“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La oscura censura de The Beatles en Cuba

beatle-jon-lenon

Foto: Yamil Lage

Cada domingo, al anochecer, ajustan cuentas con un pasado de prohibición. Lo hacen bailando, vistiéndose como roqueros y cantando a todo pulmón la música de The Beatles que alguna vez censuró Cuba.

Es una paradoja. La pasión por The Beatles, que reúne a cubanos de entre 60 y 75 años, no solo es pública, sino que se vive a diario en un club nocturno del mismo Estado que antes los obligó a una beatlemanía casi clandestina.

Melenudos canosos, veteranas en minifalda y botines negros, y panzones enfundados en camisetas alusivas al Cuarteto de Liverpool, llegan al Submarino Amarillo, un bar con música grabada y en vivo, ubicado en barrio El Vedado de La Habana.

A simple vista pareciera una fiesta retro. Hay carteles, letras de canciones reproducidas a gran escala, y caratulas de discos de The Beatles. Y sobre el escenario Eddy Escobar, un roquero de 46 años considerado el mejor intérprete cubano de la música del legendario grupo.

Para los más de 100 asiduos asistentes es mucho más que revivir el recuerdo.

“No es la nostalgia, sino el derecho a vivir lo que no pudieron vivir por todas esas contradicciones (políticas) que hubo”, dice el periodista Guillermo “Guille” Vilar a la AFP.

A los 65 años, Vilar es el director artístico del Submarino Amarillo. También fue uno de los organizadores de un concierto en 1990, por el décimo aniversario de la muerte de John Lennon, en un céntrico parque de La Habana, cuando todavía el Estado no propiciaba lo que antes censuraba.

Como el ya famoso bar, hoy funcionan al menos otros cinco en la isla, todos estatales. Incluso uno de ellos, el de Holguín (este), fue iniciativa de Miguel Díaz-Canel (56), dirigente del Partido Comunista y posible sucesor de Raúl Castro.

Cuando la fiebre de The Beatles se tomaba el mundo, Gisela Moreno (64) y Héctor Ruiz, (65) ya eran novios y compartían del gusto por el rock.

Pero estaban en la naciente Cuba revolucionaria y socialista, y el gobierno que dirigía Fidel Castro impuso una dolorosa censura en los medios: la de la música en inglés, el idioma del agresivo enemigo estadounidense.

La cultura anglosajona quedó bajo sospecha. Un cubano podía ser tachado de “diversionismo ideológico” y enfrentar la censura social.

Gisela y su esposo recuerdan que se dejó de escuchar música en inglés. En las secundarias básicas donde estudiaban, se exigía pantalones anchos en vez de los ajustados de moda, y no se aceptaban ni las melenas ni las minifaldas.

Pero los entonces adolescentes no se rindieron. Sintonizaban emisoras estadounidenses en radios de onda corta, y reproducían la música de The Beatles.

Cuando un viajero, incluso funcionarios, les prestaba un disco lo llevaban a un estudio de grabación estatal para que lo reprodujeran en toscas placas metálicas.

En fiestas privadas, “tú la ponías en un tocadiscos de aquella época y aquello se oía el ruido y por atrás se oía la música, era un desastre, pero bueno, ahí estaban los Beatles”, recuerda Ruiz.

Hoy esta pareja de economistas devenidos hospederos de turistas, tienen su refugio beatlemaníaco en su casa: fotos, carteles, camisetas y hasta una réplica de la licencia de conducción de Lennon, amén de la música.

Cuando pueden van al Submarino Amarillo a disfrutar una afición que alguna vez les fue vetada.

A unos 50 metros del Submarino Amarillo, hay una estatua de John Lennon, develada en 2000 por Fidel Castro.

Ver a Castro junto a la estatua “Nunca nos pasó por la mente…nos parecía una cuestión de ciencia ficción”, dice Moreno al recordar el acto.

Un ministro melenudo, Abel Prieto (66), auspició esa histórica reconciliación de la Revolución con The Beatles.

“Lamento mucho no haberte conocido antes”, se le escuchó decir a Castro en el acto, transmitido por la televisión.

El histórico líder, fallecido en noviembre último, se dirigió a Lennon, y se excusó diciendo que no era culpable de la censura, pues entonces estaba concentrado en las tareas de gobierno.

El Lennon de bronce, del escultor José Villa, se convirtió espontáneamente desde entonces en lugar de peregrinación de cubanos y turistas extranjeros.

A la escultura la envuelve incluso el misterio. En tres ocasiones le robaron las gafas de metal, por lo que ahora las nuevas están bajo custodia de un guardia que apenas las cede para las fotos.

Aun cuando pareciera tarde, la música de The Beatles prende entre los jóvenes. Escobar y otros músicos cubanos la propagan. Los medios también.

“Los Beatles llegaron para quedarse y a todo el que pueda yo lo inoculo”, afirmó Escobar.

 
 

36 thoughts on “La oscura censura de The Beatles en Cuba

  1. Fueron aquellos tiempos donde “Prohibir” se convirtió en una prioridad de la “Clase Gobernante cubana” Nunca se debe perder la memoria de lo prohibido ni de las pocas cosas que eran permitidas , fué una época muy oscura para las generaciones que la padecieron, claro habia un amplio sector que no quería ni a Beatles, ni moda extranjerizante, estaban contra el diversionismo ideológico y contra los enfermitos penetrados por estas cosas, (En todas las épocas ha habido (Talibanes extremistas) Los de aquel entonces eran los mejores, fueros los que hasta última hora han estado creyendo que el chicharrón es carne, nosotros los que queriamos el pelito largo y nos lo cortaban en la calle, a los que nos cortaron los pantalones estrechos frente a Coopelia, a nuestras chicas que le bajaban el dobladillo de sus faldas, los que estando en una fiestecita entre a,amimgos irrumpía la policía a confiscar discos llevarnos a la unidad de la policía.(Esto también es parte de la historia de la…

  2. Yo no estaba en Cuba por la época del homenaje póstumo a Lennon, y de las palabras tan sentidas que le dirigió Fidel a su fantasma con la declaración de que él no tenía nada que ver con la censura, porque estaba puesto para otras cosas. Lamento no haber sabido de eso hasta ahora, porque así podría haberme dado cuenta –por asociación-, hace mucho tiempo, ¡de que EL PRÓCER ESTUVO AJENO a muchas de las arbitrariedades, injusticias garrafales y hasta tonterías que se cometieron aquí!
    Me refiero al largo rosario que arranca en la política ¿cultural? de aquel Pavón del CNC, el castigo contra los que “presentaban para irse”, la música y los libros prohibidos, lo de ‘la universidad para los revolucionarios’ con cientos de expulsados o no admitidos en ella, las UMAP, la represión contra religiosos, gays e intelectuales… y hasta los mítines de repudio del ’80, por parar de contar… porque el listado sería casi infinito.

  3. Me vuelve el alma al cuerpo al poder pensar que nuestro querido líder no tuvo nada que ver con esas y otras muchas barrabasadas cometidas por extremistas y hasta, seguramente, contrarrevolucionarios infiltrados.
    Supongo que después del gran esfuerzo de glorificación general que ha seguido a su deceso el año pasado (aunque realmente es sólo una continuación del sostenido ditirambo que se le ha hecho desde hace muuucho tiempo) venga en algún momento el bounce de su exculpación sistemática -aunque quizá oblicua- de todo lo malo que ha pasado en este país. Cosas veredes, Mio Cid.
    Aparte, creo que es justo y necesario recordar que fue nuestro inefable maestro Leo Brower el primero en sacar públicamente esa música del escaparate de la tonta censura con su concierto “De Bach a Los Beatles”.

  4. Recuerdo que durante el crecimiento de la UJC en mi Unidad en el Primer Llamado del SMO, no pude ser militante porque dije honestamente que me gustaban los Beatles.. En las conclusiones me explicaron que tenía “debilidades ideológicas” que superar.. Bueno, me siguen gustando mucho y lo más importante, sigo aqui en mi Cuba… Esos son los errores que no debemos olvidar.

  5. Oscar, sería interesante saber cuantos de aquellos extremistas que te impidieron entrar en la UJC siguen en el país. Un abrazo

  6. Uno oye hablar de esas cosas, y siente que no se fue justo en su momento. Pero es reconfortante que aunque pasó mucho tiempo, se reconozca que fue totalmente errada esa postura. Fernando no sé si has podido ver ejemplificada esa frase que dice “detrás de un extremista siempre hay un oportunista”, esos que censuraron la buena música de Lennon hoy seguramente la oyen a muchas millas lejos de aquí.

  7. Recuerdo que teniendo 11 años y con el pelo que tapaba el cuello de la camisa mandaron a buscar a mi mama de la escula para saber por que tenia el pelo largo y para que me lo cortara,mi mama se nego y pude mantener el pelado de pepillo que era como nos llamban por aquella epoca.

  8. Vaya, tremendo malisimo gobernante que ni se enteraba ni ponia remedio a la censura. Le zumba… que ahora lo quieran eximir de todo error y horror.

    Nada que parece quieren rescribir la historia.

  9. Mercedes, estás diciendo que la agencia de prensa francesa AFP está reescribiendo la historia a favor del Fidel Castro?. Será una conspiración planetaria contra el anticastrismo?, ja ja ja. Un abrazo

  10. Oscar, yo también fui del primer llamado, todos los sábados en mi unidad militar ponía a BBC para oír a los Beatles y era aspirante al partido. Un día después de ir a una fiesta se apareció un compañero con un tocadiscos y una placa de los Beatles y a mucho rogarle la pusimos un grupo después que la compañía fue a desayunar, mientras escuchábamos Twist and Shout, entró el teniente Osvaldo (graduado de la primera promoción de cadetes) dimos la voz de atención mientras la música seguía sonando, el comenzó a pasar por delante de todos los reclutas y se detuvo frente a mí y me dijo
    “véndeme el disco”, teniente no es mío, “yo sé que es tuyo pero no me lo quieres vender” y se retiró.
    Parce que mis jefes también eran bittlerianos.

  11. Mario 440 (13)… Cual era seria esa Unidad de Jefes Bittlerianos?? Indiscutiblemente o yo fui fatal o tu Unidad no estaba en Cuba

  12. Yo trato de sacar de mis recuerdos aquellos tiempos y no acabo de acomodarlos. Tal vez era tan frenética la lucha antimperialista que un hecho así pasó a ser un error histórico. Siento hoy satisfacción cuando de subsanar errores se trata. Veo más honestidad en esto qu los que se aferran a aquellos hechos

  13. Hola Fernando,

    No, estoy diciendo lo que estoy diciendo. Y creo que se lee bien claro.

    Este articulo y su edulcoracion de la censura que sufrio el pueblo cubano es un intento de rescribir una historia bien oscura y quitarle responsabilidades del disparate a los responsables.

    Si hoy por hoy no existiera tambien censura, hasta se pudiera entender…

    Saludos.

  14. Bueno Ravsberg (12), no creo que Mercedes haya dicho eso, ya que se limita a comentar sobre las palabras de FC dirigidas al espíritu de Lennon en ese momento, según AFP. El peligro de que traten de reescribir la historia (o al menos de edulcorarla o “acomodarla” selectivamente) no viene precisamente de esa agencia de prensa; y está pasando hace mucho tiempo en el país.
    Si seguimos por ese camino quizá resultará, de aquí a unos años, un conjunto de post o neo-verdades (pongamos que suceptibles a la duda) como que fue Cuba la que bloqueó a los USA, que la emigración que se menciona se produjo en sentido norte-sur, que Cuba “robó cerebros” al primer mundo y… que FC estuvo en la oposición política al Gobierno cubano desde el ’59 hasta el 2016.

  15. Oscar la UM 1719 es decir la Batería de Dirección de Artillería de la 4ta División del Ejercito del Centro, estaba en Bartolome entre Remedios y Zulueta, Las Villas, Cuba.

  16. Bueno he leído el artículo tarde pues hace rato que no me incorporaba, pero yo le creo lo creo0 porque lo viví y muchas veces lo oí decir que no había que tirar huevos a las casas ni a las personas, pero la efervecencia de los días hizo que se hiciera y las poersonas cometieran esos errores, sobre todo aquellos que insitaron a eso al pueblo, pero en más de una ocasión lo oí criticar esos actos, por otra parte es muy rico criticar a cuba, pero y la historia mundial donde queda, todos los dirigentes de una forma u otra han tenido su toque con el arte, por ejemplo no estuvo la mússica rock all rock y disculpen si no se cómo se escribe bien en inglés prohibida en Estados Unidos un tiempo y la música llamada de los negro que eran marginados por ella y todo lo demás hasta que logró triunfar porque el desarrollo artístico al final se impone en cualquier sociedad sea la que sea, nunca se olvide que la música se ha usado para bien y para mal en la política

  17. Comencé a trabajar en la Radiodifusión Cubana en 1991. Que yo recuerde, antes de mi llegada, además de Los Beatles, había estado prohibida la difusión de la música de: Julio Iglesias, Luis Eduardo Aute (aquel tema Rosas en el Mar, que cantaba la Masiel), Miami sound Machine, Oscar de León (después de su visita a Varadero), José Luis Rodríguez (El Puma),Arturo Sandoval, Paquito de Rivera, Bebo Valdez (hasta que grabó con El Cigala) Celia Cruz, Gloria Estefan, Willi Chirino, José Feliciano (hasta que Silvio grabó Canción de Navidad junto a él… Durante la década del noventa fueron prohibidos o “limitados” -eso de “limitados” justificaba que las emisoras con salida internacional como Rebelde y Taíno, dieran la impresión de que todo estaba normal y que éramos respetuosos de la diversidad, pero no se podían poner en las provinciales ni municipales-, Isaac Delgado y Manolín el Médico de la Salsa, MERCEDES SOSA!!!, Ana Belén y Victor Manuel, El general, Tanya, Mirtha Medina, Delia Díaz…

  18. Se me acabó el espacio que da Fernando. Con su permiso, sigo: Delia Díaz de Villegas, Donato Poveda… Incluso un día el director de Radio Granma me informó -casi triunfal- que habían prohibido a Pablo Milanés -en el contexto de aquella bronquita con Silvio que trascendió a la prensa-, pero luego se supo que era un libretazo, y la propia UNEAC corrió a rectificar el disparate del ICRT. Una vez llamamos otro realizador de radio y yo a Josefa Bracero, que era entonces vice-prsidnete para la radio del ICRT en los noventa, y le preguntamos el por qué de tantas prohibiciones. Otro día les cuento su respuesta.

  19. …”Un cubano podía ser tachado de “diversionismo ideológico” y enfrentar la censura social…”(sic)dice el autor,pero si hubiera sido esto solo ahi quedaba.
    El problema que conoci a varios jovenes que jamas pudieron estudiar debido a que los expulsaron por sus inclinaciones a The Beatles”

  20. Ah, también olvidaba, aunque no estaban prohibidos ni limitados: tuve que “batirme” muy duro en varios análisis en los consejos de dirección por radiar a: Frank Delgado, el disco Extremistas Nobles de Buena Fé, Ray Fernaández, Calle 13, Wilian Vivanco, Estopa y un musical de Joaquín Sabina que se llama “Noche de Bodas” que lo canta a dúo con Chavela Vargas.

  21. Entré al servicio militar en el año en que se hizo realmente obligatorio para TODOS. Aquellos que obtenían carreras universitarias también tenían que pasarlo un año. En mi unidad entramos como 10. Se acabó aquello de que todo los que entraban eran sólo “bruticos”. Era una unidad pequeña, por lo que 10 soldados era un porciento elevado. Pusimos aquello “malito”. Cuando llegaba las 5 de la tarde queríamos escuchar el programa de Radio Taíno De 5 a 7, pero como decían cosas en inglés estaba prohibido. Nosotros nos horrorizamos. Aparentemente era la primera vez que un grupo de soldados “tan numeroso” se horrorizaba de esta manera. HORRORIZADOS es poco pa como nos quedamos cuando lo supimos y por supuesto que criticamos aquello. Qué pasó? Que se acabó la censura. Saber hablar y hacerlo con argumentos es un arma poderosa.

  22. Los censores de la década del 60 y 70 fueron:
    LUIS PAVON, NIVALDO HERRERA, PAPITO SERQUERA Y ORLANDO FUNDORA. Es probable que ninguno de ellos viva para decirnos la verdad y quien dio la orden de censurar

    Los censores de hoy son:
    FERNANDO ROJAS, ROLANDO ALFONSO BORGES, IROEL SANCHEZ, entre otros.

  23. Muchas veces no sé si indignarme o llenarme de comprensiva conmiseración, cuando leo algo así como que “esos fueron errores que se cometieron, pero que han sido reconocidos y superados…” y razonamientos similares.
    Este caso de los Beatles y el ambiente de persecución a presuntas “desviaciones ideológicas” (incluido que te cortaran los pantalones o que te tusaran el pelo o que te detuvieran y pasaras la noche en la estación de policía por gusto) son una tontería hasta simpática de recordar -que yo no sufrí, porque era un tipo bastante “normal”- comparada con las mil y una cosas injustas, arbitrarias, estúpidas, y hasta desgarradoramente crueles y degradantes que modificaron de raíz la vida de millones de personas en Cuba, en algunos casos obligándolas prácticamente a irse de SU PAÍS.
    Que haya pasado algo similar en otro país me importa poco, PORQUE YO VIVO EN ESTE.

  24. A veces he pensado en un utópico pero saludable y justo “separatismo”: poner en una parte de Cuba a la gente que piensa así, con ese “conservadurismo” aquiescente (y les regalaría La Habana y a todos los “líderes” que aman), y en el resto de la isla a los “liberales”.
    Ahora me acusarán de secesionista, pero a los 5 años va y tenemos que poner frontera con gendarmería, garita y pasaporte, como dijo mi socio poeta.

  25. Hablando de censura, y por una curiosidad, ¿alguien sabe qué declaraciones contrarrevolucionarias habría hecho Huckleberry Hound, el perro de aquellos muñequitos tan buena onda, y si involucró a los ratones Pixie y Dixie y al gato Jim, para que nuestros niños no puedan verlos en la tele? Porque parece que el Oso Yogui y su socio Bubu, que eran personajes secundarios, sí que no han “fallado”.

  26. El cerebro tiene caminos que ni Dios entiende (es difícil entender sin existir). Entonces leo esto y me viene a la mente (pero “de primera y pata”) un poema de Benedetti. Se lo dejo, aunque seguro lo conocen, a ver si me explican los caminos de mi cerebro:
    Mi táctica es
    mirarte
    aprender como sos
    quererte como sos.

    Mi táctica es
    hablarte
    y escucharte
    construir con palabras
    un puente indestructible.

    Mi táctica es
    quedarme en tu recuerdo
    no sé cómo ni sé
    con qué pretexto
    pero quedarme en vos.

    Mi táctica es
    ser franco
    y saber que sos franca
    y que no nos vendamos
    simulacros
    para que entre los dos

    no haya telón
    ni abismos.

    Mi estrategia es
    en cambio
    más profunda y más
    simple.

    Mi estrategia es
    que un día cualquiera
    no sé cómo ni sé
    con qué pretexto
    por fin me necesites.

  27. Habia una vez una periodista de cnn en cuba que le pregunto a papa en plena develacion de esa estatua:
    Y como estas aqui cuando prohibiste su divulgacion en aquella epoca?
    Respuesta: quien tiene otra pregunta?
    Comentarios sobran.

  28. mi padre en el 61 tenia 11 años y se fue (casi escapo de mi abuela) para alfabetizar en camaguey y somos de la habana, eso hizo que viera con mejores ojos el proceso revolucionario y así fue ya con 16 años le gustaba organizar fiestas en su barrio con otros amigos que tenían tocadiscos y buena música entre esa la de los beatles, un año después le fueron hacer el proceso para la juventud (AJR ahora UJC)y le dijeron que no podía seguir escuchando esa música si quería ser miembro a lo cual se negó, después estando en el servicio militar le toco pasar por las unidads UMAT con un equipo de cultura llevando algo de música para paliar los errores cometidos en esas unidades, donde para empezar muchos de sus jefes eran militares del ejercito sancionados con la consecuente mala acción y eso le valió para que le dieron su acceso a a la juventud comunista después y y en los años 74 y 75 estuvo en un curso en la URSS y de las pocas cosas que trajo estaban unos discos de los beatles de 45rpm.

  29. sigo… pues aunque viajo toda europa durante muchos años las cosas que traia eran discos de las copias que hacian los sovieticos y algun que otro abrigo o zapato pues siempre nos decia que esos viajes no eran para que sus hijos tuvieran beneficios, mi padre estuvo en angola dos años y siempre ah sido fiel a sus ideales tanto asi que hoy siento pena de ver a tantos que se dicen ya no comunistas sino revolucionarios con tanta doble moral incluida la de cantar un Help haciéndonos creer que siempre la cantaron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *