“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La migración y la infancia cubana

eeuu-cuba-infancia-migracion-obama

Sentimientos de ira, tristeza, ansiedad, añoranza y pena experimentan niños y niñas de Cuba, cuya infancia ha estado marcada por la emigración de sus seres más allegados, asegura una investigación realizada en la ciudad de Pinar del Río.

Titulado “Caracterización del estado psicológico en los niños separados de sus figuras parentales por emigración”, el estudio realizado por las psicólogas Yeimy Domínguez, Daimadelys Gutiérrez y Leidy León salió a la luz en el último número de 2016 de la Revista de Ciencias Médicas de la provincia occidental.

La investigación evaluó las respuestas emocionales, pensamientos y conductas de infantes con edades entre seis y 11 años, todos llevados a consulta en el Policlínico Universitario Luis Augusto Turcios Lima, en la ciudad cabecera pinareña, precisó Inter Press Service (IPS-Cuba).

Las psicólogas analizaron los pacientes llevados a consulta entre septiembre de 2014 y febrero de 2015.

Tuvieron en cuenta los hogares afectados por el traslado temporal o definitivo de algún integrante a otro país, incluidas aquellas personas que “cumplen misiones internacionalistas en distintas partes del mundo”.

El estudio no distingue entre casos de padres exiliados y el de padres enviados al extranjero en misiones del Gobierno.

A juicio de las especialistas, la emigración es “uno de los más frecuentes motivos de consulta y demandas de atención psicológica en el área infanto-juvenil”, criterio avalado por profesionales “en los diferentes niveles de atención de salud en la provincia”.

La investigación asume que “es una realidad cotidiana de necesario abordaje, por lo que proponer formas de asumirla, manejarla, acompañarla desde la psicología será una contribución al bienestar
familiar, teniendo como centro a la infancia en su desarrollo integral”.

Igualmente resaltó que “en los casos estudiados fue frecuente encontrar en las familias la presencia de experiencias previas de separación”.

“Aunque los niños tengan vivencias familiares anteriores que los puedan relacionar con una eventual separación, eso no evita el impacto y la reacción de sorpresa”, apunta.

Asimismo, el estudio evidenció que además de la ira, tristeza, ansiedad, añoranza y pena, en los menores predominan pensamientos “relacionados con el temor, la inseguridad y la incertidumbre respecto al futuro familiar”.

Niños y niñas expresaron frases duras como “a veces pienso que no lo voy a ver de nuevo”, “me preocupa que papá no venga”, “no sé cuándo volveré a ver a mi papá”, entre otras.

De igual modo, el grupo entrevistado se refirió de forma acusatoria “hacia la figura separada” de la vida familiar, mostrando “creencias de abandono y de deslealtad”.

Entretanto, las reacciones conductuales más comunes tras la separación de alguna figura parental son la “agresividad, impulsividad, trastornos del sueño e hiperactividad”, apuntó el artículo.

Para las autoras, otros de los trastornos más alarmantes se perciben en el ámbito escolar, donde niños y niñas mostraron “dificultades en la atención, desobediencia, poca participación en clases, falta de motivación y de disposición para cumplir con los deberes escolares”.

El texto remarcó que “también se identificaron momentos de ensimismamiento y absorción en sí mismo, así como la disminución del rendimiento académico en algunos niños”.

 
 

14 thoughts on “La migración y la infancia cubana

  1. A la Revolución Cubana nunca le interesó la familia,misiones internacnalistas,movilizaciones por meses al campo y muchas más ” necesidades patrias” separaron la familia, y la emigracion también hizo lo suyo.Sinembargo para todo emigrado cubano irse es un paso triste y difícil ,pero si se va es por ayudar a su familia,a esos mismos niños de que habla el artículo y darles lo que La Revolución después y durante todos aquellos sacrificios no logró darles.Entonces si hay que culpar hay que culpar al fracaso social cubano,ese debería ser la conclusión de los autores del estudio,más tal vez hoy,en esta coyuntura que vivimos,su objetivo de cierta forma es culpar y ” criminalizar” la emigracion.

  2. No sé porque hay personas que solo con el objetivo de desacreditar la revolución nesclan lo mínimo con la política,soy cubana,asi como mis hijos y toda mi familia, y lo digo con base,si de halgo se ha ocupado y preocupado el gobierno cubano es de la integración de la familia,que a las familias no le interese sus hijos es otra cosa, que se dejen los hijos temporalmente por trabajo o causa muy justificada es una cosa, pero dejarlos por una aventura asia un mundo desconocido es otra, y no pretendamos culpar a nadie, es problema de cada padre o madre, yo personalmente no abandonaría jamás mis hijos por una aventura, hasta el infierno mis hijos están conmigo y más cuando son menires

  3. La emigración tiene incidencias a todos los niveles de la sociedad, tanto para el que emigra (yo y mi familia por ejemplo) como esa parte de la familia que queda, además no es exclusivo de Cuba esa realidad, en Cuba quizás tenga incidencias muy específicas porque mayormente y completamente injustificado, el Gobierno Revolucionario Cubano muy desde sus primeros días reprimió a la familia por decisiones personales de alguno de sus miembros ante la emigración, esa mezcla y jerarquizado de cuestiones familiares con cuestiones políticas marco una o dos generaciones. Recordemos que nuestros padres y abuelos se les cuestiono y condeno si mantenían relaciones con familiares emigrados, inclusive si eran sus propios hijos.
    El mayor trauma surge cuando eso que se reconoce como familia cercana se altera, es decir padres e hijos menores dependientes que por decisiones y realidades de la emigración se rompe. Personalmente siempre me impuse emigrar con toda mi familia cercana, lo logre pero no me cabe duda que no siempre es posible, y esa simple diferencia hace mucha tanto para el que emigra como el que queda. En mi experiencia personal cuando tus hijos son menores y decides emigrar todos juntos, en ese seno familiar el traslado y esa nueva vida se remueve pero en corto tiempo se logra crear bases y acomodarse todos a esa nueva realidad. Los familiares que quedan en Cuba, hermanos, tíos y familiares más lejanas por lo regular al mantener sus propias familias cercanas rápidamente se acomodan también. Pero en cambio si tus hijos crecen y entonces es que se asoma el fantasma de la emigración en ellos, y estos parten a buscar sus propias expectativas entonces son los padres los que en algunos casos son forzados a emigrar por la búsqueda de mantener intacto ese círculo cercano o permanecen en Cuba con esa carga de alegría y dolor que siempre trae la separación.

  4. Leía Cartas Desde Cuba desde hace algunos años con mucho interés, lo había dejado de abrir desde hace como un año porque no veía nada que valiera la pena, y me decía que habrá pasado, desde hace un año por fin leo algo que valga la pena, algo serio y real, en Cartas Desde Cuba. Seguiré al tanto a ver.

  5. Cuba ¿De que hablas? Eso mismo pasa con niños que se separan de los padres en otros lugares.
    Realmente, es sicólogas descubrieron el agua tibia

  6. Osmara, muy correcto su comentario, pero cada cual decide en dependencia de sus intereses, estoy seguro que ningun doctor se iria a trabajar 2 años a Africa o Jamaica dejando a sus hijos en Cuba si tuviera en nuestro pais las condiciones de vida normales ganadas con sus salario…y no se puede criticar a unos padres que emigran del pais porque creen que es lo mejor para sus hijos, conozco muchas historias con final feliz pero le pondre un ejemplo. El lema de los pioneros cubanos es “Seremos como el Che” y que hizo nuestro guerrillero heroico, pues irse a hacer lo que el consideró era su deber y dejo a sus hijos, tan pequeños que casi ninguno de ellos lo recuerda….y nunca mas lo vieron.
    Jamás he oido una critica al Che por “abandonar” a sus hijos.

  7. Quien piense, a estas alturas, que este gobierno se interesó por el bienestar y la unidad de la familia la verdad es que merece el Nobel de la tontería -o del cinismo. Por favoooor. Que trate de informarse de qué pasó acá al respecto en los últimos 57 años.

  8. Lenin, tal vez las palabras que estaba buscando eran; no leía algo con lo cual me identificaba… No ve contradictorio que usted diga que no lee artículos objetivos aquí y su comentario tampoco sea un buen ejemplo de que es ser objetivo, cosa normal ya que si hay algo que no somos los humanos es objetivos.
    Saludos

  9. Sobre el articulo, creo que es interesante; sobre todo porque habla de un problema (entre muchos) que tenemos y solo se podrá resolver teniendo algún día un país económicamente sostenible… eso es en el caso de nuestro país, en el caso de los otros muchos países en vías de desarrollo, que también sufren de este fenómeno, es mucho mas complicada la solución.
    Saludos

  10. Pepe,estoy de acuerdo contigo.Todo emigrante sufre esa consecuencia; sus gobiernos no supieron.o no les interesó garantizarle un futuro en su pais,y aunque le echen la culpa a cualquier cosa ,nuestro gobierno,sistema y dirijentes en su experimento social tampoco les importo.Por eso hoy se emigra, como si fuéramos haitianos.

  11. Además del efecto psicológico en las familias, específicamente en los niños como muestra el estudio, seria bueno medir la cantidad de niños que dejan de nacer en Cuba producto de la emigración. Véase el contrafactual, los niños de emigrados cubanos que nacen fuera de Cuba. Esto además de demostrar la motivación económica para emigrar por la percepción de inviabilidad de formar una familia en Cuba, también desestimula el crecimiento económico cuando cada vez menos jóvenes entran en edad laboral contrayendo la oferta de trabajo además que acelera el proceso de envejecimiento de la población cubana. Un panorama que se complica más y más si no se generan incentivos económicos para los jóvenes.

  12. Nunca olviden que hasta el año 79 NO PERMITIERON regresar a TU país a ver TU familia.
    Calculen quien se fue en el 60 y no pudo reunir su familia. Todo por un capricho de un ser humano, dueño de todo/s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *