“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La política de Washington sobre Cuba amenaza la salud en Cuba y los Estados Unidos

El Consejo Académico Conjunto de MEDICC reclama a la administración Trump que revierta su reciente curso hostil hacia Cuba, que afecta negativamente los esfuerzos conjuntos por mejorar la salud en ambos países. El Consejo, entre cuyos miembros se incluyen prestigiosos expertos de EEUU y Cuba, asesora a MEDICC, ONG norteamericana que celebra 20 años de trabajo en la promoción de la cooperación bilateral en medicina y salud.

Las acciones tomadas por el gobierno de Estados Unidos y su impacto directo incluyen:

La administración norteamericana ha desalentado e incluso prohibido el trabajo conjunto con Cuba en sectores claves como la salud.

Impacto: Con las nuevas y regresivas regulaciones de viaje, comercio e inversión en Cuba que entraron en vigor en noviembre, EEUU ha dado un gigantesco paso atrás y ha endurecido el bloqueo que por 55 años sufren  los más de 11 millones de habitantes de Cuba. Esta política brutal castiga a todos los cubanos en todas las esferas, negándoles los recursos financieros para el desarrollo de su economía nacional y de sus hogares. La salud del pueblo de Estados Unidos también sufrirá. Los estadounidenses necesitan los medicamentos, la experiencia y las estrategias de salud que le han dado a Cuba resultados de salud impresionantes. Por ejemplo, la biotecnología cubana ha desarrollado un medicamento que ha reducido el riesgo de amputación en caso de úlceras del pie diabético en un 70%, mientras que en EEUU esta afección produce 70,000 amputaciones anualmente. Este y otros prometedores tratamientos contra el cáncer, son ejemplos de avances cubanos de los cuales se verían privados los estadounidenses si el Presidente Trump logra su objetivo.

Las regulaciones restringen el derecho de los estadounidenses a viajar a Cuba, intercambiar con colegas e instituciones cubanas y hacer negocios con empresas cubanas, tanto públicas como privadas.

Impacto: Las regulaciones y el mismo bloqueo amenazan con revertir el progreso en cooperación en salud que se logró bajo la presidencia de Barack Obama, cuya administración  firmó dos Memorandos de Entendimiento con el sector de salud pública de Cuba, uno de ellos dirigido a los esfuerzos conjuntos para enfrentar el cáncer. Esto obstaculiza la cooperación para combatir tales enfermedades y aprender del sistema universal de salud pública de Cuba, desarrollado a pesar del bloqueo.

El Presidente Trump ha prohibido a los científicos de agencias gubernamentales viajar a Cuba, cortando de forma efectiva prometedores esfuerzos conjuntos entre las autoridades de salud de ambos gobiernos, específicamente poniendo fin a la colaboración en la lucha contra el Zika.

Impacto: En las Américas, el Instituto de Medicina Tropical de Cuba es Centro Colaborador de la OPS/OMS para el Zika y el dengue, enfermedades poco conocidas en EEUU pero que ahora son un peligro real, ya que el 75% de su territorio continental está infestado por los mosquitos portadores de esas enfermedades. Pero los pacientes estadounidenses no podrán beneficiarse de los conocimientos acumulados por Cuba.

Washington ha levantado acusaciones científicamente no probadas contra Cuba de que los síntomas de salud reportados por diplomáticos estadounidenses en La Habana fueron resultado de “ataques sónicos” de fuentes no identificadas. A pesar de que Cuba recibió tres veces al FBI para que investigara el asunto en La Habana, y ha establecido su propia comisión que involucra cerca de 2000 expertos, ninguno de estos equipos ha encontrado prueba alguna de tal “ataque”. Por otra parte, a pesar de la insistencia de las autoridades cubanas, EEUU no ha colaborado para ayudar a determinar lo que realmente ocurrió. Pero la administración Trump ha culpado a Cuba por los incidentes y emitió una advertencia de viaje que de hecho ataca a la industria turística de Cuba…un intento más por paralizar la economía cubana.

Impacto: El “asunto sónico” también se usó para justificar el retiro de alrededor del 60% del personal de la Embajada de EEUU de La Habana y obligar a la Embajada de Cuba en Washington DC a hacer lo mismo. Esto amenaza los viajes, la inversión y la cooperación en salud y otros campos. Pero también pone en peligro el bienestar de las familias cubanas, ya que el Consulado de Cuba tiene menos recursos para manejar los viajes de cubanoamericanos a la isla, y EEUU ha cerrado su Consulado para los cubanos, aconsejándoles que viajen a las embajadas norteamericanas en terceros países a solicitar las visas para visitar a sus familiares en EEUU.

Medicc declara: En el clima tóxico creado por este gobierno en EEUU, ahora, más que nunca, la colaboración bilateral con Cuba es imprescindible por el bien de la salud de todos. En el objetivo común de mejorar la salud y la equidad en salud, también encontraremos un terreno común para avanzar. Por lo tanto, en el XX Aniversario de MEDICC, el Consejo Académico reafirma y redobla sus esfuerzos para unir a las comunidades de salud de EEUU, Cuba y el mundo.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *