“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La resistencia que enfrenta la Contraloría

4Síntesis de Granma

Las auditorías no son, por lo general, inocuas. Pero ello, contrario a la opinión de muchos, no está condicionado por su naturaleza, ni responde a una cualidad intrínseca. El control, per se, no supone daños. Los auditores no llevan los problemas a las entidades; detectan, en la mayoría de los casos, lo que debió ser visto y solucionado antes.

Estos ejercicios, sin embargo, apenas logran despojarse de ese halo agresivo, y hasta de ataque, con que son asumidos por determinadas administraciones. Algunos jefes, por temor a enfrentar el análisis de las dificultades, y otros, por conveniencia, se inventan múltiples excusas para posponer estas acciones. No pocos las desdeñan y las consideran un acto burocrático. En franco reflejo de sus limitaciones, no conciben el control como parte de su gestión, como una herramienta que contribuye a la aplicación de métodos de dirección más eficaces.

A juicio de Gladys Bejerano Portela, vicepresidenta del Consejo de Estado y contralora general, tales actitudes, por falta de conocimiento, incompetencia o deshonestidad van de a poco, y también súbitamente, poniéndole zancadillas al control interno.

“Sin darse cuenta o con total intencionalidad, algunos directivos quieren reducir las auditorías y la supervisión a simples trámites de papeles. Hay que temerles a los papeles inútiles, a la burocracia;
pero el control no es burocracia, ni es un ejercicio para enseñar durante un chequeo externo. Lo hecho, para que funcione, debe resultar beneficioso en la entidad”, reflexiona la Contralora en diálogo reciente con Granma.

También llama la atención sobre la importancia, en el contexto actual, de la identificación y prevención de riesgos, no solo vinculados al delito sino a la calidad de la gestión, lo cual puede aportar en el desarrollo económico. Hoy, precisa, “la lucha por la eficiencia es la estrategia de prevención más efectiva que podemos tener”.

No obstante, acota que “evitar no es hacerse el de la vista gorda, ver y no enfrentar; evitar es luchar por que no sucedan transgresiones, ilegalidades o hechos de corrupción, no solo por los perjuicios económicos, sino por el daño social, moral y político que generan”.

Ese intercambio al interior de los centros laborales, coincide, “debe sentar las bases para perfeccionar las rendiciones de cuenta, las cuales constituyen un deber de quien custodia recursos y en nombre del pueblo los administra. Además, ofrecen la posibilidad de movilizar al colectivo en función de las problemáticas. Eso significa transparencia”.

“Pero lo más importante radica en el análisis con los auditados de las causas y consecuencias de los problemas descubiertos y la orientación respecto a las normas establecidas. Lo más importante sigue siendo enseñar, educar, prevenir”. El control interno, concluye, compete a todos, y debe entenderse como componente inseparable de cada proceso, ya sea productivo o de servicios, y como una herramienta imprescindible de dirección.

 
 

12 thoughts on “La resistencia que enfrenta la Contraloría

  1. hace mucho,mucho tiempo las personas con sentido comun,se dieron cuenta de que:si no hay una sociedad civil fuerte,un buen Estado de derecho y los poderes publicos estan separados e independietes,a sociedad se hundira en el caos…los comunistas con el Milagroso Marx” a la cabeza,dicen que esto es ridiculo y se corresponde con un “estadio social” que el socialismo cin pase al comunismo borrara….y en eso estamos,la sra. Es militante,el auditor militante,el policia militante,el co. director,militante y el fiscal y juez,militantes y para comentar,esta Iroel y randy,ambos militantes…ja,ja !!!Es una maravilla!!!!!!

  2. La contralora tiene una tarea muy dificil tiene que controlar lo incontrolable. En muchos otros paises esta función es más fácil porque el estado no es tan gigantesco.Casi todo en Cuba es del estado y para controlarlo todo hace falta un ejército de inspectores, con una descomunal estructura, esto y que todo en el país está como está provoca que los inspectores sean corruptos y harían falta inspectores de inspectores Oh!¡Una locura!Compadezco a la pobre señora!

  3. Mis respetos para la sennora “controladora de los burócratas” se lo ganara cuando su “institución” realice un control a los ingresos y gastos de algún “peje gordo” por ejemplo Tony Castro en las Islas Griegas y haga publicos los resultados y medidas tomadas.

  4. Ray 3…… Tony (El favorito), sus hermanitos, sus primitos, papá y mamá, sus amiguitos de infancia, las primas, los maridos de las primas y todos los de su grupito parentela y parienticos están fuera del alcance de la contralora, ella sabe hasta donde puede llegar. Esos son intocables, sagrados, divinos, son la casta especial, los escogidos. Los elegidos. De ahí para abajo todos pueden ser controlados por la señora Bejerano porque no gozan de atributos reales, no son ni ascendentes ni descendentes de la estirpe genealógica gloriosa que decide y manda.

  5. El peligro de no seguir los rigores que apunta la Contralora es el de caer en el grado de corrupción y deformación delincuencial, carentes de escrúpulos y típicos de las sociedades capitalistas, donde hasta los seres humanos son tratados como mercancía.

  6. Conoci un auditor en los 90, de eso incorruptibles, de los que detectaba el robo a como diese lugar, y no habia forma de sobornarlo.
    Sus vecinos, sus conocidos, incluso sus companeros de trabajo de auditoria, lo llamaban a su espalda “tremendo HP”.

    La contraloria es una profesion condenada al fracaso en el modelo cubano.

  7. Fernando.. ya tu blog parece más al tribuna de la habana qu otra cosa. Te estás quedando atrás brother. Esa noticia es lo más superflojo que he visto.. a que no dices la verdad de porque la contraloria nunca ha funcionado.. ahí si valdría la pena leerte… vas de mal en peor socio suerte…

  8. Ruperto, me encantaría poder satisfacerlos a todos pero eso es imposible y sabes por qué? porque unos piensan de una forma y otros de otra. Fíjate hoy mismo tu me criticas por no atacar a la Contraloría y otros piden mi expulsión de Cuba asegurando que trabajo para el “Imperio”. Debo partirme en dos para hacerlos felices a ambos o seguir mi criterio y aguantar los chaparrones?. Pues a seguir mojándome y si crees que no vale la pena leer Cartas desde Cuba la solución es muy pero que muy fácil, no abres más la pagina y ya. Un abrazo.

  9. Desaparecieron el MAC (Ministerio de Auditoría y Contol) le endilgaron sus funciones a la Contraloría que se presume como organismo supraadministrativo que tiene su función en la lucha contra la corrupción el MAC, consideró que no debió haberse disuelto y la Contraloría debio dedicarse a investigar quejas y denuncias de corrupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *