla en el articulo es que muchos de los medicos que no salen a las misiones se quedan descontentos por dos razones: aumento de la carga de trabajo e imposibilidad de acceder a remuneracion en divisas que les ayude a tener una mejoria material en sus vidas. Por eso la calidad de los servicios de salud en muchos hospitales deja mucho que desear.

    Tampoco se habla de la merma en la calidad en todo el sistema educacional en las ultimas dos decadas. Las escuelas medicas no escapan de esa realidad, y es opinion de muchos que siguen la educacion superior cubana que muchos de los medicos formados en los ultimos años no tienen la misma solida formacion que los que se graduaban decadas atras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *